Tecnología

¿Qué fue de la innovación?

·

Acabo de terminar de leer una larga, densa y reveladora columna de Neal Stephenson, que se había recomendado mucho ayer y hoy en Twitter y Google+. El artículo, titulado Innovation Starvation (“Inanición en la innovación”, en una traducción libre) es una dura crítica a la época que nos ha tocado vivir, y en la que la raza humana ha dejado de arriesgar para innovar. Stephenson, autor del mítico (e infumable, en mi opinión, aunque hace mucho que no me lo intento releer) Criptonomicón, cuenta cómo el vivió en su niñez aquella mágica explosión de la era espacial en la que todo parecía posible.

Nuestros padres y abuelos, dice, asistieron a las últimas grandes innovaciones tecnológicas de nuestro mundo. La creación del coche, el avión, la energía nuclear o los ordenadores (aunque de eso muchos de nosotros también hemos sido testigos si nos ceñimos a la informática moderna) han sido esos grandes hitos que han cambiado nuestro mundo y que parecían tener cierta continuidad con la era espacial. Pero ahí parece haberse quedado todo.

Hoy en día la NASA ha abandonado buena parte de sus esfuerzos, Rusia los continúa tímidamente, y China es ahora la potencia espacial en ciernes -pero no innova, y simplemente sigue el camino que otros dejaron- y la búsqueda de fuentes de energía alternativas es un pequeño gran fracaso. Seguimos dependiendo del petróleo, y es preocupante que en esta era en la que la información y los recursos para I+D son los mayores de la historia nadie dé con una solución al problema.

¿Qué está ocurriendo?

Para empezar, Stephenson es un pelín pesimista en mi opinión: es cierto que no se han producido grandes innovaciones en los últimos años -a excepción de una clara revolución digital-, pero yo diría también que estamos a las puertas de muchas de esas revoluciones sociales y tecnológicas… si es que no las hemos cruzado ya, como ocurre en el caso de Internet. La red de redes, no obstante, tiene su desventaja, y es que todo el mundo tiene acceso a todos los datos y estudios que se han realizado sobre cualquier tipo de rama de investigación. Y eso, como dice Stephenson, limita la innovación:

In the pre-net era, managers were forced to make decisions based on what they knew to be limited information. Today, by contrast, data flows to managers in real time from countless sources that could not even be imagined a couple of generations ago, and powerful computers process, organize, and display the data in ways that are as far beyond the hand-drawn graph-paper plots of my youth as modern video games are to tic-tac-toe. In a world where decision-makers are so close to being omniscient, it€™s easy to see risk as a quaint artifact of a primitive and dangerous past.

Esa confianza en que ya lo sabemos todo de todo, en que se ha exprimido el tema hasta la saciedad, es para Stephenson el gran problema que está condenando la innovación:

Today€™s belief in ineluctable certainty is the true innovation-killer of our age. In this environment, the best an audacious manager can do is to develop small improvements to existing systems€”climbing the hill, as it were, toward a local maximum, trimming fat, eking out the occasional tiny innovation€”like city planners painting bicycle lanes on the streets as a gesture toward solving our energy problems. Any strategy that involves crossing a valley€”accepting short-term losses to reach a higher hill in the distance€”will soon be brought to a halt by the demands of a system that celebrates short-term gains and tolerates stagnation, but condemns anything else as failure. In short, a world where big stuff can never get done.

