Tecnología

iPhone 6, primeras impresiones

·

Como muchos ya sabréis, escribir para medios de tecnología hace que las empresas les cedan a los redactores productos para su evaluación. Es el caso de Apple, que desde hace mucho hace lo propio con todos sus dispositivos. Ya había tenido durante un tiempo tanto el iPhone 5 como el 5S, y ahora se ha vuelto a repetir esa cesión con un iPhone 6 (128 GB, y para más INRI, el modelo choni dorado) que recogí en las oficinas de Apple en Madrid ayer y que ya lleva un día en mis manos o mi bolsillo.

Lo primero es lo primero: (por ahora) no se ha doblado. Este fallo garrafal de los nuevos iPhone es asombroso tanto por su potencial alcance como por la respuesta de Apple -por ejemplo, que te digan que “le estás dando un mal uso“-, que mi coordinadora en Xataka Móvil, María González, ya describió claramente en su post del otro día.  Alucinante.

Pero como digo, de momento no parece que el mío haya sufrido, aunque ya casi tengo cierta paranoia y de cuando en cuando miro cual experto calibrador si el perfil horizontal se mantiene impoluto.

Dejando de lado ese detalle, el iPhone 6 me está pareciendo a priori un producto desorbitada y exageradamente caro. La construcción -exista bendgate o no- es correcta, seguro, pero casi da sensación de ser un juguetito. Puede que todo sea cuestión de acostumbrarse, pero el anterior diseño con líneas más rectas me parecía dar mayor sensación de valor, de justificar esos precios absurdos que tienen estos dispositivos.

Lo mismo ocurre con la apuesta hardware o software. Sin apenas modificaciones singulares en su interior -el Apple A8 es una aburrida evolución de los micros de Apple-, queda por ver cómo se comportan cosas como la cámara, que han recibido muchas alabanzas y que yo solo he probado de refilón. Ayer, en condiciones de poca luminosidad, saqué unas fotos, de las cuales incluyo una muestra retocada para no invadir privacidades.

foto-iphone-6-2

Fijaos en el nivel de ruido de una toma que, sinceramente, esperaba que diera mucho más de sí. Pero como digo, esto son unas impresiones iniciales, y si por algo destacan los iPhone es por sus cámaras. Habrá que darle una segunda chance.

Más cosas: aún no he podido probar la integración de iOS 8 con Yosemite (en beta en mi MacBook Air), pero es uno de los apartados que más me intrigan, sobre todo en esa extensión de la sesión de trabajo que ofrece Continuity. Es lo único que podría darle un pase a un iOS 8 que por lo demás me parece más de lo mismo. Ni siquiera la apertura a APIs externas es de momento notable, aunque no sea solo culpa de Apple. He querido hacer dos cosas y una las dos ha sido un fracaso total. La primera, seleccionar una imagen y enviarla desde la aplicación Fotos a un contacto por WhatsApp. La segunda, instalar Swiftkey y utilizarlo como sustituo del teclado nativo también en el cliente de WhatsApp. Fail. (Actualización: Solucionado).

No he notado tampoco mejora alguna en la pantalla (correcta), el botón Touch ID (que sigue funcionando, pero no con el 100% de efectividad, aunque está bien poder autenticarse en la App Store con la huella) o Siri (oportunidad perdida, se queda atrás irremisiblemente), y mis quejas y mis alabanzas (algunas aún por confirmar) más o menos coinciden con las 5 cosas que me gustaron y 5 cosas que no en el iPhone 5S. Es bueno disponer de un iPhone 6 para probar de cuando en cuando temas relevantes del ecosistema Apple, pero dudo mucho que lo utilice de forma habitual en el día a día. Estoy relativamente contento con el LG Optimus G de hace dos años, que ahora está funcionando con una CyanogenMod 11 a toda pastilla. Si no fuera por la cámara ni me plantearía adquirir nuevo móvil.

Y en ese planteamiento no entra ni de lejos el iPhone 6. Es una evolución lógicamente aburrida -‘si funciona no lo toques‘, dirán en Apple- de un dispositivo que dudo que convenza a usuarios Android tradicionales que valoren algo más que el tamaño de pantalla. Pagar los 900 euros que cuesta este teléfono me parece una absoluta frivolidad, aunque lo mismo ocurre con terminales Android de gama alta. Supongo que resulta contradictorio: vivo de escribir (en parte) sobre móviles, pero veo esas gamas altas que tanto emocionan con muchísimo escepticismo: no valen lo que cuestan.

