Tecnología

¿Os acordáis de cuando la tele era gratis?

·

Mi generación daba por sentado que la tele era una caja bastante tonta. Uno se sentaba y tenía una capacidad de elección limitada que se reducía a una sola cosa: los canales disponibles.

Parece mentira que sobreviviéramos con dos canales, pero lo hicimos. Y entonces llegaron algunos canales más, y por fin, los canales de pago. En ellos esa capacidad de elección no es que fuera mucho mayor: simplemente era (al menos, en teoría), mejor. Entre otras cosas porque uno se libraba (insisto, al menos, en teoría) de la publicidad.

Y así llegaron la TDT y la televisión por satélite, que hicieron que el abanico fuese mucho mayor. Esa capacidad de elección era más amplia en cantidad, pero yo diría que peor en calidad. Había más ruido y más telebasura. El zapping y el tumbing se adueñaron de nuestras vidas, pero lo hicieron sin que pudiéramos ser libres del todo.

Veíamos lo que nos ponían.

Y entonces llegó internet y lo cambió todo. Se tardó algún tiempo, pero de repente nuestra capacidad de elección era casi ilimitada, pero es que además lo era en una nueva dimensión. No teníamos por qué ver lo que nos ponían.

Veíamos lo que queríamos cuando queríamos. 

Probablemente muchos no entendáis lo que eso significa para mi generación. Yo tampoco lo veía claro hasta que mis hijos me lo hicieron ver. No entendían por qué en Clan no echaban ‘Peppa Pig‘ cuando la encendíamos. Ellos querían ver eso. ¿Cómo era posible que alguien quisiese hacerles ver otra cosa?

Y en esas estamos. En ver lo que queremos cuando queremos. La industria ha tardado en reaccionar, pero al fin ha visto que el modelo ha cambiado y que ellos pueden aprovecharse al fin. Ganar dinero a través de la publicidad está muy bien, pero es mucho mejor ganarlo a través de los usuarios, sobre todo ahora que la inversión publicitaria también está comenzando a transformarse y que el modelo de consumo de contenidos lo ha hecho para siempre. Si hay un mercado en el que la gente está dispuesta a pagar por entretenimiento de calidad sin anuncios, ese es el de la televisión.

Y en esa pelea es en la que están empresas como Netflix, de la que hace unos días leía en Medium un artículo fantástico titulado ‘Netflix is on f*ing fire‘ en el que daban un dato curioso: tres de las cinco series mejor valoradas en Rotten Tomatoes estaban producidas por esta empresa. Las otras dos, por cierto, eran de Amazon, pero en realidad el pastel está cada vez más repartido porque somos, literalmente carne de serie. Uno ya no habla de fútbol con los amigos -al menos yo no lo hago desde hace años-: habla de series. Qué has visto y si te ha gustado. Y como uno puede ver lo que quiera y cuando quiera, es casi imposible resistir.

tve-carta-ajuste

Y ahí es donde entra el acierto de Netflix, que ha logrado que sus propias producciones demuestren que el mundo probablemente sea de las cadenas que siguen ese modelo del yo me lo guiso, yo me lo como. Nos enterábamos hoy de la futura llegada de HBO a nuestro país, pero en realidad esta es solo la enésima oferta en contenidos televisivos de pago, porque ahora la lucha está no en que veas lo que quieras cuando quieras (y donde quieras), sino que puedas verlo. No vas a poder ver Juego de Tronos en Netflix, y no vas a poder ver Jessica Jones en HBO, así que si quieres ver las dos, tendrás que acoquinar apoquinar. No necesariamente a Netflix o a HBO, me da igual el caso. Lo que está claro es que pagarás la suscripción a alguien.

Eso nos pone en un dilema: hemos pasado de una enorme oferta gratuita de canales sobre los que no teníamos ningún control y que nos inundaban de publicidad a otra en la que tenemos un gran control pero que son de pago. Y tendremos que acostumbrarnos a algo que ya viven en EE.UU. desde hace tiempo y que estaba tardando en llegar aquí: en pagar por suscripciones televisivas como quien pagaba por suscripciones de revistas. Matías Zavia lo resumía bien en 140 caracteres

Una cosa es que empecemos todos a pagar por la tele y otra que vayamos a pagar por Movistar + Netflix + HBO + Amazon + YouTube Red

El tuit generaba una lógica discusión porque la realidad es que como decía Matías, aquí ni la economía no es tan boyante como en Estados Unidos, ni la gente está dispuesta fácilmente a pagar por contenidos -que me lo digan a mí-. Puede que al otro lado del charco estén dispuestos a gastar 100 dólares al mes entre Netflix, HBO, Amazon Prime / Instant Video, o Hulu, pero no estoy nada seguro de que eso funcione aquí, donde somos más del rollo “ofertas convergentes”. Como mucho quiero alguien que me ofrezca un pack completo y despreocuparme. Y si me falta algo, ya me buscaré yo el torrent la vida. 

Ese es desde luego un problema para todas las que querrán hacerse con ese nuevo mercado: Movistar (con Digital+), Netflix, HBO y las que vengan van a tener que pelear mucho y muy duro por ganar clientes -rollo operadoras, supongo- pero ¿qué será de la televisión gratis de toda la vida? ¿La encenderemos para ver el telediario de turno y ya está? La televisión pública lo tiene complicado, algo que precisamente comentaban hoy en The Verge. Las audiencias han cambiado, y lo harán aún más en el futuro. 

Os dejo, que tengo que ponerle ‘Peppa Pig‘ a mis enanos. En Netflix, claro está: allí lo echan cuando ellos quieren. Os dais cuenta, ¿no? Están acostumbrándose a tener lo que quieren cuando quieren. 

