Tecnología

Los tablets no son para mí

Ya he comentado en varias ocasiones que no soy muy amigo de los tablets, un tipo de dispositivo que pensé que tendría menos tirón hasta que me di cuenta de que la gente no es como yo.

Hasta la fecha no había entrado una de esas diabólicas máquinas en casa, pero este verano ha cambiado el panorama: mi mujer, desarrolladora y maquetadora front-end (autobombo), tiene un Nexus 7 (2013) desde hace unas semanas. La idea es la de usarlo como una herramienta más para verificar que sus desarrollos se ven bien en tablets (al menos, en algunos), y también la de evitar llevarse el portátil durante uno de los recientes viajes de la semana pasada.

El caso es que sin otra opción decente, intenté programar las Incognitosis de fin de semana vía el Nexus 7. Craso error. Ese tipo de post en particular es especialmente pesado de publicar, porque voy revisando lo que he ido compartiendo vía Twitter y sobre todo vía Flipcognitosis para luego incluir esos enlaces en la lista.

Esa tarea de producción resultó ser un verdadero infierno. Abrir unas cuantas pestañas, copiar y pegar textos y enlaces, y saltar de la página enlazada al post en edición en WordPress no es una tarea recomendable para simples mortales. Puede que el fallo sea mío: lo intenté “a pelo”, con el editor nativo del CMS de WordPress en lugar de, por ejemplo, la aplicación de WordPress para Android.

No sé si eso hubiera aliviado el tema, pero lo cierto es que ya solo la acción de seleccionar texto para copiarlo y pegarlo (hacerlo sin formato -algo que en Windows o Mac se hace con Ctrl+Shift+V o Cmd+Shift+V- parece imposible) en el editor era un suplicio. Estuve unos 10 minutos para lograr completar el proceso para 3 ó 4 enlaces. Después de eso, me rendí.

Puede que algunos logréis trabajar mínimamente con un tablet, sobre todo si le acopláis un teclado físico (o lo conectáis vía Bluetooth), pero para alguien que necesita trabajar constantemente en un ámbito como el mío, la cosa parece todo menos cómoda. El Nexus 7 no es mal cacharro -como cualquier tablet- si uno quiere consumir contenidos o recorrer sus actualizaciones de Twitter o Facebook, pero lo que está claro es que no es ni de lejos un producto destinado a producir.

Y eso, desde luego, los elimina automáticamente de mi lista de dispositivos útiles. A Apple, Samsung y demás no creo que les preocupe demasiado, porque yo, precisamente, soy minoría. Lo que sí debería preocuparles, y mucho, es el hecho de que los phablets se les están comiendo el mercado. Sea como fuere, esta pequeña y lamentable experiencia me ha hecho confirmar aquello de ‘cada oveja con su pareja‘. Si quieres producir (decentemente), nada de tablets.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo 🙂

