Tecnología

Juego de Tronos y el problema de los mil hilos argumentales

·

¡Atención: Spoilers! Esperé a que la quinta temporada de Juego de Tronos terminase tranquila y apaciblemente para enfrentarme a ella en modo ansias. Ya sabéis, el formato binge watching que hace que cualquier aficionado a las series pueda tragarse capítulo tras capítulo sin parar. Al final mis sesiones fueron bastante tranquilas -como ocurrió con la cuarta temporada– y me cepillé la quinta temporada en cuatro noches.

Ayer vi los dos últimos episodios y me quedé con mal sabor de boca. Lo de que se cepillen de nuevo a Jon Nieve, máximo prota de la temporada -al que yo pintaba como salvador último de los Siete Reinos- es lo de menos. O que lo hicieran con muy mala baba, que es algo que no le falta a los diversos protas de esta serie. Casi da igual, porque diría que en esta temporada las muertes sonadas han sido más bien escasas (Stannis empezaba a caerme bien, porras) aunque se hayan compensado con lo mal que lo han pasado algunos de los protas.

juego1

Diría de hecho que yo hubiera cerrado temporada en el octavo episodio, que termina a lo grande. Cierto que la cosa se está convirtiendo ya un poco en Walking Dead o que recuerda a World War Z a tope, pero hay que reconocer que los zombies estos tienen su puntito.

Sea como fuere, el problema de Juego de Tronos es que hay demasiadas líneas argumentales. Pasan demasiadas cosas, y eso hace que uno se pierda en cada una de esas historias. Para cuando la serie retoma uno de esos hilos uno ya no recuerda bien qué había pasado. Me pasó por ejemplo con Arya Stark en el último episodio y su venganza personal contra Meryn Trant (he tenido que buscar el nombre), y hay otros hilos que me pillarán igual de despistado en la próxima temporada, como el de Brandon (Bran) Stark, que ha quedado un poco en segundo plano, o de Meñique (buen nombre para un personaje) .

Aquí parece como si Juego de Tronos pudiera tener un buen puñado de spin-offs. Series que en sí mismas tendrían sentido y que podrían cubrir esas historias con más detalle, entrecruzándose cuando fuese necesario. Sería una especie de Universo Cinemático Marvel, pero a espadazo limpio.

La quinta temporada es fantástica, pero aún así creo que es la que más floja me ha parecido de todas. Tyrion brilla un poquito menos, a Daenerys se le suben a la chepa (y parece que los dragones no son para tanto, dos lancitas y fuera), Sansa sigue siendo una sangre horchata (a esta sí se la podían cargar, leñe), Jorah Mormont no es tan buen luchador como pensaba, y hay un extraño protagonismo de Bronn (mola el rollete con las serpientes de arena y su madre, Ellaria Sand, mala malísima) o de secundarios como Missandrei, Brienne de Tarth o el nuevo chulito de la serie, Daario Naharis. Qué cosas. Cersei, eso sí, impecable. Qué reina, majos.

Me pierdo en la dimensión de Juego de Tronos. Pero sobre todo, cada capítulo me sabe a poco. Queremos spin-offs.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

12 comentarios en “Juego de Tronos y el problema de los mil hilos argumentales

  1. Como aficionado a los libros (los leí todos, los primeros hace ya años) creo que hacer una serie sobre ellos es una labor titánica.

    Por eso, quizá, soy muy comprensivo con las licencias argumentales de la adaptación, que a menudo simplifican la historia, y eliminan personajes asignando diálogos y ubicaciones a algunos personajes más reconocibles por el público. Hacerlo de otra forma sería una tortura para quienes están viendo la serie sin haber leído el libro, que imagino es algo como entre el 70% y el 85% del total. Quizá más.

    Y aún así es complejo de seguir. Ya veremos cómo va, esta temporada fue flojilla, también el 5º libro era más flojillo. La próxima temporada tendrá de particular que ya no hay libro del que tirar, así que los guionistas improvisarán y evolucionarán la historia sin una cuerda para no perder el camino. Ahí me da algo de miedito que recurran a los métodos habituales de enfocar la historia en una narración audiovisual convencional, cayendo en clichés o arquetipos más o menos planos.

    Pero bueno, seamos optimistas. Y sí, los White Walkers de esta serie son realmente chulos, aún con su rollito zombie World War Z 😀

    • Ahí tienes razón, sin haber leído los libros por lo poco que sé la adaptación es espectacular, tanto en forma como en fondo. El problema en los libros será peor, así que poco que decir aquí. Me temo que la envergadura de la historia tiene este problema. Ventajas y desventajas de abarcar algo así.

      No sabía lo de la sexta, veremos cómo se portan los guionistas pero da un poco de miedito. Uhm.

  2. Xavier Blanco dice:

    Estoy bastante de acuerdo, aunque si las tramas múltiples están bien llevadas, la serie se hace más rica e interesante. El problema es que no todas lo están en Juego de Tronos, y —por ejemplo— te ves esperando impacientemente a que acabe el coñazo de escena de Dorne para ver qué le pasa a Tyrion.

    Otro problema de la serie sobre el que apenas veo reflexiones es el exceso de crueldad, que considerando su popularidad, te lleva pensar sobre la preocupante evolución de la tolerancia a la brutalidad en los últimos años. Quemar viva a una menor, recreándose varios minutos en el suceso, con terribles gritos de desesperación y agonía, está más allá de todo lo que yo haya visto en una pantalla. De hecho, mi mujer dejó de ver la serie a partir de ese mismo momento, y yo me he obligado a terminar la temporada, pero no sé si me apuntaré a la siguiente.

