Tecnología

Microsoft es la nueva IBM

En 1981 IBM era dueña y señora del segmento de los mainframes, algo así como los padres de los servidores modernos. Su dominio era tal que en Estados Unidos se inició un largo proceso antimonopolio contra el llamado «Coloso de Armonk».

Al gigante azul le fallaban no obstante otros mercados tecnológicos: se le había escapado entre los dedos el mercado de los miniordenadores que había comenzado a aflorar en los años 70. Las cosas no pintaban tan bien como hacía una década y firmas como HP habían aprovechado un eterno caso más del dilema del innovador: IBM se había dormido en los laureles y ya no era tan dominadora. La investigación antimonopolio incluso se abandonó porque según The New York Times el gobierno había confirmado ya lo que expertos y analistas habían concluido hacía ya tiempo: IBM ya no dominaba el mercado de la informática.

Pero la historia cambió radicalmente con la llegada del IBM PC. Aquel 12 de agosto de 1981 marcó el comienzo de la informática personal, aunque fuera personal con comillas. Aquellas máquinas eran limitadas y muy sobrias, destinadas fundamentalmente al mercado empresarial. Además eran caras para usuarios finales, porque los 1.565 dólares que pedían en 1981 equivalen con la inflación a 4.376 dólares en 2019.

Eso daba igual porque con aquel ordenador se podía usar Lotus 1-2-3, la hoja de cálculo con la que los jefes y oficinistas de la época flipaban. Aquello provocaba un efecto wow similar al que hoy en día genera la realidad virtual a quienes la experimenta por primera vez. Era lo más. Aquel producto fue el iPhone de su tiempo. Fue una absoluta revolución.

Tanto es así que cuatro años después IBM volvía a estar en la cresta de la ola. En 1985 Gartner estimaba que acaparaban el 41% de los ingresos y el 69% de los beneficios (¿os suena esa proporción?), y la segunda del segmento, DEC, tenía ingresos 9 veces inferiores. Su poder era absoluto y nadie le tosía porque todos dependían de IBM, sus máquinas y sus servicios.

Y entonces cometieron un error fatal: de una estrategia vertical en la que lo controlaban todo (¿os suena esto?) pasaron a una estrategia más horizontal en la que comenzaron a depender de otros para mantener su dominio. Intel y sobre todo Microsoft entraron casi por la puerta de atrás y la falta de visión de IBM hizo el resto: lo que tenía IBM acabó teniéndolo todo el mundo, y el segmento del PC se convirtió en una lucha de márgenes.

El resto, como suele decirse, es historia. A finales de los años 80 IBM tenía graves problemas. Aquella decisión se unió a otras igual de lamentables como crear RISC y luego dejar que Sun lo aprovechara mejor que ellos, y con cerca de 400.000 empleados en todo el mundo la firma se vio ante el abismo: demasiada diversificación para demasiado competidor vertical: IBM no podía hacerlo todo bien, y las «pequeñas» demostraron que centrarse en estrategias verticales les funcionaba. Intel hacía muy bien procesadores (pero no intentaba hacer ordenadores o SSOO) y Microsoft hacía muy bien sistemas operativos (bueno, esto es un decir).

¿Qué hizo IBM? Cambió de tercio. Tardó en hacerlo y tuvo que llegar un extranjero para cambiar las tornas. Fue Louis V. Gerstner Jr., el primer CEO de IBM que no procedía de promociones internas. Llegó en 1993 y decidió que su empresa tenía que centrarse en lo que sabía hacer y funcionaba. Es cierto que aguantaron durante un tiempo haciendo ordenadores (benditos ThinkPad), pero IBM se volvió una empresa «seria», muy alejada del consumidor final y que trabajaba para otras empresas.

El gigante azul ya no molaba (si es que alguna vez lo había hecho) porque lo que hacía era aburrido. ¿DB2? Aburrido. ¿WebSphere? Aburrido. ¿OS/2? Bueno, molaba pero no cuajó porque Windows 95 se comió el mercado. Aunque lo intentó en algunas áreas «divertidas» IBM fue poco a poco convirtiéndose en una empresa más alejada de los fans de la tecnología para acercarse de forma indiscutible a la gran empresa, que era la que pagaba mucho y bien por los servicios que IBM prestaba. Ahí estaba la pasta, y los números no mentían. Y ahí se quedó IBM.

