Tecnología

El loco que resultó no serlo

·

Érase una vez que se era un país gigantesco en recursos y riqueza que tenía por rey a un loco. El rey había accedido al trono destuyendo a sus enemigos por sorpresa. Empezó su ascensión de forma inofensiva: tan solo era un noble más que solo destacaba por su riqueza, obtenida de turbios negocios con naciones en las que su fortuna fue medrando.

Pero ocurrió que aquel noble acumuló tal cantidad de riquezas que acabó hastiado de ellas. Así que se propuso un reto singular: llegar a ser el rey de aquel país que hasta ahora jamás le había contemplado como tal. Aquello parecía absurdo y loco, y todo lo que hacía aquel noble seguía precisamente ese patrón: errático y populista, sus locas ideas acabaron convenciendo a generales y a otros nobles que pronto comprobaron algo interesante: aquel loco quizás no lo estaba tanto. Y de paso, se dijeron, medraremos nosotros también.

Y así fue como en un giro singular de los acontecimientos aquel noble acabó por ser rey. Compró favores, compró lealtades y compró mentes. Compró un reino, y el pueblo asistió asombrado a una coronación que se antojaba imposible tan solo un año antes. Aquel loco que no decía más que desvaríos no podía llegar jamás tan lejos, decían unos. Este es un país razonable, con una historia honorable, decían otros.

Todos se equivocaban. Todos menos el rey loco.

Su reinado fue tumultuoso durante los primeros años de su ascensión, pero los seres humanos, que acababan acostumbrándose a todo, también acabaron acostumbrándose a sus locuras. El mundo asistía asombrado las decisiones del monarca que dominaba la nación más poderosa de la Tierra y que amenazaba constantemente con romper el equilibrio al que tanto había costado llegar. Pero el rey loco continuaba su particular cruzada, y nadie parecía poder detenerle.

Nadie excepto el emperador silencioso. Gobernante de un gran país que competía con el del rey loco en recursos y riquezas, durante décadas ambas naciones habían mantenido una batalla silenciosa pero aparentemente cordial.


Y aquí termina la introducción y mi intento de hacer el post un poco más entretenido. Pero es que chavales, inventar cuentos y contarlos cansa. Ya me decís si otro día mantengo el ritmo.

El caso es que para los que no lo hayáis adivinado, el rey loco es Donald Trump, claro. Y el emperador silencioso, el presidente y dictador chino, Xi JinPing. Pretendía seguir hasta el final con la analogía, pero igual se me iba a ir de extensión y quería ir al grano.

¿Y cuál es el grano, os preguntaréis? Pues un descubrimiento sorprendente: el de que Trump, al que tenía por un loco, quizás no lo esté tanto. O no al menos en esa particular guerra comercial que sostiene con China. Lo vengo pensando desde hace unos días, y quería compartir con vosotros la reflexión tras leer una columna de opinión estupenda del Washington Post titulada ‘Trump has the right strategy on Beijing. As a Chinese dissident, I’d know‘ (algo así como «Trump tiene la estrategia correcta con Pekín. Como disidente chino, lo sé bien»).

Que yo sepa y recuerde el mundo le ha tendido a China una gigantesca alfombra roja para que sus empresas y ciudadanos campen a sus anchas por donde les apetezca. Si no vivís en España probablemente no lo sepáis, pero aquí muchos ya no podemos vivir sin los «chinos», esos establecimientos que abren 24/7 y en los que puedes encontrar ese brik de leche o esa barra de pan (blandurris) cuando parecía imposible o en donde las cartulinas de goma EVA (he tenido que mirar cómo se escribe) y los packs de vasos y platos de plástico para montar un cumple salen a precio de AliExpress. Todo está tirado y todo está siempre ahí, esperando para que lo compres. Es algo así como tener tiendas físicas de Amazon en cualquier barrio de muchas grandes ciudades en España. Desde luego ocurre en Madrid, y supongo que la cosa se repite en muchas otras zonas.

