Tecnología

O los 144 Hz son un mito, o yo estoy un poco cegato

·

No sé si me conocéis. Soy JaviPas, el famoso gamer profesional. El de Battlefield 1, ya sabéis. Ahora soy un máquina. Solo he necesitado 400 horas y ale, ya suelo quedar siempre entre los 10 primeros de cada ronda.

Esos ratos robados me han hecho tratar de buscar alguna mejora en mi forma de jugar. Creí que un súper equipo gaming me haría mejor jugador, pero chavales, esa es una gran mentira, y como sucede con la fotografía, importa el fotógrafo, no la cámara. Pues eso: importa el jugador, no la máquina con la que juegue. Aún así hace unos meses actualicé mi PC para jugar algo más a gusto, pero siempre me seguía preguntando si lo de ir más allá en algún apartado específico realmente se notaría.

Sobre todo en uno: el monitor.

Como muchos de vosotros, había leído todo tipo de revelaciones milagrosas sobre el impacto de un monitor de 144 Hz. Aquí los mensajes son un poco los que podríamos ver en cualquier foro de homeopatía, de cremas de belleza o, ya puestos, de audiófilos. Gástate un pastizal y notarás la diferencia, chavalote. De verdad, tú cómprate estas pastillas de yinseng y te sentirás como Thor. O esta cremita antiarrugas y perderás 10 años. O estos auriculares y lo oirás todo como nunca en tu vida.

Pues con los monitores de 144 Hz, lo mismo. Los mensajes en muchos sitios eran como la promesa del nirvana gamer. Si te compras uno jamás querrás volver a jugar a 60 Hz, que es la que ofrecen la inmensa mayoría de monitores y que no es la ideal para jugar. Es algo así como la frecuencia de refresco de los losers.

El caso es que mi trabajo en Xataka tiene algunas ventajas importantes, y entre ellas está el probar cacharros que mucha gente querría comprar pero no compra (también los hay que se los compran, claro). Y entre esos cacharros están los monitores, que en los últimos tiempos han poblado la mesa de mi despacho en el miniresort burgués.

En estas pruebas puse una tele convencional 1080p con frecuencia de refresco a un lado y el monitor 1080p a 144Hz al otro, e iba jugando fijándome en uno y otro cada poco rato. Fui incapaz (incapaz) de ver la diferencia.

El primero de los monitores que probé fue un Acer Predator XB252Q, una pequeña maravilla que llegaba no ya a los 144 Hz, sino a los 240 Hz de frecuencia de refresco en resoluciones 1080p. Aquel monitor me sirvió para confirmar que al menos en mi caso la diferencia con un monitor de 60 Hz no existía. 

Era incapaz de ver la diferencia.

De hecho escribí todo un tema alrededor de esa idea: mitos y realidades de los 144 Hz, lo titulé. Este post es básicamente un resumen de aquel artículo, pero ampliado con dos experiencias posteriores que me confirmaron que los 144 Hz no son para mí.

La primera, la de probar ‘Forza Motorsport 4’ en la Xbox One X y ver si notaba diferencias entre sus dos modos de juego, el 1080p@60 y el 4K@30. La tele en la que probaba el invento no era tampoco ninguna tontería: una LG de 77 pulgadas armada hasta los dientes y con un precio que creo que ronda los 8.000 euros. Una verdadera bestia. Eso debería hacer que notara la diferencia, ¿verdad? ¿A que sí, Javipas? Dime que notaste la diferencia entre jugar a 1080p a 60 fotogramas por segundo (más fluidez) y hacerlo a 4K en 30 fotogramas por segundo (más detalle gráfico).

Pues no. De hecho si hubiera tenido que elegir hubiera elegido el modo 4K@30 diez veces de cada 10. Sin duda ninguna.

La segunda de esas confirmaciones llegó hace aún menos tiempo. Una vez más gracias a Xataka tuve ocasión de probar el que probablemente es el monitor más avanzado a día de hoy. El Acer Predator X27, que es junto a un modelo de ASUS el primero en ofrecer soporte para jugar a 4K y a 144 Hz. No una cosa o la otra, no: las dos a la vez.