Revelador. Y sin embargo, yo lo veo de otro modo: esas “pequeñas mejoras en sistemas ya existentes” son importantes, y confirman esa evolución gradual de muchas innovaciones que difícilmente podrían producirse de otro modo. Internet no llegó como por arte de magia, como tampoco lo hicieron el coche, el avión, o la televisión. Tendremos que tener un poquito de paciencia, pero si en mis ya cerca (porras) de 40 años de vida hemos dado un salto tecnológico tan relevante, no veo porqué no ser optimista en los próximos 40.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 138,51 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Red Dead Redemption 2 (Xbox One): el juego del año y uno de los mejores de la historia según las críticas. Está a 51 euros en Amazon Alemania envío incluído.
  • Juego de mesa Catán: uno de los más populares de los últimos años puede ser un gran regalo de navidad, está a 28,4 euros en Amazon. Hay otros como Carcassone (16,99 euros) o Cara Splash (13,99 euros) igualmente curiosos.
  • Procesador Intel Core i7-7740X: no es el más moderno, pero es de la familia X, así que es una opción brutal para gamers. Con 4 núcleos a 4,3 GHz soporta Hyper Threading y tiene un TDP de 112W, así que es glotoncete. Pero el rendimiento es fantástico, como muestra AnandTech en este análisis. Está a 229,90 euros en Amazon.
  • Memoria RAM Ballistix Sport 16 GB DDR4: dos módulos PC4-21300 de 8 GB que pueden darle mucha vidilla a vuestro equipo. Están a 121,73 euros en Amazon Alemania, envío incluido. La opción son los módulos G.Skill Aegis 2x8GB por 123,82 euros en Amazon (España).
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 719 euros en GearBest con el cupón GB$XMLAPAIR03.
  • ZTE Axon 7 Mini: un móvil de hace dos años pero que aún así tiene su encanto por esos altavoces frontales. La pantalla de 5,2 pulgadas FullHD está acompañada de un Snapdragon 617, 3 GB de RAM y 32 GB de capacidad (ampliables). La cámara trasera es de 16 MP, y el precio es escandaloso: 90,95 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 960 500 GB: una unidad M.2 NVMe que da velocidades de lectura de hasta 3.200 MB/s, una burrada. Está a 124 euros en Amazon UK envío incluido. Con esta capacidad, súper chollo, os lo dice alguien que compró la 970, algo superior en rendimiento, por 100 euros hace poco… con la mitad de capacidad. Argh.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Patinete eléctrico Ninebot ES1: hasta 20 km/h y autonomía de hasta 25 km para este patinete plegable que además tiene dos años de garantía en España. Bastante chulo por 287,47 euros en GearBest con el cupón GB12ES1. No os olvidéis de desactivar el nuevo seguro de envío activado por defecto.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Xiaomi Redmi Note 6 Pro: con pantalla de 6,26 pulgadas FullHD, Snapdragon 636, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad, cámara trasera dual de 12+5 MP y cámara frontal dual de 20+2 MP, este es un estupendo candidato para la gama de entrada con su batería gigante de 4.000 mAh. Está a 159,82 euros en GearBest, mientras que la versión con 4 GB de RAM y 64 GB de capacidad está a 177,58 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG.
  • Tarjeta MicroSD Kingston 64 GB: buena capacidad para ampliar la capacidad de vuestro móvil, por ejemplo. Incluye adaptador a SD. Estupenda por 9,57 euros en Amazon. Si queréis ir mucho más allá, la SanDisk Ultra de 200 GB está a 35,90 euros en Amazon. Otra opción: la Samsung EVO Plus de 128 GB está a 16,19 euros en JoyBuy.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución 4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,94 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 336 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 336 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • Auriculares Xiaomi con conector USB-C: sin adaptadores de por medio, curioso tener esta alternativa barata para conectarla a vuestros dispositivos. Son de tipo in-ear y el precio como siempre parece bastante interesante. Están a 13,77 euros en Banggood con el cupón 6baf92.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 254,29 euros n AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 456,85 euros en GearBest con el cupón GBMPBF17.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497 euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,61 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 56,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

6 comentarios en “¿Qué fue de la innovación?

  1. Alex dice:

    Es cierto que en este último siglo se han producido numerosos avances tecnológicos, pero no tengo tan claro que estemos parados por “capricho” como parece insinuar el artículo.

    Más bien pienso que nos encontramos ante ciertos impedimentos físicos que no hemos podido superar. Algunos no hemos sabido y otros que ya no se pueden sobrepasar, lo que obliga a buscar otros caminos desconocidos y a veces que no llevan a ningún fruto después de emplear muchos esfuerzos.

    Hemos pasado del “no hay nada” al “tenemos de todo” en poco más de 100 años. Ahora que tenemos de todo, lo que no se nos ocurre es qué más nos haría falta, por eso no hay ideas, porque la mayoría de nuestras antiguas carencias están ya cubiertas.

    ¿Que nos falta? ¿Viajar a otros planetas? ¿Aviones, trenes y barcos más rápidos? Pensad todos en algo que os gustaría mucho tener y que no existe.

    Antes la gente quería tener médicos y remedio para las enfermedades mortales por las que ahora vamos a la farmacia y nos curamos con cuatro pastillas. ¿que nos queda? Una cura para el cáncer y el SIDA, poco más…

    La innovación aparece cuando hay una necesidad que no está cubierta, o se crea la necesidad. Antes que no teníamos de nada era muy fácil encontrar necesidades. No había comunicaciones, no había medios de transporte, no había posibilidad de hacer cosas que las personas podían necesitar hacer. Hoy en día no se me ocurre nada que quiera hacer y que no esté disponible ya. Como decía, viajar a otros planetas o tardar aún menos en los viajes de avión… y ya se está trabajando en ello.

  2. Es inevitable reconocer una cierta desaceleración que hemos sufrido en lo que a “grandes inventos de cara a la galería” se refiere. Pero el fondo de su análisis no hace más que demostrar su alejamiento de la comunidad científica.

