Tecnología

Steam Deck 1- Jardines amurallados 0

Hace poco más de un mes que tengo la Steam Deck, pero como esperaba la he usado menos de lo que querría. Lo de siempre: poco tiempo para tanto cacharro.

Durante este tiempo he aprovechado las rebajas de Steam para comprar un par de juegos —’FIFA 22′ y ‘Street Fighter V’—, pero también he estado disfrutando un poco de su faceta como consola de retroemulación.

Hay cosas que van más flojas al menos en mis pruebas —’Top Spin’ de Xbox va mal, la verdad— y otras maravillosas —’Green Beret’ en MAME, ‘Virtua Tennis’ de la DreamCast, como veis lo de los videojuegos de tenis es muy mío—. Hay como digo mucho por probar de la Steam Deck, tanto en su modo natural —consola de videojuegos— como en forma de PC de sobremesa, que también puede serlo. Eso llegará, pero es que la maravillosa Steam Deck lo es especialmente en una cosa:

En que no te encierra en un jardín amurallado.

Eso de los jardines es lo normal hoy en día, y con razón. No le tengo una especial simpatía a Peter Thiel, pero este emprendedor, inversor y multimillonario ya lo dijo muy bien en aquella célebre charla en Stanford en 2014: competir es de perdedores, y el objetivo de cualquier empresa debe ser convertirse en un monopolio. Obviamente ninguna empresa va a decirlo abiertamente, pero todas lo intentan. Todas intentan dominarlo todo y a todos.

Cualquiera de las ‘Big Tech’ que están ahí lo han logrado con esa mentalidad y con una misma filosofía: la de los jardines amurallados. La de atraparte en sus ecosistemas, que son estupendos y maravillosos siempre y cuando aceptes sus normas. Floridos y con todo preparadito para que todos los cacharritos funcionen entre sí a la perfección. Ojo, eso sí, con intentar salirte del tiesto, porque las cosas solo son maravillosas si sigues dentro del jardín. Si te sales te haremos la vida bastante incómoda.

Por eso la Steam Deck es un maravilloso soplo de aire fresco. Es cierto que la tienda Steam es el centro claro de la experiencia a la hora de adquirir nuevos juegos, pero en Steam no impiden que utilices las tiendas de otras empresas y tampoco cierran la experiencia de su modo escritorio. Yo he instalado Heroic para jugar a Sifu —que compré en la Epic Games Store hace tiempo—, he instalado Edge para poder jugar a los juegos en la nube de xCloud de Game Pass, y por supuesto he instalado Emudeck para retroemulación. Y con FIFA 22, lo mismo: al final se lanza la tienda Origin de EA para lanzarlo, y todo funciona.

Puedes de hecho añadir plataformas y juegos teóricamente no soportados oficialmente en la Steam Deck. La propia tienda de Steam lo permite, y para que todo quede bonito el maravilloso servicio SteamGridDB ofrece imágenes en los distintos formatos de miniaturas que se usan en el gestor de la biblioteca de Steam. Es alucinante.

Lo decían alto y claro hace poco en FastCompany: esa apertura no se restringe a esto de los videojuegos: hay gente demostrando que la Steam Deck sirve para ver viejos vídeos en VHS, digitalizar discos de vinilo o sacar fotos con una Game Boy Camera. Las opciones son ilimitadas por la sencilla razón de que la Steam Deck no es más que un PC con Linux. Uno en un formato muy especial, pero un PC con Linux al fin y al cabo.

Muchas de esas opciones para trastear con la consola se manejan desde el modo escritorio de la consola. Ese modo da pie a trabajar directamente con la Steam Deck como PC de sobremesa, y tanto los touchpads hápticos de la consola como el teclado virtual en pantalla hacen que uno pueda funcionar de forma más o menos decente sin necesitar más periféricos.

Sin embargo, lo ideal es que si vas a usar un rato ese modo escritorio conectes la consola a un monitor, teclado y ratón externos. Eso, o la otra solución que estoy usando yo mucho: instalar AnyDesk en tu PC o Mac y en la Steam Deck y controlar remotamente la consola desde tu escritorio. A partir de ahí todo se hace más cómoda y rápidamente —aunque he tenido algún problema con el teclado en la consola, a veces se tuesta— y la experiencia es estupenda para cacharrear.