No sé si os estáis dando cuenta de por dónde van los tiros, pero la analogía que veo con Microsoft es a mi modo de ver absoluta. Una empresa que dominó el mercado de forma aplastante con Windows y Office en los años 90 se acabó durmiendo en los laureles. Se le escapó la revolución de internet y se le escapó la revolución de los móviles. Esas dos grandes disrupciones no solo transformaron nuestro mundo, sino que ayudaron a crear a los mayores gigantes empresariales de hoy en día. Facebook, Amazon, Google o Apple no serían lo que son sin ellas. Ahora me diréis que a Apple ya le iba bien con el iPod, pero para mí esa disrupción es una minucia al lado de la que provocó el iPhone.

Todo le iba mal a Microsoft con Ballmer a la cabeza. Bueno, todo menos sus cifras de ingresos y beneficios, que lograban crecer gracias a la inercia de sus productos. Y entonces volvió a suceder algo sorprendente: Nadella tomó las riendas y comenzó a transformar la Microsoft que todos conocíamos y queríamos.

¿Qué hizo Nadella? Descartar lo que no funcionaba y no daba ingresos, por muy «divertido» o aspiracional que fuera. Adiós a los móviles (lloremos todos unidos), adiós al foco en Windows (la división desapareció en abril de 2018) y adiós a la venta de cajas. Casi nadie recuerda que Nadella no es infalible y empezó acudiendo al mantra de Mobile-First, Cloud First. Lo cambió medio rápido al darse cuenta de la cagadilla (estaba claro que en móviles no dominarían jamás), y desde hace un tiempo lo que le mola decir eso de la «intelligent cloud».

¿Qué ha pasado desde entonces? Que Microsoft es cada vez más «aburrida». Impecable en la ejecución, pero aburrida hasta el extremo en su enfoque. Hay aún áreas que subsisten y molan, ojo, y espero que aquí tengamos aún alegría durante una temporada porque la división de hardware tiene su encanto, por ejemplo. Creo que si no se despistan la Xbox y sobre todo su futura plataforma de streaming podría ser pilar fundamental de sus ingresos y beneficios en el mundo del gaming en el que su consola y sobre todo el PC con Windows siguen siendo protagonistas.

Pero esos ya son de los pocos flecos «apasionantes» de Microsoft. La keynote de la conferencia BUILD 2019 de ayer fue un auténtico y genuino tostón. Si no me creéis podéis revisitar las 2 horas y 20 minutos completos que duró, aunque aquí tenéis un resumen mucho más ligero de menos de 14 minutos. ¿De qué habló Nadella? De muchas cosas, y el 95% eran infumables para el usuario final. Hubo cosas llamativas (el servicio de transcripción, Windows Terminal o el Modo IE de Edge prometen), pero en general la keynote fue un truño absoluto.

A ver, ahora me saltaréis y me diréis que esta es una conferencia para desarrolladores. Lo es, pero diría que incluso para ellos esta conferencia fue un tostón, sobre todo porque el enfoque fue muy empresarial y poco alentador para quienes crean software. Que yo recuerde apenas hicieron mención de GitHub, y los guiños simpáticos fueron la excepción.

Para mí esa es una mala señal: las keynotes de estos eventos eran hasta no hace mucho la oportunidad perfecta para asombrar al personal. No solo al desarrollador, sino a todo el mundo: eran una celebración de la tecnología, no un listado infinito de proyectos que solo quienes están metidos en ellos entienden. Para eso Microsoft (y otras empresas que organizan eventos) ya tienen las sesiones especializadas en los días del evento, no necesitan aburrir al espectador que acude a estas presentaciones esperando ver un espectáculo como el que a menudo daba Steve Jobs.

Eso ya no pasa, y Microsoft pierde oportunidades de este tipo a menudo, como también lo hacen Microsoft o Google, que veremos qué tal se porta esta tarde.

Pero me estoy desviando. A lo que iba es que lo que presentó Microsoft como teóricamente apasionante era un rollo macabeo horroroso. React Native para Windows, una herramienta de autoescalado para Kubernetes, Fluid Framework, IntelliCode para programación asistida por AI, apertura al Open Source de Q#, su lenguaje para computación cuántica, Microsoft Graph Data Connect, Azure Policy for AKS, Azure Active Directory, Election Guard SDK y un par de docenas más de anuncios que en según qué casos tenían su aquel (lo de Q# y lo de Election Guard es curioso) pero que en la mayoría nos sonaban a chino hasta los que teóricamente estamos medio preparados para escribir de ellas.

