Tecnología

The Outline y la snapchatización de la web

·

Tenía muchísimas ganas de ver lo que haría Joshua Topolsky en The Outline. Probablemente muchos no sepáis quién es este tipo: tras irse de Engadget co-fundó The Verge y acabó rediseñando Bloomberg (que parece una versión 0.1 de The Outline en muchos aspectos), que no es moco de pavo.

Ah, y escribió ‘Your media business will not be saved‘, que recuerdo perfectamente haber leído (emocionado) en un vagón de metro hace unos meses. Lo mejor que he leído sobre la industria periodística en años. O lo mejor, punto.

Así pues, el nuevo proyecto del enfant terrible de los medios tecnológicos prometía ser interesante. De hecho cuanto más hablaba de ello más quedaba claro que sería algo nuevo y llamativo, y vaya si lo ha sido. Aunque en mi opinión, quizás demasiado nuevo. Y quizás demasiado llamativo.

Para empezar, es especialmente incómodo verlo desde un PC de escritorio. O lo es para mí, porque soy incapaz de navegar por su interfaz y hacer un simple scroll con el ratón o los cursores. O lo haces con la barra de desplazamiento, o estás apañado. Eso deja claro una primera declaración de intenciones: que The Outline está hecho para móviles. Sin más.

Los colores ayudan a una sola cosa: a que no pueda leer y quiera irme a otro lado. El que sea.

Eso queda patente cuando uno coge el móvil y efectivamente se pone a navegar por The Outline. Resulta que no tenemos una portada al uso. Bueno, no hay nada al uso aquí. La teórica portada no es más que un artículo destacado de inicio a partir del cual vas decidiendo que hacer. Puedes hacer scroll táctil hacia abajo, pero lo curioso es que también lo puedes hacer hacia los lados para explorar nuevos contenidos.

La idea es curiosa y funciona para retenerte. Al menos durante un rato. Yo acabo siempre algo mareado por esa interfaz laberíntica que hace que no sea siempre evidente volver al punto de partida o al menos a uno en el que te encontrabas hace un momento. No me ayuda demasiado el hecho de que hagan uso de monigotes ridículos para ayudarte a saber cómo moverte por la web, o el hecho de que cada artículo tenga un diseño totalmente distinto, y normalmente con una característica común: que los contenidos te chillan. Lo hacen por las tipografías, pero sobre todo lo hacen por los colores de fondo y texto utilizados, que suelen ser de todo menos convencionales.

Hay ideas fantásticas, eso sí. Me gustan las “tarjetas” o “cartas” (‘cards’, o ‘atoms’, como las llama Topolsky) ese nuevo formato publicitario que se olvida del banner tradicional para hacer que los normalmente molestos anuncios sean de repente algo hasta divertido. Supongo que el efecto novedad ayuda y uno dejará de jugar con las cartitas, pero por lo pronto, como ocurre con el resto de la interfaz, el primer impulso es precisamente ese: jugar.

También hay detalles curiosos en algo que en los medios en España está totalmente vetado (o eso parece): ni se te ocurra enlazar a un competidor. En The Outline no solo enlazan, sino que casi parece que quieran convertirse ellos mismos en agregadores de grandes temas.

Te quedas con la cifra, y la usas como guía para visitar (si te interesa) el enlace de la parte inferior izquierda. Chapeau.

Me parece una idea fantástica, una que no solo les ayuda a reconocer que no pueden tenerlo todo —eso lo tienen claro— sino que hace que sus contenidos parezcan más honestos. La forma de hacerlo es además muy llamativa, resaltando solo un dato, una cifra o una cita destacada de todo ese artículo al que enlazan. Es, yo diría, brillante.

El problema es que todo este traje visual —o más bien disfraz— se convierte en una peligrosa distracción. Una que hace que al final juegues más que leas o te informes. Yo no he logrado aguantar mucho en ningún tema precisamente por eso: me sentía demasiado tentado a ver qué pasaría si tocaba aquí o allá en medio del artículo. Y como puedes hacerlo, lo haces. Otros sitios intentan retenerte en su página. The Outline hace justo lo contrario: te expulsa continuamente, tanto a sus contenidos como a los de otros.

Las líneas onduladas rollo ‘Los Simpsons’, el color de fondo, la mezcla de titulares y las miniaturas con ese formato de “recortable” me dan dolorcito de corazón. Y de cabeza.

El resultado es, insisto, mareante. Desconcertante. Y sobre todo, demasiado innovador para alguien como yo que busca una estructura más ordenadita y probablemente más clásica y aburrida. Para que os hagáis una idea: no recuerdo ni un solo tema destacable de The Outline. Quiero decir que no he leído nada allí que me haya hecho decir “caray, qué currado, qué bien escrito, qué chupi”. No. Lo único que recuerdo es el diseño.

Y cuando eso pasa, algo falla. O al menos, algo me falla.

De hecho he abandonado el esfuerzo de visitar su web en el escritorio, que es como de momento navego por internet. Hacerlo en el móvil es raro en mi caso, y solo exploro esa opción en las raras ocasiones en las que no estoy delante de un PC y no tengo que estar delante de una pantalla. El baño, por supuesto, es un clásico, pero incluso allí o en el andén de metro visitar The Outline requiere algo que no me mola: un esfuerzo.

