Tecnología

The Outline y la snapchatización de la web

·

Tenía muchísimas ganas de ver lo que haría Joshua Topolsky en The Outline. Probablemente muchos no sepáis quién es este tipo: tras irse de Engadget co-fundó The Verge y acabó rediseñando Bloomberg (que parece una versión 0.1 de The Outline en muchos aspectos), que no es moco de pavo.

Ah, y escribió ‘Your media business will not be saved‘, que recuerdo perfectamente haber leído (emocionado) en un vagón de metro hace unos meses. Lo mejor que he leído sobre la industria periodística en años. O lo mejor, punto.

Así pues, el nuevo proyecto del enfant terrible de los medios tecnológicos prometía ser interesante. De hecho cuanto más hablaba de ello más quedaba claro que sería algo nuevo y llamativo, y vaya si lo ha sido. Aunque en mi opinión, quizás demasiado nuevo. Y quizás demasiado llamativo.

Para empezar, es especialmente incómodo verlo desde un PC de escritorio. O lo es para mí, porque soy incapaz de navegar por su interfaz y hacer un simple scroll con el ratón o los cursores. O lo haces con la barra de desplazamiento, o estás apañado. Eso deja claro una primera declaración de intenciones: que The Outline está hecho para móviles. Sin más.

Los colores ayudan a una sola cosa: a que no pueda leer y quiera irme a otro lado. El que sea.

Eso queda patente cuando uno coge el móvil y efectivamente se pone a navegar por The Outline. Resulta que no tenemos una portada al uso. Bueno, no hay nada al uso aquí. La teórica portada no es más que un artículo destacado de inicio a partir del cual vas decidiendo que hacer. Puedes hacer scroll táctil hacia abajo, pero lo curioso es que también lo puedes hacer hacia los lados para explorar nuevos contenidos.

La idea es curiosa y funciona para retenerte. Al menos durante un rato. Yo acabo siempre algo mareado por esa interfaz laberíntica que hace que no sea siempre evidente volver al punto de partida o al menos a uno en el que te encontrabas hace un momento. No me ayuda demasiado el hecho de que hagan uso de monigotes ridículos para ayudarte a saber cómo moverte por la web, o el hecho de que cada artículo tenga un diseño totalmente distinto, y normalmente con una característica común: que los contenidos te chillan. Lo hacen por las tipografías, pero sobre todo lo hacen por los colores de fondo y texto utilizados, que suelen ser de todo menos convencionales.

Hay ideas fantásticas, eso sí. Me gustan las «tarjetas» o «cartas» (‘cards’, o ‘atoms’, como las llama Topolsky) ese nuevo formato publicitario que se olvida del banner tradicional para hacer que los normalmente molestos anuncios sean de repente algo hasta divertido. Supongo que el efecto novedad ayuda y uno dejará de jugar con las cartitas, pero por lo pronto, como ocurre con el resto de la interfaz, el primer impulso es precisamente ese: jugar.

También hay detalles curiosos en algo que en los medios en España está totalmente vetado (o eso parece): ni se te ocurra enlazar a un competidor. En The Outline no solo enlazan, sino que casi parece que quieran convertirse ellos mismos en agregadores de grandes temas.

Te quedas con la cifra, y la usas como guía para visitar (si te interesa) el enlace de la parte inferior izquierda. Chapeau.

Me parece una idea fantástica, una que no solo les ayuda a reconocer que no pueden tenerlo todo —eso lo tienen claro— sino que hace que sus contenidos parezcan más honestos. La forma de hacerlo es además muy llamativa, resaltando solo un dato, una cifra o una cita destacada de todo ese artículo al que enlazan. Es, yo diría, brillante.

El problema es que todo este traje visual —o más bien disfraz— se convierte en una peligrosa distracción. Una que hace que al final juegues más que leas o te informes. Yo no he logrado aguantar mucho en ningún tema precisamente por eso: me sentía demasiado tentado a ver qué pasaría si tocaba aquí o allá en medio del artículo. Y como puedes hacerlo, lo haces. Otros sitios intentan retenerte en su página. The Outline hace justo lo contrario: te expulsa continuamente, tanto a sus contenidos como a los de otros.

Las líneas onduladas rollo ‘Los Simpsons’, el color de fondo, la mezcla de titulares y las miniaturas con ese formato de «recortable» me dan dolorcito de corazón. Y de cabeza.

El resultado es, insisto, mareante. Desconcertante. Y sobre todo, demasiado innovador para alguien como yo que busca una estructura más ordenadita y probablemente más clásica y aburrida. Para que os hagáis una idea: no recuerdo ni un solo tema destacable de The Outline. Quiero decir que no he leído nada allí que me haya hecho decir «caray, qué currado, qué bien escrito, qué chupi». No. Lo único que recuerdo es el diseño.