Os voy a contar un secreto: si me dicen que tengo que escribir un tema de Azure Policy for AKS ahora mismo estaría más o menos igual que vosotros de preparado. No tengo ni idea de qué es o para qué sirve. Es como si me mandan escribir un tema de botánica, básicamente.

Y a eso es a lo que voy: a que antes sabía en un 90% qué hacía Microsoft y ahora sé lo que hace en un ¿20%?. El foco de la empresa de Redmond ha cambiado totalmente, y se ha convertido en una empresa que, como IBM, está absolutamente centrada no en competir con otras empresas, sino en trabajar con ellas y ayudarlas a fortalecer sus negocios. Nadella tiene claro que si no puedes con el enemigo debes unirte a él, y Microsoft se ha convertido en la empresa que calificó de cáncer a Linux a abrazar este sistema operativo y todo lo que huela a Open Source. Manda narices. Y lo mismo con sus esfuerzos para meterse en Android o iOs por la puerta de atrás con cosas como Office para iOS (¡impensable!) o Edge para macOS (¡impensable!). Es cierto que eso son desarrollos para usuario final, pero esa son patitas para el que es el verdadero

Microsoft es cada vez más Azure, cada vez más Dynamics, cada vez más Office 365 y cada vez más SQL Server. Y es cada vez menos Windows, menos Office, menos Surface y menos Xbox, aunque a todos ellos les queda mucho que decir gracias a los más de 1.000 millones de usuarios que aún tienen por ahí desperdigados.

