Tecnología

¿Me compro el iPhone o pago la hipoteca?

·

En Estados Unidos ayer uno de los representantes del gobierno hacía ayer una declaración que acabaría metiéndole en muchos problemas. En ella decía al final: “en lugar de comprar ese nuevo iPhone que adoran y en el que se van a gastar cientos de dólares, quizás [la gente] debería invertir en su propios planes sanitarios“.

Debo reconocer que para alguien que como yo considere que el iPhone es casi un anatema por su elevado precio (como cualquier smartphone que supere los 500 o 600 euros) la frase tiene su puntito de razón. Mi sensación es la de que hay mucha gente que sacrifica necesidades básicas con tal de tener un telefonazo como el iPhone. El problema es que la frase es exagerada y desafortunada.

Es exagerada porque si ponemos las cosas en perspectiva, quedarte sin comprar el iPhone no va a solucionar tus problemas económicos. Esos 700 euros duelen, sin duda, pero no tiene sentido preocuparse cuando hay gastos mucho recurrentes y mucho más importantes todos los meses. Está la casa, o el coche, o la comida, o los coles de los niños, o alguna que otra salida por ahí, o los viajes o, claro está (porras) la cuota del contrato de voz y datos del móvil.

Todo suma, pero el porcentaje que aporta el móvil a esa suma es ridículo, sobre todo cuando uno reflexiona sobre todo lo que le aporta el smartphone. A mí quizás no tanto —por eso precisamente suelo desaconsejar esa compra—, pero para mucha gente el móvil es parte esencial de su vida a la hora de comunicarse, entretenerse o mantenerse informado.

El smartphone se ha convertido en un objeto más importante que el coche —que ya es decir—, así que cuando uno se compra un telefonazo lo hace para disfrutar de esa experiencia por mucho que al final acabe usando ese telefonazo para enviar WhatsApps y poco más. Está también el factor social, el “molo más porque tengo un iPhone”, pero aunque las diferencias cada vez son más difusas, si pagas más por un smartphone tu experiencia va a mejorar en algunas áreas críticas como la fotografía o la potencia del dispositivo.

La frase de ese político fue además desafortunada porque estaba enmarcada en esa situación sanitaria de los Estados Unidos que hace que cualquier tema médico te salga por un ojo de la cara. Obama intentó implantar un sistema de Seguridad Social como el que disfrutamos en España (con muchas más luces que sombras) pero le salió rana, y este político básicamente decía que la gente debería dejar de comprar iPhones para poderse pagar su sanidad.

Teniendo en cuenta comparaciones como las de Lifehacker, tener un bebé podría costarte entre 12 y 38 iPhones según donde vivieses, y eso sin contar extras como la epidural o cesáreas. Aquí tanto Wired como The Verge quisieron cerrarle la bocaza al político con argumentos poderosos y reales entre los que destacaban aquellos que demostraban que la gente más pobre es precisamente la que más se puede beneficiar de un smartphone. Les mantiene conectados y les abre oportunidades a las que de otro modo no tendrían acceso.

