Tecnología

13 clichés en los blogs

·

Vuelvo a tirar del fantástico blog de Jeff Atwood para ofreceros una mera adaptación de un reciente post en el que habla de 13 de las peores costumbres que suelen tener muchos blogs. Cualquiera que lleve un poco en este mundillo estará de acuerdo con la inmensa mayoría de ellas, y es que como suele decirse, la experiencia es un grado. No está de más recordarlas, ¿no?

1. El widget del calendario no sirve para nada. Totalmente cierto. La primera vez que me fijé en un blog me hizo gracia aquello de que hubiese un pequeño calendario en uno de los laterales en los que los días que había sido actualizado el blog apareciesen en negrita. Algunos siguen usándolo, pero está claro que no sirve de mucho.

2. Imágenes aleatorias en los posts. Este punto no lo entiendo demasiado bien, quizás porque suelo leer blogs en los que las imágenes y el texto siempre están relacionados: una buena imagen puede ayudar a comprender mejor el texto, y desde luego, alivia al post y lo hace mucho más atractivo. Pero está claro que si es aleatoria – para relajar el post igualmente – no tiene demasiado sentido ponerla porque sí.

3. ¿Quién eres? Si estás escribiendo un blog de cierta relevancia, seguro que la gente acabará queriendo ponerse en contacto contigo – aunque no reveles tu verdadera identidad -, así que incluye alguna forma de contactar. Un ‘Acerca de’, un mail, una fotillo para las/los fans, algo. El caso es facilitar que puedan mandarte comentarios y sugerencias de una forma sencilla y directa.

4. Demasiadas pijaditas. Son famosos los plugins de WordPress que añaden curiosos efectos a la hora de cargar imágenes, cuando lo único que queremos es verla sin que haya JavaScript ejecutando por medio. Lo mismo ocurre con los plugins que añaden funcionalidades visuales o prestaciones curiosas (como Compártelo-ShareIt!, de la que hablé hace tiempo), así que no sobrecargues el blog, sea cual sea tu CMS. Simpler is better.

5. Blogrolls gigantes. Yo siempre he tenido 4 ó 5 enlaces en el blogroll, no más, y aunque a veces me tienta tener una veintena para tenerlos siempre presentes, acabo desistiendo: para eso están mis favoritos/marcadores. Además, con extensiones como Foxmarks puedes sincronizarlos en todas tus máquinas, y para ayudar aún más están los sitios de marcadores sociales como del.icio.us. Si quieres compartir tus favoritos, hazlo vía OPML, como señala Jeff en su post.

6. Nubes de tags. Las etiquetas son una forma fantástica de clasificar contenido, pero lo de tener una maraña de palabrejas no sirve para mucho. O más bien, para nada: yo diría que muy poca gente hace buen uso de los tag clouds, así que como Jeff, apoyo las etiquetas, pero no esas célebres nubes de etiquetas que confunden más que aclarar.

7. Publicidad masiva. A todos nos gusta el dinerito, así que poner publi en el blog es un método clásico de que tu afición además te dé alguna que otra alegría monetaria. Pero como siempre, todo hay que hacerlo con mesura. No queremos que nuestro blog parezca una web porno o un Times Square digital.

8. Un blog no es un diario. Bueno, aquí no coincido del todo: cada uno escribe de lo que quiere, pero está claro que como dicen en Coding Horror si quieres una audiencia creciente, olvídate de contar lo que te pasó en la playa este verano cuando te levantaron todo lo que llevabas en el coche (¡pipi!). Lo del ‘little diary‘ está muy bien para mantener una audiencia limitada de conocidos, pero a no ser que seas una celebridad, no tiene mucho sentido.

9. Perdón por no haber escrito antes… Deja de lamentarte y escribe: no pasa nada si no escribes en una temporada, importa que lo retomes con posts interesantes.

10. Blogs sobre blogs. Abundan los blogs que nos inundan de consejos sobre cómo crear el blog perfecto, pero este punto es algo contradictorio, porque al fin y al cabo, esta entrada habla precisamente de eso. No opino lo mismo: de todo se puede aprender, y hay blogs sobre blogs – metablogs – que sirven de guía al internauta y al blogger.

11. Falta de originalidad. Algo sobre lo que algún día hablaré, y que me afecta especialmente ya que me dedico a tratar de destacar las noticias más relevantes de la actualidad tecnológica en The Inquirer ES. Allí estoy condenado a propagar las noticias, y es difícil crear contenido porque al final acabas documentándote e incluyendo enlaces a fuentes originales, pero la idea de un blog verdaderamente rico es la de generar contenido, no la de reutilizar el trabajo de otros. Este punto da para mucho más, seguro que opináis como yo.

12. Abusar de las listas. Bueno, no suelo utilizarlas, pero este post es al fin y al cabo una lista (él mismo lo dice en el post con su «I’ve already broken at least two of my own rules with this very post. How cliché.»), así que en este punto tampoco coincido con Jeff. Como en todo, abusar no es bueno, pero las listas existen porque son una forma útil de organizar ideas y aclarar conceptos de un vistazo. Puede que muchos posts no necesiten una lista, pero en los que sí se debe incluir una eso marca la diferencia entre un post claro y un infierno ilegible.

13. Un blog sin comentarios no es un blog. A pesar de que aquí cada uno es muy libre de pensar lo que quiera – más aún que en el resto de los puntos – lo de que en un blog no se pueda comentar me parece absurdo: el blog tiene que generar discusión, y esa es precisamente la salsa de este mecanismo de comunicación. Enriquecen los posts – bueno, en la mayoría de los casos – y son una forma de medir el interés que ha generado una entrada.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

4 comentarios en “13 clichés en los blogs

  1. Más o menos coincido contigo en las apreciaciones que haces.

    Lo de que un blog sin comentarios no es un blog pues diría que depende (como buen gallego). Dependerá de la temática del blog, de las intenciones de su autor, de lo que quiera decir, contar o comunicar. No sé. Un blog es algo muy personal, por eso, no veo raros los blogs en los que no se puede comentar… Además, siempre te puedes crear un blog para comentar los post del blog en el que su autor no deja comentar 🙂

  2. La mayoria de los blogs que he visto que no dejan hacer comentarios, son de empresas o instituciones que no quieren que alguien ajeno a la empresa pueda escribir algo que no este acorde con la filosofia de la empresa, aunque a lo mejor seria mas facil, simplemente, permitir los comentarios previa autorizacion

Comentarios cerrados