Tecnología

No sois como yo

·

Qué título tan filosófico y poético, ¿a que sí? ¿A que no habéis podido evitar pinchar en Twitter tras verlo? 🙂 Lo cierto es que la idea lleva tiempo en mi cabeza, y hace poco la discutía con compis del equipo de Xataka. Quienes nos dedicamos a escribir en medios tecnológicos solemos tener un perfil muy similar. Gente apasionada por este tema y por todo aquello (no necesariamente todo aquel) que se lleve bien con los ceros y los unos. Es difícil no tener un lado friki (a menudo, bastante friki) que nos hace olvidar algo esencial. A mi, al menos, se me olvida.

Que no sois como yo.

La perogrullada, por mucho que lo sea, es peligrosa para alguien que escribe en los medios, y supongo que, por extensión, para cualquiera que quiera montar cualquier negocio y que sea medianamente experto en su tema. Veo las cosas con un enfoque muy distinto “al usuario de a pie”, y a menudo doy por hechas muchas verdades que no se cumplen entre el resto de los mortales.

El ejemplo perfecto es, en mi caso, mi rechazo a los tablets. Son productos que respeto pero que en ningún caso logro entender. Me parecen un quiero y no puedo. Un “quiero ser portátil + smartphone (VoIP) + tablet”, sin poder serlo. Cada oveja con su pareja, como dice el refrán que ya he usado unas cuantas veces en este blog. Si quieres hablar por teléfono, cómprate un móvil. Si además quieres sacar fotos y compartirlas en Internet, cómprate un smartphone. Si quieres producir, cómprate un portátil o un sobremesa. ¿Para qué un tablet? Pues para lo único que queda: para consumir.

Y claro, yo no soy un consumidor al uso. Pero desde luego, consumo. Consumir contenidos, principalmente escritos, es buena parte de mi trabajo. Leo un porrón, pero aparte de eso escribo, escribo y escribo. Así que el tablet se me queda pequeño. Irrelevante. Lo comentaba no hace mucho en aquel post (con un titular bastante chulo IMO, “De tablets, portátiles, ovejas, y parejas“) en el que hablaba del poco sentido que le veo a las pantallas táctiles en los portátiles.

El problema de ese post, o de mi opinión con los tablets y otras muchas tecnologías, es que soy un huevón (y dale). Un egoísta. Siempre me baso en mi experiencia para luego considerar al común de los mortales, esos que al final acabarán utilizando ese producto, servicio o tecnología. Así que la conclusión es clara. Tengo que tratar de empatizar más con los usuarios reales. Esos a los que no les (que conste que no he utilizado el “os” aquí, sé que a muchos de vosotros sí, je) importa que la cámara del móvil tenga apertura f/2.0, que se use Responsive Web Design en un sitio web o –y esto es difícil de aceptar– que probablemente la NSA tenga por ahí guardaditos todos mis correos electrónicos, y no precisamente para dármelos si yo los pierdo.

La idea: para escribir, pensar en los demás antes que en uno mismo. Luego ya habrá tiempo (siempre lo hay) de dar el toque personal. Y esto no se aplica solo a escribir, creo yo. Como decía, cualquiera que quiera montar un negocio físico o virtual debería tenerlo muy en cuenta. Toma ya. Y todo esto, sin haber hecho un MBA. Tremendo.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

15 comentarios en “No sois como yo

  1. Mi caso es muy parecido, como me he quedado sin PC, mi productividad se ha ido al piso. Tengo que escribir y programar en la oficina, durante un horario limitado. Hice una inversión en un smartphone más o menos regular, pero resulta que ni es una buena plataforma de lectura, ni de juegos, ni reproductor de audio/video y por supuesto, ni pensar en escribir una novela ahí ni programar. Tengo la impresión de que un tablet tampoco daría la talla para mis necesidades.
    Por tanto, no necesito un tablet. A lo sumo un buen teléfono para matar el tiempo durante los viajes largos. Para todo lo demás, un PC como dios manda.

  2. Fran dice:

    Ya que escribiste hace poco una entrada acerca de una mesa que te permitía estar de pie o sentado según apeteciera. Para mi el tablet te permite eso, estar en una postura diferente a la que a lo mejor estás durante 8 horas seguidas, te permite estar tumbado en la cama o echado de lado en el sofa. El móvil también te deja hace eso pero el tamaño es un poco pequeño para mi gusto. Mi tablet es de 7 pulgadas, los de 10 todavía los veo un poco trastos para este propósito, sobre todo pesan demasiado.

  3. Eduardo dice:

    Sin duda la Macbook Air de 11’6 pulgadas es el producto idóneo para ofrecer la movilidad que se le puede pedir a una tablet a la vez que tienes un maquinón entre tus manos.

  4. nadie dice:

    Pues a mí no me gustan las tabletas porque no sé lo que hacen por dentro. No me gusta tener que vender mi alma al diablo cada vez que tenga/quiera instalar algo y nunca estoy seguro de que esa foto, nota, mensaje o documento no termine en alguna nube ajena a mi consentimiento.

    Reconozco que puede ser una forma cómoda de ver páginas en internet puesto que, como ya apunta alguien, no pesa y te permite ponerte en cualquier sitio y de cualquier forma. Además de que si en un momento dado quieres consultar algo, darle a un botoncito no da tanta pereza como arrancar todo un señor sistema operativo (aunque para eso Dios inventó la suspensión del sistema).

