Tecnología

Facebook te escucha (probablemente), como todas las demás [Actualizada]

·

El otro día fui a dar una vuelta con mi mujercita para plantear una posible actualización de la habitación de los niños. Surgió la idea de darles algo más de espacio en su habitación y comprar unas literas para hacer sitio para un escritorio en el que puedan (ja) empezar a estudiar.

Que yo recuerde, no busqué literas en Google ni en ningún lado. Simplemente nos acercamos a Europolis, en Madrid, donde hay unos cuantos sitios especializados en este tipo de mobiliario «juvenil». Hasta ahí todo estupendo, porque además después de la visita tuvimos la ocasión de conocer ese sitio tan curioso de Cervezas La Virgen (ricas ricas) mientras nuestros niños danzaban por allí.

Todo era felicidad e indecisión, y en estas que me encuentro con que usando en el móvil la aplicación oficial de Reddit me aparece un anuncio promocionado de literas.

De literas, amigos lectores.

¿Cómo ha acabado ese anuncio en mis hilos de Reddit? Ni idea, pero una opción es que las búsquedas de mi señora esposa hayan sido asociadas con la IP pública asignada a nuestro router, que no ha cambiado en los últimos días y que da servicio a nuestra WiFi y, por tanto, a mi móvil cuando me conecto a ella. Así que puede que una búsqueda de ella haga me aparezcan anuncios relacionados con la búsqueda a mí, y viceversa.

O puede, claro, que mientras íbamos comentando la jugada en el coche o en el paseo, o durante las cerves, alguien o algo en alguna parte estuviera registrando lo que decíamos para sacar alguna que otra palabra clave. Un robot, supongo, pero alguien o algo parecía estar escuchando.

https://twitter.com/robjective/status/923620196010434560

No es la primera vez que me ocurre algo así, pero la noticia que se hacía viral este fin de semana me devolvía a esa reflexión. Facebook niega que estén escuchando nuestras conversaciones para servir publicidad más adecuada para nosotros, pero yo, sinceramente, no me lo trago.

No me lo trago de ellos, como tampoco me lo trago de Instagram (que también lidió con esas acusaciones hace poco) o de Google. O de cualquier otra empresa que tenga un negocio basado en la publicidad, como estas tres. Porque si vives de eso, te interesa hacer publicidad en la que el usuario haga clic, y para ello necesitas que sea relevante, y para ello necesitas conocer a tus usuarios y sus necesidades.

¿Cuál es la manera más fácil de conocer esas necesidades? Espiarte. Espiarnos. Siempre y en todo lugar.

¿Es esto una teoría conspiranoica? Puede ser, y de hecho hay nombre para el síndrome de turno: se llama fenómeno de Baader-Meihof o ‘ilusión de frecuencia’ y consiste en ese efecto cuando por ejemplo aprendes una nueva palabra o te enteras de alguna referencia histórica o geográfica, y de repente ves esa palabra, personaje o lugar por todos lados. «Es una forma de subjetividad cognitiva», explican en The Telegraph, «nuestra tendencia a asignarle más importancia a las cosas de la que merecen».

Me encanta que el fenómeno tenga nombre porque efectivamente lo he sufrido en varias ocasiones, pero es que ese fenómeno no gana dinero con mi fijación por un personaje histórico o un lugar cualquiera. El que si que lo gana es Facebook, o Google, o Instagram, cuando me sirve un anuncio de literas que yo no he pedido y que aparece como por arte de magia.

Eso tiene de mágico, diría yo, lo que yo de futbolista profesional. Así que digan lo que digan, me apuesto una Carslberg (o una cerveza de La Virgen) a que Facebook probablemente nos está escuchando cuando puede. Como las demás, vaya.

Maldición.

Actualización (13/11/2017): tras leer este fantástico artículo de Wired se desmontan bastante todos mis argumentos apocalípticos y conspiratorios. Lo cual no quiere decir que no lo hagan, claro 😉 pero aún así, como digo, muy buena explicación de por qué Facebook no te escucha. No necesita hacerlo, básicamente, ya te tiene pillado por otras vías.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

17 comentarios en “Facebook te escucha (probablemente), como todas las demás [Actualizada]

  1. rfog dice:

    Aquí tu troll favorito.