Pues con los «chinos» como con todo lo demás. Lo noto mucho en la entrada de los fabricantes de móviles en nuestro país. La llegada de Xiaomi a España fue un hito histórico, y el otro día la apertura de la primera tienda física de AliExpress en Madrid congregó a miles de personas, apiñadas para ver si podían rascar algún boli gratis o, ya puestos, algún patinete. Porque otra cosa no, pero si en una apertura de una tienda regalan algo, allá que vamos todos los españoles, que en esto sí que estamos unidos a tope. Para que luego dicen que es difícil encontrar nexos y tal.

Pero me estoy yendo por las ramas, como siempre. El ejemplo de la alfombra roja en nuestro país es muy claro, pero lo mismo ha ocurrido en todo el mundo. El problema no es el de que las empresas chinas puedan hacer negocio aquí, que lo hacen a lo bestia. El problema viene cuando somos nosotros los que queremos hacer negocios allí. El gigante asiático se lo pone crudo a los de aquí y a los de allí.

Son famosos los casos de Apple y de Google intentando hacer negocios en China. La primera lleva años aprovechando la mano de obra china, barata y especializada a más no poder, para producir todos sus cacharros, pero una cosa es eso y otra tratar de ganar a las Huawei, OPPO o Xiaomi en su propio mercado. Ya en 2014 lo decían en Marketwatch: «Apple puede fabricar iPhones en China, pero buena suerte si quiere venderlos allí«. Y así está Apple, con un 9% de cuota (y bajando), quinta en el mercado chino. La segunda trató de poner en marcha su buscador allí, pero no pudo competir con Baidu y acabó desistiendo tras el ataque de crackers chinos a Google y otras empresas tecnológicas de Estados Unidos.

Son solo dos ejemplos de empresas que han intentado hacer negocios en China y han tenido que bajarse los pantalones hasta límites insospechados para poder siquiera empezar a hacerlo. Apple, que por ejemplo presume mucho de adalid y defensora de nuestra privacidad, se queda calladita y mira a la Meca cuando vende sus iPhones en China, porque allí las autoridades pueden acceder a los datos de iCloud si lo necesitan. Google, que llevaba desde 2010 sin presencia con su buscador, se puso a trabajar en Dragonfly, una versión descafeinada y censurada por el gobierno chino que les permitiría volver a entrar allí. El proyecto se canceló este verano.

Y como digo, son solo dos ejemplos de una larga lista que afecta en gran medida a las tecnológicas -que es lo que yo conozco- pero que supongo que afecta de igual forma a otras muchas empresas en otros muchos sectores. A China le gusta que le den gustirrinín, y como allí hay 1.000 millones de chinorris dispuestos a consumir tu producto si el gobierno te deja, pues igual no es mala idea llevarle unos jamones al Sr. Jinping, por si cuela y te deja montar una sucursal en Shenzhen. Que dudo que te deje.

Hasta ahora los gobernantes del mundo entero parecían estar tan tranquilos con la situación. «Oye, pues no nos va tan mal así. Nosotros fabricando allí a precio de p*** y ellos tan felices poniendo a sus chinorris a trabajar para que se mantengan ocupados y no monten un cisco rollo Tiananmén«. Todos ganamos, oiga. Que vivan los win-win. Pero es que esto no es un win-win, señores. Aquí China lleva décadas reforzando esa posición de poder y nadie le decía ni pío. Ni los nuestros -ya ves tú qué van a decir los nuestros, bastante tienen con lo que pasa aquí, que es la mar de entretenido- ni los del resto del mundo.

De Estados Unidos uno espera precisamente que tenga más carácter en esto, pero resulta que no. La primera potencia mundial se ha arrugado como todas las demás ante el mundochollo chinawa, y presidente tras presidente la postura siempre ha sido la misma. Muy bondiana, ella. Ya sabéis. Vive y deja vivir.

Y entonces llega Trump, el presidente loco, y se le pone en los cojones las narices que no. Que ya está bien de tanto cachondeo y de que Jinping y los chinorris se aprovechen de nuestro buenismo. Qué va a ser esto, señores. Que somos los Estados Unidos y yo soy Donald Trump. El de Make America Great Again, ya sabéis. Y al tipo se le ocurre que está harto de tanto besarle el trasero a los chinos y se monta de buenas a primeras una guerra comercial. Primero se la tira a ZTE, así, como de mosqueo.