    Tuve una sensación parecida tras la indeciblemente brutal muerte de Oberyn, pero conseguí olvidarla —más o menos—. Esta otra no creo que se me borre de la cabeza, y aún sabiendo que es una ficción —faltaría más—, no me siento cómodo con estos niveles de psicopatía entre los guionistas.

    Lo más inquietante es lo innecesario de ese tipo de escenas. Pueden resolverse con una elipsis, como se ha hecho siempre, o con trucos visuales. Hitchcock no necesitó mostrarnos planos macro de las cuchilladas en Psicosis; bastó un juego de sombras y algo de sangre para ponernos los pelos de punta. Y ya llegaba bastante lejos.

    O mejor aún, directamente pueden ahorrarnos desenlaces tan desagradables que, además, son claramente gratuitos —en el caso de Shireen, su muerte no aporta absolutamente nada a la historia—. Algo está fallando en las cabezas de la gente para que tantas series y películas entren con tanto detalle en un terreno antes restringido a las producciones más cutres del gore de serie B.

    Lo dicho, veremos si sigo viendo Juego de Tronos o me mantengo en la calma de una serie clásica como The Good Wife, que recomiendo 🙂

    • Modiglian dice:

      » —en el caso de Shireen, su muerte no aporta absolutamente nada a la historia—»

      Si te parece poco que la mitad del ejército de Stannis vea finalmente que están siendo guiados por un jihadista pirado y se larguen dejándolo en la estacada… no, su muerte no aporta «nada», «sólo» la extinción de una de las grandes casas nobles.

      • Xavier Blanco dice:

        Creo que no me has entendido o no me he explicado bien. Estoy hablando de la forma de presentar la historia: no era necesario quemar viva a una niña en pantalla durante 5 minutos para explicar una deserción.

        Si has de cargártela, basta con darlo a entender de alguna manera. Si tan importante era quemarla, pues basta con subirla a la pira, ver como se enciende el fuego y pasar a otra cosa. El resto nos lo podemos imaginar.

        No, mostrar cómo se quema viva una niña no hace ninguna falta para explicar la historia… creo yo, claro.

    • Cierto que la violencia es excesiva y que podrían haberse cortado un poco en escenas que son demasiado explícitas. La muerte de Oberyn a mi me pareció brutal (en todos los sentidos) y creo que precisamente la hicieron así para que la gente la recordase -difícil olvidarla- y tanto aquí como en el resto de la serie las cosas van más allá de lo que a muchos nos gustaría. Lo de la pobre Shireen -no por su impacto en el argumento, sino por la forma de presentar esa muerte- es ya demasiado, efectiviwonder.

      Incluso el tema sexual es especialmente explícito, y me resultó sorprendente por ejemplo el final con Cersei dándose el paseo forzoso en pelota picada y con la gente encima. Demasiado explícito visualmente también para mi, pero aquí supongo que para gustos los colores.

  3. Vicent dice:

    No he visto aún la quinta temporada, las veo con la mujer en periodo vacacional y a las horas que la prole duerme. Y a mi mujer ya tanta brutalidad se le hace pesada, por innecesaria.
    En los libros que pacientemente he leído durante los últimos 8 años, tal violencia no es tan explicita. Está, es patente, se sobreentiende, pero no se si las escenas tan brutales de la serie son necesarias a ese detalle y extremo.
    Llevar una novela río como está a la televisión me parece una tarea titánica, y creo que el resultado de esa adaptación es más que loable. Si las últimas temporadas parecen más flojas , reflejan fielmente lo que sucede con los mismos libros, en los que para mi hay claras diferencias en la calidad de los 3 primeros a los 2 últimos, dentro de un tono más que notable en todos ellos.
    Si te sirve Javi, no sólo se pierde uno en televisión, también en los libros, donde una vez anunciada la fecha de publicación uno tiene que volver a leerse el anterior, para no ir perdido, y porque han pasado mínimo 4 años.
    Es casi inabarcable la dificultad argumental de la serie.
    A mi me da mucho miedo la continuación de la serie sin que Martin haya sacado aún su sexta novela. Y más miedo aún que a este buen señor le pueda suceder algo antes de terminar la serie. Por Dios, que alguien le hable de la dieta mediterranea.

    • Modiglian dice:

      En los libros la violencia es mucho más extrema, por ejemplo en los libros, no es Sansa la que va a la perrera, ni tampoco su noche de boda la que nos es descrita, la versión de los libros es MUCHO peor.

      El problema es que mucha gente lee sin retener lo que lee y se queda con las anécdotas de los personajes principales, olvidando todo lo demás.

    • Gracias por el apunte Vicent, igual como dice Modiglian la violencia sí es importante en los libros -no lo sé, no los he leído-, pero una cosa es nuestra imaginación y otra ver plasmada la escena como la entiende el director. Creo que si no somos demasiado morbosos no recrearemos ese tipo de escenas violentas con tanta crudeza o intensidad como la que se propone en la serie televisiva.

      Bien por la dieta mediterránea. A ver si toma nota y escribe esas novelas o al menos no deja que la serie se vaya al garete por hacer un par de pre-adaptaciones cutres.

Comentarios cerrados