Tecnología

¿Adiós web, hola Internet?

·

Si me seguís en Twitter puede que vierais los tres tweets que publiqué ayer noche a última hora tras leer un revelador artículo de Wired que de hecho será por lo visto tema central del número de septiembre de la revista -porras, hubiera preferido leerlo allí-.

Se trata de un controvertido reportaje titulado “The web is dead. Long live the Internet” (“La web ha muerto. Larga vida a Internet“) en el que el célebre Chris Anderson (autor de “The Long Tail”) y Michael Wolf hablaban sobre cómo el formato web está perdiendo totalmente el interés de los usuarios en favor de otras alternativas, que sobre todo están protagonizadas por las aplicaciones y clientes a medida que siguen basando toda su potencia y prestaciones (o gran parte de ellas) en el tráfico de datos a través de Internet, pero no vía un sitio web.

La redacción del artículo es prácticamente impecable. Anderson tiene muchas tablas en estos temas y se nota, y tras leer ese reportaje debo reconocer que me quedé un poco deprimido. Sobre todo teniendo en cuenta que me dedico esencialmente a escribir en sitios web -aunque siga colaborando en otros medios, como PC Actual- y que la conclusión del bueno de Chris era básicamente que los que estamos metidos en contenidos web deberíamos irnos haciendo a la idea de que estamos perdiendo el tiempo.

El desarrollo del reportaje es sencillamente genial, aunque tras comprobar los datos uno puede darse cuenta de que en Wired han cometido algunos fallos. Por ejemplo, la primera ilustración del artículo mostraba cuál era la evolución de los distintos formatos de contenido que se han manejado en Internet:

Sources: Cisco estimates based on CAIDA publications, Andrew Odlyzko

Pero ese gráfico, como indicaban no mucho más tarde en BoingBoing, no es del todo acertado, sobre todo porque parece que efectivamente el tráfico web ha disminuido, cuando en realidad no ha hecho más que aumentar. Lo que ha disminuido -y eso sí es cierto- es la relevancia del contenido web puro frente a otras alternativas como las redes P2P, el vídeo en Internet o los servicios web que se han transformado por ejemplo en aplicaciones para smartphones (clientes de Facebook, Twitter, juegos Flash, y un largo etcétera).

Sin embargo, sería más apropiado plasmar también ese aumento del tráfico web y ponerlo al lado del aumento del tráfico en otros escenarios en Internet, tal y como hicieron en el mencionado artículo de BoingBoing:

3.jpg

Eso está mejor. Y sin embargo, no esconde la realidad de los datos recabados por Wired. La web es demasiado madura. Ha pasado de moda:

But the Web is now 18 years old. It has reached adulthood. An entire generation has grown up in front of a browser. The exploration of a new world has turned into business as usual. We get the Web. It’s part of our life. And we just want to use the services that make our life better. Our appetite for discovery slows as our familiarity with the status quo grows.

Y a continuación llega el párrafo más curioso para mí, y en el que Anderson revela algo muy importante:

Blame human nature. As much as we intellectually appreciate openness, at the end of the day we favor the easiest path. We’ll pay for convenience and reliability, which is why iTunes can sell songs for 99 cents despite the fact that they are out there, somewhere, in some form, for free. When you are young, you have more time than money, and LimeWire is worth the hassle. As you get older, you have more money than time. The iTunes toll is a small price to pay for the simplicity of just getting what you want. The more Facebook becomes part of your life, the more locked in you become. Artificial scarcity is the natural goal of the profit-seeking.

Verdad de Perogrullo, que es igualmente reveladora: cuando eres joven, tienes más tiempo que dinero, así que buscarte las castañas para evitar pagar compensa (Ejemplo: hackear la Xbox para jugar a copias “de seguridad”). Pero cuando te haces mayor, tienes más dinero que tiempo, así que prefieres pagar y olvidarte de problemas. (Y en el mismo escenario: acabas pagando por los juegos a los que juegas y te suscribes a Xbox LIVE pagando religiosamente la cuota).

He pasado por ambas etapas (y no es que esté precisamente forrado, más quisiera), y seguro que muchos de vosotros también. De hecho esta idea daría ella sola para un largo post, pero prefiero no desviarme de esa idea central de Wired. El caso es que al final prefieres pagar para obtener el contenido en la forma y manera que deseas.

La web es muy versátil, pero no siempre resuelve el problema: las aplicaciones de Internet tratan precisamente de facilitar el acceso a la información y dar potentes herramientas para aprovecharla, previo pago, claro. La gente prefiere un servicio de calidad. Prefieren tener un TweetDeck para leer y escribir sus Tweets que acceder a Twitter.com y publicar desde allí. Y es normal, porque los clientes de Twitter superan con mucho las prestaciones que ofrece el servicio web oficial. Y ese ejemplo es extensible a un buen número de casos.

Anderson continúa hablando de las plataformas publicitarias, que no han funcionado en la web -y probablemente nunca lo hagan-, y que han hecho que gradualmente pasemos al modelo Freemium:

In the media world, this has taken the form of a shift from ad-supported free content to freemium free samples as marketing for paid services with an emphasis on the «premium» part.

On the Web, average CPMs (the price of ads per thousand impressions) in key content categories such as news are falling, not rising, because user-generated pages are flooding Facebook and other sites. The assumption had been that once the market matured, big companies would be able to reverse the hollowing-out trend of analog dollars turning into digital pennies. Sadly that hasn’t been the case for most on the Web, and by the looks of it there’s no light at the end of that tunnel. Thus the shift to the app model on rich media platforms like the iPad, where limited free content drives subscription revenue.

