Tecnología

Voy a hacerle un poco de publicidad a la marca por la que pago

·

Es algo que me ronda la cabeza hace tiempo y que por una u otra razón jamás había expuesto por aquí. Una idea vieja y poco original de la que curiosamente no encuentro otras reflexiones al respecto. Debo estar buscando mal, digo yo. Seguro que algún experto en marketing me pone las pilas. Atentos a la imagen:

Parece una mochila normal y corriente pero no lo es, claro. Y no lo es porque como se ve claramente, es una mochila de Nike, lo que teóricamente garantiza que es de calidad estupenda y que oye, siendo de esta marca vas a molar más. El logo, por si no os habéis dado cuenta, es exageradamente grande. Quien se compra esa mochila, más que por la mochila en sí, diría que se la compra para enseñarle al mundo que tiene una mochila de Nike.

Veo cosas como esa todos los días cuando rebusco ofertas para incluirlas en los Incognichollos y me doy cuenta de lo que ha conseguido Nike. Y como Nike, otras muchas marcas en diversos segmentos. No solo logran que paguemos más por ellas: además no paramos de hacerles publicidad.

Somos carteles andantes. Anuncios con patas.

Es algo que me alucina: pago un buen dinero por un producto, y además lo promociono. Vaya negociazo para las marcas, que encima de forrarse a nuestra costa tienen un product placement indirecto del copón. El problema —si es que lo es, que a lo mejor soy yo— es aún más patente en esta era del postureo en la que no eres lo que haces, lo que lees o lo que piensas, sino que eres lo que comes, vistes, conduces o usas. Qué penita.

Es de hecho curioso cómo algunas marcas, sobre todo en el ámbito de la moda, ponen sus logos de forma cada vez más prominente. Otra imagen de un mundo que no controlo pero que me alucina igualmente:

http://ecx.images-amazon.com/images/I/41Y3XVDVaxL._SL500_.jpg

Lo de Nike es algo exagerado, pero también lo he notado por ejemplo con logos como el de Lacoste. Ostras, dentro de nada el cocodrilo se va a comer el brazo del tipo. Es cierto que no siempre usan un logo tan grande, pero de repente parece claro que el fabricante de esa ropa quiere que se vea quién la ha hecho. Y tú, supongo, aceptas que se vea. Te mola porque oye, esa marca mola.

Es gracioso pensar en eso y en lo contrario: a ver quién presume de camiseta Wedze del Decathlon, de vaqueros del carreful o de una camisa de Primark (por cierto, cómo se pronuncia, ¿prímark, praimark o primárk?). Quita quita. Habrá hasta quien trate de ocultar la marca de según qué productos porque oye, son más baratos y estupendos (para quien los usa) pero claro, te hacen cutre.

Evidentemente en tecnología sucede también. Apple es la marca de referencia. La que usas y promocionas a partes iguales. Presumir de un portátil de Chuwi no mola tanto, y lo mismo con tu móvil Realme u Oppo: benditas carcasas móviles que además de protegerlos esconden la dudosa procedencia de esos caharros. En un iPhone difícilmente verás algo así, y si puede notarse más que lo que tienes es un iPhone, mejor.

Los fabricantes de productos que te hacen cutre lo saben, claro. Tratan de imitar a las marcas de referencia para que parezcas menos cutre. Por eso a los AirPods les salieron tantos competidores con el mismo diseño y por eso el notch de los iPhone X se copió hasta la saciedad. Todos querían parecerse a, pero sin serlo. Otros, por cierto, no parecen tener mucho interés en publicitarse de forma tan patente. Xiaomi lo ha hecho con algunos portátiles como el Mi NoteBook Air de la imagen en los que, atención, no había logo en la carcasa. Qué cosas.

https://www.noypigeeks.com/wp-content/uploads/2016/07/Mi-Notebook-Air.jpg

Pasa y seguirá pasando, porque tanto en tecnología como en otros muchos campos la marca vende tanto o más que el producto. Que luego detrás de la marca haya productos mejores o peores es otro cantar: probablemente tengan ventajas si la marca ha llegado a cierto estatus, pero raro será que no haya un competidor con productos igual de buenos y de bonitos, pero más baratos. Unos que, eso sí, no tendrás tanto interés en promocionar o con los que ser visto porque oye, te hacen cutre.

Y mientras ahí seguiremos, chicos, comprando productos que en algunos casos se ríen (o al menos se aprovechan) de nosotros. No solo pagamos más por ellos —maldito postureo— sino que hacemos publicidad continua a la marca como si no hubiera mañana. Un patético círculo vicioso en el que las marcas pequeñas, por bien que lo hagan, lo tienen difícil a no ser que entren en la batalla de los precios. Y ahí llega el otro círculo vicioso. El de tengo que vender, así que bajo precios —lo que me obliga a bajar calidad tarde o temprano—, así que te hago cutre. Ays.

Si este mundo fuera un poquito más coherente, igual las marcas deberían tener siempre a nuestra disposición dos tipos de producto: uno sin su logo, y otro con su logo, pero rebajado (y cuanto más grande el logo, menor precio). Pero claro, entonces no podríamos presumir de la marca. O sí, pero el resultado sería el contrario: «Uy, he visto esta mañana a Paco comprando el pan (¡el barato, no la baguette!) y llevaba unas zapatillas de Nike con el logo ocupando toda la zapatilla. ¡Si será cutre!» ¿Os imagináis?

Lo dicho. Ya no somos tanto lo que hacemos o lo que pensamos.

Uf.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

9 comentarios en “Voy a hacerle un poco de publicidad a la marca por la que pago

  1. Jorge dice:

    Muy interesante, yo pienso igual y me he hecho la misma reflexión, y lo curioso es que esa tendencia va cada vez a más, muy curioso, y tal vez un poco triste, la verdad.

  2. Francisco Branch dice:

    Si la economía del comprador lo permite, es libre para elegir lo que prefiera.
    Otra cosa es que prefiera ser un asno con orejeras y parecer una valla publicitaria.
    La «marquitis» siempre ha existido.

  3. Yarid dice:

    Puffff, mi jefe es así. Le vi con un cubrebocas de una marca «premium» de ropa de mi país, evidentemente lo supe porque el logotipo estaba en una de las mejillas. Sinceramente me parece muy patético intentar mostrar que tienes mucho dinero mostrando la marca que compras. En lo personal, no me gusta comprar ropa que tenga el logotipo del fabricante, ya sea Adidas o una camisa del supermercado. No tanto por no ser un anuncio con patas sino porque no quiero que la gente al verme me asocie con esas personas que valen tan poco por sí mismos que les toca ponerse cosas caras (sí, como mi jefe)

  4. Land-of-Mordor dice:

    «… igual las marcas deberían tener siempre a nuestra disposición dos tipos de producto: uno sin su logo, y otro con su logo, pero rebajado (y cuanto más grande el logo, menor precio)…»

    Ya lo hacen en el mundo de la moda. Coge camisetas de Guess o D&G, las «baratas» (40-50€) tienen más logo que camiseta y compara con las que valen más caras dentro de la misma marca. Conforme sube el precio se reduce el logo.

    Yo siempre he sido de los pocos que evitan ser un anuncio andante. No va conmigo. Por cierto, y hablando de Apple, ¿os habéis fijado como la mayoría de fabricantes de fundas para sus iPhones e iPads dejan un hueco para que se vea la marca? XD

Comentarios cerrados