Tecnología

Demoscene: programar es un arte

·

Creo que ya he comentado en alguna ocasión que a pesar de haber estudiado una larguísima (al menos, para mí) Ingeniería Informática en la UPM, la programación no es mi fuerte. Recuerdo que me gustaba programar antes de empezarla, pero la avalancha de lenguajes «educativos» y poco prácticos (aunque con la distancia reconozco su importancia como base de programación) con los que nos ametrallaron durante los primeros cursos me quitó el gusto por programar. Para cuando llegaron las prácticas de C y Java, ya era demasiado tarde: había decidido firmemente que picar código no era lo mío.

Imagen cortesía de DeviantArt, creada por !just-xtc

Sin embargo, sí es lo que hacen muchos informáticos (y no informáticos), y la inmensa mayoría de ellos están infravalorados, mal pagados, y considerados un cero a la izquierda en las jerarquías profesionales de las empresas donde trabajan. Lo curioso del caso es que si no fuera por esos programadores nuestro mundo sería muy distinto, y muchas veces me pregunto lo extraño que es que no haya huelgas de programadores del mismo modo que las hay en el resto de sectores profesionales. Eso sí que sería un caos, y puede que sirviese para que a todos ellos (y ellas) se les considerase como se debe.

Obviamente hay programadores mejores y peores, como en todo, y aunque reconozco que en la facultad trataban de imponer buenas prácticas a la hora de programar, hay mucha gente que por falta de ese aprendizaje o por «vicios» de sus comienzos como programadores no siguen esas pautas. Esas malas tendencias se han acabado extendiendo de forma casi virulenta, y hoy en día se ha perdido (esa sensación tengo yo) buena parte de la idea de aprovechar el hardware al máximo. Resulta increíble pensar lo que podía hacerse en las viejas máquinas de 8 y 16 bits, y lo que hoy en día pide cualquier aplicación modesta. Los recursos que consumen sistemas operativos, juegos y aplicaciones son a menudo altísimos, y en muchos casos esto no es debido a que esos desarrollos sean especialmente complejos, sino a que probablemente no estén diseñados o programados de forma óptima.

Precisamente a cuento de esa idea viene este post. Como buen «amiguero» que fui, disfruté mucho de la demoscene de este ordenador mítico, donde las demos confirmaron que para muchos la programación era (y es) una forma moderna de arte. Lo que se lograba en las famosas demos 4k y 64k era increíble, y afortunadamente hoy en día existe aún un colectivo de programadores que nos sigue demostrando que se puede hacer mucho más… con mucho menos.

State of The Art, una de las demos míticas del Amiga, creada por SpaceBalls

Hace algo más de un año y medio ya comenté en mi otro blog, el profesional, la aparición de una demo llamada «fr-041: debris», desarrollada por el grupo alemán Farbrausch para la plataforma x86. La demo ocupa 177 Kbytes en su formato ejecutable: si queréis podéis descargarla y ejecutarla en vuestros PCs para comprobar la magia de las demos. También podéis ver el siguiente vídeo de Vimeo en alta definición, pero creedme: mola mucho más ejecutarla directamente.

Es uno de los mejores ejemplos de este tipo de desarrollos asombrosos, pero hoy me he enterado de otro igualmente impresionante: el llamado irónicamente «Left 4k Dead«, un pequeño juego Java programado para el concurso 2009 Java 4k Competition que de nuevo demuestra que se pueden hacer maravillas con ingenio y un poco de talento. Echadle también un vistazo, porque la idea, como en el caso anterior, es la de honrar a esos grandes programadores (sin despreciar al resto, cuidado) que han convertido esa tarea en todo un arte.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “Demoscene: programar es un arte

  1. masr dice:

    Lo que ha sucedido, pienso yo es que la inegualdad de la ecuación ha cambiado.

    Antes:

    Coste Hardware > Coste hora programador especializado

    Ahora

    Coste Hardware < Coste hora programador especializado

    La sensación que tengo yo es que ahora ya nadie se preocupa en auditar código con tal que el programa trabaje de forma óptima, a la mínima de cambio, cuando el rendimiento baja, hoy día existe la creencia de «Cuando empieza a ir lento, es que hay que cambiar la Máquina».

    Salus.

  2. ulysess dice:

    Yo he de reconocer que me he vuelto un programador vago. Siempre que puedo voy a internet para buscar el código que necesito. Internet nos ha vuelto a los programadores algo descuidado con nuestros programas (sinceramente espero ser uno de los pocos en hacer esta mala práctica, y que no esté muy extendida).

    Antes programaba por afición, me divertía, esas tardes, esa satisfacción. Ahora por trabajo, todo es diferente: los tiempos, las exigencias, la competitidad. Ya no es algo que me apasione, y cuando tengo tiempo, lo pierdo en internet.

    Mi Google Reader tiene más de 400 enlaces que visito diariamente, imagina la ‘pérdida de tiempo’.

    Espero que el año nuevo lo aproveche mejor, y me embarque en alguno de los proyectos que tengo pensados.

    ¡Feliz Navidad y próspero 2009!

  3. manuel rodriguez dice:

    ya sabia lo del fr-041 pero en aquel tiempo lo intenté correr y nomas mi maquina no pudo… ahora que lo vuelvo a checar en mi nueva maquina… me dejó alucinado que con unos cuantos bits se pueda hacer tanto y con tantos detalles… no entiendo debe haber algun truco…

Comentarios cerrados