Y sin embargo, insisto en lo que decía en el titular. O mucho me equivoco, o Microsoft es la nueva IBM.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post «antiguo» las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. También puedes seguir los Incognichollos en Twitter o en el nuevo canal de Telegram 🙂 . Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • OnePlus 7 Pro: el nuevo pepino de esta fabricante. 6,67? 90 Hz, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, 256 GB capacidad, cámara triple (48+16+8), cámara retráctil frontal de 16 MP, lector bajo pantalla, batería 4000 mAh. Tremendo por 666 euros en GearBest.
  • RiME: el juego de Tequila Games distribuido por Epic Games se puede conseguir gratis en Steam. Es un juegazo, dicen los críticos, así que a por él.
  • Xiaomi Redmi Note 7: 6,3» Snapdragon 660, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad (ampliables vía MicroSD), 4.000 mAh, minijack y cámara dual de 48+5 MP realmente estupendo por 182,13 euros en Banggood con el código BG5RN74. La versión de 3/32 está a 148 euros en AliExpress, y la de 4/64 está a 165 euros en Banggood con el código BG5RN7.
  • Xiaomi Mi 9 SE: la versión ‘compacta’ del telefonazo de Xiaomi, 5,97?, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara triple (48+13+8), 3.070 mAh, lector huella bajo pantalla. Está a 267,24 euros en Banggood con el código 5BGM96SE
  • OnePlus 7: la evolución del 6T con 6,41?, Snapdragon 855, 8 GB de RAM, mininotch, 256 GB de capacidad (uauh), cámara dual 48+5, 3700 mAh de batería, huella en pantalla. Está a 458,64 euros en AliExpress.
  • Asus ZenFone 6: el nuevo telefonazo de Asus con pantalla sin marcos de 6,4 pulgadas, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa cámara desplegable dual que funciona tanto como frontal como trasera. Está a 495 euros en GearBest
  • Lenovo IdeaPad 330-15ICH: atentos a la configuración. 15,6? FullHD, Core i7-8750H, 16 GB de RAM (uauh), 1 TB HDD, 256 GB SSD (uauh uauh), y una GTX 1050 para jugar. Teclado español, sin sistema operativo. Brutal por 799,99 euros en Amazon.
  • Windows 10 Pro: una licencia para el sistema operativo de Microsoft. Te la mandan por correo junto a algunas instrucciones. Está a 3,01 euros en Amazon, perfecta para este equipo que se venden sin sistema operativo
  • Xbox One S Digital + 3 juegos: la consola de Microsoft sin unidad de Blu-ray incluye un mando y Minecraft, Sea of Thieves y Forza Horizon 3. Está a 175 euros en AliexpressPlaza con el código «plazaoff«. Envío desde España, 2 años garantía.
  • HP Noteboook 15: portátil de 15,6 pulgadas HD (1366×768, el único fallito), CPU AMD A9-9425 (tipo Celeron), 12 GB de RAM, 256 GB de SSD, Windows 10, teclado español. Modesto en CPU y pantalla pero muy bien lo demás, el precio mola: 449,99 euros en Amazon.
  • iPhone X 256 GB: el telefonazo de Apple del año pasado sigue siendo un gran terminal. 5,8?, Apple A11 Bionic, 3 GB de RAM, 256 GB de capacidad, cámara dual de 12 MP, está a 899 euros en Amazon (1.089 precio normal).
  • Tablet Amazon Fire 7: la renovada tableta de Amazon con mejor procesador y sobre todo con el doble de capacidad que el modelo de 2017. La versión de 16 GB (ampliable vía microSD) está a tan solo 69,99 euros en Amazon.
  • Auriculares inalámbricos Xiaomi AirDots TWS: los competidores económicos de los AirPods de Apple con Bluetooth 5.0, 4 horas de autonomía y 12 más en el estuche, control táctil. Están a 20,60 euros en Banggood con el código BGredmi666.
  • Tarjeta gráfica RVGA RTX 2070: una súper tarjeta gráfica para jugar con 8 GB de memoria GDDR6, arquitectura Turing (raytracing, DLSS) y margen para jugar a tope en cualquier juego. Está a 516,65 euros en Amazon. Incluso más barata (450 €) en sección «Nuevos».
  • Kit Arduino: una placa UNO R3 compatible con Arduino y el kit Freenove RFID con un tutorial de 252 páginas y 49 proyectos distintos, buena idea para niños. Está a 29,95 euros en Amazon. Y si queréis ir aún a más creatividad, este pack de 37 sensores para ARDUINO es brutal, está a 18 euros en Banggood.
  • Xiaomi Mi 9: atentos a la bajada brutal de precio. 6,39», Snapdragon 855, 6 GB / 64 GB, cámara triple (48+16+12), lector de huella en pantalla, carga rápida e inalámbrica. Está a 362 euros en Banggood con el código BGMI964.
  • Nintendo New 2DS XL: es el modelo más grande y actualizado de la portátil de Nintendo: tiene doble cámara trasera y una frontal, y es compatible con los juegos de la Nintendo 3DS. Está a 133,90 euros en Amazon, regalo comunión perfecto.
  • Battlefield 1 (Xbox One): mi juego favorito desde hace tiempo, está en ofertón y regalan el ‘Battlefield 1943’. Está a 1,59 euros en CDKeys
  • Gimbal Xiaomi Mijia SJYT01FM: un gimbal para grabaciones con una estabilización perfecta. Pesa 340 gramos, buena construcción y tomas perfectas para estas vacaciones con el móvil. Como si fueras un pro. Está a 73 euros en Banggood con código BGSJYT01FM
  • Pendrive USB Toshiba 64 GB: una llave USB con interfaz USB 3.0 súper rápida, hasta 150 MB/s y con 64 GB de capacidad. Muy buena opción por 8,99 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi Air 12: el pequeño de Xiaomi con 12,5? Full HD, un Core M3-7Y30, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD, Windows 10 y teclado en inglés, estupendo por 484 euros en Banggood con el cupón BGXM469
  • FIFA 18 PS4: la edición del año pasado sigue siendo un gran juego, sobre todo a 7,80 euros en Amazon. Para la Xbox One, a 13,99 euros.
  • Chuwi HeroBook: un portátil muy modesto y muy barato: 14,1» (1366×768), Atom X5-E8000 (quad-core), 4 GB de RAM, 64 GB eMMC de capacidad (con M.2), Windows 10, teclado en inglés, salida Micro HDMI, 2xUSB3.0. 165 euros en Banggood con el código BGCH510
  • Tarjeta gráfica NVIDIA GTX 1650: fabricada por PNY, perfecta para jugar a 1080p a 60 FPS. Supera a la 1050 Ti en un 33% de rendimiento y su precio es brutal, 122 euros en AliExpress Plaza con código «plazaoff«, envío desde España, 2 años de garantía.
  • Xiaomi Mi 9 SE: y la versión compacta: 5,97 pulgadas, Snapdragon 712, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, triple cámara (48+12+16), lector de huella en pantalla, está a 268 euros en Banggood con el cupón 5BGM96SE. Brutal. La versión con 128 GB de capacidad está algo más cara pero esos gigas más son muy chulos. Está a 313 euros en Banggood con el cupón 5BGM9SE
  • Office 2019 Professional Plus: licencia para un PC, solo para Windows 10, licencia perpetua, envío del código de licencia por correo. Se dan instrucciones para descarga, instalación y aplicación. Está a 11,10 euros en Amazon.
  • SSD SanDisk 480G: y si queréis más capacidad, esta opción es aún más asequible con sus 480 GB de capacidad, un disco SSD SATA III con hasta 535 MB/s de velocidad de lectura. Está a 58 euros en Amazon
  • Xiaomi Airdots Pro: la versión mejorada de estos auriculares, con control táctil, más autonomía, mejor conectividad y más calidad de sonido. El diseño recuerda a otros… ? Están a 45,88 euros en AliExpress con este cupón
  • Bolígrafo Xiaomi Mijia Pen + 3 recambios: el boli de 0,5 mm con tecnología suiza (o eso dicen) que enamora. Yo ya he comprado varios, y la verdad es que molan, y por este precio, más. El boli + tres recambios sale por 3,61 en AliExpress.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 comentarios en “Microsoft es la nueva IBM