Y cuando eso pasa, algo falla. O al menos, algo me falla.

De hecho he abandonado el esfuerzo de visitar su web en el escritorio, que es como de momento navego por internet. Hacerlo en el móvil es raro en mi caso, y solo exploro esa opción en las raras ocasiones en las que no estoy delante de un PC y no tengo que estar delante de una pantalla. El baño, por supuesto, es un clásico, pero incluso allí o en el andén de metro visitar The Outline requiere algo que no me mola: un esfuerzo.

Quizás es porque sé que me voy a encontrar con algo que no espero, que es bastante imprevisible y que rompe mi esquema mental de cómo deben ser los contenidos. Eso no es malo, ojo: simplemente es malo para mí, como lector. Es la misma sensación a la que me enfrenté cuando tuve que usar Snapchat por temas profesionales. Es una aplicación que odio porque no entiendo. No solo por ese fondo de convertir todo en un meme, sino por hacerlo además de formas que no logro disfrutar ni hacer mías.

Esto es demasiado. No. De verdad. No.

Snapchat es la aplicación definitoria de una nueva generación. La que ha logrado crear esa línea invisible de usuarios de tecnología. Están los que entienden, usan y disfrutan de Snapchat, y los que no. Y demográficamente está muy claro quiénes están en el primer grupo y quiénes en el segundo.

Con The Outline me pasa algo similar. Puede que esta sea, como dicen en Poynter, el futuro de las revistas, pero si lo es, amigos míos, idme desapuntándome del futuro, porque yo me borro. Dadme un Nautil.us o incluso un Jotdown y dejadme libre como el viento. Seré feliz como una perdiz y no tendré que navegar con esa sensación de inseguridad que me crea esa tómbola informativa llamada The Outline.

Seguro que The Outline va como un tiro durante mucho tiempo. Lo dice gente que sabe mucho más que yo de esto, como apuntan en Wired (‘The Outline’s bizarre design actually makes a lot of sense‘), en el citado artículo de Poynter o en NiemanLab. Fijo. Pero no será gracias a mí. Lo siento, pero no me mola, Sr. Topolsky.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7 Pro: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 599 euros en Banggood con el código BGOP7PRO
  • Xiaomi Mi 9: 6,39″ sin marcos, Snapdragon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 358,66 euros a través de Amazon con el código D4WKHWVT. Alucinante.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 122,9 euros en Banggood con el código BGN73E. Si no os queréis complicar la vida la versión superior de 4 GB de RAM y 64 GB de capacidad está en Amazon a 171 euros.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 33,06 euros en AliExpress. (Elegid la versión global, no la china).
  • Xiaomi Mi Air 13: un 13,3″ FullHD IPS con Core i5-8250U, 8/256GB, WiFi doble banda, salida HDMI, lector de huella, buena opción en Banggood: 621 euros con el código BGMI710
  • Xiaomi Mi A2: está de oferta. Pantalla de 5,99 pulgadas, Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad (no ampliables), cámara dual (12+20), está a 145 euros en Amazon. Jamás había estado tan barato allí.
  • LG Gram: un portátil ultraligero de tan solo 1,1 kg de peso. 15,6″ FullHD, Core i7-8565U, 8 GB de RAM, 256 GB capacidad, Windows 10 Home, 3xUSB, 1 xUSB-C (con Thunderbolt 3!!). Me parece brutal por 899 euros en Amazon.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 579 euros en Amazon.
  • Monitor BenQ GW2270: un 21,5″ Full HD con formato 16:9, conectores DVI y VGA, 5ms, color negro. Increíble por 69 euros en Amazon. La versión HDMI está a 95 euros.
  • MiniPC: atentos a este equipo en formato NUC con un Core i3-7100U, 8 GB de RAM, 120 GB de SSD, WiFi 300 Mbps, 6 x USB, RJ-45, Ethernet, VGA, HDMI, toma auriculares. Por 205,94 euros, nada mal en AliExpress. Te regalan montura VESA.
  • WD MyBook 8TB: un disco duro externo con una capacidad brutal e interfaz USB 3.0. Está a 149 euros en Amazon UK, envío incluido.
  • Disco Duro WD 250 GB: un disco duro convencional de 250 GB que oye, nos puede resolver bastantes papeletas, a un precio ridículo: 15,90 euros en Amazon. Dicho lo cual, esta unidad SSD Kingston SSDA400 de 2,5 pulgadas y 120 GB es bastante más rápida y aunque tiene la mitad de capacidad creo que es más interesante para la mayoría de los usuarios: son tan solo 18,99 euros en Amazon.
  • Memoria USB Sandisk IXpand Mini 64GB: un dispositivo para extraer datos del iPhone o el iPad y guardarlos en esta llave con puerto Lightning y puerto USB 3.0. Muy útil para copias de seguridad sin tener que conectar el móvil o tableta al PC. Está a 18,50 euros en Amazon
  • FIFA 19: terminan las temporadas reales, así que bajan los precios de los FIFA. Tanto en PS4 como en Xbox One están a 32,90 euros en Amazon
  • Xbox One X + Metro Exodus: la consola más potente de Microsoft está de rebajas, incluye Metro Redux, un mando, 1 TB de capacidad y también Metro 2033 y Metro Last Light. Está a 349 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Teléfono Nokia 3100 Mini: una réplica del antiguo móvil estrella de Nokia, perfecto para usar el teléfono móvil como eso, como un teléfono. Tiene conectividad 2G, teclado físico y minipantalla. Prodigioso por 10,78 euros (sí, 10,78) en TomTop.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 1,99 euros en eBay, perfecta para este equipo que se venden sin sistema operativo
  • Xiaomi Mi 9 SE: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad (uauh), triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a tan solo 270 euros en GearBest
  • Amazfit Verge Lite: sin NFC, pero con una autonomía de hasta 20 días. Pantalla AMOLED de 1,3″ 360×360 Corning Gorilla Glass. Frecuencia cardíaca, gran variedad de modos deportivos. GPS + GLONASS. Está a 89,18 euros en AliExpress
  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • PO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 257 euros en Banggood.
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