Por supuesto, es una opinión personal. Y el iPhone 6 es otro de los dispositivos que refuerzan esa opinión. Os dejo con las primeras impresiones que ya grabamos en Xataka, y en las que quizá fui demasiado políticamente correcto, y por si queréis ller un análisis en profundidad, qué mejor que hacerlo en Xataka, donde ayer se publicó la review marca de la casa.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

12 comentarios en “iPhone 6, primeras impresiones

    • Juan Carlos dice:

      No, que dices, los fanboys lo decapitan como mínimo por criticar al iPhone 6.

      Yo tampoco estoy de acuerdo con el 9 que le han regalado al iPhone 6 en Xataka, eso demuestra el fanatismo extremo de algunos editores hacia Apple, que minimizaron todo lo posible los defectos y ensalzaron lo poco de bueno que tiene el iPhone 6. Porque claro, el Z3 llevó un 9 y el iPhone 6 no podía ser menos.

    • Afortunadamente en Xataka cada uno tenemos nuestro propio criterio, hay pluralidad como dices, y de hecho yo tampoco estoy de acuerdo con esa valoración (sobre todo tras leer el texto). Pero igual hubiera ardido igualmente si le hubiesemos puesto, yo qué sé, un 6.

  1. daniel999 dice:

    Es que 900 euros no los vale ningún teléfono del mundo. Y si lo pagas es porque o te sobra el dinero o estás comprando status social o como se llame.
    La historia de que se dobla creí que era un bulo hasta que he leído el enlace que has puesto (reconozco que no me interesan las noticias de Apple) y me hace pensar eso de que con S. Jobs no pasaba. Recuerdo la historia de la pantalla del iphone que se rayaba con las llaves y cómo pararon la producción en China para lanzar el teléfono sin ese problema porque a Jobs le parecía inaceptable.
    Me parece que el problema de Apple y de las grandes marcas de teléfonos es que cada vez es más difícil diferenciarse, los chinos vienen apretando fuerte desde hace tiempo y cualquier teléfono de 150 euros es más que suficiente para la mayoría porque te permite hacer de todo, aunque no sea igual de bueno.

    • Antonio dice:

      ¿Que con Steve Jobs no pasaba?
      ¿No recuerdas el antena-gate del iPhone 4, o los MacBook blanquitos que amarilleaban y les reventaba la batería, o los iPods con baterías con problemas (que unos consumidores llevaron a juicio y ganaron) o las motas moradas de las cámaras del iPhone 5S y un largo etc..?

      Te lo puedo decir tanto por experiencia propia como consumidor con los productos de Apple o como trabajador de Apple en el pasado (no me gusta sacar a relucir cosas así, pero esta vez viene a cuento, por el número de productos que han pasado por mis manos desacacharrados por completo).

      El que los productos de Apple tienen un plus de calidad y durabilidad no es más que un mito muy bien promovido por Apple. El «principio de atribución» que tan bien conocía Jobs, eso sí (actúa como si algo fuera como dices, y la gente acabará creyendo que es como dices).

      Tanto es así que mira como están apareciendo iPhones 6 doblados por doquier. ¿Es eso un plus de calidad y durabilidad?

      En lo único que en mi opinión si dan un plus los productos de Apple es en diseño. Son «bonitos», eso sí, aunque para gustos colores.

      En lo demás, pues ya se está demostrando como son, y desde luego estoy completamente de acuerdo con Javier. Una completa locura gastarse 900 euros en algo así. Aunque claro, se nos supone muy libres de gastar nuestro dinero en lo que queramos, pero no sé, debería haber algo de cordura en nuestras decisiones, no nos vendría mal desde luego.

    • Como dice Antonio, claro que pasaban estas cosas. Pero cierto que ahora pasan más. En cualquier caso, cada uno se gasta el dinero en lo que quiere, por mucho que los demás no podamos (o queramos) darle sentido. Y eso lo saben muy bien Apple y otras marcas que saben que el margen está en las gamas altas. Si siguen vendiéndolas es porque hay demanda. Es como la telebasura: tenemos la televisión que nos merecemos. Y con los móviles, idem :/

  2. CarlosRM dice:

    Hola Javier, gran artículo (como siempre), a mí también me ha decepcionado el nuevo iPhone, no vale lo que piden, te quería comentar una cosa: ¿qué teléfono le recomendarías a un usuario medio-alto con un presupuesto de hasta 400€, que quiere usarlo para todo y sobretodo para hacer fotos?
    Muchísimas gracias Javier y que sigas así muchos años más.
    PD. Me encanta el reciente rediseño del blog

    • Diferente es ese videoanálisis, desde luego 😉 Gracias por el enlace Adrián, los de EMT son unos cachondos. Qué cracks, aunque mofas con análisis de productos Apple (o con la forma de presentarlos) ya sabes que hay a cascaporrillo 🙂

Comentarios cerrados