Así que chavales, seais ricos o seais pobres, da igual: si queréis compraros un iPhone, hacedlo y disfrutad a rabiar de él. Eso sí: intentad sacar partido del telefonazo, que para eso está. Un poquito de por favor.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 133,63 euros en Banggood con Banggood.
  • Consola PS4 Slim reacondicionada: la consola de 500 GB con un mando reacondicionada con la garantía de Amazon, está a 164,74 euros en Amazon Alemania gastos de envío incluidos, alucinante. Corred. Si queréis ir a más, la PS4 Pro de 1 TB nueva está a 316 euros en Amazon Francia gastos de envío incluidos.
  • iPhone Xr: el telefonazo de Apple en su modelo de 64 GB con el A12 Bionic y su pantalla de 6,1 pulgadas está a 749 euros en eBay.
  • Reloj Casio F-91W: un súper clásico de Casio con cronómetro, alarma, calendario y duración de batería de, atención, 7 años. AÑOS. Básico y maravilloso por 8,88 euros en Amazon. Ríete tú de los relojes inteligentes.
  • Monitor Gaming Acer Predator 27 pulgadas: una maravilla de monitor que en PC Componentes está por 699 euros. Atentos: 27 pulgadas resolución 2560×1440, LED IPS, contraste 1000:1, formato 16:9, soporta frecuencias de hasta 144 Hz. Una pasada que está a 499 euros en Amazon. A darse el capricho tocan.
  • Samsung Galaxy Note 9: el telefonazo con S-Pen está de rebajas. Pantalla de 6,4 pulgadas, Exynos 9810 Octa, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables), cámara dual 12+12 Mpíxeles y una batería de 4.000 mAh. Difícil pedir más, y está a 609 euros en eBay.
  • Nokia X6: un smartphone curioso con pantalla de 5,8 pulgadas, Snapdragon 636, 6 GB de RAM, 64 GB de ROM, cámara dual 16+5 y un precio estupendo, 174 euros en GearBest con el cupón QY1LR09729.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, lector de huellas, está a 626 euros en Banggood con el cupón 1B2G11710.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 412 euros en Amazon.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Monitor LG 29 pulgadas: un monitor panorámico 21:9 con resolución 2560×1080, conectores HDMI, Display Port y USB-C y soporte AMD FreeSync, está a 219 euros en Amazon.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Monitor LG 38 pulgadas: esta maravilla ultrawide con formato 21:9, diagonal de 38 pulgadas y resolución de 3.840 x 1.600 píxeles es una pasada si necesitáis área horizontal a lo bestia. Tiene dos altavoces estéreo de 10W y 2 HDMI, 1 DisplayPort, 1 USB-C y 2 USB 3.0. Está a 859,99 euros en Amazon.
  • Altavoz Bluetooth Sony SRSXB31B: un modelo que además de contar con extra Bass, y modo fiesta cuenta con resistencia al agua y al polvo, hasta 24 horas de autonomía y un sistema de iluminación simpático. Está a 89,91 euros en Amazon, casi la mitad de su precio normal.
  • Zotac NVIDIA GeForce RTX 2070: una de las gráficas más potentes del momento y con ese plus de la arquitectura Turing de NVIDIA que puede ser interesante (más en el futuro que ahora). Está a 499,99 euros en Amazon Alemania.
  • Linksys Velop Intelligent Mesh: para garantizarte cobertura WiFi en casa, este conjunto de tres nodos AC3600 con banda dual es una chulada, está a 179 euros en Amazon.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Samsung Galaxy S9: el telefonazo de Samsung con un Exynos 9810 Octa (equivalente al Snapdragon 845), 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, y cámara estupenda, aunque sea una sola, de 12 MP. Está a 509,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest y en color negro a 328,52 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 506,10 euros en GearBest, impresionante. Mola además que tienen 2 años de garantía en España.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277,92 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,05 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,961 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

27 comentarios en “¿Me compro el iPhone o pago la hipoteca?

  1. Desenfoque Selectivo dice:

    Ja, ja casi me parto de la risa, pero haciendo de abogado del diablo, imagino que sería justo “desliteralizar” esa declaración y ponerla en su contexto retórico como una exhortación a racionalizar el gasto a valorar lo prioritario y lo realmente valioso, de modo que el iPhone puede representar cualquier cosa.

    Ahora en un sentido literal pongo un ejemplo hipotético, ¿Qué hago este me arreglo la muela o me compro el iPhone?

    Ya verás si te aguantas la molestia bucal y presumes de tu teléfono, o que haces para eso se supone que tienes criterio.

