Tecnología

No importa que el software sea libre, sino que sea bueno

·

Interesantísima la reflexión de Benjamin Humphrey (gracias a rosgori por descubrírmela), uno de los editores de OMG! Ubuntu!, que hace unos días publicaba un post titulado ‘When «Free» in Free Software doesn’t matter‘ (‘Cuando «Libre» en Software Libre» no importa’), y en el que expresaba un argumento especialmente singular, sobre todo viniendo de una publicación dedicada enteramente a Ubuntu y el software libre.

Hace mucho que los usuarios de Software Libre y de software Open Source nos sentimos orgullosos por la filosofía de este tipo de proyectos. El desarrollador (o equipo de desarrolladores) no solo nos cede la aplicación de forma libre (lo que en muchos casos suele conllevar que sea gratuita) para usarla: también nos cede el código para -con ciertas limitaciones- modificarlo a nuestro antojo. Pero hay un problema.

Que el hecho de que sea Software Libre no implica que sea buen software.

De hecho, seamos sinceros: hay aplicaciones Open Source que son una castaña. Todavía no he encontrado un editor de vídeo medianamente decente -aunque la cosa va mejorando afortunadamente- y la misma historia se repite a lo largo y ancho del catálogo Open Source. Hay mucho, pero dentro de ese mucho hay mucho malo.

Afortunadamente también hay bastante bueno, y el ejemplo perfecto lo ofrece el autor del post original, que escribe sobre el navegador de Mozilla:

A useful example is Firefox: it€™s downloaded for no cost, but does the average user understand how free it is? Or did she stop reading at €œDownload Now?€ Also ask yourself why is she using Firefox? Because it is good software and she got itfor no cost and it has a good reputation. In most cases anything else is irrelevant.

Así es: no importa que Firefox sea Open Source. Al menos, no le importa a la inmensa mayoría de la gente que lo usa, y lo mismo ocurre con Chrome, el navegador desde el que escribo esto, y que está basado en el proyecto Open Source, Chromium. En ambos casos mola mucho poder decir que usamos un desarrollo Open Source, pero lo realmente importante es que estamos usando software bueno (muy bueno), y el tema de su apertura o no apertura no le importa a casi nadie.

Lo que nos lleva a la conclusión a la que quiere llegar Humphrey en su artículo: para convencer a todo el mundo de la calidad del software Open Source, hay que dar ejemplos que certifiquen esa calidad. Firefox, Chromium o distribuciones Linux como Ubuntu -y otras muchas- lo hacen, y poco a poco la gente va conociendo estas soluciones por su eficiencia y su facilidad de uso. Ya no importa que sean libres o no. Funcionan, y lo hacen bien. Lo mismo podría decirse de aplicaciones propietarias: la gente paga por ellas (o las piratea, que también) porque funcionan muy bien. Y esa es la clave.

Y si además son Open Source, pues mejor que mejor. Porque eso permitirá que la comunidad de usuarios –esa a quien sí le importa que el software sea libre– trabaje en mejorar estos fantásticos productos gracias -ahora sí- a las libertades que concede el software libre.

Ole.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo.

