Tecnología

Los X fracasos de Linux (de verdad)

·

Algunos me habéis dado un pequeño tirón de orejas por el titular amarillista que hace unas semanas utilicé para ilustrar -precisamente- lo fácil que es crear titulares que hagan a la gente hacer clic, así que hoy me he querido redimirme creando un artículo en el que hablo de lo que no hablé en aquella ocasión: de los grandes fracasos de Linux en el escritorio.

sad

Para los que no me conozcan tanto, tengo que avisar: tengo un respeto y una admiración casi religiosos a Linux y al Open Source. Creo que este proyecto ha cambiado el mundo para mejor. No tanto como para que el común de los mortales lo conozca, pero sí para que ese mismo común de los mortales lo utilice a diario sin darse cuenta de que lo están usando. Eso, en sí, ya es un logro. Uno enorme.

Pero como decía, para el usuario común Linux no existe. O si lo hace, es con un halo de misterio y con algo peor: con el sambenito de que Linux es solo para usuarios avanzados frikis. De eso no tienen demasiada culpa todos los que han contribuido a GNU/Linux (Linux para acortar, no os pongáis tontorrones con esto), pero el caso es que algo de esa fama se la ha ganado a pulso. Ese ha sido uno de los muchos fracasos que en mi opinión han condenado relegado situado de forma involuntaria (o voluntaria) a Linux y al Open Source a la situación en la que está. Que es una en la que su papel para el usuario final es precisamente mucho menos relevante de lo que debería ser.

Antes de nada, aclarar que este artículo está totalmente circunscrito al escritorio. Por supuesto que Linux y el Open Source han cambiado el mundo el segmentos como la supercomputación, la alta disponibilidad, los grandes servicios de internet, la investigación académica y científica o la movilidad y los dispositivos embebidos. Pero el sueño de Linux en el escritorio jamás llegó a hacerse realidad, y eso se debe a unas cuantas razones. A unos cuantos fracasos.

¿Cuáles han sido esos fracasos? A ver si los recuerdo todos.

Apoyo de los fabricantes

El soporte de todo tipo de periféricos en Linux ha tenido siempre su cara y su cruz. Por un lado se ha convertido en el sistema operativo perfecto para dar soporte a nuevas tecnologías y estándares. Por otro, ha sido el gran olvidado de los fabricantes de todo tipo de componentes y periféricos.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

El dilema de los controladores: o aceptabas instalar drivers propietarios (binary blobs) y traicionabas el espíritu del software libre, o tratabas de tirar con controladores abiertos que a menudo no permitían sacar todo el partido a esos componentes y periféricos.

It just doesn’t work

Al contrario de lo que ocurre con el ‘it just works de Apple‘ -que yo califiqué como un mito-, en Linux esa falta de soporte hardware hace que la solución cuando algo no nos funciona sea más bien incómoda.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

Las posibilidades son infinitas: un teclado con un mapa de teclado incorrecto, una pantalla que no coge bien la resolución, una cámara de fotos a cuyas fotos no podemos acceder o un mando de videojuegos que no podemos configurar… o que podemos configurar demasiado. Linux no es para los que no quieren pasarse horas aprendiendo y dejándolo todo a su gusto. Y eso incluye al 99% de la población.

Demasiadas opciones…

Hablé hace más de cinco años de Linux y los tarros de mermelada, y repetía tema poco tiempo después al hablar de la paradoja de la elección. También he repetido en numerosas ocasiones que creo que la principal ventaja de Linux es también su mayor desventaja: hay demasiadas opciones. No me refiero solo a las 272 distribuciones activas en la base de datos de Distrowatch, sino a todas las opciones que hay para cada cosa una vez uno elige esa distribución que tanto promete.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

Entornos de escritorio, gestores de ventanas, editores de texto, navegadores, clientes de correo, etc, etc. Linux es tan personalizable, tan configurable, que asusta. Los desarrolladores se olvidan de que el usuario final no suele querer tantas opciones cuando utiliza un producto: quieren algo con lo que puedan ir a tiro hecho. Con lo que no tengan que pensar (demasiado). Por eso otras triunfan donde Linux ha fracasado, en el escritorio. Porque el usuario objetivo allí no tiene esas necesidades o no quiere tenerlas. Qué pereza. Algunos lo hacéis, claro, pero sois pocos. Iba a decir somos, pero ya no soy un usuario frecuente de Linux.

… y demasiadas formas de aprovecharlas

Todas esas alternativas plantean curvas de aprendizaje más o menos pronunciadas, y una de ellas es la que afecta a la forma de aprovechar estas distribuciones y sobre todo a la hora de instalar nuevas aplicaciones.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

Que sí. Que APT es una maravilla. Que otros sistemas de paquetes también son la pera limonera. Pero tratad de explicárselo a vuestra madre, a vuestro amigo el dentista, o a vuestra compi de contabilidad. Lo que ellos quieren es una App Store rollo Apple. Que permita hacer búsquedas, que esté bien catalogada, que ofrezca opiniones de usuarios y que ya en plan utopía permita vender aplicaciones. Porque amigos míos, que uno use Open Source no significa que todo sea gratis, como explico más adelante. No hay una forma unificada de instalar software en Linux, y eso hace que para cada distribución (bueno, digamos que “grupo de distribuciones”) las cosas sean distintas. Que nos digan eso de “Oye, esta aplicación no está disponible” y tengamos que responder “Pero alma de cántaro, ¿cómo va a estar? Tienes que añadir el repo PPA y rezar para que la clave GPG no falle, luego actualizar la lista de paquetes y listo. Pareces nuevo“.

Exacto. Soy nuevo. Y si me respondes eso, salgo corriendo. Pero súper rápido, además.

Talibanes

No puedo con los talibanes. No puedo con los extremos y los extremismos. Por eso mismo creo que Stallman es gilipollas, y por eso tengo esa actitud por aquí cuando me salta algún usuario en el que la prepotencia y esa visión tan sesgada que hace que los árboles nos impidan ver el bosque. Los seres humanos somos muy amigos de tomar partido, de elegir bando, de ser del Madrid o del Barça.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

Eso no sería del todo malo si no implicase que uno acaba defendiendo lo indefendible por el mero hecho de ser de X o de Y. El problema afecta a otras muchas plataformas tecnológicas, pero en Linux es especialmente deplorable. Esas guerras internas tan absurdas que enfrentan a GNOME contra KDE y el resto, o a Ubuntu contra el resto del mundo -que alguien odie tanto a Ubuntu con todo lo que han hecho por Linux y el Open Source es de juzgado de guardia-, o a emacs contra vi tienen su puntito interesante o simpático si se quedan en debates argumentados que pueden tener su lado gracioso, pero por lo general acaban sacando lo peor de cada usuario. Esas flame wars han logrado algo curioso: que los rivales de Linux no tengan que preocuparse demasiado por él, porque ya se ocupaban los linuxeros de perder el tiempo con esas estúpidas repúblicas independientes. El esperado “año del escritorio Linux” jamás se produjo y jamás tendrá lugar, y la culpa la tienen los estúpidos usuarios que en otros aspectos son absolutamente brillantes. Pero en eso al menos son estúpidos. Aquí podéis intentar rebatírmelo. De verdad. Intentadlo.

La soledad del programador Open Source

A este tema le dediqué un post específico en el que reflexionaba sobre lo que había vivido durante todos esos años en los que me dediqué a escribir sobre Linux en MuyLinux y Osphérica -curioso, siguen llegando 15 o 20 visitas al día allí a pesar de haberlo abandonado totalmente-. En cómo había visto cómo esa libertad y esa anarquía solían dar sorpresas geniales, pero también ciclos de desarrollo insostenible.

Hay proyectos en los que efectivamente la magnitud del desarrollo hace que muchos colaboradores se apunten a todo tipo de tareas. El kernel Linux es el mejor ejemplo de ello, pero hay otros como GIMP en los que también hay nutridos grupos de desarrolladores colaborando. Esas suelen excepciones a la regla, porque a menudo el desarrollador Open Source es alguien que trabaja solo y que tendrá muy complicado hacer que su proyecto llegue a buen puerto porque la mayoría de la gente que vea su código en GitHub se limitará a aprovecharlo sin contribuir o, como mucho, hará un fork y pasará de la versión original.  Hay de todo, por supuesto, pero la norma cuando uno echa un vistazo a quién está detrás de algún proyecto es la de encontrarse con un desarrollador independiente que trata de sacar la cosa adelante con el sudor de su frente, sin más recompensa que la de su propio orgullo.

El Open Source necesita diseñadores, no programadores

Vamos con más reflexiones que ya había hecho en el pasado, y en este caso por partida doble (1 y 2). Mira que hay cosas chulas a nivel de interfaz en Linux y en el mundo Open Source. Los modernos entornos de escritorio son un buen ejemplo de ese cuidado por el detalle, y además está esa capacidad de personalización que es prodigiosa para quien sepa y pueda usarla.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

Pero por cada uno de esos proyectos que sí aciertan en ese apartado hay cientos que no lo hacen. Desarrollos que internamente son un prodigio pero que de cara al usuario son un error. Aplicaciones y servicios que tenemos que usar con línea de comandos -eso nos mola a algunos, pero de nuevo, somos los menos- cuando lo que el usuario de toda la vida querría es una buena interfaz de usuario. No un GUI hecho con Python en dos patadas en plan cutre, con miles de botones y pestañas. No. Algo usable.