Luego, palabras mayores, amenaza con destruir a Huawei, un gigante que no parecía ser para tanto hace un par de años y que de repente le ha comido la tostada a todos los grandes, Samsung y Apple incluidos. Y oye, habrá dicho JinPing, «a ZTE le pueden meter tralla, que además han tenido el despiste de hacer negocios con nuestros colegas de Irán. Pero a Huawei que no me la toquen, que me lío la manta a la cabeza y se enteran».

Y así estamos. Con Trump y Jinping subiendo las apuestas. Alegría, que el mundo observa a a los dos les mola eso. Sobre todo a Trump, el presidente tuitero. El loco que se cansó de que China le comiera la tostada. Al que se le ocurrió que para chulo yo y para narices las mías. El que descubrió que meterle presión a China igual servía para acabar con décadas de magreo comercial indiscriminado.

El presidente que dijo «Ya basta».

Igual Trump no está tan loco. Igual tiene razón. Igual basta ya, ¿no?

Tiene narices que yo escriba esto.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . ¡Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo!

  • TCL Plex: un smartphone de 6,53?, Snapdragon 675, 6 GB de RAM, 12 8 GB de capacidad (ampliables), cámara triple de 48+16+2 MP, 3.820 mAh, conector auriculares (!). Está a 219 euros en Amazon (baja de 279).
  • Realme 6: súper nuevo, 6,5?, Helio G90T, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2 MP), 4.300 mAh de batería, lector de huella en el lateral, está a 192 euros en AliExpress Plaza con el código ALIVERSARIO27
  • Cargador AUKEY USB-C: con Power Delivery 3.0, potencia de 36W, dos puertos USB-C para cargar móviles o tabletas a toda pastilla. Está a 25,99 euros en Amazon (baja de 38,99).
  • Televisor TD Systems K58DLK10US: una Smart TV de 58 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR10, sonido Dolby Digital+, WiFi, sistema operativo Android 9.0. Está a 319 euros en AliExpress (baja de 359).
  • Tocadiscos Victrola Pro: no solo podrás reproducir tus vinilos, sino convertirlos a MP3 si así lo quieres. Incluye software para Mac y PC y cable USB, está a 47,55 euros en Amazon (baja de 58).
  • Kit de elaboración de cerveza: qué mejor que hacer tu propia cerveza ahora que está más difícil comprarla fuera. Elabora 5 litros de cerveza Weissbier trigo, estilo alemán. El kit está a 38,50 euros en Amazon (baja de 59,90).
  • TCL 55DP602: una Smart TV de 50? con resolución 4K UHD, soporte HDR, sonido Dolby Digital Plus, está a 399,85 euros en Amazon. Brutal.
  • Altavoces Edifier Studio R1280T: equipo de dos altavoces para sonido estéreo, hasta 42 W de potencia, conectores RCA y minikack, sensibilidad de 85 dB, mando a distancia. Son estupendos, de hecho los tengo en casa. Están a 70,90 euros en Amazon (bajan de 99,99).
  • LG 65UM7610PLB: una smart TV de 65? con resolución 4K UHD, soporte HDR, palnel IPS, sistema webOS 4.5, asistente de Google y Alexa, sonido DTS Virtual:X. Está a 673,90 euros en Amazon (baja de 999).
  • Realme X2 Pro: 6,5 pulgadas 90 Hz, 12 GB de RAM, 256 GB capacidad, Snapdragon 855+, cámara cuádruple (64+13+8+2 MP), 4.000 mAh, lector bajo pantalla, está a 361 euros en AliExpress Plaza con el código ALIVERSARIO37. En Amazon está a 439 euros.
  • Xiaomi Redmi Note 8: 6,53?, Snapdragon 665, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2) y 4.000 mAh de batería. Está a 155,42 euros en Amazon