4 comentarios en “The Outline y la snapchatización de la web

  1. Ni sé quién es el fundador ni sabía que iba a crear esta página, pero le estoy dando un tiento desde el móvil. Acabo de entrar a un artículo y hay un alien abajo a la derecha que si le das resulta que es para compartir en redes. No le veo el sentido a elegir ese icono.

    Otro icono molesto es el de la home arriba a la izquierda, que tapa el texto según baja. Me gusta el tamaño de letra, eso sí, es fácil leer. De lo poco fácil porque lo demás es psicodélico de base en todo momento. Nunca he usado Snapchat, no sé cómo de correcta es la comparativa. Pero creo que esto tampoco es para mí. Con datos ni me atrevería a entrar.

    Ya que hablamos de diseño web, ¿vas a hacer post con los cambios en Xataka o lo has hecho y se me han pasado? Gracias por la ayuda del otro día en el post de Raspberry, aunque de momento creo que voy a seguir esperando para pillar una.

    • Hola Nacho

      Sí, es cierto que al menos el tamaño de letra es correcto, pero a menudo los colores de fondos y tipografías no ayudan. El icono del alien efectivamente es contraintuitivo, y como todo en esta web, el peligro es que es quizás demasiado original. A mí el icono de arriba a la izquierda (que es el logo de The Outline) me parece una forma curiosa de ofrecer un enlace permanente a la Home, ganas espacio respecto a la tradicional barra de menú que aparece y desaparece (como en Incognitosis en móvil y escritorio) pero creo que yo prefiero lo mío.

      De Xataka quizás haga algo, pero me temo que tengo demasiadas cosas en contra de nuestro propio diseño. Es algo triste tener que tirarse piedras contra el tejado de uno, sobre todo cuando he participado un poco en el proceso y al final las cosas han quedado así. No sé, creo que no. No me gusta mucho el resultado y tampoco es plan de poner a parir a quien me pone las lentejas en la mesa.

      Perfecto lo de la Raspberry, si no lo ves claro, no lo ves claro 😉 Saludos!

  2. Pablo Olmos de Aguilera dice:

    Francamente encontré un asco la página. Traté de meterme desde el móvil (S6), pero la verdad no funciona bien… al tratar de hacer scroll, como que «rebota». Está lleno de iconos raros. Traté de meterme a un par de artículos, y tampoco pude. Acabo de intentar acceder vía mi laptop, pero tampoco entiendo como navegar.

    Yo creo que acá se produce un fenómeno interesante: hay gente que sigue a estos «pensadores» sin cuestionarse nada… algo similar a lo que ocurre con Apple. Todo lo que hacen es maravilloso y todo es justificable (como eliminar el minijack). Y al final invocan una especie de principio universal (que es una mentira por cierto) , sobre que todo cambio es para mejor y es la dirección obvia hacia el futuro. Como que la historia fuera lineal y estructurada.

    Un asco theoutline. Llámenme «anticuado», pero no leeré nada de ahí.

  3. Lambda dice:

    Javier, si quieres mi opinión: me parecio desfasado. No me preguntes porqué, aunque puede ser por razones como Flipboard, y entre otras cosas, una tipografía que no «funciona». La sensación es, además, «too gimmicky», como diria un yanki. Puede que no esté apuntando a un «target» como nosotros, sino a los se hayan destetado hace poco de «Hora de Aventuras», :-P. Le deseo la mejor de las suertes, porque crear nuevas paginas de contenidos que inviten a navegar exclusivamente por ellas es, y será complicado.

Comentarios cerrados