  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 437,49 euros en AliExpress.
  • Lenovo Yoga 920: un convertible de 13,9 pulgadas con un Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y Windows 10. Estupendo a este precio, 749,98 euros en Amazon.
  • Auriculares Sennheiser Momentum 2.0: diadema ajustable, micrófono incorporado, diseño chulísimo y una calidad de sonido top según dicen las críticas. Nunca los había visto tan baratos, 108 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • Altavoz Bluetooth Xiaomi Square Box II: un altavoz portátil con tecnología Bluetooth 4.2, micrófono, manos libres, cancelación de ruido, 1200 mAh, autonomía 10 horas, incluye entrada de minijack de 3,5 mm. Está a 21 euros en Banggood con el código e2db5f
  • Huawei Honor Band 4: con pantalla AMOLED de 0,95?, monitor de sueño, soporte de natación (reconoce distintas brazadas), hasta 50 m de profundidad, lector de frecuencia cardíaca. Muy chula por 24,90 euros en Banggood con el código BGHWBand4es.
  • Xiaomi Mi Band 4: la nueva pulsera cuantificadora con pantalla AMOLED 0,95?, hasta 50 m profundidad y 5 ATM, sensor cardíaco, comandos de voz, notificaciones, brutal por 30,9 euros en AliExpress.
  • OnePlus 7 Pro: el súper teléfono a tope: 6,67 pulgadas a 90 Hz (dicen que son la pera), 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara frontal retráctil 16 MP, lector de huella en apntalla, 4.000 mAh. Está a 657 euros en GearBest.
  • Medion Ultrafino S6445: un ultrabook de 15,6? FullHD con un Core i3-8145U, 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad, teclado QWERTY español, Windows 10 Home. Todo por 399,99 euros en Amazon, estupendo.
  • Monitor gaming ASUS MG248QR: con 24 pulgadas y resolución 1080p, pero sobre todo con soporte de tasa de 144 Hz. Fantástico por 239,99 euros en Amazon (299 en PCComponentes).
  • SSD Samsung 2 TB: una unidad SSD con esta capacidad y a este precio es tela. Velocidades de 550 MB/s, está a 195 euros en Amazon Francia, envío incluido.
  • Portátil ASUS VivoBook S14: un 14? Ful HD con un Core i5-8265U, 8 GB de RAM, 256 GB de SSD, teclado español y Windows. El touchpad es además teclado numérico. Está a 499,99 euros en Amazon.
  • Mando Sony DualShock 4 para PS4: el mando en versión 2, inalámbrico, color negro, está a 37,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 9: si queréis el telefonazo de Xiaomi, atentos. Pantalla de 6,39 euros sin marcos, Snapdargon 855, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara triple de 48+16+12 MP, está a 384,74 euros en Banggood con el código BG6M9128.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • OPPO Realme X: el rival a batir en gama media rompedora. Tremendo, 6,53? sin marcos, Snapdragon 710, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 48+5, cámara frontal periscópica, 3765 mAh, lector de huellas en pantalla. Brutal por 236,45 euros en Banggood.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 180,95 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 141 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 163 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • iPad Air (2019): atentos a la nueva versión de la tableta con pantalla de 10,5? y el potente procesador A12 Bionic, además de cámara de 8 MP y 256 GB de capacidad. A tope por 591,06 euros en Amazon (719 en Apple).
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 266,61 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal.
  • Portátil HP Pavilion 15-bc450ns: un equipo de 15,6? Full HD con un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de HDD, 128 GB SSD (uauh) y GeForce GTX 1050 (uauh!), sin Windows (hay incognichollo ahí de 1,5 euros para resolver). Está a 629,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Lexar 120 GB: modelo SATA 6 GB/s, hasta 550 MB/s de velocidad de lectura, fantástico como complemento para tu PC o portátil sobre todo a este precio mísero: 21,29 euros en Amazon. La versión de 240 GB, a 36,19 euros.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 477 euros en GearBest
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,41 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

6 comentarios en “No importa que el software sea libre, sino que sea bueno

  1. Adrián dice:

    Precisamente iba a comentar lo que dices en el último párrafo: que un software sea libre o no importará a las personas que quieran «meter mano» a dicho software. Al resto de mortales les importará si funciona o no, y si cumple sus expectativas: quiero hacer X, y este software (que da igual sea libre o no) lo hace, pues entonces lo uso. No hay más.

    Lo que no se da cuenta la gente (y tampoco es para ir «evangelizando» a todos), es que si ese software no fuera libre (Firefox, Chromium, Ubuntu, por poner tus mismos ejemplos), quizás no fueran tan buenos como lo son, ya que reciben mucho «feedback» de la comunidad, parches, etc., que siendo no libres, no recibirían, o no tanto.

    Te pongo otro ejemplo de software libre que ofrece muy buenas características que muy pocos le pueden hacer frente: VLC.

    Saludos!

  2. Rakun dice:

    Creo que nos confundimos. Una cosa es que no sepan que implica que sea libre y otra que no les importe.