    En cuanto a los abusivos precios de las tarifas de servicios de salud en EEUU, les digo que países como el mío sufren las consecuencias, al estar relativamente cerca; dos ejemplos, hace años sufrimos la “piratería” de las enfermeras formadas en nuestras universidades, que recién graduadas se marchan para EEUU donde ganan una suma impagable aquí, de inmediato les dan la visa y residencia, por otra parte sufrimos el llamado turismo médico, de hecho hay varios hospitales que si bien atienden a cualquiera que pueda pagar están enfocados a atender a extranjeros a quienes sale más barato hacerse atender aquí y de paso hacer turismo, que pagar hallá…

    Doy un ejemplo del nombre de uno de estos hospitales:

    “Hotel y Hospital la Católica”

    Les dice algo el nombre, para nosotros es muy simple una tendencia al alza de los servicios médicos privados que más que privados son privativos…

  2. A mí me gustó más el chiste de:
    — Claro que quiero el nuevo iPhone pero …
    — ¿Pero qué?
    — Pues que luego hay que aguantar a los niños diciendo: ¿Otra vez macarrones papá? ¿Otra vez sin tomate?

  3. Trufeitor dice:

    La sociedad estadounidense da bastante grima de por si, pero la desvergüenza de la nueva administración roza lo criminal. Trump diciendo que va a tumbar el Obamacare porque que cada uno tiene que hacerse responsable de su salud, lo que significa que cada cual se la pague, y si es pobre, no tiene trabajo o su seguro no lo cubre, se muera como un perro, es repulsivo.

  4. Daniel dice:

    Iba a comentar sobre la “gratuidad” de nuestro sistema sanitario, pero me da pereza… Sólo meditad sobre una cosa: contratar a una persona supone, para un empresario español, un coste salarial de, por ejemplo, 2.000€. En cambio, el trabajador cobra un salario bruto de sólo 1.500€ (no me hagáis consultar las tablas salariales, al que le interesen cifras exactas que lo mire).

    ¿Dónde van esos 500€ de diferencia entre el coste salarial y el salario bruto percibido? Pues, mayoritariamente se dedica a sanidad. Y a más cosas, claro; una vez detraída la cantidad se pierde en los oscuros entresijos del estado.

    ¿Y qué pasa en EE.UU? Pues que el coste salarial y el bruto percibido… ¡Coinciden! Je, ¿es magia? No, es no intervencionismo estatal.

    Es decir, si a un empresario un trabajador le cuesta 2.000$, el trabajador percibe 2.000$. Y, por supuesto, es muy dueño de gastarse 500$, 400$, 300$… o nada en un seguro médico. Allá cada uno con sus decisiones, es su responsabilidad. Del trabajador, digo.

    El rechazo al Obamacare tiene una lógica aplastante si lo observamos desde el punto de vista yankee: el que quiera peces que se moje el culo. Esa es la base del sueño americano. Y por lo que parece, no les sienta nada bien que les obliguen a pagar servicios a otros por la patilla.

    En fin, que nuestra sanidad no es gratuita. La pagamos duramente en dos etapas, primero la diferencia coste salarial – bruto percibido y después las cuotas a SS que nos detraen de la nómina. Vamos, de gratis, ya te digo. Así tenemos las arcas públicas. Por no hablar de la imposición insalvable de tragar con la SS, sí o sí. Es más, si yo quiero pagarme un seguro privado, resulta que no puedo dejar de pagar el público a pesar de no utilizarlo.

    Claro que todo esto no le interesa a nadie explicarlo, sea del partido que sea. El sistema se defiende y, para más coña, todos más contentos que unas castañuelas; ni nos enteramos de la realidad. Un mundo feliz. Evidentemente.

    • Trufeitor dice:

      Claro, nada es gratis, los peces nadan y los pájaros vuelan, enhorabuena.

      La diferencia no es que nuestro sistema sea gratis, es que es solidario. Ahora coge esos 500 euros de diferencia que dices (suponiendo que tengas ese sueldo, hay gente que no llega a los mil euros) y si te toca la china de ciertos tipos de cáncer o enfermedades o accidentes que requieren ciertas cirugías muy caras, pagas la factura del tratamiento que puede ascender a cientos de miles o incluso millones de euros, a ver cuantos meses tienes que trabajar para pagarlo. O si contratas un seguro te peleas con ellos porque van a intentar darte no el mejor, sino el más económico de los tratamientos disponibles (suponiendo que dicha enfermedad este cubierta, que esa es otra). Esas cosas no pasan en nuestro sistema sanitario ni en otros del mismo tipo (lo que no quita para que haya problemas y cosas que mejorar), es un tema de concepto y de egoísmo extremo, pero muchas veces el egoísmo se vuelve contra uno. Dos de cada tres bancarrotas de hogares familiares en Estados Unidos se produce por afrontar gastos médicos de esos casos que he expuesto. Por no pagarle el tratamiento del catarro a tu vecino una enfermedad te puede llevar a la ruina.