  • Xiaomi Mi TV Box S: el set top box de Xiaomi con soporte de streaming en 4K, procesador Amlogic S905L (S905X), 2 GB de RAM, 8 GB eMMC, WiFi ac, BT 4.2, HDMI 2.0, mini TOSLINK, control remoto. Está a 49 euros en Amazon.
  • Apple iPhone 11 64 GB: 6,1 pulgadas de pantalla Retina, Apple A13 Bionic, Face ID, cámara dual de 12 +12 Mpíxeles, carga inalámbrica, resistencia IP68, carga rápida, Dolby Atmos. Está a 789 euros en Amazon.
  • Amazon Kindle: el lector de libros electrónicos de Amazon ya cuenta en su versión básica con luz frontal integrada, así que puedes leer en la cama sin lámparas. 6 pulgadas 167 ppp, 4 GB de capacidad, está a 64,99 euros en Amazon (baja de 89,99). El Paperwhite resistente al agua está a 99,99 euros (baja de 129,99).
  • Monument Valley 2: un juego visualmente precioso con una mecánica de puzzles espectacular. Está gratis para Android en Google Play y también gratis para iOS en la App Store.
  • Oppo Reno 2: 6,55?, Snapdragon 730G, 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+13+8+2), lector de huella bajo pantalla, 4.000 mAh, cámara frontal «aleta tiburón». Muy curioso , está a 449 euros en Amazon (baja de 499).
  • ASUS ZenBook 14: un portátil de 14? FullHD con un Ryzen 7 3700U, 16 GB de RAM (muy bien), 512 GB de SSD, una Radeon RX Vega 10, sistema operativo Endless OS, teclado español, lector de huella. Está a 649 euros en Amazon.
  • WD Black P10 5TB: una unidad de 5 TB de capacidad perfecta para consola o PC, capacidad estupenda, conexión USB 3.0, tasas de transferencia notables, está a 119,99 euros en Amazon (baja de 140,49).
  • Seagate Expansion 8 TB: otra unidad aún con mayor capacidad, 8 TB (uauh!) con interfaz USB 3.0 (compatible USB 2.0), 3,5 pulgadas y un precio muy bueno (no tanto como el anterior), 139,99 euros en Amazon.
  • HiSense H50AEE6400: una Smart TV de 50? con resolución 4K UHD, soporte HDR, plataforma VIDAA U, modo deporte, está a 349,99 euros en Amazon.
  • ‘World War Z’, ‘Figment’ y ‘Tormentor x Punisher’: Epic Games vuelve a regalar juegos. Tres más con muy buenas críticas, que os podéis descargar desde ya mismo. A por ellos!
  • Apple iPhone 8 256 GB (rojo, reacondicionado): atentos a este modelo, que según Amazon está como nuevo y «funciona como tal», nada menos que 256 GB de capacidad, 4,7 pulgadas, cámara de 12 Mpíxeles, TouchID, resistencia al agua IP67. Está a 399 euros en Amazon.
  • Sharp LC-55UI8762ES: una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR+, Smart Aquos Net+, 3 x HDMI, 2 x USB, altavoces Harman Kardon, está a 389,99 euros en Amazon (baja de 799,99).
  • Philips 32PFS5823: una Smart TV modesta de 32 pulgadas y resolución Full HD para quienes no necesitan lo más de lo más. Tiene tecnología Pixel Plus HD, Dolby Audio, y puertos HDMI y USB. Está a 209,99 euros en Amazon (baja de 269).
  • Lenovo IdeaPad C340-14API: un portátil convertible en tablet muy majo de 14? Full HD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10 y teclado en español por 599,99 euros en Amazon.
  • ASUS ZenBook UM431DA-AM003: un portátil de 14? Full HD con un Ryzen 5 3500U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, teclado en español, está a 549 euros en Amazon.