Pero como decía, esa filosofía anti-jardines amurallados de la Steam Deck es refrescante y prodigiosa. Le demuestra a las Apple, Google y Microsofts del mundo que igual facilitar las cosas a los usuarios si quieren darse una vuelta por el mundo exterior no es mala idea. La propia Microsoft ha acabado haciéndolo por obligación: durante años tuvieron su propio jardín amurallado, pero hemos pasado del «Linux es un cáncer» a que ese sistema forme parte integral de Windows.

No sé si la Steam Deck acabará siendo un éxito absoluto, pero lo que está logrando —las críticas positivas me recuerdan al fenómeno Pebble— es sencillamente maravilloso. Y todo gracias a esa pequeña pero importante victoria, queridos lectores. Lo dicho.

Steam Deck 1 – Jardines amurallados 0.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Responder a Trufeitor Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 comentarios en “Steam Deck 1- Jardines amurallados 0

  1. Firol dice:

    Ya comenté en tu post anterior sobre la steam deck, que yo también la tenia (version 512) y me parecía un pequeño milagro.

    A dia de hoy, más de un mes después y bastante cacharreo, me parece un pequeño gran milagro.

    Sigo alucinado con la cantidad de posibilidades que da este aparato, me tiro más horas probando cosas que jugando.

    Tengo juegos instalados de todas las tiendas (epic, gog, battle.net), emulación de todas las plataformas hasta la switch (alucina ver un Mario Kart 8 o un Zelda como los mueve), xcloud (magia pura).

    Y ya da para otro post, la tecnologia de reescalado FSR de AMD, increible los resultados que se obtienen consumiendo menos recursos, bateria y temperaturas.

    Estad últimas rebajas de steam he pillado lo que no hacia los últimos 5 años. Yo vivo feliz en mi jardin amurallado de apple porque se adapta a mis necesidades y funciona fetén, pero si es cierto que el mundo de los juegos lo tenia olvidado.

    Como padre al igual que tu, la TV pertenece a los crios, asi que mis consolas de sobremesa de la pasada generación han estado cogiendo polvo. La posibilidad de poder ponerme con la deck en el sofá y correr cualquier juego de cualquier plataforma sigue sorprendiéndome cada dia.

    Anoche mismo alterné la aventura gráfica “The cat lady” (muy buena), Castlevania Mirror fate (alucinante como se ve con FSR), “The evil within” en xcloud (más bestia de lo que imaginaba) y porque la noche no dio para más.

    Tengo instalado Diablo II Resurrected también, soy muy de juegos de este género, me parece brutal poder jugarlos en modo portátil.

    Y otra pequeña magia es el gamescope y poder hacer ajustes en cada juego para mejorar rendimiento y bateria. Eso junto a las plantillas de la comunidad para cada juego es un acierto total que hace la vida más fácil a todos los usuarios.

    Y si se te atasca alguna tienda, juego antiguo o no quieres calentarte la cabeza, usa lutris y te crea contenedores especificos y te hace todo el trabajo solo si tiene el script en su base de datos.

    Como verás, estoy enamorado de este cacharro xD

  2. Trufeitor dice:

    Creo que esa mención que haces a Microsoft es un poco injusta. Cierto es que durante algunos años intentaron imponer ciertos cánones de forma rastrera, como sucedió con IE, pero Windows ha sido siempre el paradigma de la apertura, donde cualquiera podía programar una aplicación y distribuirla por los canales que quisiera. También te compro que han maniobrado para ser un SO prácticamente monopolístico, pero eso les ha caído más bien del cielo por su operabilidad y su implantación en empresas que por restricciones del sistema.

    De hecho, lo que describes durante toda la entrada es la misma cosa que puedes hacer con cualquier PC con Windows. Aunque si te refieres específicamente a los ecosistemas de juegos (XBox) sí encuentro tu argumento más ponderado. Pero sólo ahí.

    • Hombre, injusta no creo que sea. Durante muchos años Microsoft aprovechó su posición de privilegio para encerrarnos en Windows y con él en Internet Explorer o en Office, por ejemplo. Lo siguen haciendo con cosas como que necesites registrar Windows 11 con una cuenta de Microsoft (aunque se pueda medio evitar). Tratanto de mantener su relevancia con estándares cerrados y con poca o ninguna apertura salvo cuando les demandaban. Con Nadella eso ha cambiado, pero claro, ya tenían muchas batallas perdidas y vieron que era mejor cambiar de filosofía porque lo de seguir cerrándose no pirulaba.