Tecnología

Harry & Sally: historia de una cisterna

·

Aviso: Esta historia está basada en hechos reales

—Son 105 euros.

—Uy. Ah. Oh. Bueno.

Esa había sido la conversación entre Sally y el estafador fontanero que acababa de reparar una cisterna en su casa del siempre mágico mini-resort-burgués. El contacto de ese estafador ladrón fontanero se lo había dado a Harry su vecino Travis, al que alguien que supuestamente provenía de la misma empresa le había reparado dos hacía poco por 85 lereles. 

Para Harry la cuenta era obvia, y antes de poner todo el tema en marcha lo había comentado con su señora esposa.

— Como mucho el tipo nos cobrará 50 euros, ¿no? —preguntó casi retóricamente a Sally tras comentar el tema.

—Digo yo. A mí es la cuenta que me sale también. Venga, llama.

Eso hizo Harry, que pongamos que llamó un martes por la mañana al teléfono de la empresa de fontanería que le habían recomendado, llamada simbólicamente The Waiting Company.

—Hola Sr. Waiting.

—Hola, hola. No me llames Sr. Waiting. Me llamo Paco, como todos los fontaneros —dijo con una rápida familiaridad el Sr. Waiting, o más bien, Paco, que era (que Harry recordara) el único de los personajes de sus historias que tenía nombre español. Imaginad cómo sería.

—Ah, hola Paco —a Harry las familiaridades no le molaban. Le daban mala espina —. Ehhhm, verá, tenemos la cisterna medio rota, queríamos saber si podría pasarse algún día de esta semana a echar un vistazo.

—Uy, pues esta semana lo tengo complicado… —los fontaneros, se llamasen Paco o no, siempre lo tenían complicado. Parecían vivir en un espacio temporal distinto y en un país en el que la gente mordía palillos, tenían ojeras desde bebés y siempre, siempre, siempre lo tenían complicado.

—Bueno, no hay prisa…

—No bueno, lo que voy a hacer es decírselo a un compañero para que te llame —interrumpió Paco.

—Ah, bueno, pues muy bien Sr. Waiting. Digooo, Paco.

—A ver, dame tus datos —dijo Paco con tono dictatorial.

—Soy Harry, del mini-resort burgués, y mi móvil es el talypascual.

—Ajá. Apuntado, Harry. Adiós.

Paco dejó a Harry con la palabra en la boca y colgó. Normal, con tan poco tiempo disponible para qué despedirse.

—¿Qué te ha dicho? —preguntó rápidamente Sally.

—Pues básicamente, que se llamaba Paco.

—Ajá. Pues eso no nos ayuda mucho.

—Bueno, que nos llamará un compañero suyo para pasarse.

—Genial, pues nada, una cosita menos. ¿Ha dicho cuándo llamaría?

—No. Solo que él lo tenía muy complicado. Espero que lo haga pronto.

—Bueno, veremos, Harry. Bien por la gestión, a ver qué tal va.

Así se quedó la cosa. Harry y Sally siguieron viviendo su vida de ensueño en el mini-resort burgués con sus pequeños mientras esperaban aquella llamada que desde luego no se produjo aquella tarde, ni tampoco durante el siguiente día.

Ni durante el siguiente, ni durante el siguiente. El compañero decidió llamar seis días después, un lunes por la mañana.

—Hola, soy Paco —dijo una voz rotunda.

—¿Perdón? —preguntó Harry un poco extrañado.

—Paco, el fontanero.

—Ah, ¿es usted el mismo con el que hablé el otro día? —A Harry esa voz no le sonaba de nada.

—No, no. Soy otro Paco. Somos muchos en el gremio.

—Ya, ya. Bueno Paco, pues como le dije a Paco, tenemos un problema en la cisterna. Es de la marca X, queríamos instalar un doble pulsador además.

—Ajá. Bueno, igual me puedo pasar esta tarde.

—¿No lo tiene muy complicado? —preguntó Harry casi con miedo.

—No, no. Lo que no te puedo decir es la hora exacta —en el mundo de los fontaneros como Paco, las horas exactas jamás existieron. Ni las predicciones o estimaciones de horas de llegada. Aquello era una de esas constantes de ese espacio-tiempo alternativo en el que los fontaneros tenían una ventaja esencial en el campo de batalla: nunca sabías cuándo llegarían. Eso hacía que te tuvieran en vilo horas, incluso días, y provocaba un efecto singular: el de que una vez aparecían, a pesar de la espera y de los nervios, les recibieras como a Mr. Marshall. Eran los maestros en hacerse esperar.

—Bueno, bueno, pues aquí estaremos.

—Ajá —Y colgó.

A Harry le pareció oír un «Es lo que tenéis que hacer» y un «otros que han picao» justo antes de que Paco colgase, pero si eso fue su imaginación o Paco hablando bajito y rápido nunca lo sabría.