  • Humble Bundle Just Drive: un pack de juegos de conducción para quienes quieran disfrutar al volante «virtual». Asetto Corsa, Dirt 4 y Project Cars 2 entre otros por 12 euros en Humble Bundle. Brutal
  • Humble Bundle Stardock: esta empresa lleva años haciendo programas fantásticos de personalización y productividad de Windows 10. Por 13,50 euros tendrás el pack completo, incluidos Windows Blinds, Fences (escritorios virtuales) o Multiplicity (KVM software).
  • Acer Aspire 3: un portátil muy modesto pero curioso, 15,6? FullHD, Core i3-6006U, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD, Linux preinstalado, teclado español, está a 239 euros en Amazon, buena opción como portátil de batalla o para niños.
  • AMD Ryzen 2600X: si estáis actualizando vuestro PC o vais a montaros uno nuevo atentos a este micro de 8 núcleos y 16 hilos de ejecución, preparado para overclocking, 95W de TDP, hasta 4,25 GHz. Está a 129 euros en Amazon (baja de 215).
  • Xiaomi Mi 9T: 6,39? AMOLED, Snapdragon 730, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (48+8+13), cámara frontal retráctil (20 MP), lector de huella bajo pantalla, 4000 mAh. La versión de 64 GB está a 259,99 euros en Amazon (baja de 329).
  • Aspiradora Philips Speedpro: formato escoba, se puede usar como aspiradora vertical o aspiradora de mano, en ambos casos sin cable. Cepillo con succión de 180º, tecnología PowerCyclone 7, hasta 800 l/min de velocidad del aire, está a 149,99 euros en Amazon (baja de 289).
  • Amazon Prime Estudiantes: la suscripción a Amazon Prime está a solo 18 euros al año (60 para usuarios normales) con un periodo gratuito de 90 días de prueba. Ya sabéis, con ella tenéis entrega rápida gratis, prime video y prime music.
  • Xiaomi Redmi Note 8T: 6,3?, Snapdragon 665, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara cuádruple (48+8+2+2), 4.000 mAh, lector trasero, buena opción recién salida del horno. Está a 179 euros en Amazon.
  • Huawei P40 Lite + Freebuds 3: 6,4?, Kirin 810, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara cuádruple de 48+8+2+2 MP, 4.200 mAh de batería, regalo de los auriculares valorados en 179 euros. Está a 299 euros en Amazon, espectacular. Una sola pega: lleva Android 10, pero sin servicios y apps de Google.
  • HiSense H65A6500: una Smart TV enorme de 65 pulgadas con resolución 4K UHD, soporte HDR, con la plataforma VIDAA U, modo deportes, WiFi, Precision Color, está a 579,99 euros en Amazon.
  • Intel NUC: un miniPC potente y curiosón. Con un Core i5-7260U, 8 GB de RAM, 240 GB de SSD2, Windows 10, está a 525 euros en Amazon. Buen equipo de trabajo o incluso de salón.
  • Acer Aspire 3 A315-54K: un portátil de 15,6? Full HD con un Core i5-10210U, 8 GB de RAM, 512 GB de SSD, sin sistema operativo, con salida HDMI, RJ45, USB 3.1, lector de tarjetas, está a 499 euros en PcComponentes (en Amazon 708 euros).
  • Smartwatch Huawei GT Fashion: un reloj inteligente con monitor de sueño, ritmo cardíaco, sistema LiteOS, GPS, Bluetooth, y pantalla estupenda. Está a 99 euros en Amazon (en PcComp 147).
  • ASUS TUF Gaming FX505DV: un portátil gaming con pantalla de 15,6? Full HD a 120 Hz, Ryzen 7 3750H, 16 GB de RAM, 512 GB SSD, GeForce RTX 2060 (uauh), sin SO, teclado retroiluminado en español. En eBay está a 999 euros, rebaja brutal.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