Aquí el problema fue que ninguna gráfica es capaz de dar 144 fotogramas por segundo en Battlefield 1 (por ejemplo) en 4K y con nivel de detalle máximo, así que siempre rondaba unos 100-110 fotogramas en 4K gracias a las RTX 2080 Ti (ahí es nada) con las que hice las pruebas. Y de nuevo me diréis: “Coñe, JaviPas, ahí seguro que viste alguna diferencia. Algo, tío. Venga.”

Pues no. Una vez más estaba ciego a las mejoras de frecuencia.

Es cierto que jugar a 4K es una pasada: el nivel de detalle es brutal y todo se ve estupendo, pero como en los otros dos casos, fui incapaz de notar una diferencia en cuanto a la fluidez o a esa “respuesta rápida” que dicen que aportan esos monitores a esas frecuencias. Ya sabéis: uno apunta rápido dando “ratonazos” en un FPS y se encuentra con lo que espera en el momento que lo espera gracias a esa frecuencia de refresco. Yo debo ser muy malo o muy cegato o las dos cosas, porque una vez más no noté nada.

He tratado de consultar con expertos, he investigado, he visitado foros y he encontrado opiniones a favor y en contra. Unos dicen que los 144 Hz son para profesionales, que si no lo eres no vas a notar nada. Otros que solo se nota en algunos juegos. Otros aseguran que ven la diferencia como de la noche al día y que, como decía, no podrían volver a jugar a 60 Hz. Y otros, quizá los menos, están como yo: otros no ven absolutamente nada.

Así pues mi frustración con este tema es enorme. Me siento como un traidor a toda una industria. Si los fabricantes se gastan dinero y medios en sacar estos monitores, será por algo, digo yo. No cuestan más por nada, pienso. No hay webs específicamente dirigidas a estos productos por nada. Webs que analizan todo y lo hacen con un nivel de detalle asombroso —144Hz Monitors es una pasada, y BlurBusters es incluso mejor—. No puede ser que todo eso sea un engaño. No puede ser que no haya diferencias.

Y sin embargo, no veo nada. O más bien, lo veo todo, pero igual que lo veía.

Seguro que aquí alguno puede compartir su experiencia, pero de todo esto he sacado una conclusión ventajosa para mí, claro: no voy a tener que gastarme un dineral en un 27 pulgadas 1440p que soporte 144 Hz (anda, el Acer XG270HU a 396 euros, ¡uhm!).

O puede que sí acabe cayendo. Puede que me diga a mí mismo que acabaré notando la diferencia. Aunque no juegue mejor. Aunque no quede el primero en Battlefield 1.

