Tecnología

La ¿revolución? del móvil como medio de pago

·

Es una de las grandes promesas del mundo de la movilidad: lo de poder pagar con nuestro teléfono en todo tipo de comercios y situaciones parece ser una de esas realidades impepinables a las que nos enfrentamos.

El problema es que aquí cada fabricante trata de ir a lo suyo e imponer su alternativa frente a las demás. No hay grandes consorcios que permitan simplificar las opciones, y eso hace que la confusión entre usuarios y, probablemente, comercios, sea enorme.

Apple parece haber dado un gran paso con Apple Pay, que según Tim Cook se está implantando a toda pastilla en más y más comercios en Estados Unidos. Como gran contrapunto tenemos a un Google Wallet que probablemente renazca en mayo -recordad, tenemos Google I/O en mayo, y ya se han hecho con SoftCard– y por supuesto a toda esa larga cola de alternativas de grandes y no tan grandes que tratarán de promover su propuesta y, de paso, hacerse con las jugosas comisiones derivadas de estos medios de pago.

Para los usuarios probablemente la cosa sea relativamente fácil a la larga. Podrán elegir una u otra alternativa, pero en todas ellas el funcionamiento será basicamente el mismo: uno saca el móvil con NFC en lugar de su cartera, lo acerca a la TPV con soporte de estos estándares y listo. Si el importe de la compra es superior a cierta cantidad -normalmente 20 euros, aunque el límite lo establece cada entidad- tendremos que introducir un PIN que hasta ahora era obligatorio en cualquier operación con tarjetas de crédito y débito, así que a la larga los pagos serán teóricamente más cómodos. Aquí atentos a una opción que poco a poco se va imponiendo entre los fabricantes: el uso de sensores de huella dactilar que autentican estas operaciones, y que podrían ser la clave para ofrecer esa característica clave que es la de ofrecer una experiencia de usuario casi transparente.

Y más seguros, nos dicen quienes saben de esto, porque la información de la transacción queda limitada a un código o token temporal que es válido solo durante esa transacción. En ese código no se incluye información de nuestra tarjeta, de modo que ni el comerciante ni el emisor del pago tienen pistas concretas que puedan resultar una amenaza a nuestra privacidad. Muy conveniente de nuevo, y desde luego más tranquilizador que eso de darle la tarjeta al camarero (mon dieu) para que se cobre la comilona de turno.

Aquí también desarrollarán un papel fundamental los comercios y, sobre todo, los fabricantes de TPVs que proporcionan todo tipo de soluciones a nivel software y hardware -aquí un ejemplo de una empresa madrileña (ole) de venta de TPVs con clientes muy relevantes como Burguer King o Viena- y que tienen la misión de dejar claro que esa TPV de ese restaurante o tienda en la que uno se gasta los cuartos permite ese tipo de pagos. En nuestro país es evidente que hay mucho camino por recorrer aún, y a la espera de que tanto Apple como Google ofrezcan sus servicios aquí -algo que sin duda impulsará estos pagos móviles- veremos si fabricantes de móviles, desarrolladores software, entidades bancarias, comercios e industria (incluidos los citados terminales de punto de venta) logran hacer que esa opción se vuelva más y más común y cómoda.

¿Harán estos sistemas que dejemos de llevar la cartera encima? Lo dudo, pero ofrecerán algo que solemos valorar mucho: una opción más que, esperemos, sea tan cómoda o más que la de sacar de esa cartera la tarjeta de plástico de turno.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “La ¿revolución? del móvil como medio de pago

  1. Antonio dice:

    Pero es que yo veo incluso más rápido el usar las tarjetas de crédito «sin contacto». Yo las uso todos los días y me parece que es más cómodo que usar el móvil (más allá de lo de fardar, que tu siempre dices).

    Con el móvil, supongo que la secuencia sería la siguiente: saco el teléfono, lo desbloqueo, (entro en la aplicación correspondiente?, no sé si es necesario, la verdad), paso el dedo por el touch ID o similar, paso el teléfono por el TPV.

    Con la tarjeta simplemente: saco la tarjeta de la cartera, la paso por el TPV. Punto.

    Ahora claro, si me dices que en EE.UU gran cantidad de terminales están todavía usando la banda magnética…pues no sé. ¿No sería otra opción para ellos modernizar los terminales y ofrecer también soporte para este tipo de tarjetas? Me pregunto de verdad si a la gente le dieran las dos opciones, cual se acabaría usando más.

    • Esa es la principal duda a la conveniencia o no de los pagos móviles, desde luego. Será difícil que sea más cómodo que el de las tarjetas contactless, pero yo creo que es interesante solo por la opción de poder pagar si uno se olvida la cartera.

      Se me ocurre que este tipo de sistema también puede acabar siendo más barato en comisiones para tratar de ganar cuota, pero aquí de momento no tengo datos. Aún así, como digo, me gusta como alternativa, no necesariamente como sustituto que haga que las tarjetas de débito y crédito actuales.

  2. SrPerroverde dice:

    Mientras no tengamos móviles con 2 días mínimo de batería, no veo este método de pago como un sustituto de las tarjetas de toda la vida. Y si vamos a tener que seguir llevando la tarjeta en la cartera, que ventajas aporta el pago con móvil?

    • Como digo, es una opción más, interesante -creo- y que promete mejoras en la seguridad o la conveniencia de los pagos (huella dactilar de nuevo). Me da que cada vez más gente se deja la cartera en casa cuando sale de cuando en cuando pero desde luego no el móvil.

  3. alesay dice:

    Si se mira la forma de cobro tradicional puede que no se le vean ventajas en un comercio, pero si en futuro se mira que a la hora de pagar no se tiene un solo terminal de pago sino que cada móvil se convierte en uno, puede convertirse en un sistema muy cómodo. Imagínate un restaurante lleno de clientes, en vez de tener que esperar a poder pagar la cuenta, los clientes podrán hacerlo en el momento que ellos deseen y esto puede ser extrapolable a lugares con gran afluencia (cine, parque temático, etc.)

Comentarios cerrados