    Me explico, si yo no se de fútbol y tengo la necesidad (jejeje) de consumir fútbol, pues no seré capaz de distinguir un partido bueno de uno malo. De hecho, consumiré el partido mas barato, con mas fama o al que consiga animar mas a las aficiones. No voy a apreciar en ningún momento la calidad del juego.
    Si aprendo a apreciar el fútbol, ademas de consumir fútbol, tengo un añadido y apoyaría a los equipos que hacen buen fútbol de calidad y este apoyo re-alimenta el engranaje y provoca mejor futbol, incluso, no me debería importar si juegan Madrid o Barça (por el tema de marcas y prestigio, porque quien va a comparar a una «caótica comunidad de desarrolladores independientes» con Adobe, por ejemplo), sino la calidad del fútbol.
    Si lo que quiero es un espectáculo que me entretenga, puede que ni siquiera necesite el fútbol.

    En mi opinión, el software libre es, sin duda, la mejor opción para los que apreciamos el buen software.

    PD ni siquiera me gusta el futbol xDD

  3. Hay un factor que no tienes en cuenta cuando hablas del software libre y open source, y ese factor es el de animo de lucro. En muchos casos el software privativo es de pago, cosa que me parece muy normal y que no suele dar problemas, en otros casos entramos en versiones shareware o freeware pero de código cerrado, que en muchos caso suelen añadir cosas «extrañas» a nuestros ordenadores, en el mejor de los casos pueden ser molestar barras en nuestro navegador, en el peor de los casos algún rootkit.
    Esto normalmente con el software libre y de código abierto no pasa, y eso para mi es una garantía.

  4. Alex dice:

    Coincido completamente con el título del artículo. Y tengo el ejemplo de un software libre que es una castaña como un castillo. OpenProj pretende ser la «alternativa» para los que no usamos Windows y no disponemos de MS Project. Pues OpenProj es una auténtica mierda. No funciona ni medio bien.

    Que sea libre o sea opensource no garantiza ni la calidad ni la funcionalidad. No olvidemos que los grandes proyectos opensource en realidad tienen el respaldo de «alguien» y no sólo de la comunidad. Las aportaciones de la comunidad pueden ser muy valiosas pero no son tan numerosas como podemos pensar. En los proyectos de calidad, las aportaciones de la comunidad son valiosas porque añaden correcciones o funcionalidades interesantes, pero cuando el software no es de calidad lo que aporta la comunidad es «agua de borrajas» porque lo «gordo» no avanza.

    Hay muy buen software libre, pero hay mucha más bazofia, lo que pasa es que normalmente no llegamos a conocerla porque no cuaja y sólo nos llegan las recomendaciones positivas.

    Y es que cuando uno cobra por el software, puede dedicarse a desarrollarlo, mejorarlo y evolucionarlo. Cuando uno lo hace por amor al arte, tiene que ganarse la vida de otra manera así que los recursos que puede dedicar a desarrollar, mejorar y evolucionar son más limitados. Y dependiendo de la trascendencia del proyecto contará con más gente dispuesta a colaborar o no. Así que como siempre, entramos en un pseudo mercado de oferta-demanda sin ánimo de lucro. Un software con demanda se beneficiará de la colaboración de mucha gente, mientras que otro minoritario recibirá la atención de muchos menos desarrolladores.

  5. desdelsur dice:

    Pero vamos a ver, ¿es que acaso no existe software de pago malo?

    Últimamente, (y lo digo sin querer ofender), por aquí (me refiero a este blog), lo unico que se dicen son tonterias.

    ¡¡¡¡QUE VUELVA INCOGNITOSIS YA!!!!!!!

  6. nahiko dice:

    – Que sea Libre o privativo
    – Que sea de calidad o no

    Esas dos son las características que estáis discutiendo.

    Pues yo a día de hoy veo una tercera característica que me hace pensarme si emplear uno u otro software independientemente de estas dos:

    Que sea portable o no.

    Lo veo casi tan importante como las anteriores.

    S2!!

Comentarios cerrados