Falsas expectativas

Me encanta que existan proyectos como OpenOffice o LibreOffice, de verdad. Durante unos meses este año traté de lidiar con LibreOffice aprovechando que salía la versión 5 y que parecía que como siempre iba a haber mejoras apreciables en el flujo de trabajo.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

Pero no. Seguro que LibreOffice se defiende bien con documentos propios, pero trabajar con cosas que provienen de Word es un tostón. No es culpa de LibreOffice, pero es que por todos lados aparecen inconsistencias y molestias que hacen que el trabajo con documentos nativos sea un pequeño infierno. Os lo digo porque lo he vivido estos meses: no mola. Me encantaría que Microsoft sacase una versión de Office para Linux, y sé que en realidad la virtualización o desarrollos como CrossOver y Wine permiten utilizar software de Windows bajo Linux, pero eso supone un molesto paso intermedio más. Uno que me resta comodidad y que se suma a otras pequeñas molestias.

Y lo que es cierto con Office lo es también con otras aplicaciones como por ejemplo las que permiten hacer edición de vídeo, o las que permiten editar imágenes. GIMP es el infierno de los infiernos en este ámbito. De verdad, admiro el proyecto, pero jamás he logrado acostumbrarme a GIMP. Lo que tenían que haber hecho desde hace tiempo es copiar todo de Photoshop, pero en formato Open Source. Atajos, estructura de los menús, formato de trabajo, y a partir de ahí aplicar las ideas que lo hicieran superior. Pero no: tenían que cambiarlo todo. Infierno. La curva de aprendizaje es para mí demasiado elevada. Son algunos ejemplos de esas falsas expectativas que crea el Open Source: uno se cree que todo irá como lo viejo conocido, por malo que sea, pero no. Puede ser mejor, pero lo que seguro que es es distinto, y eso hace que uno tenga que adaptarse. Y eso implica un tiempo precioso que muchos ya no tenemos.

Ganar dinero también mola

Ganar pasta con Linux está mal visto. Red Hat es una de las pocas excepciones conocidas y reconocidas. Una empresa que hace mucho que se olvidó del usuario final y de la utopía del escritorio Linux -los chicos de Fedora no se han rendido- y que se dio cuenta de que si quería ganar dinero con el Open Source tendría que dirigirse a las empresas.

Fuente: xkcd

Fuente: xkcd

Pero eso de concebir que en Linux algo cueste dinero es como raro. Como que no puede ser. Eso hace que las tiendas de aplicaciones tengan una selección de aplicaciones comerciales bastante deprimente -al menos lo eran la última vez que lo comprobé-, y que lógicamente los pobres desarrolladores ni siquiera osen en pensar en que el usuario final pagará por sus programas. Si todo el mundo regala su tiempo, yo no voy a ser menos, parece ser el lema.

Que está muy bien, ojo, pero hay cosas que hay que pagar cuando están bien hechas y/o cuando les sacamos partido. Os sonará un poco el discurso, pero luego pasa lo que pasa, que esos botones de donación que aparecen en las páginas de algunos de estos proyectos están ahí los pobres solitarios sin que apenas nadie les haga caso. Si quieres ganar pasta con el Open Source, haz lo que Red Hat. Primero desarrolla una aplicación o servicio Open Source brutal e intenta que además tenga una buena interfaz. Libera el código, que cualquiera pueda contribuir aunque en realidad pocos (o nadie) vayan a hacerlo. Luego oriéntala a las empresas y ofrece servicios de valor añadido sobre esa aplicación o servicio brutal (formación, soporte). Y por último, cruza los dedos. Con un poquito de suerte, habrás logrado un modelo sostenible que te permita vivir de tu aplicación sin traicionar los valores del Software Libre y del Open Source.

Aquí no solo hablo de los desarrolladores de aplicaciones. ¿Por qué los de servicios o de juegos nunca han apostado demasiado por Linux? ¿Por qué no tenemos un Netflix para Linux, o por qué no ha salido Fallout 4 para las Steam Machine? En el primer caso, porque lo de que haya algo parecido a una plataforma DRM en Linux es inasumible para los defensores de la filosofía FLOSS. En el segundo, porque solo un 1% de los usuarios de PCs y portátiles en todo el mundo utilizan Linux, y mejor olvídate de los que usan drivers Open Source para sus gráficas de NVIDIA o AMD, porque el rendimiento sale perjudicado. Eso reduce las posibilidades de ganar dinero, y los desarrolladores de juegos solo quieren eso. Hacer que el mundo sea un poquito mejor. Ganar dinero.

Otras opiniones relevantes

Las opiniones sobre las claves que llevaron a Linux y al Open Source a la situación en la que está en el escritorio -insisto, hablo de este apartado únicamente- son diversas y variadas, pero hay algunas que sí que quería dejar como postre tras el post.

freedom

La primera, la de Miguel de Icaza, que en su blog, Tirania (siempre me encantó) hablaba ya en 2012 sobre las cosas que para él habían fallado en Linux. En ese post dejaba su potencial solución a todos los problemas:

The only way to fix Linux is to take one distro, one set of components as a baseline, abadone everything else and everyone should just contribute to this single Linux. Whether this is Canonical’s Ubuntu, or Red Hat’s Fedora or Debian’s system or a new joint effort is something that intelligent people will disagree until the end of the days.

Coincido al 100%, y de hecho Icaza acabaría hablando de su salto al Mac y a OS X tras su travesía con Linux. Creo que alguien que ha creado GNOME de la nada tiene bien ganado el derecho a tomar esa decisión. Bien por las opciones, pero la única forma de lograr que Linux tuviese una oportunidad en el escritorio es llegar a una solución unificada y universal. Algo que precisamente va contra la naturaleza del Open Source, que parece gritar no solo “¡Libertad!”, sino también “¡Opciones!”. Pero como decía hace tiempo, probablemente la libertad es también uno de los mayores problemas de Linux.

En esas reflexiones sobre las causas del fracaso del escritorio Linux también me gustó el artículo que publicaron en Pingdom hace la friolera de cinco años y que ya entonces apuntaba a lo que debería hacer Linux para crecer, algo que he venido repitiendo en este y otros artículos. Unificación de distribuciones y GUIs, pulir el producto, “ser fanáticos en materia de consistencia y usabilidad” (me encanta eso) y tener como objetivo a las abuelas (bueno, más o menos), no a los frikis.

El año pasado citaba el genial post de un usuario en los foros de Linux Mint, y la súplica era la misma al final de su mensaje:

Por favor, por favor, por favor, pido a la comunidad Linux como un todo y a la comunidad Mint en particular lo siguiente: actuad juntos. De verdad, esto es vergonzoso.

Me da un poco de pena hablar así de crudamente sobre Linux cuando hace cinco años era capaz de intentar desmontar los argumentos de quien decía lo mismo que estoy diciendo hoy, pero leyendo mis argumentaciones me quedo un poco frío. Buen intento por mi parte, pero el tiempo ha acabado dando la razón al autor en el artículo original.

Linux está condenado en el escritorio por una crítica falta de contenido.

Bueno, esa en realidad era tan solo una de las razones. Las demás ya las he dejado claras en el resto del post. ¿La solución? La que apuntaba Icaza, me temo. De verdad, mi respeto y admiración absoluta por todos los que usáis Linux a diario y por los que seguís contribuyendo a que esa distribución o proyecto Open Source crezca y mejore en el escritorio, pero así están las cosas en mi opinión.

Qué penita. Con lo que he sido yo.

Actualización (05/01/2016): Por aquí hay otro recopilatorio de problemas más detallado y con muchos enlaces, básicamente confirma lo que he ido comentando aquí aunque no trata algunos aspectos importantes para mí como por ejemplo el tema de la necesidad de diseñadores Open Source. Muy comentado en Hacker News, por cierto. Lectura para rato si queréis asistir al debate.


Si os ha gustado el artículo, quizás queráis aportar. Significa mucho más de lo que imagináis. ¡Gracias!


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

46 comentarios en “Los X fracasos de Linux (de verdad)

  1. ASDFG dice:

    Hace tiempo lei (creo que en nada es gratis) que los parlamentos que tienen mayoria de licenciados en derecho sacan más leyes que los otros porque no hay nada que le mole más a un licenciado en derecho que hacer leyes; con el software (libre) creo que pasa lo mismo, si la organización tiene mayoria de programadores tiende a programar por programar en vez de centrar esos esfuerzos en otros aspectos más importantes.

  2. Yo soy un usuario reciente de Linux, y casi sólo del lado servidor, a golpe de Putty, desde Windows.

    Con las Raspberries he probado algo más, aunque tampoco con interfaz gráfica (de hecho, planeo probar Ubuntu Mate estas Navidades con la Raspi2. Me hace ilusión, aunque no sé cuánto me va a durar).

    He probado distribuciones de escritorio en un portátil y fue un fiasco total.

    El pobre, aunque nuevo (finales de 2014, creo) es un i3 muy flojo. La peor compra de mi vida, porque pensé que sólo lo iba a utilizar en presentaciones y pequeñeces y ahora resulta que lo uso casi a diario.

    Como iba TAN mal con Win8.1, decidí probar Linux.

    Pero no.

    ¿Ubuntu? No fluye. Nada.

    ¿Elementary? Se cuelga, se traba, falla sin parar; no importa cuántos intentos le diera (y yo no soy ningún experto arregla-todo).

    Finalmente, me quedé con Xubuntu; pero, sorprendentemente, no va casi nada mejor que Windows 8.1.

    Ahora, de hecho, lo tengo con Windows 10 y ya nunca arranco en Xubuntu.

    En la práctica, no me acaba de cuajar.

    Y mira que me apetece. Siempre lo ha hecho. Y ahora que puedo… pues me veo perdiendo más tiempo del que tengo con algo que no me aporta valor: Poner el ordenador a funcionar.

    Se supone que eso debería darse por hecho en 2015, que el ordenador funcione. Sin más.