    Te puedo garantizar 100% (100000000% si quieres) que hay más de una aplicación en Android que escucha lo que hablas. No solo lo escucha sino que lo sube a ciertos servidores.

    No estamos hablando de gobiernos ni de nada similar, hablamos de simples aplicaciones que luego venden esas conversaciones (lo los datos extraídos de ellas) a terceros.

  2. Tomás dice:

    No coincido con la reflexión pero de todas formas:

    Si usás Android, los permisos de las aplicaciones son muy fáciles de gestionar. Podés denegar el acceso al micrófono para la app de Facebook (y/o de Instagram) y listo.

    ¡Saludos!

  3. Lambda dice:

    2 soluciones: Firewall para android (algunos tienen un control muy fino para tamizar los paquetes de información, eso sí, root) y por otro lado, examinar exhaustivamente los permisos de las apps, seleccionando bien. Y ser consciente que tanto si pagas como si no, «tú» no dejas del todo de ser un producto. Newsflash, guys. Es lo que tiene dejar en manos de las empresas ( datos parametrizables y rastreables, por anónimos que sean. Que desarrollar Android y las apps «gratuitas» de Google no es barato… y claro si eso funciona las demás empresas competidoras lo harán también, en mayor o menor grado. Contra ese modelo de negocio, ideas como el Blackberry Os (basado en la privacidad y seguridad, así como en un sistema tan hardcore como el QNX) no pudieron hacer mucho ante un mercado maduro y saturado . Android ya ha cumplido la máxima de Gates: «Embrace, extend, extinguish»… apoyandose en el trabajo de muchos.

    • Newsflash a tope Lambda. Efectivamente. El problema no es en este caso tanto que aceptes ser el producto, sino que las empresas sean transparentes respecto a lo que recolectan y lo que no. Por ejemplo, Facebook niega recolectar info del micro, pero yo, la verdad, no acabo de tragármelo.

  4. Land-of-Mordor dice:

    Todo esto es muy sencillo: a cada uno de los que pone el grito en el cielo por estas «vejaciones a nuestro derecho a la privacidad como ciudadanos» se le pregunta si estaría dispuesto a usar esas aplicaciones «tan malvadas y que espían» basadas en servicios web por una cuota mensual. El que responda afirmativamente de verdad piensa que la privacidad es importante. El que no, se queja por quejarse.

    Por cierto, dependiendo del «color» de la app/plataforma que espíe hay rasgados multitudinarios de vestiduras o aplausos con las orejas por el «esfuerzo» de la compañía en «conocer a sus usuarios» y ofrecerles «el mejor servicio».

    • Esa es la otra pata, evidentemente. No solo está que sean gratis: es que ya nos sentimos dependientes de esas aplicaciones o servicios. Mala cosa, pero oye, es lo que hay. Si no te gusta, a pagar por otros servicios que ofrezcan opciones de mayor confianza y a abandonar ciertas herramientas y redes sociales aunque te aisles un poco (o mucho) del mundo. Sacrificios, sacrificios.

  5. Vicent dice:

    No me haces ningún bien con este post. Bastante conspiranoico soy ya de por si, para que me cuentes estas cosas…
    Y si, como dice Land of Mordor la gente no está dispuesta a pagar por su privacidad. En general. Yo creo que si lo haría (o ya lo hago), pero depende obviamente de cuanto sea ese pago.
    Pero es un criterio que no pienso que sirva. Lo vemos desde una perspectiva de si pagar es una ocpión que queremos o no. Pero muchisima gente simplemente no puede.
    Y ahí es donde tendrían que entrar las autoridades públicas como garantes de un interés del ciudadano. Lo lastimoso es que me temo que están más por unirse a la «fiesta» de espiar a su población que a la de defender los intereses de la gente. Malos tiempos para la lírica, una vez más

  6. De Facebook no sé, pero de Google tengo casos personales clamorosos. Y, ojito, uno en modo avión.

    Me encantaría encontrar a alguien que haga pruebas de estas cosas de forma profesional. Pero, curiosamente, estas cosas no me las sugiere Google.

Comentarios cerrados