Tecnología

Adiós a la censura

·

La censura no es posible porque en internet no hay barrera de entrada para la publicación y, lo que es más importante, hay grandes herramientas para el descubrimiento de contenidos.

[…] No hay censura para las ideas y las opiniones en los tiempos de internet, al menos en los actuales sin barreras de entrada para publicar

Las frases son de Antonio Ortiz hace unos días en Error 500, cuando hablaba del pitote que se montó con El Jueves. El escándalo con la portada que ridiculizaba la inminente sucesión en el trono ha provocado que esta revista tenga un futuro muy, muy negro. A RBA (editora de El Jueves) no le tengo el más mínimo cariño: por lo que sé nunca quisieron apostar realmente por un medio tecnológico impreso como PC Actual, y su apuesta «de compromiso» (para eso mejor no la compres) provocó el cierre de la revista de mis amores. Así que casi me alegro de que les caiga este varapalo por esa ridícula aplicación de autocensura. Un suceso que ha tenido, esta vez sí, una respuesta real.

Se trata de Orgullo y Satisfacción, un cómic digital de 82 páginas que han creado los miembros del equipo que dimitieron hace unos días de El Jueves. No la he comprado a pesar de su irrisorio precio de 1,50 euros (o más, eso es precio base y el comprador decide cuánto quiere pagar) porque no soy muy de El Jueves, pero igual me acoplo a aquel «Estos son mis principios, y si no le gustan tengo otros» de Groucho Marx, y la pillo.

Si lo hago, probablemente sea menos por el humor irreverente y facilón y más por el hecho de apoyar una iniciativa que vuelve a demostrar dos cosas. La primera, que tenemos una suerte increíble al vivir en una época en la que Internet ha abierto puertas blindadas hasta no hace mucho. Y la segunda, que poco a poco, en ciertos casos, la firma va siendo más importante que el medio. Que no es moco de pavo

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

1 comentario en “Adiós a la censura

  1. Antonio dice:

    Bueno, la verdad es que no acabo de estar de acuerdo ni con tu punto de vista ni con el de Antonio, es cierto que las firmas pueden tener más fuerza que el medio, que la cabecera, pero…¿dónde se hacen conocidas esas firmas en primera instancia? En los medios tradicionales. Y se ve perfectamente en el ejemplo que pones…¿alguien sabría de la existencia de «Orgullo y Satisfacción» si sus autores no hubieran sido conocidos anteriormente en «El Jueves»?

    Intenta buscar un ejemplo de autores de gran difusión cuya carrera haya comenzado directamente en Internet. A mi la verdad no se me ocurre ninguno…no digo que no los haya.

Comentarios cerrados