Tecnología

Los teclados físicos en móviles están donde deben estar: muertos y enterrados

Poned, si os parece, esta música de fondo. Es el ‘Also sprach Zarathustra’ de Richard Strauss, que yo no tenía ni idea que era de él pero que se hizo famosa por ‘2001: Una odisea en el espacio’. Y una vez la tengáis en marcha, recordemos un elemento tecnológico que creímos que nunca iba a morir.

Las BlackBerry como esta de la imagen (la Classic, de 2014) fueron el máximo exponente del teclado físico en dispositivos móviles. Hubo un tiempo en que la empresa dominaba este segmento junto a Nokia, pero ambas se vieron aplastadas por un fenómeno llamado iPhone. El dispositivo de Apple, criticado inicialmente por algunos, era superior en casi todo, y lo era porque miraba al futuro. Uno en el que, entre otras cosas, el teclado físico tenía que morir.

Al principio no hubo muchos que lo aceptaran. Tras el lanzamiento del iPhone, los Nokia y BlackBerry del mundo se negaron a seguir esa estela. El teclado físico es imprescindible, nos decían. Los usuarios también parecían convencidos, y de hecho hasta Google inició su andadura en ese mercado con aquel HTC Dream que tenía un simpático teclado desplegable.

Sin embargo, la gente empezó a darse cuenta de que igual lo del teclado físico no era tan buena idea. Yo hablé del tema primero en 2009, preguntándome si el teclado virtual en pantalla acabaría sustituyéndolos, y luego en 2013, confirmando la muerte casi total de ese elemento del diseño de nuestros móviles.

Desde entonces hemos sido felices con nuestros teclados en pantalla, que se han vuelto mejores porque 1) las pantallas eran más grandes y 2) aparecían mejoras software que hacían que los teclados físicos tuvieran aún menos sentido. El corrector automático y soluciones como Swiftkey o Gboard permiten escribir más rápido y con menos fallos que nunca, y hay verdaderos artistas de la mecanografía móvil.

Por eso me sorprendió ver estos días el lanzamiento de Clicks, un teclado físico para los últimos iPhone. El producto es en realidad una funda-teclado: metes el iPhone dentro encajándolo en el conector (tienen versiones con Lightning y con USB-C) y ale, a disfrutar de la experiencia del teclado físco. ¿Todo bien, no?

No. Todo mal.

En el vídeo promocional de 11 minutos los responsables de este proyecto explican bien por qué se decidieron a lanzarse a la aventura. Michael Fisher, conocido como MrMobile, hace una única consideración práctica válida para tener este teclado físico: que mientras escribes tienes toda la pantalla disponible. Los teclados virtuales, afirma, ocupan mucho espacio en pantalla, así que este tipo de teclado físico te permite «consumir y crear al mismo tiempo». ¿Es eso suficiente? No para mí.

Luego habla de los atajos a los que es posible acceder a través del teclado, algo que tiene sentido en un teclado de escritorio porque efectivamente ahorran tiempo, pero que diría que no lo tienen en absoluto en un móvil, porque los gestos táctiles ya forman parte de nuestra memoria muscular. Salvo en casos muy específicos, diría que su utilidad práctica es anecdótica.

Y luego termina comentando lo otro que para él es importante. Las «sensaciones». Con un teclado físico uno se siente mejor, dice, esa forma de interactuar es «más satisfactoria». El problema es que aunque pueda serlo, las desventajas son demasiado importantes, y él mismo reconoce que son evidentes.

La más importante es sin duda la del tamaño: los móviles actuales ya son enormes, pero es que con esto las dimensiones crecen de forma absurda. En el propio vídeo se ve en un par de ocasiones cómo los usuarios los llevan en el bolsillo de atrás como si tal cosa, pero yo nada más verlo pensé que el resultado era un poco gorki.

No solo eso: con esa funda-teclado, el iPhone ya no cabe en bolsillos laterales, y ese mismo tamaño también resulta difícil de colocar/guardar en soportes para coche, cargadores o incluso bolsos pequeños. El iPhone con la funda de Clicks se convierte en un absoluto armatoste.

El producto, eso sí, ha conseguido reactivar el debate sobre los teclados físicos y su posible vuelta a nuestros móviles. En Ars Technica el artículo ha generado más de 120 comentarios, en The Verge más de 170, y la cosa es aún más loca en Reddit (más de 470) y Hacker News (más de 530). No he leído ni un 1%, pero la sensación al navegar por esos comentarios en diagonal es bastante clara: a la gente le encanta la idea, pero también la ve poco práctica. Había quien mencionaba que quizás tendría sentido un teclado físico desplegable o uno que se usase en formato apaisado, pero ninguna de esas opciones me convence tampoco.

Es lo que hace la nostalgia, supongo. Es traicionera y terrible a veces, porque hay quien la usa como argumento para traer de vuelta cosas que fueron estupendas en el pasado, pero que ya no tienen sentido. Es bueno que las cosas evolucionen y cambien, y por mucho que el producto sea cuco, cuando yo veo este producto solo puedo sacar una conclusión grande y maravillosa:

Es otra solución buscando un problema.