  • iPhone SE 16 GB: si os gustan los teléfonos compactos, este es el mejor de la historia. Los 16 Gb se quedan cortos, pero este precio es brutal, aunque sea el modelo rosa dorado. 349 euros en eBay.
  • Portátil Yepo 737S: a ver, la marca es cero conocida y no da demasiada confianza, pero es que estamos ante un Intel Atom Z8350 (como el del Chuwi Hi12), pantalla 1080p de 13,3 pulgadas, y todo por 164,30 euros en GearBest con el cupón YEPO737S. Poco que perder, ¿no creéis?
  • ZTE Axon 7: el teléfono que elegiría si quisiera escuchar mucha música en él. Snapdragon 820, 4 GB de RAM, 64 Gb de capacidad ampliables, gran pantalla. Fantástico en todo (quizás un pelín por debajo en cámara que los top) y a precio chollo: 346,88 euros en GearBest con el cupón ZAXON7
  • LG Watch Urbane: este es mi reloj inteligente, así que puedo recomendarlo con criterio, sobre todo a este precio: 169 euros en Amazon. Elegante y funcional, aunque no tiene GPS así que como reloj deportivo no cumple.
  • Rasbperry Pi 3: el miniPC por excelencia, que sigue destacando por integrar WiFi y por ser perfecto para todo tipo de pequeños (y grandes experimentos). Está de rebajas, y cuesta 36,50 euros en GearBest con el cupón ABDIYPIES. Si preferís una alternativa más rápida y segura, en Amazon está a 39,90 euros, que tampoco está nada mal.
  • Huawei Mate 9: telefonazo que analicé con muy buenas sensaciones. Kirin 960, 4 GB de RAM, 64 GM de capacidad (ampliables), súper pantalla de 5,9 pulgadas (en un cuerpo compacto) y una doble cámara muy, muy llamativa. Está de oferta, 529 euros en GearBest.
  • Chuwi HiBox: como sabéis lo tengo desde hace tiempo. Llega con un Intel Atom x5-8350, 4 GB y 64 GB de capacidad además de tener Windows 10 y Android 5.1 preinstalado.  Está además a muy buen precio: 114,10 euros en GearBest con el cupón GBHIBOX4.
  • Android TV Mini M8S II: con el ya conocido procesador Amlogic S905X, 2 GB de RAM y 8 GB de capacidad, uno de los mejores TV Box del momento, dicen. A disfrutar (más) de la tele, por 36,50 euros en GearBest.
  • Samsung Galaxy S7: yo me lo compré hace un par de meses, qué os voy a decir. Una maravilla que ahora ya está a precios muy llamativos: 459 euros en Amazon. Tenéis que ir a “Nuevos desde 459 euros” para que os salgan las tiendas que lo venden a esos precios.
  • Xiaomi Air 13: el portátil más chollo de los últimos tiempos vuelve a estar a precio destacado. Ya sabéis, no tiene desperdicio y es una gran opción si buscáis portátiles de esta gama. Está a 611,60 euros en GearBest con el cupón XAIR13s.
  • Disco duro externo Maxtor 1 TB: Backups al poder, chicos. 39,44 euros en Amazon (43% dto.). 2 TB a 76,09 euros en Amazon (29% dto.). Si la marca Toshiba os da más confianza, el modelo Canvio Basics de 1 TB está a 52,50 euros (17% dto.) y el de 2 TB a 76,33 euros (17% dto.)
  • Xiaomi Mi5 64 GB: la versión internacional de este móvil tope de gama y con precio absolutamente ridículo. Ni Motorolas G5s ni leches. Si buscáis un móvil de garantías compradlo ya. Está a 209,95 euros en GearBest con el cupón RMi5.
  • Xiaomi Mi Note 2 64 GB: una alternativa barata al Galaxy Note 7 que no explota. Está a 365 euros en GearBest con el cupón MiNoteS.
  • Chuwi Hi13: Un Celeron N3450, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad ampliables vía micro SD, y esa pantalla de 13,5 pulgadas y resolución alucinante: 3.000 x 2.000 píxeles, aparte de conectividad 802.11ac. Está a 279,59 euros en GearBest con el cupón CHUWI25%OFF. El teclado oficial lo podéis conseguir en GearBest por 48,37 euros y el stylus HiPen H3 con 1024 niveles de presión (mejor que el del Hi12) sale por 22,37 euros.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

21 comentarios en “Los tablets no son para mí

  1. Hola, desde que dejaste MuyLinux sigo pendiente de tus entradas por el lector de WordPress. Comparto mucho de tu opinión, y debo añadir que los teclados bluetooth son bastante incómodos, además que trabajar en una pantallita resulta tarde o temprano agotador. Me parece que las tablets son mejores para leer libros o la prensa por Internet.

    Saludos.

    • Ah, MuyLinux, qué tiempos aquellos 😀 Lo echo mucho de menos, pero Metalbyte está haciéndolo estupéndamente, como ya lo hacía conmigo. Gracias por leerme por aquí… Sí, incluso con teclado, las tablets, como dices, son para lo que son. Saludos!

  2. Alex dice:

    Creo que lo he comentado en alguno de tus artículos sobre tablets anteriores, pero lo cierto es que un tablet no es para escribir un documento desde cero. Es útil para modificar uno creado y compartirlo rápidamente sin necesidad de estar delante de un ordenador y sin tener que llevarlo encima.

    Por supuesto que para consumir es ideal por su ligereza, versatilidad y autonomía. Más que decir que no es para ti, un tablet no te sirve para tu trabajo dada la naturaleza del mismo, pero para tu ocio, seguro que te vale igual que a cualquiera.

    Por cierto, copiar y pegar sin formato en iOS si que se puede 😉

    • El problema es que yo necesito producir casi con cualquier cosa. Te diría que hasta con el móvil :/

      Me apunto lo de iOS -pero no será suficiente, me temo-, a ver si alguno confirma que sí se puede también (o no definitivamente) en Android 🙂

    • Tienen poco o nada de tablets (el Pixel tenía pantalla táctil si no me equivoco), y no están pensados para ser usados con gestos táctiles. Son más bien algo así como los sucesores de los netbooks, pero con ese toque “Cloud” que los hace especialmente curiosos para quien no necesite apps locales.

  3. Matias Ignacio dice:

    Yo tengo una tablet, de hecho tiene buen hardware y todo lo demás, proyecte muchas cosas para ella, pero finalmente, al sentir que todo es mas torpe en ella como tu lo comentas la deje de lado, ahora solo la uso para revisar facebook, twitter y jugar algunos juegos.