  1. ¡Eh!

    «Microsoft es la nueva IBM» está patentado por tu troll favorito. Es algo que vengo diciendo desde hace varios años, y una fecha fulcro va a ser 2020.

    Por cierto, son 16,85 euros cada visualización de tu entrada, por pago de royalties. En unos días te envío la factura.

    FDO: tu troll favorito.

  2. Land-of-Mordor dice:

    Microsoft simplemente está siguiendo la estela de IBM. Ya lo hizo en los 90 y principios del 2000 (dominándolo todo) y ahora lo está haciendo a partir de 2010 convirtiéndose en la gran «consultora empresarial», por lo que la compañía que ahora dirige Nadella lleva siendo la «nueva IBM» desde hace casi 30 años.

    • En el articulazo de Bloomberg que compartía el otro día en Twitter creo que fue donde leí aquello de que Microsoft nunca llegó a molar, pero sea como fuere, tuvo un tinte friqui importante porque era lo más cercano al mundo nerd que luego se ha expandido por otros derroteros. Yo diría que IBM jamás tuvo ese tinte, pero vamos, no viví los 70 de forma demasiado consciente en este ámbito. Me tiraba más lo de las chapas.

      Dicho lo cual la verdad es que las trayectorias son bastante similares. Aún así tengo confianza en que Microsoft seguirá ligada al usuario final porque tiene muchos productos que usamos, y está intentando meterse en móviles también aunque sea con aplicaciones para sus eternos rivales. Veremos cómo avanza la cosa.

  3. Vi el mismo resumen que comentas. Me sorprendió la transcripción (es un tema que usan mucho los médicos en USA, supongo que por temas de demandas) y cómo comentaban que eran instancias de Ubuntu corriendo en Docker desde Win10.
    Veo un futuro en que lancen un Windows10 server sin GUI sobre el que puedas correr un Wine official para las apps que te interesen y el resto sea todo Linux … Microsoft Linux .

  4. A ver señores, como diría el señor lobo, No empecemos a chuparnos las P*llas todavía.

    Hago mantenimiento informático a microempresa, pymes y organismos oficiales.

    El p*t* windows sigue estando en todos lados. la Penetración de Apple en entorno empresarial, salvo algo de photoshop, etc, es ínfima. De linux, hablamos en el 2050, si eso.

    Respecto al libreoffice, mas de lo mismo. No me negareis que lo han triunfao con el office-pirata, y ahora todo 365 y a pillar billetes.

    Han metido mucho Dynamics (Navision), y estan perdiendolo, porque se está poniendo de moda el SAP. (personalmente no se cual es peor de los dos; viva mariadb+mysql).

    Y por no hablar de Azure, que lo está petando… también mas $$$, y todos los Navision en Local, se los van llevando a nube.

    No triunfaron con Hyper-V, y se llevó el mercado VMWARE, pero a Azure, creo que sólo le planta cara AWS, hoy en dia. como bien sabeis, el futuro es el cloud, y el SaaS. Y creo que ahí han sido hábiles.

