Tecnología

Soy alcalde, y a nadie le importa

·

No acabo de pillarle el sentido a Foursquare. Puede que me equivoque -ya lo hice con algún que otro post inicial en contra de Twitter, para luego rectificar y quedar finalmente convencido– pero mientras que en Twitter la máxima es compartir contenidos de interés (dejemos aparte aquellos que lo usan como email con mensajes públicos) en Foursquare jugamos a ser los personajes menos caseros del mundo, y a presumir de ello.

Y es que aunque Foursquare tenga un ingrediente interesante -compartir lugares de interés- no creo que eso no se pudiera hacer con Twitter, ni que de repente una red social tenga sentido solo para decirle al prójimo que estamos tomando una ración de chopitos en el bar de la esquina o que somos alcaldes (mayor) de nuestra propia casa. Faltaría más.

Pero como sucedía en Twitter al principio, y como sucede en Facebook y otros muchos servicios de Internet, está claro que la gente tiene muuucho tiempo libre. Y encima nos cuentan a los demás que lo tienen. Claro está que cada uno elige si quiere o no estar atento a esa información tan crucial para nuestra vida. Y para eso están las opciones (que vivan), pero a mí estos servicios que resuelven problemas que no teníamos no me van.

Strike (como diría mi cuñao) para el próximo mensaje de alguno de mis contactos en Twitter que sea reenviado por Foursquare. Me importa un pijo dónde estéis. Y ya sabéis lo que pasa con tres strikes 😉

(Por cierto, esta reflexión viene del artículo de Compete «I’m the mayor! So what?» en el que parece demostrarse que Foursquare está cada vez más de capa caída).

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

1 comentario en “Soy alcalde, y a nadie le importa

  1. Javier Martinez dice:

    Quizás no tiene sentido ser alcarde de un sitio u otro. Yo tampoco se lo encuentro, pero es una manera mas de llamar la atención.
    Pero tus comentarios o los comentarios de los demás sobre los sitios que han visitado si que me interesan a la hora de seleccionar, por ejemplo, un sitio donde ir a cenar o no.
    Cada uno utiliza estas «herramientas» como mejor le va, y pueden o no llegar a ser útiles.

    Un saludo,
    Javi

Comentarios cerrados