Tecnología

Harry & Sally y los huevos Benedict

·

Esta historia está basada en hechos reales.

Hacía tanto tiempo que Harry ni siquiera tenía claro cuándo ocurrió aquello. Y como todo lo ocurrido en el pasado, quizás lo había magnificado. Nuestros recuerdos nos traicionan porque caemos en la inevitable exageración: aquel juguete era el más divertido, aquella serie la mejor, aquella noche la más inolvidable.

Aquellos huevos Benedict, los más increíbles del mundo.

Así lo recordaba Harry. Todo había sucedido una fantástica noche en Seattle, ciudad en la que por entonces vivía una de sus hermanas. Harry había ido a visitarla con su hermano gemelo, Larry. Sally ni siquiera estaba entonces tirándole los trastos a Harry (¿o era al revés?) aunque hubieran tenido alguna que otra tirada de muebles previa.

Pero me estoy alargando. Aquella noche fantástica era ahora borrosa en la mente de Harry, que era capaz de recordar las especificaciones de cualquier procesador del mercado pero no los detalles de aquel día. Solo recordaba haberse divertido mucho y haber acabado de madrugada en una de las cafeterías clásicas de la ciudad tras una noche de marcha.

Allí no hubo elección. Su hermana les dijo que tocaba desayunar huevos Benedict, que era la tradición tras una noche de farra americana como aquella. Harry y Larry, que no habían oído hablar jamás de aquel plato, asintieron, medio por confiar en su hermana, medio porque el pedete nocturno había dado lugar a una fase de feliz complacencia con la vida en general y con los huevos Benedict en particular.

Casi todo era borroso de aquella velada y aquel desayuno, pero una cosa dejó una impronta nítida en sus recuerdos. Aquellos huevos Benedict, se dijo, estaban increíbles. ¿Cuándo podría volver a probarlos?

Harry tardaría años en hacerlo.

***

—45, 46, 47, 48, 49…. ¡50! —gritó Harry con alegría desde el dormitorio—. Ya está, Sally, mis 50 flexiones mañaneras —, le dijo a su mujercita, que se ponía al día de sus mensajes en el salón—.

—No seas fantoche, Harry. No te haces ni tres.

—Pero qué dices. Estoy hecho un atleta. De hecho he pensado que nos vamos a dar un homenaje para celebrar este inicio sábado sabadete sin niños—contestó Harry.

Así era. La bendita madre de Harry se había quedado con sus pequeños la noche anterior, algo que les había permitido irse de picos pardos. Una cena y un curioso concierto con versiones de canciones de los 60 les habían permitido darse un respiro para luego volver a casa a darlo todo dormir como marmotillas.

—¿Ah, sí?—preguntó Sally juguetona. Le encantaba que Harry le propusiera planes porque Harry, más caserito aún que ella, era poco propenso a tales aventuras.

—Sí, sí. Nos vamos a probar unos huevos Benedict.

—¿Lo cualo? Harry, no empecemos. No será un rollo de esos Joylent, ¿no?

—Calla, calla, Sally. Aquello fue un craso error. Esto es otra cosa. Esto es una oda al desayuno insano y grasoso.

—Me tenías con el “insano”, Harry. Ea, vámonos pitando.

Dicho y hecho. Harry había descubierto a través de un conocido en Twitter cómo en Madrid capital, cerca de su mini-resort burgués, había un par de locales en los que era posible disfrutar de unos huevos Benedict en toda regla. Una de las opciones era el VIPS, pero algunas cafeterías se habían hecho famosas por ese tipo de platos. Con toda la mañana del sábado por delante y tras sus 50 3 flexiones mañaneras se sentía preparado para enfrentarse a la leyenda. ¿Serían los huevos Benedict tan fantásticos como recordaba?

Veinte minutos después estaban aparcando al lado del local, llamado Federal Café. Por fuera aquello no parecía gran cosa. Espacioso, pero casi simplón. La madrileña Plaza de las Comendadoras no era precisamente la plaza más bonita del mundo, y tampoco ayudaba el hecho de que esa parte de Madrid estuviera bastante sucia y llena de graffitis, algo que restaba encanto a las otrora castizas callejuelas de esa parte de la capital.