Otra idea brutalmente cruda de Anderson: efectivamente, los CPMs son ridículos porque redes sociales como Facebook han desvirtuado el valor de las “páginas vistas”. Una web de contenido de cierto éxito en nuestro país puede tener unos 2 millones de páginas vistas al mes. Esos dos millones son calderilla para Facebook, que en enero de 2010 (atención) servía (atención) 260.000 millones de páginas al mes (atención, atención, atención). ¿Cómo se puede competir con eso? No se puede.

De todos modos, Anderson no entierra viva a la web, y como dice, hay grandes virtudes que harán que la web siga existiendo, aunque su papel a la hora de ofrecer un retorno de la inversión no esté claro:

The great virtue of today’s Web is that so much of it is noncommercial. The wide-open Web of peer production, the so-called generative Web where everyone is free to create what they want, continues to thrive, driven by the nonmonetary incentives of expression, attention, reputation, and the like. But the notion of the Web as the ultimate marketplace for digital delivery is now in doubt.

En Wired concluyen afirmando que “Internet es la verdadera revolución”, y destacan que aún estamos evolucionando. En GigaOM no han estado muy de acuerdo con dicho artículo, y uno de sus redactores estrella, Matthew Ingram, afirmaba que “La web no está muerta, solo continúa evolucionando“, y ofrecía un párrafo final con una visión particular:

The bottom line is that the Wired article simultaneously repeats an obvious point ”that we’re using more and more apps instead of pointing a browser at a website” and misses an equally obvious point, which is that this evolution has nothing to do with the web being «dead», or even sickly. The web is healthier than ever. If nothing else, the dramatic growth of Facebook, which most people interact with through their web browser, should help to cement that idea. We may be using specific apps to access specific web-based services, and we may be making less use of all-in-one browsers like Firefox or Safari, but that has little or nothing to do with the web being dead.

Me temo que no estoy de acuerdo con el amigo Ingram. Que los contenidos y la interacción pasen de la web a aplicaciones específicas (vuelvo al ejemplo de Twitter y TweetDeck) es una demostración clara de que la web ha perdido relevancia para usuarios y desarrolladores, que prefieren “aprovechar” ese contenido, pero re-encaminarlo a aplicaciones específicas en las que la presentación y la interacción con el contenido va más allá de lo que muchos sitios web pueden ofrecer.

Veremos si el estándar HTML5 puede ayudar en esa mayor potencia de la web para explotar todo tipo de servicios web, pero lo que está claro es que aunque la web no esté muerta, sí ha perdido parte de su encanto. Ojalá pueda recuperarlo.

Por cierto, atentos también al artículo de ValleyWag en el que hablan de ciertas ironías presentes en el artículo de Anderson, y en el que también enlazan a las opiniones de algunos gurús sobre el tema, como la lista de cosas chulas que nos da la web, creada por Dave Winer, una verdadera leyenda en esto de los medios digitales:

1. The web is where I read about the web being dead.
2. I can write what I want on the web and Steve Jobs doesn’t have a say in it.
3.
NakedJen is called NakedJen on the web, where on Facebook she’s called “Jennifer Neal,” which I find both confusing and sad.
4. If I want to write more than 140 characters on the web, I can damn well do it. (78 characters.)
5. The web allows for graphics. That’s how I was able to paste in the beautiful picture of a cupcake in the right margin.
6. The web also makes reciprocity easy, that’s why I linked to places you can buy cupcakes or books about cupcakes. These are all things that can make you happy.
7. Corporate media is filled with lies and lunacy. But making it possible for me to seek the information I want without anyone telling me what I want the web makes it possible for me to get more nourishing news and information, and other points of view. Before the web, well it was a lot worse. A lot.
8. It’s where my brain trust meets to help me solve technical problems.

Muy chula 😀 Lo que está claro es que en Wired han conseguido tirón mediático.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

2 comentarios en “¿Adiós web, hola Internet?

  1. axel dice:

    1º.- Tengo que aprender inglés. Wired me espera.

    2º.- Ayer leí tus tweets, y me dio por pensar, al final llegué a la misma conclusión me parece, lo que importa es el contenido, no el continente/contenedor. Si lo que quiero es leer la opinión de Javi Pastor sobre unos temas específicos, ¿qué más me da hacerlo en la pantalla del pc, del móvil o ,siguiendo la lógica del progreso actual, del tablet/ereader?

    Supongo que a la web le pasará como al DVD o al libro físico, que sobrevivirán porque tienen «su mercado» pero la gente hará lo que le sea mas cómodo dentro de sus posibilidades. Ahora falta que las diferentes industrias sepan adaptarse y busquen nuevos sistemas de financiación, aunque siempre pueden seguir quejándose y demonizando el progreso. [/cerros de Úbeda]

  2. Rodrigo Figueroa dice:

    creo que vaticinar la muerte de la web no me parece sensata, la web también es parte de ese trafico en internet y no desaparecera pues la veo como una forma mas de transmitir datos en la gran red, ademas considero bueno el ejemplo de twitter si quiero escribir algo mas de 140 caracteres ¿donde están las opciones?, ¿facebook?, ¿mail?, o blog y web en general, pues bien no hay un solo un estandar y entre ellas se crean hipervinculos que derivan en que, como es mi caso, cree contenido en blog, lo distribuya por las redes sociales, tome elemento de otras personas por redes sociales, y lo refuerce en la web, y en fin es una cadena de vinculos que para nada se excluye a la web, sino que refuerza la transmision de informacion por internet que es lo que mas crece sin duda.

Comentarios cerrados