Tecnología

Google y el 20%

·

Aunque lo parezca, no estoy de vacaciones. Salvo por la semana pasada, en la que sí desconecté unos días –nada de portátil, y el móvil casi como si no existiese, todo un logro– estoy al pie del cañón. Puede que no en Incognitosis, pero es más por agotamiento (mis enanos sí están de vacaciones, je) que por otra cosa. Intentaré recuperar el ritmo, y comienzo comentando esa noticia que ha aparecido en Quartz en la que según fuentes cercanas a Google, el famoso 20% del tiempo que sus empleados podían trabajar en proyectos paralelos ha desaparecido.

Aquel célebre programa ha sido una de las mejores propagandas que Google se ha hecho a sí misma en toda su historia. No solo eso: la idea funcionaba, y de ella salieron proyectos como Gmail o, atención, AdSense. Larry Page parece haber tenido buena parte de culpa, poniendo trabas en los últimos tiempos a esos proyectos –que últimamente necesitaban la aprobación de mandos intermedios– y que por lo visto ya ni se permiten. En Google quieren aprovechar los recursos al máximo, y lo de desperdiciar la productividad –si a inventar Gmail se le puede llamar desperdiciar— no le debe parecer demasiado bien a los responsables de la empresa.

Para eso, dicen en el original, están el famoso y misterioso Google X Lab, que se convierte en una especie de división Microsoft Research y que curiosamente hace recordar cada vez, más y más, a la empresa de Redmond. Una empresa que antaño –así fue, aunque los más jóvenes no lo crean– tuvo el mismo encanto que hasta no hace demasiado tenía Google.

Tengo alguna referencia –cogida con pinzas– de cómo es la vida para los empleados de Google, y a pesar de ese buenrollismo que transmitían en muchos apartados –las famosas oficinas que fueron modelos para otras empresas que luego han copiado ese buenrollismo— la realidad, por lo que sé –de nuevo, no demasiado– es muy distinta. Si alguien juega al ping-pong en las oficinas de Google es porque hay un periodista de Callejeros por el mundo haciendo un reportaje. Porque esa gente no tiene tiempo, y lo demuestran sus procesos internos de auditoría de productividad que vendrían de perlas en (¿todos?) muchos sitios que conozco.

Por esa razón, por lo que mucho que curra la gente en Google, creo que es un error especialmente dramático que la empresa que en cierto momento parecía merecer aquel «Don’t be evil» elimine una política que probablemente daba alas a muchos empleados con ideas locas. Algunas de ellas sirvieron hasta ahora, y no entiendo –aunque asumo que habrán sopesado los pros y contras– que quieran cortar esa impresionante vía de innovación. Google cada vez parece menos Google.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

5 comentarios en “Google y el 20%

  1. Dame un trabajo con un horario justo y respétalo, o mejor aún mide mi rendimiento por objetivos y déjame a mi administrar el tiempo, pero por favor, no intentes ser mi padre o mi colega, solo mi empleador, OK?

    Estoy hasta el nardo de empresas/empresarios que van de coleguitas/guays con mucha cancamusa y mucha tontería por el medio. A ver, que yo no necesito que me des tiempo libre para mis «hobbies», ni que me pongas una mesa de ping-pong o una maquina recreativa, o cualquier cosa que tu creas que es «cool» para mantener «contentos» a los niños estos, perdón, quería decir informáticos. Ni siquiera necesito una cafetería «fashion» o un sofá para echar una siestecita.

    Respétame a mi y a mi trabajo (esto va en las dos direcciones), paga lo que es justo, proporcioname un puesto de trabajo adecuado y ergonómico y ya haré yo lo que me dé la gana en y con mi tiempo libre.

    En serio, todo ese rollo de ambiente «eterno adolescente», «universitario» que se traen algunas empresas me asusta más que me atrae. O es pura fachada/hipocresía porque esa es la visión que tienen de nosotros (de lo cual no se puede esperar nada bueno cuando las cosas se tuercen) o realmente van de ese palo, lo cual me hace preguntarme como gestionaran las cuestiones realmente serias.

    Cada vez que alguien me viene con esto me recuerda a las cuentas de colores con las que llenábamos las bodegas de los galeones a Ultramar, para quedarnos luego con todo el oro de los indígenas, cuando no robarles/violarles a sus mujeres y pasarlos a ellos por el cuchillo.
    Solo hay dos verdaderas recompesas para un trabajador, el respeto y el reconocimiento por su trabajo. Si crees que lo valgo, págalo, no me mantengas encerrado en tu jaula de oro con trucos de mercachifle barato…

    • Ojo, esto también va por el otro extremo, el de los eternamente enfundados en un traje como fachada para un supuesto proceder profesional que muchas veces no va más haya de saber hacer el nudo de la corbata.

      En definitiva, gilipolleces las justas y menos samba e máis traballar. Que para que haya un ambiente de trabajo profesional no necesitamos que parezca un desfile de Emidio Tucci, ni para un ambiente agradable y desenfadado necesitamos sentirnos en un salón de juegos o en una guardería.

    • Bueno, que yo sepa al menos en Google los sueldos son bastante dignos, pero toda esa cultura que se han montado va orientada a tener al empleado de turno todo el día por allí. La gente, creo, no dura demasiado en ese ni otros sitios similares, por mucha mesa de ping pong y comida gratis que les pongas.

      Supongo que al final para muchos vale más la pena trabajar para vivir que vivir para trabajar.

      Afortunadamente.

      • Exacto, al final se trata de que hagas más horas que un reloj de cuco, y cualquiera medianamente sensato sabe que el tiempo libre (el justo, tampoco se trata de ser un vago) no tiene precio. Y si, Google no creo que racanee con el sueldo, eso al menos no se lo discuto. Pero hay muchas empresas con la misma filosofia que no son Google.

        Pero todo ese ambiente desenfadado/juvenil acaba descolocando a muchos empleados/jefes, acaban por no saber donde esta su sitio y suele acabar mal. Excesos de confianza que lleven a disgustos y problemas. Lo he visto muchas veces con chavales muy jovenes, muy preparados, pero a los que el buen rollito y el ambiente desenfadado les confunde y acaban perdiendo los papeles. Y lo mismo he visto por la parte del staff, al final te tratan igual que te comportas y si te comportas como un crio, no esperes que te traten como un adulto. Resumiendo, todo ese buenrollismo cool acaba muchas veces como el rosario de la aurora.

        Pero lo mismo ocurre en el extremo contrario, cuidado, en esas empresas donde el permanente traje se emplea como un disfraz de un pretendido profesionalismo que no pasa más alla del nudo de la corbata.

        Ni para sentirme en un ambiente cómodo, agradable y desenfadado necesito sentirme en un patio de juegos o en una fraternidad universitaria americana, ni para ser un profesional necesito verme inmerso dentro de un desfile de Emidio Tucci. En el termino medio suelo estar la respuesta. No es el continente lo que cuenta, si no el contenido.

Comentarios cerrados