Tecnología

‘Coco’ y la magia

·

(Post libre de spóilers. Bueno, alguno súper light. Leed tranquilos).

Hay escenas que a uno se le quedan en la retina en muchas películas. En ‘Jerry Maguire’, por ejemplo, recuerdo a Cuba Godding Jr. sorprendido al ver cómo un presentador de un programa de entrevistas deportivas lograba hacer llorar siempre al entrevistado, que normalmente era un hombretón aparentemente incapaz de soltar una lágrima. El personaje interpretado por el genial Cuba Godding Jr. acaba la película en ese programa, entrevistado y diciéndole al presentador ‘No me vas a hacer llorar’. A los 5 minutos ahí le tenéis. Llorando a moco tendido, y todos los que le veíamos (al menos yo sí) sonriendo igualmente emocionados.

Con ‘Coco’ había oído precisamente eso. Que todo el mundo acababa llorando. Yo, hombretón aparentemente incapaz de soltar una lágrima, fui a verla ayer con mi familia, bastante escéptico tanto a las críticas como a esa potencial capacidad de hacer llorar al más pintado.

Pues lloré.

No mucho, vale, pero ahí me tenéis, absolutamente entusiasmado y emocionado con una historia y unos personajes que me parecieron absolutamente espectaculares. Sally lloró también cual magdalena, como supongo que lo hizo la mitad del público adulto de la sala, porque, sorpresa sorpresa, ‘Coco’ no es una peli para niños.

Pixar parece llevar tiempo queriendo distanciarse un poco de esa imagen. La de que hacen pelis para niños, vaya. Son ya varias las producciones que están mucho más orientadas a un público adulto a pesar del tratamiento visual de los personajes y la historia, y es fácil reconocer esas películas porque son las que menos gustan a los peques. Los míos pueden ver ‘Toy Story’, ‘Monstruos S.A.’, ‘Los Increíbles’ o ‘Brave’ cientos de veces, pero pasan completamente de ‘WALL-E’, ‘Up’, e incluso ‘Del Revés’ o ‘The Good Dinosaur’ que al principio les hicieron mucha gracia y que parecen tener olvidadas.

Con ‘Coco’ ayer, más de lo mismo. Les gustó, pero no les emocionó especialmente. Los mayores, en cambio, salíamos absolutamente extasiados, sobre todo porque tras el prodigio visual que es la película está una historia y un argumento con mensaje importante. No os voy a decir cual, tampoco es un secreto a voces, pero es uno de esos mensajes obvios que suele utilizar Pixar para recordarnos esta y otras cosas importantes de la vida. De nuestra vida.

Y luego, claro, está la ambientación igualmente prodigiosa. Los personajes (fantástico que no hayan tocado el doblaje con voces mexicanas), los escenarios y esas alucinantes rancheras no hacen más que provocar unas ganas enormes de visitar algún día México. Diría incluso que la película acabará teniendo impacto en el turismo para ese país que quizás algún día pueda conocer de cerca. Si hay gente de allí que lea esto, igual estoy equivocado, pero con tópicos o sin ellos me parece un homenaje alucinante al país y su cultura.

Termino ya, que como siempre digo, como crítico de cine no valgo. Solo quiero cerrar recomendándoos que la veáis en un cine cuanto antes, porque creo que es una película absolutamente mágica y espectacular. Y ya sabéis, haced como Cuba Godding Jr y como yo. Llorad a gusto. La peli y lo que cuenta lo merecen.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

13 comentarios en “‘Coco’ y la magia

  1. Francisco Branch dice:

    Nosotros salimos encantados del cine. Ahora escuchamos la bso por lo menos una vez al día, y los peques nos han pedido volver a verla, así que en nuestro caso sí que quieren repetir.

  2. Álex dice:

    Yo pude evitar que las niñas se me durmieran (la película empezó 45 minutos después de la hora oficial, gracias por tanto industria del cine) mientras lloraba como una madalena.

    La película seguro impacta a nivel turismo de interior mexicano.

  3. Yo fui a verla con la jefa y mis peques… sin tener conocimiento de que iba, simplemente la vió mi mujer anunciada, solo puedo decir que suscribo todas y cada una de tus palabras, a mi la escena de la canción en concreto que todos sabemos… impresioante, muy pero que muy logrado el camino hasta la patata para arrancarte la poca esencia sentimental que uno pueda tener enterrada bajo el «rancierio» diario. Pixar, como bien dices, está haciendo un formidable trabajo en lo que respecta a lo que yo llamo cine dual, películas creadas para que los peques pasen un buen rato pero con una línea argumental dirigida a los adultos (iba a decir a nosotros pero yo soy un adolescente en plena tercera o cuarta puebertad xDD)

    Saludos!

  4. Andres dice:

    Sinceramente no he visto la película y no se hasta dónde lleguen los clichés que los gringos proyecten sobre nosotros. Hay infinidad de ejemplos sobre cómo estereotipan a nuestro país. Lo que sí puedo decirte es que México es un país alucinante en muchos aspectos. La cultura, el paisaje, la gastronomía, la música, la gente…
    Pero también alucina la desigualdad, la violencia, el cinismo de una clase gobernante anquilosada por 90 años.
    Y bueno, eres bienvenido a visitarnos, pero ven preparado: para lo bueno y lo malo.

    Saludos

  5. Sergio García dice:

    Hay por lo menos un mexicano que te lee «religiosamente».

    Y sí, Coco ha sido un hitazo también por acá. Una representación muy fiel del Día de Muertos.

Comentarios cerrados