    • Hombre, probar Ubuntu, Xubuntu y Elementary (que al final es Ubuntu), es muy poco como para darte por vencido. Tienes muchas otras opciones para probar y escoger: Manjaro, Antergos, openSUSE, Fedora, Debian, etc…

  3. Yosi dice:

    Bravo, bravísimo, por el post.

    Yo siempre he sido de probar, con los escasos conocimientos que tengo (muchos de ellos gracias a PcActual).
    Hoy en día uso Linux Mint para navegar por internet, y cuando tengo que grabar algún cd o realizar tareas de ofimática, me paso a w7.
    Me imagino que si tuviera que trabajar todos los días con word, usaría sólo windows.
    A la comunidad linuxera le pasa lo que a la izquierda de la guerra civil española: se desmembra, le falta unión.
    Con una puesta en común, igual ahora veríamos Linux en muchos hogares, pero yo creo que en el fondo lo que les gusta es andar a la gresca, medírsela a ver quien la tiene más larga…

    Un saludo,

    Yosi

  4. Unoquellega dice:

    Bravo, bravísimo, por el post.

    Yo siempre he sido de probar, con los escasos conocimientos que tengo (muchos de ellos gracias a PcActual).
    Hoy en día uso Linux Mint para navegar por internet, y cuando tengo que grabar algún cd o realizar tareas de ofimática, me paso a w7.
    Me imagino que si tuviera que trabajar todos los días con word, usaría sólo windows.
    A la comunidad linuxera le pasa lo que a la izquierda de la guerra civil española: se desmembra, le falta unión.
    Con una puesta en común, igual ahora veríamos Linux en muchos hogares, pero yo creo que en el fondo lo que les gusta es andar a la gresca, medírsela a ver quien la tiene más larga…

    Un saludo

  5. Yo jamás he usado Linux como sistema principal. Mi primera incursión fue con esa intención, pero duró poco. Personalmente, creo que Linux es muy interesante para alguien que quiere cacharrear y probar cosas, pero a la hora de ponerse a trabajar o a disfrutar con un cacharro con Linux, la cosa se pone fea. Es decir, Linux es una herramienta interesante en si misma, pero a la hora de hacer cosas, estas quedan en segundo plano por la propia herramienta.
    Por ese motivo nunca he usado ninguna distro como sistema principal, y estoy bastante seguro de que , a no ser que haya un cambio radical, nunca lo haré. Mi paso por Linux suele ser por mera curiosidad, para echar un ojo a alguna distro (la última Elementary OS Freya, bastante chula, por cierto), o para revivir algún cacharro viejo que ya no de para más con alguna distro ligerita, aunque luego pase toda la jubilación en algún cajón.
    En cuanto al tema de la comunidad, estoy perfectamente de acuerdo, no hay nada que de más asco que la comunidad de Linux (obviamente habrá casos y casos, hablo en general). Personalmente, si soy alguien que quierer entrar en el mundo Linux y al preguntar por donde debería empezar lo primero que oigo es “SE DICE GNU/LINUX, LINUX ES SOLO EL KERNEL”, como que se me quitan las ganas. Después están las absurdas y en ocasiones enfermizas discusiones sobre que distro es mejor y que al final solo conducen a que entrar en el mundo Linux sea un proceso terriblemente desagradable. Por no hablar del desprecio con el que uno es tratado como se le ocurra empezar con Ubuntu, pese a que sin duda es una de las mejores opciones para empezar.
    Lo dicho, Linux para cacharrear bien, como SO principal, para quien tenga paciencia y ganas. Yo no estoy entre ellos.

  6. Richard Medina dice:

    Buenas;

    Comparto muchos puntos de vista que tienes con respecto al fracaso de Linux en el escritorio, incluso con la variedad de soluciones o el bosque de soluciones que existe en el Open Source.

    El Open Source, en mi opinion personal, su fuerza es justamente ese bosque donde se aplica la ley de la evolución a la perfección y a una gran velocidad que permite una mejora exponencial de las aplicaciones.

    Pienso que el Open Source (incluido Linux) se adaptara poco a poco al usuario pero al mismo tiempo el ser humano debera poco a poco madurar, prueba de ello es la flojera intelectual de la gran mayoría de personas, que es un signo de retroceso que de mejora en el ser humano.

  7. Jorge Gosz dice:

    Yo soy de los tercos, sigo usando linux, inclusive en el trabajo, tengo una vm donde hago todo, siento que windows no me da todas las tools que quiero/uso/necesito. (soy *nix sysadmin)
    Creo que si hay un problema de drivers, pero ha sido mayormente solventado, hace menos de 1 año que compre una humilde i3 y TODO funcionó a la primera y sin problemas.
    La encendí con su windows 8.1 y tardó 20 minutos en “estar lista” por primera vez, ahí mismo baje por torrent la iso de ubuntu (prefiero archlinux pero para mi esposa le dejo algo que funciona sin necesidad de tocar nada) grabe la iso en usb, instalé linux y lo tenía “listo” en 15 minutos.
    Las personas que requieren herramientas particulares no pueden usar linux, pero para el usuario promedio (ni photoshop ni macros de excel…) le queda perfectamente bien gracias a una sola cosa: el navegador, casi todo lo haces desde el navegador.
    No creo que linux gane mucho terreno francamente, la única posibilidad que vislumbro sería un apoyo muy fuerte desde las escuelas, y aún asi no se si llegaría al 10%.
    Si, linux no es para el usuario común, pero no creo que fuera su intención, pero para programadores, y demás fauna de sistemas, creo que es lo mejor que puedes usar.
    Saludos

  8. Un buen artículo, doloroso, porque la verdad suele doler. Se pueden poner mil excusas y enarbolar las banderas del software libre cuanto se quiera, pero la realidad tumba cualquier atisbo de esperanza sobre la llegada del “año de Linux en el escritorio”. El abrumador número de distribuciones consigue diseminar las virtudes y multiplicar los errores sin que la cosa haya cambiado demasiado en los ocho años que llevo usando Linux… Por desgracia soy uno de los afectados por la insatisfacción creada por el exceso de opciones, y mira que he intentado quedarme en una distribución. Pero cuando no me ha fallado algo he echado en falta una característica de otro escritorio o distribución y otra vez a cambiar.

    Probablemente te lluevan las tortas por este artículo. Se agradece la valentía de expresar tu opinión con tanta claridad. Por mi parte estoy de acuerdo contigo, por mucho que me joda, con perdón, pero es la palabra que mejor lo describe.

    Un saludo

  9. Miguel dice:

    Poca cosa se puede añadir a lo que ya has dicho, el gran problema y lo que más me entristece, es que uno acaba pensando que la Potencia sin Control no sirve de Nada y lo digo desde el conocimiento. Porque Potencia hay y mucha, sólo que mal enfocada.
    Si se juntasen todos los equipos (diseño, programación, gestión, etc), se llegaría a la utopía del software libre.

    Lo dicho muy triste.

    P.D.: Pero todo y eso, vale la pena intentarlo.

  10. Alex dice:

    Ovación y aplausos. Este artículo es de 30 minutos de ovación. Lo has clavado, o al menos a mí me lo parece. Punto por punto tus conclusiones son excelentes y acertadas con precisión quirúrgica.

    Ya verás cómo alguien te pone alguna pega. No seré yo, que opino exactamente eso que reflejas con palabras.

  11. A veces es difícil de veras, ¿Como le dices a una persona que acaba de dejar windows porque cambio de interfaz sobre los más de 10 entornos de escritorios? Y es verdad que es un demonio que encuentra el que quiere (hablando del a fragmentación), pero vamos a veces es difícil, especialmente con los talibanes que no saben más que hablar, como dicía otra ex-escritora LINUX Gabriela “El mundo GNU/LINUX está llenos de muchas personas que hablan, critican, exigen y pocos que colaboran” o algo así y creeme que no solo están en los foros. Cuando comencé a estudiar en la academia libre de mi país, usaban gento y fedora, aquel que tenía Ubuntu o alguna distribución derivada le hacían bullying los mismos instructores.

    Lo bonito que fuera si la comunidad si en vez de crear tanto fork se dedicara a un entorno de escritorio específico (como kde, que está haciendo un esfuerzo enorme por mejorar) y los otros sean opcionales para el que quiera mirar. Enserio esto se resuelve fácil, podrían dividir a Linux en dos partes, una para usuarios “básicos” y otra para profesionales, personas que le guste personalizar, mirar, aprender, Como windows, con Windows 10 y la rama de Windows Server. Así de simple, no se tienen ni que parecer solo tiene que existir un estándar para cada lado, que sea compatible entre las dos versiones.

    Tomar todas esos temas de escritorios, iconos, wallpapers etc y llevarlos a una sola distro. Imagínate todos esos diseñadores de Numix, Moka, Paper, Elementary os y demás ayudando para una sola distribución, creo que no habría OSX, Windows que se le acercará, pero bueno, así es el mundo.

    Actualmente tengo Windows 10 y lo uso muy poco, más por cuestión de rendimiento y de verdad me he acostumbrado mucho a KDE y XFCE, ahora mismo ando en XUBUNTU que vuelva y puedo personalizar fácilmente, además XFCE es una escritorio completo y ligero (casi).

    Te felicito por el artículo, a pesar de lo largo, no te deja despegar.

  12. Fabian Alexis dice:

    Bueno a pesar de todas las mismas críticas de siempre (año tras año en todos lados el mismo argumento: que si las opciones, que si las curvas de aprendizaje, que si el soporte hardware, que si esto o lo otro) sigo siendo usuario de Linux. Iba a intentar rebartir cada punto pero creo que mejor no lo haré, pero: hay prejuicios (y muchos) sobre algunas cosas sobre el uso:

    Si bien hay una gran cantidad de “distros” yo creo que la gran mayoría no se mueve en realidad en más de 5 que son las más famosas (súmale quizás elementary, manjaro y linux mint), lo que nos falta como comunidad es diferenciar distros linux de configuraciones de usuarios hechas iso (que son el gran grueso de las distros, que cambian 3 cosas y las lanzan como iso).