15 comentarios en “El loco que resultó no serlo

  1. Pableras dice:

    A ver. Quitemos de en medio la carrera a la casa blanca. Bush u Obama no llegaron al sillón por su sonrisa profident. No, se dejaron comprar por determinados lobbys. Igual que todos los presidentes.

    Trump. Gustará más o gustará menos. A los medios en España no les gusta, y te venden esa imagen. Y todos replicamos como borregos. No sé, es como si «expertos» en Azerbaiyán opinan del presidente de Portugal. Poquita credibilidad merece esto, verdad? Pues Trump y los medios de España, lo mismo.

    Pero es que se vende la falsa imagen se que a Trump está a cinco minutos del retraso mental. No, si tonto, lo que se dice tonto, precisamente tonto, no es. Justo lo contrario, es bastante listo. Ha llegado a presidente de los EEUU. Si si, todo lo que queráis, pero ahí no llega cualquiera.

    Con los chinos la hemos cagado de mala manera. Por pura avaricia (mercado de 1300000000 clientes). Les hemos dado precisamente lo que no tenían: tecnología. Saben fabricar las cosas, pero no saben crearlas. O también vamos a seguir siendo ingenuos pensando en que las casualidades existen (esas similitudes en diseño…) O que el auge electrónico chino es coincidencia.

    Si «crean» aún copiando, fabrican y venden a todo el mundo, ellos tienen el dinero. Si además consiguen crear empleo y mantener al pueblo tranquilo, si censuran lo que pueden ver y no ver, (y a los que se salen del redil les «reeducan») ellos mandan.

    Entonces ha llegado el rey loco, que no está tan loco, y les ha dado un pestorejazo con dolby surround atmos: «tu fabricas pero no creas y esa batalla no la podemos ganar. Vale. Entonces tú no vas a tocar mi tecnología, que creo yo aquí, sobre la que mandó, que es la que gobierna el mundo y que tú no sabes replicar ni igualar».

    Y los chinos con los ojos entrecerrados y sin decir ni mú. Porque saben que ahí, han perdido.

    • Una de las últimas teorías que he oído es que Trump no es más que una marioneta de gente que le controla en la sombra. Lobbies, sobre todo, grandes empresas, bancos, etc. A saber. A mí me parece demasiado errático y disparatado para ser una marioneta, creo que él es así, sin más. Y no sé si será inteligente, pero listo es un rato. La imagen que tenemos aquí de él, como dices, es la que venden los medios, pero el consenso es bastante claro tanto en medios de aquí como de fuera, y el tipo no ayuda con su Twitter. O está engañándonos a todos, o tiene poca vuelta de hoja. A mí me parece increíble que un país como EEUU tenga un presidente así, pero tampoco aquí podemos hablar muy alto.

      No estoy tan seguro de que hayan perdido, la verdad. Veremos a ver qué pasa, pero de momento esto tiene mala pinta. Para unos, para otros ,y para el resto.

      A comprar bitcoin, chavales.

    • Land-of-Mordor dice:

      Si el problema con Trump no es que sea tonto, irascible o poco dado a la reflexión, sino que es un «listo». Y los «listos» no se meten en política para mejorar su país, sino su propia cuenta corriente. Cuando ya no le quedaron más «realities» a los que asistir como juez o protagonista y se le acumulaban las bancarrotas, pues a por la Casa Blanca. Caiga quien caiga.

  2. robotijin dice:

    Lo de que en los chinos está todo tirado, al principio si que lo era, ahora han ido subiendo los precios y hay cosas que están más caras que en otros sitios. Sólo una recomendación, para saber de donde venimos y a donde vamos, «The loudest voice» y «Years and years».

  3. Lambda dice:

    Lo cierto es que los chinos han sabido beneficiarse de nuestro mantra de «libre mercado» y han aceptado ser nuestra fabrica durante décadas (desde los 90, con El Pequeño Timonel (Deng Xiaoping) declarando «hacerse rico es glorioso» y «poco importa el color del gato mientras cace ratones»). Lo cierto es que los chinos aprendieron del «periodo de las humillaciones» (el aciago siglo XIX y parte del XX) a manos de las potencias occidentales. Son un pueblo muy orgulloso (al menos la etnia Han, que predomina en China) y su historia está llena de grandes logros y fracasos. Y tienen buena memoria, por lo que han entendido bien como negociar con los paises de Africa, Asia y America del Sur. Materias primas a cambio de ellos levantar hospitales, infraestructuras, y dar acceso a su gigantesco mercado de electrodomésticos. El PPCh no se esconde: aúna la estrategia del Gobierno con la de sus empresas.