Quizás es porque sé que me voy a encontrar con algo que no espero, que es bastante imprevisible y que rompe mi esquema mental de cómo deben ser los contenidos. Eso no es malo, ojo: simplemente es malo para mí, como lector. Es la misma sensación a la que me enfrenté cuando tuve que usar Snapchat por temas profesionales. Es una aplicación que odio porque no entiendo. No solo por ese fondo de convertir todo en un meme, sino por hacerlo además de formas que no logro disfrutar ni hacer mías.

Esto es demasiado. No. De verdad. No.

Snapchat es la aplicación definitoria de una nueva generación. La que ha logrado crear esa línea invisible de usuarios de tecnología. Están los que entienden, usan y disfrutan de Snapchat, y los que no. Y demográficamente está muy claro quiénes están en el primer grupo y quiénes en el segundo.

Con The Outline me pasa algo similar. Puede que esta sea, como dicen en Poynter, el futuro de las revistas, pero si lo es, amigos míos, idme desapuntándome del futuro, porque yo me borro. Dadme un Nautil.us o incluso un Jotdown y dejadme libre como el viento. Seré feliz como una perdiz y no tendré que navegar con esa sensación de inseguridad que me crea esa tómbola informativa llamada The Outline.

Seguro que The Outline va como un tiro durante mucho tiempo. Lo dice gente que sabe mucho más que yo de esto, como apuntan en Wired (‘The Outline’s bizarre design actually makes a lot of sense‘), en el citado artículo de Poynter o en NiemanLab. Fijo. Pero no será gracias a mí. Lo siento, pero no me mola, Sr. Topolsky.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

4 comentarios en “The Outline y la snapchatización de la web

  1. Ni sé quién es el fundador ni sabía que iba a crear esta página, pero le estoy dando un tiento desde el móvil. Acabo de entrar a un artículo y hay un alien abajo a la derecha que si le das resulta que es para compartir en redes. No le veo el sentido a elegir ese icono.

    Otro icono molesto es el de la home arriba a la izquierda, que tapa el texto según baja. Me gusta el tamaño de letra, eso sí, es fácil leer. De lo poco fácil porque lo demás es psicodélico de base en todo momento. Nunca he usado Snapchat, no sé cómo de correcta es la comparativa. Pero creo que esto tampoco es para mí. Con datos ni me atrevería a entrar.

    Ya que hablamos de diseño web, ¿vas a hacer post con los cambios en Xataka o lo has hecho y se me han pasado? Gracias por la ayuda del otro día en el post de Raspberry, aunque de momento creo que voy a seguir esperando para pillar una.

    • Hola Nacho

      Sí, es cierto que al menos el tamaño de letra es correcto, pero a menudo los colores de fondos y tipografías no ayudan. El icono del alien efectivamente es contraintuitivo, y como todo en esta web, el peligro es que es quizás demasiado original. A mí el icono de arriba a la izquierda (que es el logo de The Outline) me parece una forma curiosa de ofrecer un enlace permanente a la Home, ganas espacio respecto a la tradicional barra de menú que aparece y desaparece (como en Incognitosis en móvil y escritorio) pero creo que yo prefiero lo mío.

      De Xataka quizás haga algo, pero me temo que tengo demasiadas cosas en contra de nuestro propio diseño. Es algo triste tener que tirarse piedras contra el tejado de uno, sobre todo cuando he participado un poco en el proceso y al final las cosas han quedado así. No sé, creo que no. No me gusta mucho el resultado y tampoco es plan de poner a parir a quien me pone las lentejas en la mesa.

      Perfecto lo de la Raspberry, si no lo ves claro, no lo ves claro 😉 Saludos!

  2. Pablo Olmos de Aguilera dice:

    Francamente encontré un asco la página. Traté de meterme desde el móvil (S6), pero la verdad no funciona bien… al tratar de hacer scroll, como que “rebota”. Está lleno de iconos raros. Traté de meterme a un par de artículos, y tampoco pude. Acabo de intentar acceder vía mi laptop, pero tampoco entiendo como navegar.

    Yo creo que acá se produce un fenómeno interesante: hay gente que sigue a estos “pensadores” sin cuestionarse nada… algo similar a lo que ocurre con Apple. Todo lo que hacen es maravilloso y todo es justificable (como eliminar el minijack). Y al final invocan una especie de principio universal (que es una mentira por cierto) , sobre que todo cambio es para mejor y es la dirección obvia hacia el futuro. Como que la historia fuera lineal y estructurada.

    Un asco theoutline. Llámenme “anticuado”, pero no leeré nada de ahí.

  3. Lambda dice:

    Javier, si quieres mi opinión: me parecio desfasado. No me preguntes porqué, aunque puede ser por razones como Flipboard, y entre otras cosas, una tipografía que no “funciona”. La sensación es, además, “too gimmicky”, como diria un yanki. Puede que no esté apuntando a un “target” como nosotros, sino a los se hayan destetado hace poco de “Hora de Aventuras”, :-P. Le deseo la mejor de las suertes, porque crear nuevas paginas de contenidos que inviten a navegar exclusivamente por ellas es, y será complicado.

Comentarios cerrados