    Creo que aunque han tenido fallos y fracasos,M$ es MUCHO MAS BESTIA de lo que nos creemos.
    Al final , todos nos comparamos por quien tiene el mejor coche, la mejor casa, y la *** mas larga. Y si Guillermo Puertas no hubiese dado tantos millones de millones a su fundación, habría que ver quien es el que mas pasta ha ganado y sigue ganando.

    es my humble Opinion. Que Dios os bendiga.

    • ¿Quién dice que Windows no esté por todos lados? Hace ya casi 5 años que comenté cómo lo de la era post-pc era una farsa, y sigo manteniéndolo. Que sí, que el móvil es el PC de bolsillo de todo el mundo, pero nadie trabaja 8 horas al día con él (todavía). Y menos con el iPad.

      Así que aunque Windows tiene mucho menos protagonismo, sigue siendo vital porque es la puerta al resto de servicios. Windows es a la filosofía cloud de Microsoft lo que el iPhone a la de Apple. Una forma (pero no la única) de que enlaces con todo el resto de servicios. Tienen muchas más patas ahí (ganan a Apple), y su estrategia cloud, aunque mucho más empresarial, es brutal como dices. Me sorprende de hecho que Google no haga mucho más en este ámbito.

      Desde mi humble púlpito, digo. Bendito seas.

  5. Jean dice:

    De acuerdo casi con todo, menos con esto: «Y es cada vez menos Windows, menos Office, menos Surface y menos Xbox».

    Lo que ha hecho Nadella concretamente con Office (y con Office 365) y la forma en que lo han sabido introducir en el entorno profesional y universitario es un negocio muy redondo del que aún no se habla mucho en los medios de información tecnológica, pero es un negociazo y un hit en toda la regla, pues están atacando a un sector del que no se pueda decir que experimenta un agotamiento de mercado como el que sufren los smartphones. Lo que pagan las universidades, centros de investigación y empresas por tener la plataforma de Office-Onedrive-Outlook no es poca cosa, y es un éxito que Google (en mayor medida) y Apple (como siempre en menor medida) quieren emular. Lo sorprendente es que todo funciona realmente bien, son justos con lo que ofrecen y tienen todo muy bien atado. Por ahí va todo el rollo reciente de Apple con sus nuevos iPads. No es de cara al usuario final todo ese interés de Apple, sino de cara a atar contratos con universidades y centros de investigación. Pero están muy muy muy lejos de Microsoft a nivel de penetración corporativa. Y lo seguirán estando mientras no cambien la política de iCloud.

    Es cierto que Microsoft es menos emocionante y muy aburrida de cara al usuario final. Sin embargo, hay ahí una reflexión muy interesante que hacer. ¿Cómo es posible que esta aburrida Microsoft esté teniendo un éxito económico similar al de la arrolladora-inmensa-(fálica)-y-cool Apple, con sus productos mediáticos y sus precios inflados? Hay que recordar que en el desplome de bolsa reciente de Apple se vio a una Microsoft superándola. Mi reflexión es que hay que cuestionarse el énfasis de estas empresas de cara al usuario final. Eso le sirve a Apple, es su modelo de negocio, y la prensa tecnológica vive de eso. Su división de servicios sigue creciendo. Muchos fanboys hablan del «ecosistema», pero lo que tiene Microsoft es, en muchos apartados, mucho más profesional y me sirve mas que, por ejemplo, iWork y iCloud, cuyas propuestas son lamentables. También Microsoft sabe aprovecharse del ecosistema de Apple, por ejemplo en el Mac. Lo de Office y Edge en iOS es meter un caballo de troya ganador. En lo que falla Microsoft y en lo que Apple ha hecho las cosas bien, es en el terreno del video y la edición digital, en la que Apple compite de tú a tú con Adobe. Sin embargo, en el terreno del videojuego (Xbox) la competencia con Apple Arcade se me hace desequilibrada a favor de Microsoft-Sony-Nintendo, aunque Apple sin duda arañará una buena parte del pastel pues cada iPhone y cada iPad será una potencia consola (o mejor dicho, una potencial billetera para Apple).

    A mi juicio lo que Nadella y Microsoft están anotándose un hit (silencioso) del que apenas se dice nada, pero que puede ser muy diferente a lo de IBM: lo importante no es lo que es apasionante para el usuario final, lo importante son las cosas que se esconden bajo eso que es apasionante. Ahí Microsoft y Google son reyes; lo que hace grande a Apple es el postureo mediático.