  4. Totalmente de acuerdo. Soy un afortunado poseedor de un Galaxy Note 2, un iPad mini retina, un Asus T100 y mi novia tiene un Surface Pro. Y estoy encantado con todos ellos ya que cubren un aspecto que los demás no, pero en su mayoría son aspectos lúdicos y de consumo.
    Y mira que es un goce coger el lapiz del Note en la bici del gimnasio y realizar un boceto para el anuncio del día siguiente que se te acaba de ocurrir, o dejar rodando un rankeador de Google toda la noche en el asus por su silencio y bajo consumo pero a la hora del trabajo duro (diseñar, programar, editar, escribir) para mi no hay nada como un sobremesa con un buen monitor, ratón y teclado.
    Puede que algún día una tablet me haga abandonar mi portatil (ese Surface 3 tiene una pinta fantástica) pero un buen sobremesa para mí continuará siendo imprescindible.

    • El Surface Pro 3 también me tienta a mi, pero creo que le falta alguna vuelta más. Pero sí, tienes razón, cada dispositivo tiene sus casos de uso. Y aún así, para muchos de nosotros el PC o portátil tradicional sigue teniendo todo el sentido del mundo.

  5. Pues gracias a la reciente adquisición de un iPad para temas musicales me he suscrito a la que he oído es la mejor revista de Flipboard del momento… El dispositivo es ideal para leer tranquilamente e ir pasando artículos, la verdaz.

  6. SrPerroverde dice:

    Coincido contigo y con el resto de comentarios: te equivocaste al pensar que el Tablet es para producir. Es como un SUV: lo puedes sacar de la carretera alguna vez, pero no esperes que pueda sustituir a un todoterreno.

    Por cierto, además de los phablets, puede ser que los diseños responsive tenga que ver en el estancamiento de los tablets?

  7. Bardolobo dice:

    Pues Javi, aunque entiendo tu postura (y la de los otros que han comentado) tengo que estar en desacuerdo.

    Comprendo que para ciertos trabajos un tablet puede no ser productivo, pero en el mío por ejemplo es una gran ayuda. Yo soy profesor de Matemáticas en un instituto, y uso mi iPad para todo.
    Y con todo no me refiero a tener los libros o apuntes en formato digital. Además de ese uso evidente, así como el de revisar documentos que nos manda y demás que, más allá del típico subrayado o anotació podríamos considerar uso “de consumo” (habría que discutir esto porque para muchos ese uso es la base de su producción, pero entiendo la idea), en mi caso hago mucho trabajo “de producción”. Algunos ejemplos:

    – Escribo los exámenes, que recuerdo que son de Mates, usando aplicaciones específicas. Si quisiera algo más complejo usaría un editor de Latex, que también los hay, pero en mi caso me basta con una app de uso muy parecido al Mathtype (o al editor de ecuaciones de Office) pero muy bien adaptada al formato táctil.

    – Escribo documentación, informes y demás usando Pages para iOS, que en mi caso, que no compongo documentos de formato muy complejo (aunque sí muy largos, gracias a la buRRocracia) me sirve perfectamente de nuevo porque está pensado para el uso con los dedos en pantalla.

    – Uso una aplicación de cálculo y representación matemática del estilo de Mathematica y Matlab, pero de nuevo muy pensada para una pantalla táctil. Y aunque evidentemente en un instituto no necesito una potencia de cálculo enorme, he hecho algunas pruebas con ella de ejercicios que en la carrera realicé con esos software de escritorio y tengo que decir que ha estado perfectamente a la altura.

    – Realizo presentaciones, vídeos y demás usando herramientas como Keynote para iOS. Aunque no es la función que más utilizado, cuando ha sido necesario el tablet ha cumplido con creces. Y recuerdo que se puede conectar sin problemas al proyector del aula cuando hace falta, lo que amplía su uso.

    – Tomo notas usando Evernote o Penultimate (mano alzada con stylus), según la situación, teniéndolo todo sincronizado (gracias Evernote por existir) y accesible cuando quiera. En la misma línea, os aseguro que es mucho más fácil explicar las dudas a un crío si los símbolos que pongas (sean de álgebra, figuras geométricas, gráficas, etc) la pueden rotar, borrar, ampliar, mover, etc con sus propios dedos.

    – Llevo el diario de clase, con toda la evaluación diaria de cada alumno, mediante una hoja de cálculo en Numbers. Sí, Numbers no es tan poderoso como Excel ni de coña, pero mi hoja de cálculo (que por otro no es tampoco nada sencilla, pues contempla un montón de opciones, condicionales y demás), con tan sólo pulsar un botón, aparece en forma de formulario perfectamente adaptado a un uso táctil.