      • Hace un mes conversaba yo con un amigo norteamericano, y le decía que en mi opinión, el estado debería garantizar salud y educación gratis. A lo que él me respondía, “pero alguien tiene que pagar eso”. El problema es que el americano no soporta la idea de que con sus impuestos se pague la salud/educación/lo que sea de otro, y no es que no sean personas solidarias. Mi amigo me ha tirado el cabo muchísimas veces, como cuando un huracán me dejó sin techo y me pasé cuatro años esperando la ayuda del estado. De no ser por su oportuna ayuda todavía tendría un trecho lleno de agujeros. Me ha auxiliado incluso en cosas menos críticas, pero que él considera que son importantes para mí.
        A él le duelen de verdad los problemas de sus amigos acá, pero no está dispuesto a pagar por personas que no conoce, que bien pueden estar en una mala situación, pero bien podrían ser unos vagos. En esos casos, creo que el americano tiende a pensar “ante la duda, mejor no”, y se cierra en banda.

      • Trufeitor dice:

        De verdad todavía nos tragamos el cuento de que el que no trabaja y por ende vive en la indigencia o en malas condiciones es por ser vago? Algún caso habrá, no digo que no, pero la gran mayoría de los mortales queremos trabajar en condiciones dignas y con un sueldo digno para sostenernos nosotros y nuestras familias de manera digna. Esa mentalidad mezquina por la cual alguien que las pasa p****s en la calle es que se lo merece es vomitiva.

        Y lo de estados unidos con la sanidad es sangrante, un compañero de mi mujer estuvo trabajando allí un tiempo y se tuvo que volver porque no soportaba las cosas que veía día a día. Es cirujano vascular y cuenta un caso de una señora que tenía un problema vascular en una pierna que se solucionaba con cirugía, pero resulta que la cirugía era muy cara y el seguro de la señora no cubría una cirugía tan costosa, por lo que optaron por cortarle la pierna. Tal cual.

        Eso en España es impensable.

    • Jape dice:

      Daniel, cuñado, lo que dices está muy bien… Pero… y si no tienes trabajo?

      El obamacare, cubría a 20 millones de personas que estaban en situación de desprotección, no a las que tenían trabajo (en usa hay como 200 millones)

      Por cierto, por aquí, en España ya existe la tendencia anglosajona (al menos la he visto en empresas de tecnología grandes) de que todos tenda autónomos, cobrar por hora, y que nos busquemos la vida después con cosas como el paro o la jubilación (si sigue existiendo cuando lleguemos)

      • Daniel dice:

        Je, vaya panda… ¿Pero no hay quien sostiene que el sistema es solidario? Jajaja, lo que hay que oír.

        Solidario ¿con quién? ¿Con el pobre de al lado, con el desheredado de la fortuna, con el parado de turno… o con el que exige que le arreglen lo suyo?

        Venga ya. Es un sistema absolutamente insolidario: se basa en el endeudamiento masivo del estado. Pasamos ya del 100% del PIB, a ver si nos enteramos de una vez. Deuda que lo único que hace es traspasar el problema a generaciones futuras. Es decir, nuestros hijos cargarán con el problema que nosotros estamos generando.

        Pero claro, eso a la legión de iluminados que únicamente pretende tener el culo a gusto, les importa una higa. Prefieren pensar que se puede vivir en el mundo de yuppie, en el mundo feliz, a costa de lo que sea, del dinero y el trabajo de otros, coetaneos o futuros.