    Lo del software, casi la mismo, pero igual hay que reconocer, debiste hacerlo, sobre los intentos de unificar la instalación de cara al usuario en las tiendas de aplicaciones, el mejor ejemplo es “Software” la aplicación de tienda de GNOME y Muon/Apper en KDE (Plasma ahora). De nuevo el prejuicio de que en linux solo la consola sirve, y no, la consola (como en OS X y windows complementa la instalación de software) en windows y mac igual no hay un estándar de instalación de software (son quizás menos que en Linux).

    Ahora es fácil hablar del soporte hardware y de las curvas de aprendizaje, siendo que al 100% de los que entran al mundo del pc lo hemos hecho desde una lógica en la cual una empresa con un claro abuso de posición dominante durante años amarró contratos con todas las empresas. Además yo no lo veo como un problema de linux como tal, eso es de las empresas y es a ellas a quien deberías criticar y no a quien te ofrece un driver libre que construyó con su tiempo libre y lo motiva el altruismo. Lo mismo con las aplicaciones, o acaso me vas a negar que ciertas aplicaciones con el hecho de ser en cierta medida un monopolio, se convirtieron en estándar.

    Las interfaces y programas de propósito general a día de hoy en 2015 están cubiertas en un 99% creo yo, tanto GNOME como KDE tienen sus aplicaciones que son iguales e incluso mejores.

    Sobre los talibanes, pues los hay en todos lados, pero por una extraña razón los de linux son los que meten más bullicio, pero insisto en que tanto en Mac (applesfera) como en Windows (microsoftinsider.es) los encuentras. Ese es un problema generalizado de internet que de un sistema.

    Ahora los flamewars igual deberías echarle un ojo a quienes lo dicen, yo te puedo asegurar que son personas nuevas que hacen eso, el grueso de usuarios ni cae en esa rencilla estúpida. Yo llevo desde el 2008 en Linux, y de todas formas es una conducta que se ha ido perdiendo, de a poco la gente entendió que ya no ayudaba esa conducta auto-destructiva, eso si, ver comentarios en muylinux no es referencia general porque ahí hay seres especiales.

    Ahora más que criticar la modularidad (que ese es el concepto a explotar) yo la valoro, porque puedo ir en contra la obsolescencia programada, y ningún sistema operativo te lo ofrece más que Linux. Ahora nuevamente reitero una idea que siempre menciono cuando comento acá, los usuarios comunes no leen tecnología, no se informan entonces están atadas en cierta medida en una industria monopolizada por quien llega primero, por eso Linux no crece en cuota y Windows 10 mobile nace agonizante.

    Yo como usuario común, creo que la mejor forma de propaganda para Linux es la más simple, demostrar que disfruto usándolo y ser amable cuando me preguntan cosas relacionadas, ni más, ni menos.

    PD: necesitamos bloggers de linux en medios como Weblogs u otros que realmente usen linux para sus tareas y no de forma intermitente para dar opiniones más mesuradas (eso de cara a un lector ocasional)

    PD2: Me gustaría que no solo nos quedemos en los fracasos, es tan fácil para el ser humano en todo orden de cosas resaltar lo malo y no lo bueno, yo te reto a que hagas un post sobre los aciertos de Linux, que las hay y varias.

    PD3: no comentaré nada del movimiento de la FSF y Stallman, eso juega en otra liga, y atacarlo a diestra y siniestra sin formar parte de ese círculo, caes en el juego de decir que Stallman es Gilipollas, pero de a poco en cierta medida, hay cosas que se han vuelto verdad, espero no te quedes tanto en las formas y si en el fondo, que en realidad el movimiento del software libre es una linda utopía que se vuelve realidad para algunos

  13. Jose Figueres dice:

    Fragmentos de abajo arriba (es importante el matiz). Entrecomillado los textos del autor.

    “(…)probablemente la libertad es también uno de los mayores problemas de Linux.”
    Nunca llegue a pensar que la libertad fuera un problema. En todo caso, estoy convencido (plenamente convencido) de que el problema es lo contrario.

    “(…)pero la única forma de lograr que Linux tuviese una oportunidad en el escritorio es llegar a una solución unificada y universal”
    Pues, la variedad y diversidad tampoco pensé que fuera un problema. Creo que es una gran ventaja poder escoger ‘libremente’ gustos y colores.

    “Eso reduce las posibilidades de ganar dinero, y los desarrolladores de juegos solo quieren eso. Hacer que el mundo sea un poquito mejor. Ganar dinero.”
    Yo habría ampliado el rango de desarrolladores, incluyendo cualquier otro que se nos pueda ocurrir y no solo el juego. El gran problema, el enorme problema, que tenemos la sociedad actual compuesta de ciudadanos/nas es la total ignorancia y desprecio de la economía colaborativa. Todo lo basamos en el beneficio (a poder ser, rápido) y en la explotación de quien contribuye al mismo. Lo demás es secundario en el mejor de los casos o simplemente ‘ilegal’; para eso tienen el poder (los jefes de los desarrolladores) para modificar leyes a su gusto e interés.

    “Linux es tan personalizable, tan configurable, que asusta. Los desarrolladores se olvidan de que el usuario final no suele querer tantas opciones cuando utiliza un producto: quieren algo con lo que puedan ir a tiro hecho”
    No creo que los desarrolladores olviden nada de eso. Creo lo contrario, que intentan satisfacer al usuario que quiere total ‘libertad’ para configurar a su gusto. Además, si asi lo desean con instalar y dejarlo tal cual (como cualquier windows o OSX) se cumple tu premisa de “ir a tiro hecho”.

    “(…)ha sido el gran olvidado de los fabricantes de todo tipo de componentes y periféricos”
    Ya, y eso, precisamente eso, es culpa de GNU/Linux o del Open Source. El enorme y titánico esfuerzo de los desarrolladores, para poder adaptar drivers y dispositivos a Linux a pesar de los fabricantes, es cuando menos, de elogio y aplauso.

    “Para los que no me conozcan tanto, tengo que avisar: tengo un respeto y una admiración casi religiosos a Linux y al Open Source.”
    Pues visto lo visto, que opinen tus lectores. Yo ya lo he hecho.

    Ah, por cierto, algún día colaborare con tu blog. Si, económicamente quiero decir ( es lo que nos pides insistentemente, de una u otra forma mas o menos sibilina a los lectores de tus comentarios). Pero no ahora, no en este momento, solo lo haré cuando me sienta libre de hacerlo, tan libre como tú de publicar tus reflexiones, pero nunca antes.

    Un saludo y espero haber sido cortés y educado, sino es el caso, me repruebas (con razón).

    Jose

  14. Pingback: Los X fracasos de Linux (de verdad)

  15. Shengdi dice:

    Hay que tomar como ejemplo a BSD. Su comunidad es aún menor que Linux, pero han logrado muchísimo más debido a que solo se enfocan en tres ramas, cada una con su público específico y no en “una distro distinta para cada especie animal del planeta”.

    Hasta ahora no he visto a nadie que vaya de Linux a BSD quejarse. La verdad, no he tenido la experiencia de usarlo, pero me mamé (modo colombiano de decir “harté/cansé”) de que teniendo cualquier tipo de computador, instalo un programa y se cierra sin motivo, doy clic y el escritorio deja de responder, muevo una ventana y las X se reinician (exagerando obviamente, pero llegó a pasar), y además, que no haya un navegador decente que no sea Chrome, mientras el resto de la competencia, que se supone que usa el mismo motor, no cargan nada bien.

  16. deckone dice:

    fracasos… creo que es relativo… win 8 para mi es un fracasote por lo mismo …la curva de aprendizaje… win 10 tiene el mismo problema de google, es el gran hermano y eso para los que quieren libertad asusta… no dudo que en linux haiga cosas que atenten contra la privacidad, pero creo que es mas dificil de implementarlo dado el caracter riguroso del codigo que ven muchos ojos… linux estará en los escritorios de los que queramos opciones… ahora los que quieren todo mascadito solo tienen la opcion de windows y asi les va en la vida… ya me cansé de ver cantidad de maquinas que se descomponen por lo mas debil del eslabon -el usuario- y eso es independiente del sistema operativo… sin embargo eso es lo bello de la red precisamente porque no necesita monetizarse seguirán saliendo opciones y de esas algunas ya estan muy logradas -estoy escribiendo esto desde linuxmint mate- y dado que las necesidades de computo basicas no varian en algun punto esas necesidades serán completadas y entonces si windows tendrá un problema para monetizarse… creo que ahora lo tienen por eso casi regalan la licencia de win10 y office para amarrar la bendita curva de aprendizaje y ser rentables en las empresas…

  17. No lo sé, no termino de ver que se sufra más con Linux que con Windows o Mac, lo que no se va en llantos se va en suspiros.
    Me cambié a Ubuntu definitivamente en 2009 y nunca he vuelto. No necesito interactuar con nadie y eso ayuda a no neceistar MSOffice, no diseño y me vale GIMP para las cuatro cosas que hago. El mismo portátil que compré e instalé Ubuntu 9.04 ahora tiene Ubuntu 14.04 y va perfecto de verdad.
    Cero virus, cero formateos, cero defragmentar, mucho espacio libre en un SSD de 128GB mucha RAM libre de 4GB.