    Como ves, estos ejemplos no son de simple consumo, sino de producción de contenidos, y todos ellos los realizo con el iPad. Por supuesto, que en algunas ocasiones te puedes encontrar con dificultades. En mi caso estás se deben más a factores externos que al propio dispositivo: por ejemplo, si te piden un documento no puedes usar un pendrive (culpa del iPad, claro) pero es que como coordinador TIC del centro hay establecida una cuenta de Dropbox a la que todos tenemos acceso, ya que sin embargo da bastante problemas de uso porque disponemos de una conexión que el mejor de los días alcanza los 20 kbs de descarga…Si no fuéramos un país tercermundista te aseguro que en mi centro no echaríamos de menos los pendrive.

    Y todos estos usos los llevo a cabo con un iPad de primera generación, con lo que ello conlleva en cuanto a haber tenido que buscar aplicaciones alternativas cuando las que usaba dejaron de ser compatibles con mi versión de iOS, y además usando sólo el teclado en pantalla, nada de externos (ya, lo se, soy el único que lo encuentra cómodo, pero en algo tenía que ser raro :p ). Sumando la funda, el stylus y el adaptador de conexión a VGA, llevo todo mi trabajo a cuestas en unos 800gramos.

    Por supuesto, todo eso lo podría hacer con un portátil, y de hecho lo hice así varios años (curiosamente con un tablet pc de los antiguos, cuando Wibdiws Xp). La diferencia es que muchas de mis tareas a productivas no las hago sentado en una mesa, sino de pie, moviéndome entre pupitres, en la pizarra, etc, por lo que el iPad entenderás que es inmensamente más útil y cómodo que el portátil (por no entrar a hablar sobre que las aplicaciones que uso, en muchos casos, son mejores en iOS que en Windows, aunque entiendo que quizás su especificidad sea el motivo y no tienen un abanico tan general de uso como las de escritorio).

    Y como yo, después de haberme visto, son ya 5 los profesores de mi centro que han adquirido tableta, unos iPads y otros Android, y os aseguro que más contentos que niños con zapatos nuevos. Algunos usan teclados externos, otros no, algunos stylus, otros no, pero todos han dejado de lado los portátiles porque producen u trabajan mucho mejor con sus tablets en nuestro entorno. Sólo hay que ver como antes se peleaba la gente por los 3 pcs de sobremesa del centro o por las tomas de corriente para sus portátiles y ahora pocas veces están todos ocupados.

    Con todo esto no quiero decir que sean la panacea para todo el mundo, ni que todos los trabajos de producción de contenido se puedan hacer en un tablet (el tuyo mismo, por lo que cuentas, ha sido imposible -aunque en parte tu perspectiva no ha sido la adecuada, creo, al no querer usar la app de WordPress, por ejemplo, y utilizar el editor web directamente- por cosas como lo de copiar y pegar texto (yo estoy muy acostumbrado desde el primer momento, pero comprendo que a otros les resulte insufrible).

    Pero sí me parece curiosa esa tendencia que hay a decir que las tablets son sólo para consumo de contenidos (que no niego que gran parte de la población las use así y así las promocionen las empresas,¡ojo!) cuando somos bastantes los que sí producimos contenido con ellos. Y lo peor es cuando ves gente que te dice que es imposible que hagas lo que haces todos los días (no lo digo por ti ni por los comentaristas, sino por gente que me he encontrado tanto en persona como en foros).

    Bueno, sólo quería aportar otra perspectiva a la cuestión. Siento el post tan largo :s

    • Bardolobo dice:

      Ironías de la vida:
      Me he saltado letras y palabras en mi mensaje anterior gracias a pelearme con un teclado de pc de sobremesa que odio. Si es que estoy destinado a usar un tablet :p

    • Pues eso es un gran ejemplo de productividad en el tablet, sí señor. Hay casos de uso fantásticos como el comentas -en entornos educativos sin duda pueden ser una gran ayuda- y desde luego hay herramientas que han adaptado la productividad al formato táctil. Probablemente no se logren las mismas prestaciones que desde un PC o un portátil, pero también como dices es probable que eso no sea necesario. Buena perspectiva Bardolobo, sí señor.

      Gracias por el apunte, y perfecto que sea largo, lo importante es dejarlo todo bien claro y bien explicado. Saludos!

  8. No recuerdo donde lo leí, pero es bien cierto… ‘los tablets son para consumir contenidos, los PCs para consumirlos y crearlos’.

    La aplicación nativa de WP está bien, pero no vale para escribir entradas para el blog, como mucho alguna micro-entrada y responder comentarios.

    La tablet donde sí gana es para verte una peli que tengas en el NAS sin moverte del sillón de casa. Para consultar tu correo, visitar tus webs favoritas, ver algunos vídeos y noticias… y como mucho algún juego chorra.

    Fuera de eso, mucho mejor el PC para cualquier cosa.

  9. Pingback: Dos días con el Microsoft Surface Pro 3 | Incognitosis

  10. Pingback: La lectura y la lucha contra las distracciones | Incognitosis

Comentarios cerrados