—Coño, otra vez igual. Me ha colgado y me ha dejado con la palabra en la boca —comentó Harry con Sally, que ya estaba preparada para recibir el informe de la llamada.

—Bueno, tampoco es para tanto.

—Sí lo es. No he podido pedirle presupuesto.

—No te lo hubiera dado. Ya sabes como es esto, maridete mío. Si les pides presupuesto, todos te dan largas. Como mucho te piden el desplazamiento para dártelo. Menudos listos.

—Bueno, también es cierto que no necesitamos presupuesto previo. Sabemos lo que le costó a Travis.

—Exacto. Dudo que nos cobre más de 50 euros. A ellos les cobraron 85 euros por dos cisternas. Es imposible que nos salga más caro.

—Totalmente imposible —Dijo Harry con una mueca. Con los fontaneros, se dijo, nunca se sabe.

Las horas pasaron rápidas para Harry y Sally, que trabajaban sin pausa en sus respectivos puestos de trabajo de última generación. A las 16:00 de la tarde —porque Paco y su gremio se pueden pasar a cualquier hora— alguien llamó a la puerta directamente. Habían sorteado los dos telefonillos habituales (portal y puerta) que normalmente usaba todo el mundo. El efecto sorpresa se unía a ese ya comentado efecto espera. El impacto fue el lógico en Harry y Sally, que abrieron la puerta algo nerviosos, pero felices de poder solucionar al fin su problema con la cisterna.

—Hola, Soy Paco —no venía solo: cargar con la cisterna nueva, que pesaría unos 300 gramos debía requerir ayuda, y probablemente lograba el tercer efecto fontanero: el de poder cobrarte aún más pasta—. Este de aquí es Paco.

—Hola Paco. Hola Paco —dijo Harry con un poco de rintintín—. Es por aquí.

Harry y Sally les guiaron al baño, y les indicaron el problema. Paco, tras un rápido examen profesional de unos 5 segundos en el que tiró de la cisterna y escuchó el sonido posterior, emitió su sentencia.

—Uf, vamos a tener que cambiar toda la cisterna.

—Ajá, bueno, pues adelante —Harry y Sally suponían que eso era lo que tenían que hacer desde el principio, sin que ellos hubieran dicho nada, pero ese «uf» daba mala espina. Daba igual: a Travis no le habían cobrado más que 85 por dos. No podía haber muchos sustos.

—Nos ponemos a ello.

A los 10 minutos de reloj, terminaban con la misma palabra con la que los fontaneros siempre acababan un trabajo:

—¡Señoraaa!

Sally acudió solícita.

—¿Sí?

—Esto ya está. Hemos cambiado la junta de la trócola porque quien instalase la anterior era un inútil —otra peculiaridad de los fontaneros: daba igual que el que hubiese instalado algo antes hubiera sido Elon Musk: seguro que era una mierda —y hemos logrado que el mecanismo de la cisterna quede perfecto. Mire.

Acto seguido Paco y Paco llevaron a cabo una demostración de unos 5 segundos sobre la efectividad del mecanismo. Efectivamente funcionaba, pero era lo que podría esperarse. Aquello no era una central nuclear. Era una cisterna.

—Muy bien, pues usted dirá cuánto es.

—Pueeeeees… —Paco hizo algunos gestos para simular que estaba calculando el coste de la operación. No estaba haciéndolo: un algoritmo en su cabeza elegía una cifra aleatoria que al menos doblase o triplicase lo que él sabía que el cliente creía que costaría todo —. Son 105 euros.

—Uy. Ah. Oh. Bueno.

Sally se quedó petrificada y se dio la vuelta. No quería que los Pacos la vieran derramar una lágrima involuntaria. Acudió rápidamente al despacho, donde Harry lo había escuchado todo. Él había logrado reprimir esa lágrima, y la había sustituido por una vena en la frente.

—¡¿105 euros?! —clamó en voz baja Harry.

—Yo estoy alucinando. ¿Cuánto dices que le cobraron a Travis?

—85. Por dos cisternas.

—Ok. Dame los 105 que ahora vengo.

Sally se volvió a ver a los Pacos con los 105 lereles en la mano. Se los dio, no sin antes explicarles la situación de Travis. A Paco (el jefe de Paco) le importó poco aquella historia.

—Bueno, quizás en su caso la reparación fue menor, pero aquí hemos cambiado la junta de la trócola y hemos resuelto un problema infernal, créame.

Harry se unió al debate.

—Ya, si nosotros le creemos, pero pensábamos que iba a ser menos.

—Ya le he dicho a su señora que las reparaciones en casa de su vecino probablemente fueron menores. Aquí hemos hecho lo de la trócola esta y además con recambios oficiales de la marca Y —Paco le mostró la caja del recambio, que efectivamente parecía nueva —la pieza son 40 más esta otra cosa —que Harry no captó— más 45 de mano de obra («¿45 euros por 10 minutos? se preguntó Harry) —total, 105 euros.

