Tecnología

Esclavitudes modernas

·

Este fin de semana aparecía en The New York Times un artículo incendiario sobre la cultura del trabajo de Amazon. En realidad aquello no tenía nada especialmente sorprendente para mí, porque la personalidad de Jeff Bezos ya me había quedado patente cuando leí “The Everything Store“, de Brad Stone. Las historias de terror sobre el ambiente en las oficinas de Amazon no son nuevas, pero que varios empleados pongan las cartas sobre la mesa y que sea el NYT el que las enseñe le daba una nueva dimensión al asunto. Manu Contreras resumía buena parte de esa cultura en un tuit:

Amazon: trabaja hasta morir y si tienes problemas personales, te jodes

Ese mensaje fue uno de tantos que se publicaron al respecto estos dos días, y se unía a reflexiones como la que por ejemplo publicaron en The Next Web, cuyo redactor había decidido dejar de comprar en una empresa que trataba así a sus empleados. Encomiable, y una potencial forma de ponerle a Amazon en su sitio… si todo el mundo se uniera. A bote pronto, complicado.

No todo fueron críticas, claro: un mando intermedio de la compañía quiso dar su visión de las cosas y dejó claro que jamás había visto las cosas que se contaban en el artículo del NYT. Otro empleado se sumó a esa pequeña cruzada contra lo publicado en el diario, y el propio Jeff Bezos ha querido zanjar el asunto en plan dictador benévolo, negándolo todo (“el artículo no describe a la Amazon que conozco“) y proclamándose defensor de las injusticias.  No me jodas fastidies. Jeff, que te tenemos calao. Que algunos sabemos cómo has llevado a tu empresa hasta donde está, sabemos qué tácticas usas para aprovechar tu posición, y sabemos a cuánta gente -la misma que te ayudó a crear la empresa- has dejado por el camino. 

Amazon me parece una empresa sencillamente inigualable en su servicio al cliente, pero (casi) todo lo que he leído sobre ella de puertas adentro la deja en una posición difícilmente defendible. Incluso teniendo claro que hay gente que vive para trabajar, lo de Amazon raya el absurdo. En HackerNews debatían también sobre todo ello y la conclusión para mi es la misma: cuando el río suena, agua lleva.

Esa singular modalidad de esclavitud moderna no tiene sentido. Nadie te va a recordar por lo duro que trabajaste o lo mucho que hiciste por tu empresa. No tiene sentido. No a no ser -y solo quizás- que seas el fundador. Es bueno trabajar duro para conseguir tus objetivos profesionales o sacarte a ti y a tu familia adelante, pero tengo claro que salvo en casos muy especiales (y temporales) lo de vivir para trabajar es una mala política.

Igual aquí descubro demasiado mis cartas, pero hace ya tiempo que tengo claro que mi calidad de vida y la de mi familia están por encima de todo lo demás. Y me lo ha demostrado con creces ese cambio de rumbo que hice hace no hace mucho. El giro ha sido brutal en todo, y si alguna vez vuelvo a encontrarme en una situación similar tengo la lección bien aprendida.

No conozco a nadie -a nadie- que haya lamentado no trabajar lo suficiente en su vida. Más bien lo contrario. Recuerdo un artículo de The Mirror en el que la gente mayor enumeraba a una enfermera que les cuidó lo que lamentaba en su vida. Una de las cosas de las que se arrepentían mucho es de haber trabajado demasiado. De no haber disfrutado de la vida. Y solo tenemos una, chavales. Ya sabéis: la lluvia nunca vuelve hacia arriba,  carpe diem y todo eso que decimos para darnos cuenta de que cada momento es precioso y de que quizás estamos malgastándolo gritando, peleando, lamentando, teniendo miedo o preocupándonos por algo. 

O trabajando para Amazon. Buf.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “Esclavitudes modernas

  1. TOMASGM dice:

    Comparto tu filosofía . Mi padre entregó su vida al trabajo. Y «gracias» a ello y a mis propias equivocaciones en el ámbito laboral me he dado cuenta que hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Yo siempre trato de encontrar el equilibrio teniendo como prioridad a mi hija, a mi familia. A veces es difícil buscar el equilibrio pero miro hacia atrás y recuerdo que la vida se vive una vez.
    Excelente artículo. Me voy a apuntar alguna de tus reflexiones.

    • Gracias 🙂 Es más difícil de decir que de hacer, desde luego, pero hay que intentar disfrutar de las cosas que nos rodean, sí. Estoy en un caso parecido, mi padre también trabajaba demasiado para mi gusto, y luego, como suele decirse, ¿paqué? 🙁

  2. Daniel dice:

    Completamente de acuerdo. El objetivo de la vida debe ser intentar alcanzar la felicidad; el trabajo a destajo no es el camino para eso.

    Por cierto, no se ve esta entrada en la página principal de Incognitosis, accedí desde Facebook directamente.

  3. pablo dice:

    Tengo 63.
    Mi objetivo desde los cuarenta: jubilarme a los 55: conseguido!!
    Como? Trabajando para mí mismo.
    Comencé como Ingeniero Industrial, pero a los dos años tenía mi propia empresa. Me gusta la HiFi y eso es lo que hice. Pero también las discotecas, puse una. Y la informática, vendí muchisima. Y el cine, tuve tres video-clubs.
    Y NUNCA MAS DE OCHO HORAS AL DÍA.
    Es más, por el camino hice mi carrera de Filosofía en la UNED, y hasta estudié piano: SIEMPRE DISFRUTANDO DE LA VIDA.
    Chavales, como dice Javi, vida no hay más que una. Disfrutad coño!!!

  4. disinerge dice:

    Perdón por ser un tocapelotas pero me chirrían mucho estas cosas:

    Es rayar el absurdo, o mejor «rayar en lo absurdo». Rallarlo sería para cocinar.

    Por lo demás no tengo nada que comentar, es una opinión que no va a cambiar nada de mi comportamiento comprador. Amazon es mi tienda de ultramarinos de casa, incluso mejor porque abre las 24 horas.

    No me hago el tonto ni el ciego y no ignoro que las empresas potentes tienen muchos aspectos criticables pero no creo que el consumidor deba llevar esa carga ética. Si por esto hay quien prefiere comprar en otro lado genial, nada que objetar.

    Yo creo más en los mecanismos de control, en tener unas leyes bien diseñadas y que se cumplan, en los sindicatos, en la solidaridad y la justicia. Seguro que sonará un poco bobalicón pero así es como funciono en mi propia empresa.

    • Perdona, tienes razón, lo corrijo, mil gracias.

      Y tu opinión es muy coherente, efectivamente muchos de estos problemas se resolverían con una regulación (externa e interna) adecuada. Pero ojo que si uno es feliz trabajando 20 horas al día, oye, perfecto. Hay gente para todo. Que luego venga una empresa y te despida por asistir a tu padre enfermo o por la baja maternal, telita.

      Saludos Disinerge, y disculpa también la respuesta tardía. Este comentario se me perdió un poco de vista. De hecho ha sido nada menos que mi madre, filóloga y mi fan número uno (no podía ser de otro modo) quien me lo ha recordado y ha confirmado el error. Ole 🙂

Comentarios cerrados