    Total que en mi caso particular, sigo siendo feliz como una perdiz con mi netbook de cinco años con Debian y, eso sí, terminé pasando por el aro cuando compré un teléfono Android que me saca de algún apuro cuando necesito consultar algún mapa o alguna palabra en el diccionario (me he mudado a Londres).

    Nunca digas nunca jamás pero yo… Al menos hasta que los sistemas operativos “tradicionales” den el salto a esa plataforma, creo que seguiré resistiéndome.

  5. Siyo dice:

    A mi tampoco me van los tablets.
    Y pienso que, para leer en el sofá o en la cama, lo más cómodo es instapaper+kindle, que es lo más parecido al papel (en mi opinión).

    Un saludo

  6. Pingback: Defacers, Dell, extensiones para Chrome y más. Internet is a series of blogs (CCXXI) | New code Blog

  7. Pingback: Defacers, Dell, extensiones para Chrome y más. Internet is a series of blogs (CCXXI) TheMunSession

  8. Bueno, me suele molestar el uso del verbo “consumir” en medios digitales, ya que tocas de refilón el tema de las diferencias entre los que escribís y vuestros lectores (y ya que repites chorrocientas veces el verbo, a mi modesto entender mal usándolo) me permito comentártelo: “consumir” implica en todas sus acepciones que lo que consumes… se consume, desaparece, se agosta, al menos disminuye: http://lema.rae.es/drae/?val=consumir Es como una plaga, imagino que traída del inglés, que solo daña la comprensión y enturbia la lectura. Porque, de hecho, yo también leo mucho por internet, muchísimo, y veo vídeos, y miro fotos, pero en ningún momento los consumo porque, sencillamente, mi lectura o visionado deja intacto el jpg en el servidor o el texto en la BBDD. Y ojo, que el asunto tiene implicaciones con los temas de derechos de autor bastante importantes.
    Yo intentaría ser un poco más preciso en vuestra expresión, por otro lado de lo más interesante: sois de lo mejorcito en nuestra lengua.
    Un saludo y gracias por tu tiempo.

    • Supongo que se como en muchas otras cosas se ha tendido a usar una expresión o término aceptado porque cumple bien su función. Tendría que decir “los lectores, videntes y oyentes de medios digitales”, por ejemplo, pero todo eso se resume de forma clara con “consumidores”. Tienes razón en que consumir tiene esas implicaciones, pero también lo puedes ver desde el lado técnico (iba a decir ‘techie’ y me he cortado 😉 )… Consumes ancho de banda, y eso sí que es así 🙂

      De todos modos, estoy de acuerdo contigo, la palabra no es perfecta. Pero afortunadamente el español es una lengua viva, y debe ir adaptándose (sin burradas). Quizá la definición de consumir y consumidor también lo haga en el futuro. Hasta entonces, me temo que tengo difícil elegir otra… si tienes sugerencias, se aceptan sugerencias 😉

      • David dice:

        Oh bueno, usuario mismo ya está bien… los contenidos de Internet son usados, aunque queden intactos. Por decir un ejemplo a voleo, hasta decir «leer» entre comillas bastaría, ¿no crees?
        Por cierto, no soy nada purista en mi expresión, pero entiendo que este es un caso diferente a poner un término en inglés, o esa es mi humilde opinión. Un saludo.

      • Pensando sobre el asunto me he dado cuenta de que el uso del término “consumidor” tiene más implicaciones de las aparentes. El proceso en sí es radicalmente diferente al de, por decir algo, la distribución del pimiento. La información es puesta a disposición de una serie de receptores, sean teléfonos, ordenadores o tablets, que traducen a diferentes “lenguajes” según se trate de vídeos, textos o audios, esos contenidos. Los usuarios disponen de accesos, más o menos limitados, a esos contenidos, monetizando sus propietarios esos contenidos en ese proceso de bajarse la información, o disponiendo publicidad entre ella.
        El uso del término “consumir” no es nada inocente: evoca la distribución de productos analógica, que insisto, es radicalmente diferente, para hacer coincidir la descripción con los intereses de las grandes industrias; dudo de que se trate de una coincidencia.
        Ya que trabajáis informando no estaría de más que al menos os planteáseis esos detalles por mor de dar un buen servicio.
        Un saludo y gracias por tu paciencia.

  9. Pingback: Defacers, Dell, extensiones para Chrome y más. Internet is a series of blogs (CCXXI) | Noticias y Programas

  10. Walter A. Rodriguez dice:

    En mi caso, soy ilustrador y desde mi Samsung Galaxy Note 10.1 hago mi producción de dibujos. Tiene un lápiz sensible al trazo que a mi me funciona perfecto y pago cientos de dolares menos que con una Wacom.

    Elijo el lugar que quiero en mi estudio, trabajo en Photoshop y luego armo el maquetado final en mi PC.

    Soy también desarrollador y pronto estaré publicando una App para esa tablet que te permite animar como lo hacían los animadores en papel antes…

    Al leer declaraciones como la de este post no puedo más que recordar frases como la del tío Bill cuando decía que 512Kb de RAM eran suficientes para todos 🙂

    • Por supuesto, por supuesto. Por eso el post: es mi propia experiencia la base de mis opiniones, pero está claro que hay otros muchos casos de uso como el tuyo (y otros cuantos milloncejos de usuarios) que han dado validez al tablet. Y me parece fantástico, que conste, bien por los productos que sí resuelven necesidades.

Comentarios cerrados