—Ya, bueno, ¿y qué garantía tiene la reparación? —dijo Harry, por tratar de ganar al menos una batallita.

—Dos años, claro.

—Perfecto. Necesito un albarán con el que poder hacer la reclamación en caso necesario, Paco.

—Claro, un segundo.

Paco sacó un bloc de albaranes, hizo un par de garabatos y se la dio a Harry. Este inmediatamente notó algo: Paco no era Paco de The Waiting Company. Era Paco de DiCaprio Instalations.

—¿Usted no era compañero de Paco, de The Waiting Company?

—Claro.

—Pero no es de la misma empresa.

—Claro que no. Pero todos los Pacos somos compañeros.

—Entiendo. Bueno… pues nada, gracias.

—A más ver.

Paco y Paco (el silencioso, el figurante podríamos decir) cerraron la puerta sin más y se fueron con 105 lereles tras esos 15 minutos íntegros de labor (incluyendo la conversación). Harry y Sally, mientras tanto, se quedaron sin esos 105 lereles, con cara de tontos y con una fantástica y estupenda cisterna de doble pulsador.

—Madre mía cómo nos acaban de tangar —dijo Harry, aún impávido.

—Al menos la cisterna funciona guay, mira. Menos es nada —dijo Sally para tratar de consolarle.

—Sí sí, pero a mí la cara de idiota no me la quita nadie. Será posible. Siempre igual. Pintores, fontaneros, mecánicos, carpinteros. Todos forrándose en B, todos creyéndose ingenieros de la NASA y todos teniéndote con el alma en un puño. Qué sinvergüenzas.

—Pues sí. Qué asquito, Harry. Menos mal que como siempre nos tenemos el uno al otro.

—Ciertamente, Sally. Ale, voy a jugar un ‘Battlefield 1’ para calmarme un poco.

—Dale, Harry, dale.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

22 comentarios en “Harry & Sally: historia de una cisterna

  1. mk360 dice:

    Cresta, son un gremio en el mundo, porque a varios miles de KMs de distancia funcionan igual… cambiando el Paco por alguno gringo chilenizado, claro está… su buen «Brallatan», dirían por aquí.

    • Cierto, otros que tal bailan. O los cerrajeros, reformistas, y unas cuantas profesiones liberales más. Hay todo un mundo ahí de verdaderos estafadores. Habrá de todo, ojo, pero parece que casi siempre te topas con el malo.

  2. SrPerroverde dice:

    Javi, sin pretender dejar sin trabajo a nadie ni nada parecido, pero te voy a dar un consejo para la próxima vez: http://www.youtube.com

    Y si no lo ves claro, entonces sí, acude a un profesional y que se gane el sueldo, aunque sólo sea por conocimientos y no por tiempo dedicado. Supongo que conoces la historia del técnico que apretó un tornillo…

    • Anda salero. Comentarios como este me quitan las ganas de tirar de Harry y Sally. Todo eso lo sé, la historia es una anécdota, sin más. Por una vez fíjate más en la forma y menos en el fondo, por dios.

      • SrPerroverde dice:

        Vaya, no pensaba que te fuera a sentar tan mal mi comentario. Vaya por delante que soy un gran admirador de las historias de Harry y Sally. Pero es que lo estaba leyendo y no podía dejar de imaginármelos en la situación…

        Mis disculpas.

  3. Overcorp dice:

    Ya no sé si leo Incongnitosis por los temas tecnológicos o esperando alguna historia de Harry & Sally.

    Pensaba que esas cosas solo pasaban en México, aquí se batalla lo mismo con esas profesiones, atienden cuándo y cómo quieren, encontrar uno medianamente bueno es muy complicado y siempre buscan verle la cara millonario a los clientes.

    Saludos

  4. ¡Jajajajaja! 😀

    Me encanta esta frase:

    «Daba igual que el que hubiese instalado algo antes hubiera sido Elon Musk: seguro que era una mierda.»

    HarryPas, únelos todos y saca un libro (en papel y en ebook). Esto es demasiado bueno para que la gente se lo pierda.

  5. Raúl dice:

    Yo puedo confirmar lo del nombre de Paco en el gremio!
    En la empresa donde trabajo vienen un pintor/paleta/fontanero y un electricista/arreglató y se llaman Paco los 2 y para mas inri con el mismo primer apellido (que no diré para que no se sientan aludidos, jejejeje)
    Me he reído mucho con la historia en la que es fácil identificarse 😉

  6. Manuel dice:

    Y por eso antes de llamar a un fontanero, busco información por si lo puedo arreglar yo.

    Y si no puedo, presupuesto por delante o no se hace nada. Ya me tangaron en su día con un cambio de una llave de paso del gas, que no costaría más de 20€, unos 80€.

    Eso sí, el que lo hizo, que tiene la tienda bajo mi casa, no me ha vuelto a ver, ni volverá a sacarme un solo euro.

Comentarios cerrados