  18. Kheldar dice:

    Concuerdo con la mayor parte de los que dices, soy un usuario mmm dual Windows para jugar y Linux para trabajar. Y pues Linux es muy hostil si no tienes ni idea de informática y si no tienes nadie que te apoye en la transición, mi novia tiene un portatil del 2005 y por cariño (creo) y porque lo reparo en cuanto se descompone, no ha querido cambiarlo y tras el fin de Windows XP, lo migre a Linux, inicialmente con Puppy Linux 6.0 los primeros días fueron horribles, pero se adapto completamente y le encanto (de hecho se enfado conmigo cuando lo cambie a Fedora por incompatibilidades de Puppy) ahora esta muy contenta con Fedora y no hubo ningún problema, parece que todo es sencillo después de Puppy, la solución usar aplicaciones lo más familiares posibles: Firefox, Kingsoft WPS Office (ahora odia Microsoft Office por lento) el único “problema” fue el cliente de correo usaba Outlook, pero aprendió a manejarse con Evolution y ahora no lo suelta. Lo que quiero decir con todo esto es que la transición no tiene porque ser tan odiosa que escapas de vuelta a Windows, pero eso depende de la comunidad y la comunidad Linux es horrible, Linux es increíble SI, hace que un portátil super antiguo funcione como uno nuevo SI, una persona normal puede entrar a ese mundo = NO, a menos que se los dejes todo listo y que ni se den cuenta que ya no están en Windows hasta que intenten instalar Plants Vs Zombies.

  19. Max Martínez dice:

    Justa razón. A pesar de que te leo y escribo desde “un Linux”, completamente funcional para mi y mi empresa, que se maneja sin Windows desde hace unos 10 años. Con Ubuntu al principio y bajo Debian desde la 6, hemos sobrevivido y formado parte de ese bajo porcentaje dispuesto a pagar el precio y ascender la curva de aprendizaje con tal de contar con un software confiable y seguro en todos los apartados. Concuerdo con que hay dificultades, la mayoría derivadas de la fragmentación como bien apuntas y tengo que reconocer que a medida que pasa el tiempo menos tiempo se tiene (y paciencia) para configurar y poner a punto el escritorio (usamos Gnome); pero también debemos reconocer que han habido avances significativos en muchos apartados, de los que los usuarios de Linux no podíamos disfrutar hace algunos años. Para mi, Gnome viene haciéndolo muy bien y se manifiesta mucha comodidad al usar por ejemplo Fedora. Falta, cierto. Y es hasta muy probable que la tan anhelada unificación nunca llegue pero mientras tanto, se puede vivir con Linux.

  20. antonio dice:

    ¿Alguien se plantea si linux quiere triunfar en el escritorio?
    Yo creo que no, creo que Ubuntu por ejemplo quería aprovechar linux, para hacer un producto basado en linux que sirviera para sustituir a windows, pero creo que a la gente que desarrolla y lo mantiene le importa poco. Son gente con perfil técnico, no empresarios.
    ¿Si ubuntu hubiera triunfado, alguien se acordaría que por debajo hay un linux?
    ¿Alguien se acuerda que corre por debajo de nuestros móviles con android?
    ¿Alguien se acuerda en que se basa es sistema operativo de los mac?
    Los sistemas operativos de pc hace tiempo que solo dan rentabilidad en entorno empresarial, con la excepción de apple que vende marca, mucha marca. En entorno empresarial ya hay empresas que sacan dinero de linux y tienen unos linux muy muy competitivos, el entorno cliente empresarial esta asociado a lo que el usuario conoce, el usuario conoce windows, y le gusta ponerse un mac para parecer más importante, luchar contra eso es poco rentable.
    En un futuro, tal vez hasta windows tenga un linux corriendo por debajo. Creo que linux tiene más futuro que el windows que ahora conocemos.

  21. Wynztech dice:

    Buena reflexion, pensamos muy parecido. Esto de Linux (si, sin el GNU delante, por que todo el mundo lo va a entender igual y yo no alimento fanatismos) daria para un estudio muy largo.
    Personalmente despues de muchos años de uso pasando por mas o menos las mismas fases que usted estoy en la misma posicion. Uso Linux en mi servidor NAS pero ni loco lo uso en el Escritorio, a quien le guste perfecto, a mi ya me pasó la edad de cacharrear y perder el tiempo. pfSense (basado en FreeBSD) como firewall. Windows para jugar. OS X como sistema de escritorio. Uso lo que me viene comodo para lo que necesito y me dejo de fanatismos y tonterias.
    Acabo de descubrir su blog, prometo ir leyendolo atentamente ya que veo que tiene mucho material interesante.

  22. Yo tomé ese consejo, y le dediqué tiempo y dedico (ya no tanto) a Ubuntu, son los que han puesto el tema del usuario final promedio en la mesa, y los que estan haciendo algo (con mucho esfuerzo y esperanza eso si) en llegar a la otra capa (movil).
    A ver en que queda ese esfuerzo.

  23. carlos dice:

    Linux, simplemente, es para quien no le importe ciertas incompatibilidades (como documentos ofimáticos) y le guste cacharrear con drivers, comandos y resolver cómo hacer algo que ya debería venir hecho de fábrica. Y pongo como ejemplo Elementary OS. Hace poco le dí una oportunidad, y quise habilitar el escritorio. Hay que instalar un programa, tocar varios archivos de configuración, cerrar la sesión y rezar que todo funcione. ¡Y sólo para poder ver los iconos en el escritorio! Algo que podría haberse solucionado con un simple botón en el panel de control y venir de fábrica. Esto te da una idea de lo poco que han pensado en los usuarios. Y ojo, que os veo venir, también pienso que windows tampoco escucha a sus usuarios.

  24. Jorge Gosz dice:

    Felicidades Javi, lograste muchos comentarios y al menos un nuevo lector.

    En mi comentario de ayer me falto mencionar lo que al parecer todos tienen claro. Sin apoyo de la industria esta muy difícil que crezca, si estas acostumbrado a usar algo es muy difícil que cambies y si no necesitas herramientas que puedes encontrar en linux pero no en windows no vas a cambiar (excepto tal vez mac).

    Y por que ahora no comentas? Siempre es interesante leer tus comentarios, y creo que esta entrada ya lo merece.

    • Gracias Jorge 😉 Pues porque si no no escribo, básicamente 😉 Cuando hay tantos comentarios la cosa se complica. Este es además un tema en el que ya queda todo dicho en el artículo, no puedo aportar mucho más. Saludos!

  25. Anonimox dice:

    Este tipo de post son los que me engancharon.
    Soy usuario diario de linux y ocasional de windows y todo se resume en algo que dijiste y repites hasta la saciedad DISEÑADORES por lo demas incompatubilidades de hard y demas es tan sencillo como comprar productos que marque en su caja el pinguinito y solicionado. Uso Ubuntu desde que salio actualizandolo siempre y cambiando perifericos y el unico problema gordo fue hace eones con los winmodem, compre uno por hard y arreglado solo uso windows para juagar (el punto debil de linux) por lo demas linus u akbar 🙂 que conste que si soy linux fanboy y a toda la gentebque he metido en el universo ubuntu (normalmente maquinas de trabajo) estan supercontentas y no cambian su detergente por nada 🙂

  26. Ozo dice:

    Apoyo de los fabricantes

    Aquí el problema son los fabricantes no Linux. Como se ha dicho hasta la saciedad, si un fabricante no quiere sacar los controladores de sus periféricos para Linux la comunidad poco más que intentar «sacarles las tripas» puede hacer. Cosa que se hace y bastante bien por cierto.
    Quizás lo único que se le puede achacar a la comunidad Linux es que no han sabido vender la idea a los fabricantes. Además muchos fabricantes o no ven negocio en una comunidad «pequeña» o son presionados para no sacar esos controladores.

    It just doesn’t work

    Volvemos a lo mismo, el problema son los fabricantes no Linux. 😀 Si los fabricantes no dan los controladores o no dicen cómo funcionan sus dispositivos para que otros los hagan funcionar es difícil que algo funcione como debiera. A pesar de ello la comunidad Linux se busca las habichuelas para que todo o casi todo termine funcionando.
    Es cierto que cuanto más «extraño» sea nuestro hardware más difícil será hacerlo funcionar. Pero es algo que pasa en todos los sistemas operativos; y es que aun teniendo los controladores oficiales el hardware no tiene por qué funcionar correctamente. Y esto te lo digo por experiencia; tarjetas de sonido que en Linux funcionan sin hacerles nada en Windows no funcionan ni con los controladores oficiales recién bajados de su web. Por ponerte solo un ejemplo.

    Demasiadas opciones…

    ¿Demasiadas opciones?¿De verdad eso es malo? Para mi una de las ventajas de Linux es precisamente las opciones que hay para todo. Creo que no somos nosotros los que nos tenemos que adaptar al software sino al revés, el software el que se tiene que adaptar a nosotros. Siempre habrá una adaptación pero el poder elegir el nivel de la misma es uno de los puntos fuertes de Linux.
    A pesar de haber muchas opciones, como en todos los sistemas operativos actuales, solo unas pocas son las que sobresalen y las que instala la gente. La mayoría de esas opciones no dejan de ser totalmente residuales y la gente se decanta por las más conocidas; solo cuando ese software no cumple las expectativas del usuario es cuando se buscan opciones menos conocidas o famosas.

    «Linux es tan personalizable, tan configurable, que asusta.»
    Linux es tan personalizable como el usuario quiere que sea. Si no quiere personalizarlo puede hacerlo sin problema, las opciones por defecto suelen ser suficiente. Otras opciones, distintas de Linux, son tan personalizables como sus desarrolladores han decidido que lo sea y no se puede hacer nada para cambiarlo.