        A ver si nos enteramos: la vida es dura. La felicidad no existe, la gente sufre y seguirá sufriendo, hagamos como sociedad lo que hagamos. Y al final nos morimos. ¿Y qué? Si quiero ser solidario con alguien ya lo hago yo mismo, no necesito al estado para eso. Y si no quiero ser solidario, pues no lo soy y punto.

        Me gustaría saber lo solidarios que son todos esos que se amorran a este sistema insostenible, seguro que son de un generoso de caerse de culo.

        Pero que me hable de dolor y sufrimiento gente que viven como DIOS en su paraíso occidental, sea cual sea las circunstancias en las que vive, es tener de muy poca vergüenza a ninguna. ¡Salid a ver mundo, c*ño!

        El sistema que defienden algunos, incluso los que piensan de poco a nada y sólo argumentan las tonterías del ideario habitual, lleva existiendo en España cuarenta “democráticos” años. Oye, y yo no veo más que problemas a nuestro alrededor, paro, endeudamiento privado y uno enooorme estatal y, sobre todo, una crisis de valores inmensa. Y de inteligencia, que parece que se ha perdido la capacidad de raciocinio.

        Pero claro, las cosas no han funcionado nunca con el ideario socialdemócrata y por eso debemos seguir aplicándolo, a ver si algún día funciona. Mucho analista de postín es lo que hay. Y mucho interesado en que las cosas sigan como están. Y mucho ilustrado. Y mucho vago. Y mucho cobarde.

        Pero nada, seguid con la falacia de la solidaridad social, la lagrimilla fácil y el victimismo servil. Según vosotros debería ser fiesta nacional el día del latrocinio, es decir, del pago de impuestos. Pero no veo a nadie celebrándolo, hasta los más rojeras se quejan… ¡qué cosas! Y eso que, según los lumbreras de siempre, pagamos sanidad y educación gratuitas. Pues ni así se celebra, que extraño.

        Por cierto, Manolo, podría decirte dónde meterte tu etiqueta de “neoliberal”. Al menos, si quieres decir algo emplea algo tu tiempo en ello. ¡Ah, no! Si eres de los de repetir eslóganes, je, uno de inteligencia brillante… Ala, campeón, tómate algo.

        Cada vez que el estado te da algo, te hace más esclavo. Insensatos.

        En fin, no tenía que haber iniciado la conversación.

      • Trufeitor dice:

        Efectivamente, no tenías que haber iniciado esta conversación porque como decía el genial Groucho es mejor estar callado y parecer idiota que hablar y despejar las dudas.

        Después de leer tu empanada mental con deuda, impuestos y cotizaciones sociales y constatar que no tienes ni puñetera idea de, por supuesto economía, ni de lo que estás hablando te lo voy a poner muy mascadito a ver si se te despeja el nublao que tienes en la cabeza (aunque no cuento con ello).

        Ese trabajador ficticio que gana 1.500 euros le das, no solo las cotizaciones sociales (en Estados Unidos también se pagan impuestos, no lo sabías?) sino el montante total de sus pagos al estado, pongamos 2.000 euros y subo la apuesta a 5.000 euros, que te aseguro que es una minoría la que cobra eso o más, también en USA. Ahora pon que tiene un cancer, uno intermedio, los más complicados con tratamientos experimentales o muy nuevos pueden costar por encima del millón de euros, pero vamos a poner que su tratamiento, el mejor que hay y que le va a curar cuesta 600.000 euros, sabes cuantos meses a razón de 5.000 euros tarda en pagarlos? Tranquilo que te hago yo la cuenta, 120 meses, diez años, suponiendo, claro, que no coma, no gaste nada, no pague casa, ni recibos, ni tenga que mantener a nadie. Y si con esos 5.000 euros paga un seguro muy caro es más que probable que la compañía no quiera asumir tan caro tratamiento e intente por todos los medios (incluso judiciales) escatimar en las coberturas u ofrecerle tratamientos mucho más baratos pero mucho menos efectivos, con lo que sus posibilidades de curación o de no tener secuelas se verán drásticamente reducidas.