Una vez dentro, la cosa cambió. El local tenía ese claro halo hipster instagramero del que se apropiaban todos los garitos medio nuevos, y de hecho tenías que esperar a que te asignaran mesa. Harry y Sally vieron una estupenda mesa para cuatro e intentaron abalanzarse sobre ella, pero un espigado camarero les cortó el paso.

—Lo siento, necesitamos esa mesa.

“¿Para qué, si está vacía?” Se preguntó Harry a sí mismo. Como no quería empezar con mal pie, hizo como que no le importaba demasiado y le preguntó al camarero dónde podían sentarse entonces.

—En esa esquina de ahí por ejemplo, o en esa barra con vistas a la calle.

Harry y Sally se miraron. Lo de desayunar mirando a la calle no tenía mucho sentido cuando ibas con alguien, y menos cuando ibas con alguien como Sally, que estrenaba look para la ocasión con su nueva casaca y estaba estupenda.

—Oye Sally, esta mañana estás estupenda con tu nueva casaca —dijo Harry poniendo voz a sus pensamientos—. Mejor en la esquina y así disfruto del desayuno y de verte.

—Zalamero, que eres un zalamero. Ea, a la esquina de la mesa grande pues. —contestó Sally, juguetona y encantada de esa mañana de aventurillas y piropos.

El camarero les acompañó a la esquina de una mesa gigante con capacidad para unos 14 comensales. A su lado dos chicos extranjeros se ponían las botas con unas tortitas del tamaño de Alaska que tenían una pinta estupenda.

—¿Has visto eso? —preguntó Sally —Yo iba a acompañarte con un simple café, pero paso. A ver esa carta, Harry.

—Esa es la actitud, Sally. Aquí hemos venido a jugar.

Harry no necesitó más de 10 segundos para ver lo que quería. En la carta aparecían —sin demasiado protagonismo— los huevos Benedict, que podías acompañar con tres opciones. Sally se debatió entre las tortitas y un desayuno más ecológico, y la ecología ganó la partida.

—¿Qué van a tomar? —les preguntó otro camarero al tomarles notas.

—Huevos Benedict con salmón y batido de chocolate para mí, por favor —dijo Harry rápidamente, como intentando adelantarse para que quedasen huevos Benedict para él. Sally, claro, sonreía paciente.

—Para mí las tostadas de pan de centeno con aguacate y este batido verde con pinta asquerosa de aquí —dijo Sally. Bueno, en realidad no dijo eso, pero fue lo que Harry escuchó. Al irse el camarero, Harry le preguntó a Sally por su desayuno.

—Perdona Sally, ¿tú has visto dónde estamos? ¿Qué has pedido?

—Ya lo has oído: un batido verde con pinta asquerosa.

—¿Un batido verde con pinta asquerosa?

—¿Qué? ¡No! He pedido un batido verde con pinta asquerosa.

—Pues eso, lo que yo estaba diciendo. En fin, tú misma, Sally.

Ambos disfrutaban del momento hipster, claro. Aquello era un poco sucursal de Winnerlandia, con toda la gente como muy fashion, muy in, muy cool y sobre todo muy Instagram. Crisol de culturas y mucho winner por metro cuadrado, como solía decirse. Esas pequeñas inmersiones en los círculos guays y superficiales siempre le provocaban a Harry una inevitable sonrisa, pero oye, de cuando en cuando molaba sentirse un poco parte de ese rollito hipster instagramero.

El sitio, desde luego, daba el pego. A Harry le pareció que además no se habían excedido con los detalles para fotos Instagram. Lo justo para que el local quedase estupendo, desde luego. A ello ayudaban detalles como lo de tener la prensa disponible para los clientes. Y cuando digo la prensa no hablo de un Marca con manchas de aceite y arrugado como si lo hubieran leído 100 personas antes. No: allí tenían ejemplares de El País, The New York Times y Le Monde. Ejemplares de hoy, chavales. Flipas.

—Voy a leer un poco el New York Times —bromeó Sally.

