Tecnología

#008080

·

No recuerdo en qué andaba el 24 de agosto de 1995, pero estoy seguro de que no estaba atento al lanzamiento de Windows 95. A mis 22 añitos llevaba ya tres años (que no cursos) en la Facultad de Informática de la UPM y a pesar de algunos compañeros plastas sólo tenía ojitos para mi Amiga 1200. En aquella época, por cierto, comenzaría a hacer por afición lo que he acabado haciendo profesionalmente. Escribir. Mi nombre sale en la lista de redactores de Amiga.InFo nº 5 de noviembre de 1995, donde escribí mi primer artículo oficial (la firma está mal, por cierto, FMartin era mi editor) y dónde acabaría escribiendo unos cuantos más como este en el que hablaba de aquella primera instalación de Linux en el Amiga

desktop-wb31

Qué tiempos. Como decía, los PCs me parecían máquinas sin encanto y sin atractivo en las que las opciones eran lamentables. Ni siquiera los Mac, que sí podían presumir de una interfaz de usuario más aceptable con Mac OS 7.5, podían competir con los Amiga en muchos ámbitos que para mí eran especialmente importantes. Por ejemplo los juegos, su capacidad multimedia (una palabra que Windows 95 quiso poner de moda) o esa multitarea preemptiva que sólo Amiga OS y Linux ofrecían a sus usuarios en aquella época. 

Pero llegó Windows 95, un sistema operativo que por fin le hacía un guiño a las plataformas de 32 bits, aunque las prisas hicieron que en esencia funcionara en 16 bits por temas de rendimiento y de compatibilidad con todo lo que se había lanzado hasta la fecha. Aún así fue la primera vez que un sistema operativo de Microsoft ofrecía una multitarea preemptiva real, y no una cooperativa como hasta la fecha. Para los no iniciados, el concepto es simple. Antes de Windows 95 si te ponías a copiar un archivo y pasabas a intentar hacer otra cosa -como dibujar algo en Paint- esa copia en segundo plano no existía: se detenía. Un proceso captaba todos los recursos y el resto le hacían pasillo, como al campeón de liga. Todo tuyo, majo. Amiga OS y los primeros sitemas Linux (y antes, por supuesto, los UNIX y Minix) permitían hacer ambas cosas a la vez, porque un programita llamado planificador (scheduler) asignaba recursos a cada proceso y hacía que se les asignase un poquito de procesador, memoria o cualquier otra cosa durante unos instantes (milisegundos, por ejemplo). Aunque en realidad no había dos (o más) procesos ejecutándose al mismo tiempo, la sensación era la de que, efectivamente, todo estaba ejecutándose al mismo tiempo. Era una gran y fabulosa mentira. 

Sea como fuere, esa fue para mi la característica diferencial de un Windows 95 que vi por primera vez -lo recuerdo como si fuera hoy- en casa de un compañero de la facultad unos meses después. El tipo se había comprado un pepino de la época -lo era entonces, pero ahora nos reiríamos con las especificaciones- y Windows 95 iba como un tiro. Recuerdo quedarme asombrado ante lo bien que iban las ventanitas -por fin Microsoft le hacía sombra a Amiga OS y Mac OS- y también recuerdo la presencia de aquel menú de inicio que debutó en Windows 95 y que 20 años más tarde ha sido una de las atracciones de Windows 10 -atentos a otro artículo fantástico de Ars con la evolución de ese menú de inicio-. Aquel elemento no me impresionó demasiado: en Amiga OS no había un menú de inicio como tal, pero siempre tenías accesos a diversas opciones en la barra superior del Workbench, muy al estilo de Mac OS. “No es para tanto”, me decía, supongo, aunque la historia de su gestación, que explicaban hace poco en Business Insider, es de lo más curiosa. TL;DR: lo ideó un psicólogo llamado Daniel Oran que trabajó en mejorar la experiencia de usuario en Microsoft… y que se fue de allí en el 94, antes de ver cómo su trabajo –con patente registrada y todo– acabaría afectando la forma de utilizar el ordenador de miles de millones de personas. Y sin royalties. Vaya mierda, que diría un buen amigo mío.

win95-incog

Otros logros técnicos tampoco me impresionaron, pero claro, mi experiencia con MS-DOS y Windows 3.1 y similares había sido escasa. Lo de los nombres largos de fichero eran como un milagro para muchos usuarios, pero también es cierto que la conversión forzosa que había al querer ver esos ficheros en sistemas anteriores a W95 hacía que apareciesen problemas. Otros muchos aparecerían con aquel mítico Plug and Play que pronto todos conoceríamos como Plug and Pray, pero a pesar de la broma, el sistema era un prodigio y una de esas ambiciosas ideas que se convertirían en algo realmente útil a pesar de los fallos que daba en sus inicios. 