Qué miedito. Eso da para alguna reflexión futura.


Si esta entrada te ha gustado y llevas tiempo disfrutando de Incognitosis igual quieres aportar con una propinilla mensual. Una especie de invitación a un café virtual de cuando en cuando. ¿Quién se apunta?

El nuevo banner, que quizás debería retocar aún más. ¿Qué opináis?


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 26,19 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 249 euros en Amazon.
  • Smart TV Samsung 65NU7405: una televisión gigante de 65 pulgadas 4K HDR con tres conectores HDMI, 2 puertos USB y todo lo necesario para disfrutar de la tele a lo grande. Está a 899,99 euros en Amazon. También tenéis un modelo Samsung de 55 pulgadas a 599,99 euros y otro modelo Samsung de 50 pulgadas a 499,99 euros.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 100 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de
    sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 337,40 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 257,71 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB
    de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 44,21 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

16 comentarios en “¿Os acordáis de cuando la tele era gratis?

    • Cierto, pero nadie puede decir que no quiere pagar la parte de impuestos que va a sufragar las televisiones públicas y quedarse sin esos canales, así que por ahí complicado. La percepción de la gente es que es gratis, a eso me refería, pero tienes razón. En el caso de la tele privada no pagas directamente tú, así que como ocurre con la web, son contenidos gratuitos que te dejan ver mientras te tragas la publicidad. En ambos casos coincido contigo: es cara para la calidad que ofrece.

    • Sí, ese ha sido un buen movimiento de TVE, y al hilo de lo que le decía a Manu, es una de las cosas que salvan un poco a la televisión pública. Al menos nuestros impuestos sirven para que los peques puedan ver Peppa Pig a través de Internet.

  1. Javi dice:

    Hola a todos,
    A pesar de que esperaba con impaciencia la llegada de Netflix, tengo que decir que, después de 3 meses suscrito, estoy decepcionado. En un principio me llamó la atención su diseño, su facilidad de uso, su (aparente) extenso catálogo en versión original con numerosos subtítulos… Pero una vez he buceado más en profundidad por su contenido (que al fin y al cabo es de lo que se trata) ha llegado la decepción. Entre las series disponibles echo en falta muchas de las mejores del 2015 (si bien están Narcos o Daredevil, no comparto que Jessica Jones esté entre las mejores del año). Y en cuanto a películas la cosa está bastante peor, con títulos de calidad discutible y difícilmente catalogables como “estrenos” (a día de hoy están anunciando a bombo y platillo la película Trascendence, la cual no solo es pésima sino que es de 2014).
    El problema que viene asociado a esta decepción es el que comentas en el post: ¿a cuántas plataformas tengo que suscribirme para ver lo que quiero?
    A esta pregunta ya le están ofreciendo solución algunas plataformas online con alquileres de catálogos de películas mucho más extensos a precios cada vez más competitivos.
    Veremos en qué queda todo esto…
    Saludos!

    • El catálogo no es perfecto, pero yo por ahora estoy más que contento, fíjate. Me he encontrado con varios truños, pero también con varias sorpresas muy agradables, así que mi valoración es muy buena. Y en tema pelis es cierto que la oferta es corta, pero creo que no es la pata sobre la que quiere desarrollar su negocio Netflix. Bastante que las dan como parte de esa tarifa plana, y como dices, si quieres estrenos o más catálogo siempre puedes irte a los Wuaki, Filmin, Amazon, Xbox o Apple de turno…

    • Que veremos cómo mueve ficha con YouTube Red, pero cuidadín con ellos. YouTube es otra pata de esa nueva forma de ofrecer contenidos, pero distinta. Bajo mi punto de vista es más plataforma de distribución que de contenidos, así que no compite directamente con Netflix y demás. Sí que lo hace a la hora de tratar de captar usuarios y su tiempo, por supuesto, pero el modelo es otro.

  2. Modiglian dice:

    Recuerdo cuando se criticaba a Telecirco por las Mamachicho… Y ahora, con todo el santo día lleno de mierda con los sálvames los gh… resulta que las Mamachicho eran lo mejor que nunca ofreció Telecirco XD

    • Que tú y yo no veamos (e incluso odiemos) esa cadena no significa que no tenga valor para mucha gente, así que lo que a ti y a mi nos parece una castaña -por decirlo suavemente) a muchísima gente está claro que le entretiene. Si no lo hiciera no hubieran sobrevivido, y mírales, a tope con una apuesta cada vez más fuerte por ese tipo de programación.

      Aquí lo tengo claro: tenemos la televisión que nos merecemos.

  3. Overcorp dice:

    E incluso puede que en un futuro sea más rentable, yo deje de pagar mis suscripción de cable (me di de baja) hace unos meses que cambie de domicilio y empece a cubrir mi necesidad de series y tv con Netflix, Crunchyroll y en algunas ocasiones popcorn.

    Hoy 6 meses después honestamente no extraño la tv de paga, tengo lo que quiero ver cuando lo quiero ver, además de que agregue a mi catalogo de suscripciones HBO lo que me lleva a un gasto de 410 pesos mexicanos (aprox. 26Euros) lo que significa 100 pesos más de lo que gastaba en la tv de pago (obviamente en la tv de paga tenía muchas más opciones sobretodo en temas deportivos) pero creo que ha valido la pena.

    Saludos

    • Y creo que lo que te ha pasado a ti nos irá pasando a muchos otros. Yo mismo era bastante poco partidario de este modelo y ahora estoy la mar de contento con Netflix. Me compensa a tope, y no descarto ampliar cuando salga algo que complete aún más esa experiencia.

Comentarios cerrados