—Dale, dale —dijo Harry, que sacó una instantánea que ya formaría parte de su fototeca para siempre. Una que se quedarían para ellos y para nadie más. Sally estaba estupendísima con su casaca, y de lo más informada y smart hipster (o como se diga) mientras leía (o aparentaba hacerlo) el NYT.

Así estaban, comentando dimes y diretes, leyendo la prensa internacional e inventándose historias sobre las gentes que disfrutaban allí de manjares variados o batidos verdes asquerosos. Y por fin, los huevos.

—Bueeeno —dijo acercándose el camarero—pues aquí están los huevos Benedict con salmón, y aquí las tostadas con aguacate.

—Gracias —dijeron al unísono Harry y Sally, que otra cosa no pero educados eran un rato.

Allí estaban los esperados y deseados huevos Benedict. La pinta, desde luego, era espectacular. La bechamel de la parte superior le estaba gritando a Harry “cómeme” mientras las tostadas de aguacate, muy de colgar en una pared, le gritaban que mirase para otro lado. Ese otro lado, claro, era el de esos huevos estupendos y claramente fotografiables.

—Venga, foto a cada plato, que quiero tener un recuerdo visual del momento. Pero rápido, que tengo un hambre que da calambre.

Ñam.

Clic. Clic.

Tras las fotos, empezó el festín. Harry estaba nervioso. La realidad se enfrentaba a sus recuerdos. ¿perdería la realidad la batalla?

Efectivamente. Los huevos estaban estupendos, pensó, pero no tenían nada que ver con el recuerdo que tenía de aquel desayuno en Seattle. Recordaba aquello como una explosión de sabor que aquí se quedó en explosioncita.

—¿Bueno, qué tal? —preguntó Sally, expectante.

—Pues están muy ricos.

—No pareces muy entusiasmado.

—No no, si están guay, pero es que no son como los recordaba. Creo que es el salmón. Creo que los que tomé aquella vez no eran con salmón. No sé con qué eran, pero aquí el salmón hace que todo quede enmascarado por el salmón. Que me encanta, oye, pero recordaba otra cosa.

—Vaya. Pues yo estoy disfrutando de lo lindo con mis tostadas de aguacate.

—Sí, menudo pintón tienen. Entre eso y tu batido, maja, vaya desayuno.

—Sí sí, lo que quieras pero estoy estupenda y fit. Y mira lo bien que me queda la casaca, Harry.

—Pues sí, Sally. Estás estupenda. A ver, dame a probar un poco del batido verde ese asqueroso.

Las tostadas de aguacate y el batido verde asqueroso para acompañar. Resulta que no estaba nada asqueroso, al contrario que el batido de chocolate que me pusieron a mí.

Harry tomó un sorbo y tuvo que claudicar. Aquello no estaba malo del todo. De hecho, pensó, puede que estuviera mejor que su batido de chocolate, absolutamente decepcionante y que sabía a Okey caducado. Bastante aguachirri y con un incómodo regustillo a licor. Harry se esperaba algo tipo el (¿insuperable?) batido de chocolate del VIPS, pero de eso nasty de plasty.

—Pues sabe mejor que mi Okey. Porras.

—Para que veas. Las apariencias engañan, maridete.

—Ya te cuen.

Y así fue como Harry y Sally terminaron sus desayunos hipster e instagrameros. Tras acabar Harry pidió la cuenta, que desde que pidieron sabía más o menos cuál iba a ser. Su banquete mañanero les costó 29,70 euros, que no era moco de pavo, pero como suele decirse, un día es un día. Sobre todo cuando te lo pasas en un sitio bastante chulo comiéndote unos huevos Benedict de 9,80 euros bastante decentes. Y sobre todo cuando lo haces bromeando, comentando dimes y diretes, leyendo la prensa internacional e inventándote historias sobre las gentes que disfrutaban allí de manjares variados o batidos verdes asquerosos.

La vida era maravillosa, como decía aquel. Y pasaba, y era maravilloso ver cómo lo hacía.

Fin.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

13 comentarios en “Harry & Sally y los huevos Benedict

  1. Jaens dice:

    Saludos…
    Que bien sientan las historias de Harry y Sally.. Que bien estaria una historia corta con los personajes.
    Apuntados quedan los Huevos para la cena a ver que tal.

Comentarios cerrados