Windows 95 también podría ser recordado como el sistema en el que Microsoft tuvo un error garrafal: no incluyó navegador de internet. Internet Explorer 1.0 se proporcionaba de forma separada con aquel pack llamado Microsoft Plus! for Windows 95 (incluía el pinball Space Cadet que se hizo famosete), aunque la llegada de Windows 95 OEM Service Release 1 en febrero del 96 corregiría ese fallo e incluiría un IE 2.0 bastante patético también. Pero atención, porque en Microsoft no solo se habían olvidado del navegador: tampoco ofrecieron soporte nativo para la pila de protocolos TCP/IP que eran necesarias para la conexión a una internet que estaba en auténticos pañales. 

Hubo otras cagadas anécdotas negativas, claro. En un homenaje a este lanzamiento que Wired le hizo a Windows 95 hace tres años hablan de algunas de ellas (negativas y no tan negativas, ea). Por ejemplo, no recuerdo nada de Microsoft Bob (no sé si fue traducido al español, supongo que sí), pero aquel intento de ayudar al usuario con una guía “simpática” acabó siendo centro de pullas a Microsoft. Pero claro, Bob nos trajo Comic Sans, y sólo por eso merece ser odiado. 

No he encontrado apenas análisis originales de Windows 95, y es especialmente notorio que por ejemplo PC Magazine, que era una de las biblias de entonces, dedicara apenas cuatro párrafos a aquel sistema operativo en su número de septiembre. Un mes después, eso sí, le dedicarían la portada. De los homenajes que se han ido publicando en las últimas horas me quedo únicamente con el de Ars Technica, que es el único que no comenta estupideces como aquel vídeo con Jennifer Aniston y Matthew Perry -qué decepción, Quartz, aunque te has redimido un poco con una pequeña reflexión sobre la evolución de ventas de Windows- o que no nos recuerda que podemos bajar gratuita y legalmente (anda) durante unas horas (que le den) la canción de Start Me Up de los Rolling que también parece ser tema central de cualquier recordatorio de este aniversario. En español no he visto nada reseñable (ver PD2) y sí alguna que otra tontería -se salva por los pelos el recopilatorio de curiosidades de Gizmodo ES, rácano e incompleto, pero que al menos incluye a Brian Eno y su famosa melodía de inicio, que por cierto, compuso en un Mac-, e incluso en The Verge, donde esperaba algo con más calidad, el contenido ha sido mediocre. Pero por lo menos no han hecho lo de Engadget (EE.UU.), que ha colocado un párrafo y 6 fotos y se ha quedado tan pancha. Lo de Gizmodo (EE.UU.) es igualmente lamentable: “Cuéntanos tus recuerdos de Windows 95“. Así, por la cara. Ni les enlazo, fíjate tú.

Pero claro, es la era del titular facilón y del contenido de guerrillas. Ni un homenaje decente -a excepción del de Ars- para un sistema operativo que cambió la historia de Microsoft de forma definitiva. Qué triste. Menos mal que aquí estoy yo para salvar el periodismo tecnológico. 

O intentarlo, al menos.

PD: El título del post, como algunos habréis pillado desde el primer momento, es el código hexadecimal del color del fondo de pantalla nativo en Windows 95. Ese verde azulado inconfundible que podéis recuperar con esta imagen, por ejemplo. Tomad contenido de calidad. Y nadie lo ha puesto en sus respectivos artículos. Bueno, excepto Ars Technica, claro, que ha sido inspiradora de este post. Ole por ellos.

PD2: Acabo de ver el post de Fabrizio, que aunque solo toca el tema de refilón y como hilo para un debate muy curioso, vale la pena. Como siempre.

 

patreon-banner-2


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

8 comentarios en “#008080

  1. Lo que me recuerda esas versiones antiguas de Windows (95 y 98) era la época en que se guardaban juegos en discos flexibles, los virus se instalaban con simpáticos paquetes de íconos, y las páginas web tenían pésimos diseños. Nada de YouTube, Facebook, memorias USB y juegos sofisticados. Ni que decir de todas las revistas de informática de la época que traían ilustraciones de “los últimos juegos” que estaban saliendo (algunas aventuras gráficas y Quake), de lo moderno que parecía un monitor con parlantes, o la emoción que daba jugar en el NESticle.

  2. jhalexi dice:

    Yo aun conservo en buen estado la edición de PC Magazine en español del mes agosto (fue mi primera revista de PC) con la mitad del contenido dedicado a Win95. Por cierto, en esa época la mitad del análisis me supo a chino, pero fue lo que alentó a aprender este maravilloso mundo de la tecnología. Mi primera PC vendría con Windows 98. ¡Qué tiempos!

  3. Nick dice:

    Y qué me dices de la extraordinaria versión de “Good times” interpretada por Edie Brickell que aparecía en el cd?
    Estuve años enamorado de esa mujer. Creo que aun lo estoy…

Comentarios cerrados