    Son, en cierto modo, de un pragmatismo aterrador, al contrario que el idealismo un tanto hipócrita de un Occidente inalcanzable en su capacidad militar y económica. China se ha levantado con un esfuerzo ingente de varias décadas, ha comprendido la estrategia clásica de Occidente («la patada en la escalera» descrita por el economista surcoreano Ha-Joon Chang, es muy esclarecedora en su libro) y ha decidido jugar al juego en sus propios términos.

    Trump no es más que una reacción ante los hechos consumados. Aún así, dudo mucho que EEUU pueda volver a los buenos tiempos de las grandes fábricas del «Rust Belt» , y sus medidas también afectarán a una UE que está con el paso cambiado, con fuertes disensiones y sin una clara posición geopolítica propia, clara y concisa.

    «Que vivas tiempos interesantes» reza la clasica maldición/bendición china…

    • Qué comentario más fantástico Lambda. Conozco muy poquito del gigante chino, y solo tengo algo más controlada la parte que afecta al ámbito tecnológico pero todo lo que dices con ese trasfondo socio-económico es súper interesante. Así da gusto, gracias por explayarte un poco, pero no seas tímido, si quieres contar más, estás invitado 🙂

  4. Vicent dice:

    Lo del choque China-USA no empieza con Trump. Ya antes Obama se vió empujado a ir «apretando» las cosas. Lo de la guerra comercial (y no comercial) China-USA no es cosa del «loco» Trump, es cuestión de estado. Las formas serán las suyas, el mar de fondo es que saben que les están comiendo la tostada, y quieren «reordenar» la relación.
    No hablaré de quien es mejor o peor, ambos tendrán sus cosas, pero personalmente, mal que me pese, el yanqui se aproxima más a nuestra forma de vivir y entender el mundo. Conozco China, trabajo con chinos, y como en todas partes hay gente de toda clase. Pero el gobierno es una dictadura de flipar. Y sin complejos de ningún tipo.
    En su día se dejó entrar a China en la OMC, por intereses occidentales, pero se le permitió unas prebendas que nadie más ha gozado, y aquel país barato y pobre ahora es un país moderno, que invierte en I+D lo que no está en los escritos y con más clase media de la que nos creemos. Pero actúa en libre mercado frente a todos, salvo con su mercado, con proteccionismo extremo. Y eso, con perdón, es jugar con cartas marcadas. Y no es en tecnología, es en todo. Trabajo en el sector químico, y es tratar de competir con las 2 manos atadas.
    Lo que si he percibido, porque trabajo con un montón de empresas chinas, es que hace 4 años yo veía que se comían el mundo en 10 años. Y que los últimos 4 años, diga lo que diga el gobierno chino, los números no les salen como antaño y están pasándolo cada vez peor. Y no os digo ya el último año. Tienen problemas económicos, y gordos. Los chinos son muy orgullosos, incluso se puede decir que pecan de soberbios. Hace 4 años te perdonaban literalmente la vida. Ahora mismo no es así. Están más nacionalistas que nunca, más beligerantes de lo que yo nunca les he visto, con USA, con Apple, con Japón (bueno , con estos siempre) pero también mucho más acojonados.
    Como decimos por España, han notado el «hierro».
    Esperemos que en un mundo, donde todos vamos cada vez más de la mano, los que realmente tiene el poder, encuentren la forma de minimizar daños y nos permitan seguir con nuestras vidas, dentro de un orden. Tampoco es que podamos hacer nada.

    • Como le decía a Lambda mi percepción de la situación está cogida con pinzas pero sí he leído cosas que apuntan a lo que dicen. China parece no estar tan sobrada como hace tiempo, y lo que está moviendo Trump -no sabía que Obama hubiera presionado, no me daba esa impresión- parece que podría ayudar a equilibrar las cosas. Gracias también a ti por ese punto de vista de alguien que está mucho más metido en la situación Vicent, mola.

  5. Jofial dice:

    Hola, he releído los comentarios que he puesto hace poco y «suenan» fatal. No era en absoluto mi intención parecer ofensivo o despectivo. Respecto a la falta de ortografía me disculpo, es imperdonable.

    Parece que hoy no he tenido un buen día de expresión escrita.

    Saludos

    Jofial

Comentarios cerrados