        Para que te hagas una idea, en Suiza, que tiene un sistema muy similar al yanki, cobran mucho dinero, creo que el salario medio pasa de los 3.000 euros al mes, pero resulta que un seguro de salud básico, con lo mínimo para poder recibir atención médica sale por unos 700 euros al més por persona. Imagina que tienes un par de hijos a tu cargo y echa cuentas. Eh, y el sistema tiene copagos obligatorios, aunque tengas seguro, para que no abuses y te pases el día en el médico.

        Una juerga, vamos.
        😉

    • Land-of-Mordor dice:

      Es curioso como algunos todavía se empecinan en intentar crear un sistema capitalista que funcione sin que esté soportado por unos servicios públicos (educación, sanidad, seguridad, justicia, infraestructuras, etc). Esos importes desorbitados que tanto salen a la luz no sólo sirven para pagar sanidad, también pensiones, seguridad, justicia, infraestructuras, educación, etc que sin ellas a ver quien es el empresario que se atreve a emprender cualquier tipo de negocio.

      También, siendo trabajador, creerse que por eliminar esos importes automáticamente el sueldo en España va a subir es ser, como poco, demasiado inocente. Si cobras ahora 1.200 € netos con todo lo que tanto tú como el empresario aportáis al estado y se quita esa obligación, pasarás a seguir cobrando 1.200 €…1.300€ tal vez, pero teniendo que hacer frente a una serie de servicios que antes se sufragaban vía impuestos. En España el empresario está obsesionado en mejorar la “productividad” aumentando horarios y reduciendo salarios con una nula inversión en el propio negocio. Y ese modelo tenemos más que comprobado que no funciona. Hay muchísimos empresarios que invierten más en sus medios de diversión digitales privados (smartphones y tablets propios y para la familia) al año que en material tecnológico para la empresa. Y ese no es el camino.

      • Daniel dice:

        Nuestra deuda pasa del 100% del PIB. Tu sistema no se sostiene si no es con mayores impuestos y más deuda. Hasta que vuelva a quebrar. Que lo hará.

        ¿Pero quién dice que se rebaja el salario? Lo que ahora se aporta al estado se añadiría a la nómina del trabajador. No se recortan derechos del trabajador, ¡se le restituyen! J*der con tus argumentos, si es que son puras elucubraciones sobre las intenciones y obsesiones de otros…

      • Land-of-Mordor dice:

        “…Lo que ahora se aporta al estado se añadiría a la nómina del trabajador…”

        ¿En serio crees que en España te van a añadir a la nómina lo que ahora aportan tanto empresario como trabajador al estado? Hay que ser inocentón…

        Y si se aporta menos al estado, sube la deuda, con lo que aceleramos cualquier posible impago de la misma. Todo muy lógico oye.

        “…J*der con tus argumentos, si es que son puras elucubraciones sobre las intenciones y obsesiones de otros…”

        Si se hace lo que dices es por presión de los empresarios, para bajar costes salariales. De nada sirve que el dinero que tenga que aflojar el empresario por cada trabajador sea el mismo, vaya al bolsillo del trabajador o al trabajador y al estado. Por pura lógica el trabajador recibirá menos que la suma de lo que hoy se aporta al estado y a su cuenta corriente, porque para eso nos quedamos como estamos.

    • Jape dice:

      En un comentario brillante de más abajo, que no puedo responder, dices que somos un país endeudado y que el sistema no funciona. Hablas de EEUU y su no intervencionismo estatal, te recuerdo que su deuda es la mayor del mundo y está en el 105% la última vez que lo miré.

      Por lo que ese argumento es falaz, al menos si intentas comparar los dos sistemas dando por bueno el americano, a costa del incremento de la deuda.

      Al final el que se sabe los eslóganes de memoria parece que eres tú. Una pena, porque la discusión era interesante, pero sobra tu prepotencia.