    … y demasiadas formas de aprovecharlas

    Te doy la razón en que en Linux lo normal es que la curva de aprendizaje sea pronunciada. En Linux muchas veces se da por supuesta una destreza en el manejo de ordenadores que al final no es tal.
    Y aquí viene uno de los «grandes problemas», nótese la ironía, la forma de instalar las aplicaciones. ¿Qué más da usar APT, YUM, DNF, PACMAN u otros? Todos son igual de buenos y permiten instalar las aplicaciones igual de bien. Creo que el problema que ves es de nuevo la variedad. Lo de las dependencias rotas a la hora de instalar un paquete dejó de ser algo habitual hace tiempo. Hoy se puede dar también pero es algo más residual y sobre todo en distribuciones que intentan estar «a la última» donde no todos los paquetes se actualizan al mismo ritmo. En una distribución «estable» no tiene porque darse.
    Y como me suelen responder ante este planteamiento, «Pero es que es mucho más fácil instalar las aplicaciones en Windows o OSX». Y la respuesta es sencilla, no es más fácil es distinto.

    «Lo que ellos quieren es una App Store rollo Apple.»
    Es que eso ya existe en el mundo Linux y desde antes de la App Store, se llama por ejemplo Synaptic. Tiene diferencias, claro; la presentación y que la mayoría de las explicaciones están en inglés. Eso sí es achacable a la comunidad Linux.
    Y por cierto hay un mundo inmenso más allá de Ubuntu, que al final estas discusiones se centran en DEB, PPAs y sus problemas.

    Talibanes

    Stallman es una persona con un carácter muy difícil, cierto, pero en muchas de las cosas que dice tiene toda la razón del mundo. Lo que pasa es que eso se ve pasado cierto tiempo.
    Tú y mucha gente veis un problema en las guerras internas, yo creo que cuando esas guerras se dan entre usuarios sí son inútiles pero cuando se dan entre los desarrolladores son productivas aunque parezca lo contrario. Quizás no en ese momento de acaloramiento pero son un acicate para superar al oponente, lo que en definitiva los lleva a mejorar el programa.

    La soledad del programador Open Source

    En este punto tienes razón el programador en muchos de los proyectos está solo. Y aquí el problema muchas veces es del programador que en lugar de unirse a otro proyecto intenta hacer algo nuevo. Y es que cuando creamos un proyecto la mayoría tenemos un objetivo y no queremos que venga otro a decirnos que alguna cosa es mejor hacerla de otra manera. Los programadores deberían de tener la voluntad para entrar en otros proyectos y la humildad para aceptar aportaciones de otras personas, también de los usuarios. Muchas veces la obcecación del creador de «saber lo que más conviene al programa» lleva al fracaso del proyecto.

    El Open Source necesita diseñadores, no programadores

    De acuerdo, los programadores normalmente no son buenos diseñadores y eso lleva a interfaces «feas» y poco usables para el usuario normal.
    A pesar de ello y sin que valga de disculpa, en el resto de sistemas operativos no es que la cosa vaya mucho mejor. Salvo las aplicaciones que cuentan con un equipo de diseñadores, el diseño suele ser malo.

    Falsas expectativas

    Y aquí estamos en lo de siempre «es que no funciona bien con documentos MS Office» o «es que GIMP no se parece a Photoshop». Y la respuesta es bien sencilla: ¿acaso MS Office trabaja mejor con ODF? LibreOffice tiene un formato propio y funciona genial con él. GIMP es un programa y Photoshop es otro ¿por qué se tiene que se tiene que hacer un clon? ¿Porque la gente es lo que sabe manejar? ¿Estás diciendo que tú no usarías un programa mejor que Photoshop solo por no aprender a usar una interfaz diferente? No digo que GIMP sea mejor, no soy diseñador gráfico y no los podría comparar, lo yo si tengo claro que en mis usos del ordenador utilizo los programas que para mi son los mejores pero que si mañana aparece otro programa mejor me cambiaré a él sin importar que tenga que dedicar un tiempo a acostumbrarme a su interfaz.

    Ganar dinero también mola

    Estoy de acuerdo en que los desarrolladores deben ganar dinero pero el modelo actual de negocio de venta de licencias está obsoleto. Hoy en día lo que se venden son servicios asociados. Mañana, ¿quién sabe?
    En el software libre se puede poner precio a las aplicaciones, las licencias lo permiten y hay tal variedad de ellas que alguna se adaptará perfectamente al proyecto. Lo que nadie te puede asegurar es que ganes dinero haciendo un programa, sea éste libre o privativo. Por cada proyecto que «triunfa» miles quedan en nada.
    Hablas de DRM y de Steam; nada impide desarrollar DRM en Linux, el único problema es que algunos usuarios quizás no vayan a estar dispuestos a aceptarlo. Un caso parecido sería Flash, prácticamente nadie que use Linux lo quiere, pero casi todos lo tenemos instalado porque no es que sea necesario sino imprescindible para navegar por ciertas webs.
    Steam apuesta por Linux a pesar de ser una plataforma minoritaria, tan mal no lo deben de ver. Si el problema es que ese juego tan chupipiruli que me gusta tanto no ha salido para Linux, ¿cuántos salían antes y cuántos ahora? ¿Acaso todos los juegos salen para todas las consolas?
    Tanto AMD como NVIDIA también han debido de ver algo porque han empezado a ayudar con el desarrollo de los controladores libres de sus respectivas gráficas. Intel lo lleva haciendo desde hace tiempo.

    Otras opiniones relevantes

    Y de nuevo volvemos a la idea de que hay que unificar. ¿Y quién va a decidir cómo se unifica? ¿Tú? ¿Yo? ¿Icaza? ¿Por consenso? Lo que me gusta a mi no tiene por qué gustarte a ti o al revés. Si unificamos cosas en Linux, cuya máxima es la libertad ¿no estamos perdiendo esa libertad al imponer ciertos aspectos porque otros sistemas lo hacen y parece que les funciona? «Free as in Freedom, not free as in free beer» que dijo Stallman.
    Unificar significa imponer los gustos de unos pocos a una mayoría, imponer unos criterios estéticos, unos valores, unos formatos, unas características. En definitiva unificar significa marcar una linea y que nadie pueda salirse de esa linea.

    Y después de esta respuesta casi me sale un artículo tan largo como el tuyo. :-p

    • carlos dice:

      Hablas en nombre del usuario que le importa poco ser diseñador, programador, editor de vídeo, de música o jugón. Que no hay photoshop en linux, da igual, uso gimp, que para quitar los ojos rojos de la súper foto selfie que acabo de hacer pues le da exactamente igual lo que use. Y si sólo va a usar su super documento en libreoffice en su equipo, más de lo mismo. Pero para el que necesite hacer algo que sólo puedes hacer con photoshop, o compartir un documento, pues no es lo mismo.

      • Ozo dice:

        No hablo en nombre de ningún usuario, rebato los argumentos de javipas. No he hablado de programas específicos más que cuando lo ha hecho javipas.

        Como digo en mi respuesta no puedo comparar Gimp con Photoshop porque no soy diseñador. Javipas dice que Gimp no puede triunfar porque no ha clonado a Photoshop, lo cual me parece una «tontería», sin ánimo de ofender. Son dos programas diferentes que sirven para lo mismo, ¿uno mejor que otro? lo dejo para que otros opinen. Mi argumento es que usar un programa u otro dependerá de si sus características son las mejores para el usuario. No podemos cerrarnos al uso de uno u otro porque la interfaz no sea la misma.

        Te pongo un ejemplo más «simple». Hoy en día Chrome, Explorer, Firefox, Safari y Opera son los navegadores más importantes. Todos tienen una interfaz diferente. Unos se usan más que otros. Para mi hay uno que lo considero el mejor. Si mañana deja de adaptarse a lo que espero de un navegador, buscaré otro ¿tengo que buscar uno que tenga la misma interfaz que el que uso ahora? No, me tendré que adaptar a una nueva interfaz si quiero usar un navegador diferente.

        Cuando hablo de formatos de documentos lo hago de nuevo para rebatir una propuesta de javipas y de miles de personas que usan el mismo argumento. El que LibreOffice tenga problemas para mostrar correctamente un formato mal documentado, como es el usado por MS Office, no es argumento para decir que Linux o LibreOffice han fracasado. LibreOffice usa un formato abierto y bien documentado, que es usado por otros programas ofimáticos, y a pesar de ello puede haber problemas. ¿Por qué tendría que ser 100% compatible con el formato de Microsoft? Cuando se abre un documento ODT en Word también pueden surgir problemas de formato y no por ello se puede decir que MS Office haya fracasado.

        Si quieres compartir documentos, que es un problema diferente, existen multitud de formatos en los que hacerlo; no hay porque hacerlo en un formato privativo que me obliga a tener un programa especifico para verlo correctamente.

    • Manuel dice:

      El apoyo de los fabricantes también hay que buscarlo, como hizo (y muy bien hecho) en su día Microsoft.
      Desarrollar drivers cuesta dinero y es normal que quien invierta su dinero no quiera que sus drivers tengan que ser Open Source porque eso es dar ventaja a su competencia.
      Con un alcance real tan bajo es normal que los fabricantes, salvo que les sobren los recursos, no quieran malgastarlos.

      Tener n-mil distros que tan solo supone tener que pegarse con distintas formas de trabajar no ayuda a los usuarios, la gente quiere encender el PC y poder usarlo, no encenderlo y tener que malgastar tiempo en aprender cómo se usa es versión que no entienden porqué es distinta.