Uno que además no existe: puede que escribir en teclado físico sea algo mejor tanto en velocidad como en sensación, pero las desventajas que eso impone son enormes al tratar de adaptar esa idea a nuestros móviles. Ya habíamos solucionado ese problema hace años. Lo hizo Apple con el iPhone y su teclado virtual en pantalla.

No necesitamos una funda teclado como la de Clicks. Los teclados físicos para nuestros móviles fueron estupendos mientras nos acompañaron, pero fueron reemplazados por una alternativa mejor. Murieron y fueron enterrados.

Y así deben quedarse.

Suscríbete a Incognitosis

¡Recibe en tu correo las nuevas entradas!

Standard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 comentarios en “Los teclados físicos en móviles están donde deben estar: muertos y enterrados

  1. Pero aun asi, es mucho mas comodo generar este tipo de contenido desde un teclado normal que desde una pantalla/telcado, no?

    Al menos así lo siento yo… Has escrito entradas en este o Xataka usando el teclado virtual de uncelular/tablet?

    • Por supuesto que es más cómodo, porque no tiene sentido producir contenido de texto con un móvil. Tampoco demasiado con una tableta, aunque muchos hayan querido intentarlo. Todos los que yo he visto se han rendido a la evidencia: si quieres trabajar de forma productiva en escenarios tradicionales (ofimática, diseño, tareas que impliquen interacción intensiva con un navegador, etc etc) usa un portátil o un PC con su ratón y su teclado.

      Lo otro son quieros y no puedos.

      Así que ni aun teniendo el mejor teclado físico en mi móvil se me ocurriría algo así. Cada oveja con su pareja.

  2. Federico Bustamante dice:

    Valla, valla. Hoy nos hemos levantado un poco ‘talibán’, pero raramente se tiene el poder de poseer la verdad absoluta.

    La industria, por nuestro bien, suele quitar cosas, no las pone, y cuando lo hace lo quiere cobrar a precio de unicornio. Y que casualidad que en ese caso, lo nuevo no tiene éxito.
    Con esto me refiero a la última de que los móviles se plieguen, pero al precio de dos o trés teléfonos.
    ¿A quién no le gústaría que el móvil ocupara menos? Seguro que lo práctico superaría que se viera una línea en medio de la pantalla.

    La industria, por nuestro bien, quitó el teclado, pero te puedes comprar uno bluetooth, cosa que a veces llevo encima, porque soy uno de los poco que sabe escribir a máquina y odia hacerlo en el móvil.

    Por nuestro bien, quitó la salida de auriculares, pero te puedes comprar un adaptador para tenerla de nuevo, o unos bluetooth y tirar los que ya tenías.

    Por nuestro bien, hizo los móviles mucho más estilizados reduciendo la batería, pero te puedes comprar un powerbank.

    Por nuestro bien, quitó los cargadores, total, lo mismo que el teclado sólo lo usamos una vez al día. (Esto es irónico, por si no se nota).

    Soy uno de los que si nota que la conversación en Whatsapp se alarga, abre el portátil y la continua por ahí.
    Escribo muchísimo más cómodo y más rápido en un teclado físico. Además de tengo la mala costumbre de escribir con los 10 dedos, cosa que se perderá con el paso del tiempo, porque es una técnica que se enseñaba en academias, ya en desuso.

    En fin, que añoro los teclados, pero no a precio de los que tienen el IPhone 15, que claramente es el target de este nuevo producto.

    Para los demás, Aliexpress.

    Un saludo.

    • Te compro totalmente el tema de la toma de auriculares, no tanto lo de la batería —el equilibrio actual es decente— pero no el de los teclados. Entiendo tu punto de vista, pero no sé en qué situaciones escribes tanto en el móvil como para necesitar teclado físico. Yo también uso mucho WhatsApp en su cliente web en mi PC o portátil, por ej, pero es porque estoy en casa y es fácil hacerlo asi. Si estoy en la calle escribo en el teclado virtual sin problemas, y no veo que haber quitado el teclado físico (que no da para escribir más que con pulgares) sea una mala decisión.

      Pero sí, a menudo los fabricantes quitan cosas que funcionaban y que no tienen un reemplazo que sea necesariamente mejor. Los auriculares son un gran ejemplo. Otras, eso sí, hacen bien en matar ciertos elementos o tomar ciertas decisiones: sin hacerlo esto no avanzaría, y aunque puedan costar un poco inicialmente tanto económicamente como en el uso práctico, favorecen el paso a algo (teóricamente) mejor.

      Se me ocurre tamaño de pantallas más grandes, ausencia de botones físicos/capacitivos (que vivan los gestos) o el adiós a las unidades ópticas en portátiles que ya prácticamente no se usaban y que puedes seguir aprovechando con unidades externas. Y así con muchas otras cosas. Hay ejemplos en ambos lados, pero el de los teclados no es de los que yo lamente, desde luego.