      • Daniel dice:

        ¿Prepotencia? Je, ya me gustaría. No es prepotencia, es cansancio. Cansancio de leer opiniones de sabios de barra de bar, de expertos en ver problemas y no proponer soluciones y mucho menos de hacer nada que no sea intentar volver al status quo previo a 2007, al dónde está lo mío y al yo tengo mejor derecho…

        ¿Quién ha dado aquí por válido el sistema americano? La deuda pública norteamericana se incrementó de un elevadísimo 72,85% con Bush en 2008 a un estratosférico 105,15% con Obama en 2015. ¡Un 32,3% de incremento con Obama! Pues claro que es por políticas socialdemócratas intervencionistas del estado. Del estado socialdemócrata de Obama. Lo que decía, hay que leer cada cosa que… En fin. Ahora resulta que los yankees llevaban ocho años de política liberal (o neoliberal para los que se consideran “más ilustrados”) con Obama. Je, el mejor chiste que he oído esta semana.

        Pues nada, parapétate en lo del argumento falaz, en lo de los eslóganes de memoria y en la interpretación fantasiosa de los datos. Y sé feliz si puedes.

        Lo que realmente debería sobrar es la ignorancia.

      • Land-of-Mordor dice:

        Hablar de socialdemocracia refiriéndose a la política estadounidense sí que es de risa. Por cierto, no sé si sabes que allí el estado también le pega un “bocado” a las nóminas, como pude comprobar de primera mano por un error administrativo de una empresa de allí, que me envió varias nóminas de uno de sus empleados a mi email. La deuda con Obama sale de rescatar al sector financiero y a Detroit, que esos sí que han sido rescates. El de Bankia se queda en una anécdota en comparación.

        Siga creyendo usted que todo se puede dejar al libre albedrío de la “libertad de pactos” y de la “buena voluntad del que más tiene”. Es usted tan iluso como el que cree que el comunismo es viable.

  5. Land-of-Mordor dice:

    “…en lugar de comprar ese nuevo iPhone que adoran y en el que se van a gastar cientos de dólares, quizás [la gente] debería invertir en su propios planes sanitarios…”

    Se nota que a ese forradísimo político estadounidense el iPhone y el iPad se lo suministran “gratis” los contribuyentes estadounidenses.

  6. Manolo dice:

    Daniel, menos mal que estás tú para abrirnos los ojos, que has visto mundo!!
    No sé el mundo que has visto (ni me importa), pero pensar que una rebaja de cotizaciones tendría consecuencias positivas en el sueldo del trabajador es haber visto bien poco.

    • Daniel dice:

      Ala Manolo, tómate otra copa y lubrica la neurona. A ti no te abre los ojos ni un cerrajero. No hay nadie más ciego que el que no quiere ver.

      Te lo voy a volver a decir, des-pa-ci-to: no se rebajan las cotizaciones del trabajador. Se le da al dinero de esas cotizaciones al trabajador para que pueda hacer con ellas lo que crea más conveniente a sus intereses. Es decir, se incrementa la capacidad del trabajador sobre el control de su dinero.

      Más dinero en las manos de los ciudadanos. Menos estado y más responsabilidad personal. El trabajador, lo único que pierde es el peso asfixiante del estado.

      ¿Te has enterado ya o te dibujo un mapa?

      • Jape dice:

        Te contesto aquí, sólo un inciso (vamos, porque me ha parecido maravilloso eso que has dicho tú de la interpretación fantasiosa de los datos)

        Planteas los números de forma tendenciosa ya que no das el límite inferior para poder comparar. En la época Reagan + Bush se incrementó la deuda pública un 29%, en la época de Clinton bajó un 17% (sí, sí, al final el que lo ha bajado no ha sido un republicano) en la época Bush 2 se incrementó un 19% y es cierto que Obama es el que más ha aumentado la deuda pública.

        Creo que estamos mirando las misma gráficas, y no veo muy claro que el año saliente deba contar con el presidente entrante, sería interesante ver los casos.

        En cualquier caso aquí lo dejo, me has abierto los ojos, tienes razón tú y yo estoy equivocado. Tu forma de hablar didáctica y conciliadora me ha hecho entender que debemos tender al neoliberarlismo todos. Un saludo cuñado.