    Quienes vivimos cerca del término anglosajón “academia” podemos palpar día a día que nunca jamás habíamos tenido tantos grupos de investigación, tanta colaboración entre departamentos universitarios, tantos centros de distribución del conocimiento, think tanks, simposiums, foros, conferencias, talks…

    Por otra parte, el alto grado de conocimiento, de nivel tecnológico y científico al que hemos llegado hoy día, actúa como una importante brecha a la hora de difundir los nuevos avances y descubrimientos al grueso de la población. Cómo vas a explicarle los avances en el descubrimiento de bosones W y Z con sus respectivos winos y zinos, si la gente ni siquiera tiene un nivel básico de comprensión de la física como para tener una ligera idea de la teoría de supercuerdas. Y con esto no echo la culpa a la gente, simplemento digo que el nivel de estudio es muy alto, más alto incluso que antes (recordemos la curva de aprenziaje)

    Hace unos días el CSIC patentaba una vacuna que parece generar un avance considerable en la lucha contra el SIDA. Hace unas semanas se hablaba que el CERN ha comprobado y doblemente comprobado que unas diminutas partículas han conseguido moverse a una velocidad mayor que la luz. A medida que pasan los meses, en Japón consiguen que las tasas de transferencia de datos en soporte óptico lleguen a valores inimaginados, generando aplicaciones completamente dispáres al uso original de la fibra óptica. Todo esto por no hablar de la cantidad de avances médicos en cuanto a instrumentación o cirugía de los que no estamos al tanto…

  3. Pablo Ramos dice:

    Voy a opinar a conciencia de que mis conocimientos no les llega ni a la altura de los estribos de muchos en este grupo. A mi entender la innovación está pasando delante de nuestros ojos día a día, solo que a una velocidad que no llegamos a percibirla en su totalidad. Esperamos que los cambios se den en una dimensión tan grande que se diría, cuasi fantástica y eso no ocurre en la vida real, ni hoy ni ayer. Saludos y buena semana

  4. Alex dice:

    Cuanta Razón tenéis Miguel y Pablo, pero yo tengo la impresión de que la innovación a la que se refiere este hombre es la que palpamos a nivel cotidiano. La que nos hace la vida más fácil a los humanitos de “a pie”

  5. nahiko dice:

    Yo creo que las curvas de avance tecnológico y el cómo se percibe no son ambas iguales.

    Por poner un ejemplo, hace bastantes años, tenías un ordenador en el que jugabas con juegos movidos íntegramente por el microprocesador.
    Aparecieron las primeras tarjetas gráficas con aceleración 3D, las míticas voodoo.
    Te ponías una y lo flipabas un montón, el cambio “aparentaba” muchísimo. El cambio tecnológico fue grande, efectivamente, pero la diferencia de apreciación mucho más, si bien es cierto que un paso de 0 a 2 supone infinito, el cambio realmente es de 2 puntos.

    Hoy en día, tienes windows XP, con su directX 9, te pones el crysis, con todos los gráficos en alto (lo máximo que permite con DX9) y se ve que acojona.
    Formateas, te pones windows vista/7, pones el directX 10 y el cambio no aparenta 2 puntos de diferencia. Además que el nivel de avance, de, por ejemplo 7 a 9 siendo 2 puntos, no es más que un pequeño porcentaje con respecto al inifinito por cién del 0 al 2.

    A medida que va pasando el tiempo, y la tecnología avanza, si bien los avances son costosos y aun así se avanza, a ojos vista, no parece avanzar.
    Una vez hecha una cosa, y mejorada muchas veces, es complicado mejorarla mucho más.

    S2!!

  6. Animal_Virtual dice:

    Pues yo creo que la inovacion puede estar semi estatica por la educacion que en lugar de crear estudiantes emprendedores, genera en su mayoria obreros sin creatividad para un mercado laboral que cada vez se estrecha mas por la falta de emprendedores y el exceso de empleados.

    en este mismo blog vi un post que decia que el autor se cambiaba de linux a mac o windows por comodidad, tal vez no es que tengamos todo tal vez estudiando un poco encontremos muchas cosas que faltan y que podriamos inventar, pero la gran mayoria de seres humanos nos hemos vuelto tan comodinos y tan faltos de creatividad e iniciativa que ya no nos interesa inovar.

    otra prueba es el windows 8 microsoft nos a vendido y nos va a vender el mismo windows vista en 3 versiones diferentes con minimos cambios e igual lo esta haciendo Apple con el Iphone, hasta firefox se a metido en la carrera con sus versiones 6, 7, 8, 9 en un año, estas empresas a base de mercadotecnia nos hacen ver grandes cambios con cosas que en otros tiempos eran sencillas actualizaciones.

Comentarios cerrados