      Stallman con sus declaraciones termina haciendo más mal que bien, con todos mis respetos y entendiendo lo que quiere decir al resto del mundo les parece un friki pirado conspiranoico. Apple tenía a Steve Jobs, que sabía y muy bien comunicar llegando a todos, vendiendo sus productos y lo fácil que podían ser usados. Microsoft tenía a Bill Gates, que supo mejorar y mucho la experiencia de usuarios de PCs dándoles un entorno mucho más productivo y un producto robusto.

      ¿Cuánta gente usa Office o Photoshop y cuántos usan Libre Office o GIMP?
      Guste o no los primeros se han convertido en lo más conocido y usado, lo que la gente conoce.
      Si quieres ganarte a los usuarios les puedes dar alternativas, pero que les resulten sencillas de usar, y para eso los segundos se tienen que asemejar a los primeros, sobre todo mejorando sus interfaces gráficas.
      A ti no te importará perder tiempo en aprender nuevas interfaces, pero a la inmensa mayoría de usuarios sí que les importa y mucho.
      De hecho en cualquier proyecto el tema del interfaz de usuario es primordial, porque como cambies demasiado la interfaz que conocen, los usuarios pondrán el grito en el cielo y dará igual cuánto trabajo y esfuerzo haya detrás del mismo.

      Y el dinero importa y mucho, porque los que desarrollan aplicaciones que corren sobre el SO necesitan ganarse la vida con su trabajo. Es muy bonito lo de programar por amor al arte en plan altruista, pero ese altruismo no paga facturas.
      Así que un SO sin aplicaciones, por muy bueno que sea, está condenado al fracaso.

      Por último, unificar es entender que la unión hace la fuerza, que es mejor remar todos en la misma dirección y sentido, que dedicarse a hacer forks y más forks porque yo quiero el color de texto principal en verde y como los demás no quieren me enfado y me monto mi propia versión.
      Y ahí está el problema, en que la gente antepone sus caprichos al sentido común para conseguir ganar usuarios y ser tenidos en cuenta.

      • Ozo dice:

        «El apoyo de los fabricantes también hay que buscarlo»
        Como digo en mi primer comentario «Quizás lo único que se le puede achacar a la comunidad Linux es que no han sabido vender la idea a los fabricantes.»
        Estoy de acuerdo contigo en que la comunidad no ha sabido vender Linux a los fabricantes.

        «Desarrollar drivers cuesta dinero…»
        Evidentemente pero a un fabricante de hardware ¿qué le interesa más, vender hardware o software? Además nadie les obliga a dar esos controladores como Open Source, ahí tienes los controladores gráficos privativos de NVIDIA y AMD. A mucha gente no le gustará y buscará alternativas libres aunque pierdan prestaciones pero a otros les dará igual.

        «Con un alcance real tan bajo…»
        Y sin embargo cada vez más fabricantes crean controladores para Linux. Debe de sobrar mucho dinero o es que están viendo un nicho en el que pueden ser «los primeros». Si al hardware de un fabricante se le puede sacar el 100% del jugo y al de la competencia solo el 90% porque no tiene controladores oficiales, es más fácil que los usuarios se decanten por el primero.

        «Tener n-mil distros que…»
        Este párrafo te lo voy a dividir en tres trozos 😉 En realidad hay unas pocas distros, el resto son derivadas de estas o derivadas de derivadas. Y solo cambian en que se ha configurado de una manera u otra.

        «la gente quiere encender el PC y poder usarlo»
        Porque claro, cuando enciendes un ordenador que lleva Linux no se puede usar, no funciona. Quiero pensar que te refieres a que todo lo que le enchufes o lleve el ordenador funcione y eso no ocurre en ningún sistema operativo. En todos hay que configurar algo y si hay suerte no tienes que preguntar a Google cómo hacer funcionar la parte que da problemas. Te remito al ejemplo que pongo en mi primera contestación; tarjetas de sonido SiS para más señas.

        «no encenderlo y tener que malgastar tiempo…»
        Porque cuando una persona enciende un ordenador con otro sistema operativo la primera vez no necesita aprender nada ¿verdad? Lo que creo que intentas decir, como tantas otras personas que usan esa argumentación, es que quieres que todo tiene que funcionar como en Windows porque es lo que la mayoría de la gente aprende a usar.
        Antes de los smartphones los teléfonos tenían pantallas pequeñas y unas pocas funciones, si venían con el juego de la serpiente eras afortunado. Hoy en día prácticamente todo el mundo sabe manejar un smartphone. Han aprendido aunque «la interfaz» es distinta porque les interesaba. Vieron las ventajas de los smartphones y no les importó aprender. ¿En los ordenadores por qué ha de ser diferente? Si te interesa usar un sistema operativo que no es Windows porque crees que tiene más ventajas o se adapta mejor a ti ¿por qué ha de ser igual a lo que manejabas antes?

        «Stallman…»
        Como digo es una persona díficil pero acaba teniendo razón en muchas de las cosas que dice.
        Jobs y Gates han sido grandes vendedores. Lo dejo ahí porque eso daría para un gran flame. 😀

        «Photoshop y MS Office»
        Lo que planteas es la misma discusión de siempre. Son los mejores y las alternativas tienen que clonarlos para que puedan llegar a algo.
        Photoshop y MS Office son programas de pago que la mayoría de la gente tiene piratas. Solo eso ya bastaría para que toda esa gente le diese una oportunidad al software libre.
        Photoshop es un referente en el diseño gráfico, y por tercera vez en este hilo, mejor o peor lo tienen que decidir los usuarios que los usan, yo no soy uno de ellos. A mi me podría gustar la idea multiventana de Gimp y decidirme por él. Mi flujo de trabajo será diferente que en Photoshop pero no tiene por qué ser peor.
        En cuanto a MS Office, cada vez más empresas se decantan por LibreOffice. ¿Trabajan sin ningún problema? Seguro que no, pero tendrán problemas parecidos a los que tendrían con MS Office. Su flujo de trabajo puede cambiar pero el resultado será el esperado.

        «…mejorando sus interfaces gráficas.»
        Estoy de acuerdo las interfaces son muy mejorables y normalmente necesitan a una persona que sepa cómo hacerlo. Pero eso no es un problema exclusivo de Linux ¿o todas las interfaces en Windows y OSX son perfectas?

        «A ti no te importará perder tiempo…»
        Claro que me importa que me cambien la interfaz, no quiero estar todos los días aprendiendo a usar programas. Lo que no me importa es aprender a manejarme en una nueva interfaz que me va a reportar beneficios.

        «De hecho en cualquier proyecto…»
        ¿Como cuando Microsoft cambió la interfaz de MS Office? La cambió y todo el mundo a imitarla. ¿Es buena, funcional y productiva? Pues dependerá del usuario, pero las empresas desarrolladoras para Windows lo han copiado en mayor o menor medida. ¿Por qué ese cambio se ha admitido y que una opción que busques esté en un menú diferente no se puede admitir?

        «Y el dinero importa y mucho…»
        Y yo no digo lo contrario. Claro que importa y los desarrolladores tienen todo el derecho de ganarse la vida haciendo lo que les gusta. Pero que un desarrollador cree una aplicación no significa que vaya a ganar dinero con ella. Por cada aplicación que «triunfa» ¿cuántas fracasan? Esto es así en Linux, Windows, OSX y en MS-DOS. En Linux también existen las aplicaciones de pago.

        «Por último, unificar es entender que la unión hace la fuerza…»
        No estoy de acuerdo. Unificar esfuerzos para dar a conocer Linux y sus bondades y hacerlo llegar cada vez a más gente sí es algo que se puede reprochar a la comunidad Linux. Pero unificar para quitar opciones no deja de ser una imposición que resta libertad. No olvidemos que en nuestras distribuciones hay una parte muy importante GNU, ¡hola Stallman! ;-D cuya máxima es la libertad.
        Te repito las preguntas de mi primera contestación ¿Y quién va a decidir cómo se unifica? ¿Tú? ¿Yo? ¿Por consenso? Temo que el resultado de un intento de unificación no puede acabar mas que con otra distribución nueva.

    • Dani dice:

      Siempre hay algo que se deja en el tintero, la fragmentación no se mira de cara al usuario, que también a la hora de dar soporte, sino de cara al desarrollador o empresario: cuantas más opciones más complejo es ofrecer un producto o servicio, y eso pasa con cualquier cosa, hasta con el lenguaje hablado; imagina que aquí en España cada uno hablara el idioma que le da la gana, tiene que haber un consenso y eso no lo hay en Linux. Luego está la falacia de la elección, cuando ya de primeras se dice que lo normal es quedarse con el primer programa si funciona… cosa que es bastante penoso en Linux debido a que la mayoría de programas son mediocres y los “buenos” fallan por todos lados o se quedan cortos de funcionalidades con sus respectivos propietarios, cuando no ni existen como herramientas de diseño (GIMP está muy bien para casa pero no más).

      Todos los pros y contras de cada uno son muy respetables pero no dejan de ser ideales.

      Como informático, yo llevo 10 años con Linux en el escritorio y lo dejé porque estaba harto de dedicarme al sistema en vez de al trabajo.

  27. Ivan dice:

    Si bien suscribo lo que dices, no pienso que Linux haya fracasado en el escritorio.Todo depende de quién/para qué lo use.Yo soy un autónomo corriente (ni de lejos usuario especializado),y uso ubuntu hace unos 10 años.Estoy razonablemente contento pues me he dado cuenta que problemas(o quebraderos de cabeza), dan todos. Y es aquí dónde he encontrado que en Linux “siempre” hay soluciones.
    Si vas a comprarte lo último de lo último…Linux llegará 1 año más tarde(por lo menos esa es mi experiencia con todos mis portátiles). El hecho es darse cuenta para qué lo quieres.A mí para trabajar, me va perfecto y hago todo mejor y mas rápido.
    Pero vaya por delante que me encanta Windows y me parece que su mejora en los últimos 5 años es espectacular.
    De hecho la rueda está inventada, quiero decir que todos hacen lo mismo de diferente forma.
    Un saludo y enhorabuena por tus artículos, te leo con frecuencia.