      • Daniel dice:

        Vale, Jape, para ti la perra gorda. Si mi forma de hablar “didáctica y conciliadora” te molesta, me importa una higa. De correcciones está el país lleno y así nos va.

        Será que tú tienes toda la razón del mundo y que la situación es una mierda por culpa de… ¿de quién? Porque llevamos cuatro legislaturas con la misma política económica (y no me digas que hay recortes, que este gobierno nos ha situado por encima del 100% de deuda) y la cosa no sólo no mejora si no que tiene todas las trazas de empeorar.

        Oye, por cierto, majete, lo de cuñao te lo puedes meter donde te quepa.

  7. SrPerroverde dice:

    Me parece un tema muy interesante y estaba pensando en dar mi opinión, pero después de ver el tono que está cogiendo la discusión, me limitaré a decir que estoy de acuerdo con el segundo comentario de Trufeitor. Sin embargo, en una cosa sí que le doy la razón a Daniel: no hay más ciego que el que no quiere ver.

  8. alan dice:

    Bueno, está la cosa que arde. Pero aun así me gustaría decir algunas cosas. Lo que si pido que si alguien desea replicarme lo haga desde el respeto, por favor.
    Mi mujer estuvo desde el 2003 varios años trabajando en EEUU, concretamente en Austin, TX. Dentro de las condiciones de su contrato figuraba un seguro médico del que la empresa pagaba una parte (no sé si el 70 u 80 %) y mi mujer el resto. Aun así creo que pagaba 300 o 400 dólares al mes (mi mujer).
    El caso es que tuvo una enfermedad que consistía (no soy médico así que no puedo decirlo exactamente) en que tenía una alteración en las paredes del estómago que las iba haciendo más finas cada vez. Eso acarreaba problemas desde alimenticios, úlceras y podía derivar hasta en cáncer. Era grave.
    El caso es que fue al médico (allí) y le dijeron que esa dolencia tenía dos tratamientos: uno largo e incierto a base de pastillas y medicinas y otro a base de cirugía pero que no entraba en su seguro. Y la factura de la operación era cara, y cuando digo cara me refiero a miles de dólares, Bueno al final se pudo operar y… ¿Quién pago la factura? pues la sanidad española por no sé qué convenio. Si no hubiera sido española quizás hubiera sido la ruina.
    En España tenemos déficit sí, es cierto, como todos los países. Pero quizás no solo haya que mirar a la sanidad y resto de servicios a ciudadanos. Hemos rescatado bancos, autopistas, aeropuertos, fraude fiscal y economía sumergida por 70.000 millones al año, 17 autonomías con sus 17 estructuras de gobierno….
    ¿Que la sanidad, educación pensiones y demás podría ser mejor gestionada…? Sí pero, la verdad, creo que es bueno que sea gratuita y universal. Muchas enfermedades contagiosas van a asociadas a la pobreza y el hijo del político de turno en su colegio elitista quizás no tendrá contacto con ellas, pero el mío en un colegio público (del que por cierto estoy muy contento) sí.
    Por otro lado, yo creo que sí se han hecho recortes. Lo que pasa es que esos recortes no han sido para ahorrar, si no que se trata de trasvases de dinero de un sito a otro (rescates, etc) por la crisis, que también habría que ver que responsabilidad tiene el mundo de la empresa privada y los grupos financieros en ella.
    Por otro lado, y al hilo de lo de mi mujer, siempre me quedará la duda de que si tengo un seguro médico privado y voy enfermo me darán el tratamiento que necesito o el más barato.
    Bueno, lo dicho…. a disfrutar del día y no es necesario sacarse los ojos ,hombre…

  9. Estoy fuera y no he podido leer los comentarios hasta ahora pero esto se ha demandado un poco y no era esa la intención.

    Por ahora dejo comentarios abiertos porque hay puntos de vista válidos y tampoco estáis a la gresca, pero por favor, cuidad el tono.

Comentarios cerrados