  28. Pingback: Escribiendo que es gerundio | Incognitosis

  29. Danielo dice:

    Muy buenas,

    En mi humilde opinión aquí hay un problema de concepción de base, y es el concepto de “comunidad Linux”.
    Entender a la comunidad Linux como un todo, como una entidad es un gran error. ¿ Por qué agrupamos a las distintas comunidades de Ubuntu, Debian, etc bajo una sola? Seguro que a nadie se le ocurre englobar a la comunidad de RaspberryPi (por ejemplo) como parte de la comunidad Linux. La comunidad es algo esporádico, que ha surgido del interés de la gente. No hay una cabeza visible, no hay un jefe y por tanto no hay un rumbo ni un sentido del deber u objetivos.
    La frase “lo que linux necesita son diseñadores” es muy sencilla de enunciar, pero ¿cómo atraes a esos diseñadores? ¿les pagas? ¿le dices a uno de los programadores “ahora eres diseñador”? es más, ¿ quién debe atraer a esos diseñadores ? ¿tú? ¿yo? ¿La comunidad de Arch? ¿Ves a lo que me refiero? Los productos que han triunfado en el escritorio tienen a una empresa detrás, y por lo tanto, unos objetivos, un rumbo, un jefe que dice en qué dirección hay que ir, y que les puede ordenar a los trabajadores lo que tiene que hacer porque para eso les paga. En linux no hay nada de eso, es dispersa, en ocasiones individualista y cada uno hace lo que sabe hacer y cree que es mejor, porque nadie le va a decir (ni puede) qué es lo que debe hacer, como en todo lo que surje de forma espontánea. El día que una empresa se ponga a la cabeza del proyecto, contrate a la mitad de la comunidad y le diga lo que debe hacer, porque para eso les paga, entonces tendrás el producto que buscas. Es el caso de CyanogenMod, que para poder tener un enfoque, unos objetivos y dedicarse a lo que “necesita” se erigió en empresa. Lo mismo pasa con android, tiene a google detrás (por cierto, la comunidad android es también comunidad linux¿?)

    No sé a quien crees que va dirigida esta carta abierta, pero dirigirla a “la comunidad Linux” es como escribirle a la naturaleza o a la humanidad en su conjunto.

    Un saludo.

  30. Manuel dice:

    Coincido del todo contigo.

    Son verdades que duelen, pero grandes verdades, y es absurdo negarlas después de tantos y tantos años escuchando sobre la llegada de Linux a la mayoría de escritorios.

    He usado y sigo usando tanto Ubuntu como RedHat, como tú no entiendo los palos a Ubuntu que es la distro que más y mejor ha hecho por universalizar Linux en los escritorios, pero por mucho que me haya acomodado a usarlos hay cosas que sigo sin enterder.
    Algo tan simple como el menú principal del sistema y acceder a las aplicaciones es poco usable en ambos casos, uno por sus absurdos menús (Ubuntu), otro por la distribución de la configuración y aplicaciones dentro de los mismos.
    Lo de las aplicaciones OpenSource es de traca, están pidiendo a gritos que alguien que sepa de diseño y usabilidad tome los mandos y cambie una penosa experiencia de usuario.

    Apple ha demostrado que se puede hacer algo distinto a Windows, siempre y cuando tengas en mente de que el fin máximo de un SO es funcionar bien, tanto en su operativa como en su experiencia de usuario. Si para usar un SO, que no es más que la base para el resto de aplicaciones, tienes que perder el tiempo en aprender cómo hacer cosas básicas es que algo se están haciendo j…mente mal.
    En el mundo Linux ni siquiera han sido capaces en ponerse de acuerdo sobre el instalador de paquetes, obligando a gente que no sabe ni lo que es a saber cómo funciona cada uno.

    Del tema de las dependencias a resolverse durante la instalación mejor ni hablamos, porque sí que es algo que hace perder el tiempo y la paciencia.

    Y sí, los talibanes son con diferencia lo peor, sobre todo por esa prepotencia que tienen muchos al creerse que para usar Linux hay que ser mucho más que un usuario novato, respondiendo en muchos foros con sobradas que están fuera de lugar.

    Linux es un gran sistema, que sería mucho mejor si se aunaran esfuerzos y se tuviese más auto-crítica, pensando más en los usuarios del sistema que en quienes colaboran en su desarrollo.

  31. Pingback: Réquiem por Firefox OS | Incognitosis

  32. Mierda. Pues sí. Toda la razón aunque fastidie reconocerlo. Pero en fin, supongo que uno elige unos inconvenientes y ventajas sobre los demás. En concreto, ahora mismo, los inconvenientes y ventajas asociados al uso diario de Linux me hacen sentir más cómodo que los de otros sistemas operativos. He vivido años como usuario de Windows (desde 3.11 en adelante) y hasta etapas de maquero convencido (hasta he sido apóstol de PowerPC) pero en estos momentos Linux se adapta mejor a lo que necesito.

    Quizá si trabajase en una oficina donde cada día tuviera que intercambiar archivos con usuarios de Office acabaría en Windows 10 (que dicho sea de paso me parece el Windows más parecido a Linux que probé). Pero en fin, lo que uso actualmente a diario va bien desde Chakra Linux o Mint Cinnamon y XFCE.

    Ahora, también he de decir que esta comodidad se basa en mis particulares prioridades:

    1- Me importa muy poco (o nada) la pureza. Si mi nvidia funciona mejor con un controlador no libre lo instalo en lugar de hacerme cruces. Si mi sistema tiene 32 bits o Flash para funcionar ¿pues qué? Coincido al 100% en tu apreciación sobre Gimp. ¿Para qué tanto sufrimiento? Lo odio. Lo odio de veras. Es una cosa pensada para fastidiar, nadie me convencerá de lo contrario. Así que sigo tirando con Photoshop CS2 desde Wine. Y me aguanto. Y cuando tengo que ir a Windows pues voy, qué remedio.

    2- No tengo tanta pasta. Aguanto con un PC algo antiguo porque no me queda otra. Y si puedo ahorrar en licencias, ahorro. Así que Linux es lo mejor para mí. No tengo que pasar horas buscando “cracks” ni “serials” para esquivar la compra. Resulta que casi todo es gratis ya, con lo que no hay que hacer cosas extrañas para funcionar. Además puedo tener un sistema moderno en un PC no tan moderno. Bastante bien por esta parte.

    3- Ante todo la seguridad. He perdido muchas fotos muy queridas por fiarme de NTFS para mis discos duros. De repente desaparecían carpetas enteras, y CHKDSK estaba en el top-ten de mis programas más usados bajo Windows. Con los sistemas de archivos de Linux hasta he sobrevivido a apagones y reinicios bestias. Sólo el deterioro físico acaba con los datos. O un borrado accidental, claro:'( Por otra parte me olvido de virus, troyanos y la mayor pesadilla de windows: el adware maligno. En serio que he perdido más horas limpiando Windows que arreglando pingüinos. Sé que Apple también tiene un estupendo sistema de archivos para discos. Pero está el dichoso punto 2.

    4- La compatibilidad. Sé que puede resultar raro. Pero me refiero principalmente a dos cosas que me sorprendieron mucho en Linux.
    La primera es que es muy plug-and-play. En general tengo que instalar uno o ningún controlador. En Windows solía hacer CDs con recopilaciones de drivers. Aquí es enchufar y listo. Hasta le da igual a mi portátil en qué puerto enchufo el ratón. Lo encuentra y funciona al momento.
    La segunda es que Linux lee de todo. Discos de Windows, de Mac, de lo que sea. Archivos de todo tipo. Otra cosa son los dispositivos móviles. No soy capaz de meter música en el iPhone sin el dichoso iTunes (que es otro programa que odio profundamente) o hacerle cosas avanzadas a un Android sin programas de Windows.

    Podría hablar también de otras cosas. De los insufribles apagados extendidos y reinicios obligados de Windows al actualizar. De la vereda marcada y bien marcada tanto de Microsoft como de Apple que te hace sentir tonto o delincuente por querer hacer de tu capa un sayo. Pero resumiendo: ahora mismo me cae bien Linux. Sobre todo por la comunidad de Chakra y lo bien que casa todo en Mint en mi Vaio. Argumentos subjetivos y muy personales, me temo. Es decir: pues me siento cómodo en estos momentos.

    Pero reconozco que estar cómodo no significa ni que vaya a seguir estándolo siempre ni que no sea totalmente cierto lo que comentas. Soy un veleta en estas cuestiones, y aunque no me veo usando un Mac jamás de los jamases (es que me caen hasta mal los de Apple) no puedo asegurar que en el futuro no me vuelva un maquero o hasta un windowsero de pro.

    En fin, que ahí le has dao. Todo lo que cuentas lo siento prácticamente igual. Yo quizá no veo tan mala la fragmentación porque en el fondo sí hay unas pocas distros grandes que tiran de las demás y que van adoptando tecnologías comunes a todas ellas, lo cual condiciona una especie de selección natural, de refinamiento y estandarización de facto entre todas ellas. Aunque claro, va muy lenta y muchas veces se pierde tiempo porque cada distro tiene su “filosofía” particular y enfrentada a otras. Pero en fin, está en su propia naturaleza. Quizá un mundo donde Linux sea el sistema de escritorio indiscutible sería el mundo donde Picard estaría al mando de la Enterprise. Sería genial pero por ahora sigue siendo ciencia-ficción.

Comentarios cerrados