Y sin embargo, creo que nunca la veré. Porras.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad
    (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 254,40 euros en Banggood con el cupón 1F1BG2EU. La edición de 6 GB y 128 GB está a 279,50 euros en Banggood con el cupón 12F1BG62. La comparación es odiosa, porque el de 64 GB de capacidad está a 279,65 euros en AliExpress Plaza, aunque claro, en este último el envío es desde aquí y garantía de dos años en España, mola.
  • Portátil Xiaomi Notebook 15,6 pulgadas: el modelo con esa pantalla Full HD, un Core i5-8250U, 4 GB de RAM, 128 GB de SSD y 1 TB de disco duro (ole) por 531,88 euros en Banggood con el cupón 19BG89621.
  • Portátil Xiaomi Notebook Air 13: con un Core i5-7200, 8 GB de RAM, 256 GB de capacidad, está a 631,11 euros en Banggood con el cupón 19BG1025.
  • LG V30: este telefonazo destaca por su pantalla de 6 pulgadas, su chip de sonido Quad DAC, un Snapdragon 835, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara de 16+13 MP y un precio bastante estupendo para ser este modelo: 399 euros en Amazon. Preciazo.
  • Unidad SSD M.2 Crucial MX500 1 TB: difícil encontrar algo así a este precio normalmente. Un terabyte de capacidad en una unidad SSD M.2 estupenda por 130,36 euros en Amazon.
  • LG G7 ThinQ: un señor telefonazo con una cámara que impresiona. Pantalla de 6,1 pulgadas 2K, Snapdragon 845, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 16+16 MP, está a 375 euros en Amazon.
  • OnePlus 6T: el telefonazo de este fabricante (análisis) está a precio más que interesante. Con pantalla de 6,44 pulgadas con “mini-notch”, Snapdragon 845, 6 GB de memoria, 128 GB de capacidad, batería de 3,700 mAh, cámara trasera dual de 20+16 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huella integrado en pantalla. Está a 449,88 en Banggood con el cupón 1BGOP6T1.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color negro a 330,78 euros en GearBest. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis. En Amazon está a 379 euros, por si preferís esta opción.
  • Portátil Xiaomi Air 12: el modelo con un Core m3-7Y30, 4 GB de RAM y 128 GB de SSD está a 527,55 euros en Banggood con el cupón 1912BGNEW3. Tenéis la versión “potente” con un Core i5-7Y54, 4 GB de RAM y 256 GB de SSD por 616 euros en Banggood con el cupón 1912BGNEW1.
  • Monitor Acer V6 V226HQL: monitor de 21,5 pulgadas Full HD (1920 x 1080) con entradas VGA, DVI y HDMI. Atentos al precio: 83,48 euros en AliExpress Plaza, envío desde España y garantía de dos años.
  • Consola Xbox One S 1 TB + Battlefield V: una oferta fantástica para haceros con la consola de Microsoft y uno de los juegos del año. Este pack con la consola blanca y esa capacidad de 1 TB más el juego está a 204 euros en Amazon. Hay opciones con otros juegos al mismo precio (con Fortnite, con Forza Horizon 4, con Shadow of The Tomb Raider) pero a mí me gusta la consola sin juegos pero con dos mandos y 3 meses de Game Pass por 264,40 euros.
  • Monitor BenQ GW2270H 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión dual HDMI por 103 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 143,04 euros en GearBest. En Amazon está a 163,99 euros ahora mismo.
  • Cámara Canon EOS 4000D: una réflex de gama de entrada perfecta para dar un salto respecto a lo que se consigue con (la mayoría de) móviles. Con su sensor de 18 MPx, pantalla LCD de 2,7 pulgadas, conectividad WiFi y su objetivo 18-55 es un buen regalo: 279,80 euros en Amazon.
  • Xiaomi Redmi Note 6 Pro: con pantalla 6,26 pulgadas, un Snapdragon 636, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad y cámara dual de 12+5 MP (frontal dual de 20+2) estamos ante un señor teléfono para el precio que tiene. Lo podéis encontrar a 151,98 euros en GearBest.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 278,57 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Módulo DDR4 Ballistix Sport 4GB: nada mal poder conseguir un módulo de esta capacidad y tipo (PC4-19200) por 29,15 euros en AliExpress. Los 16 GB saldrían por 120 euros y con módulos de calidad, así que atentos si estáis construyendo un PC.
  • Xiaomi Mi Drone 4K: un cuadricóptero con cámara HD que graba también en 4K, 27 minutos de autonomía y diversos sistemas de retorno seguro y de estabilización. Está a 321 euros en Banggood con el cupón 502C6B.
  • Impresora HP Envy Photo 6234 + 1 año Instant Ink: una impresora simpática de inyección térmica de tinta con calidad 4800×1200 puntos que mola por tener suscripción Instant Ink de 100 páginas (o fotos) al mes gratis (5€/mes) durante un año y otros 25 euros extra para seguir con el plan que luego nos apetezca. Hablé de ello hace tiempo, es una opción curiosa. Está a 69 euros en Amazon. La alternativa es la HP Deskjet 2630, más básica pero con 3 meses gratis de Instant Ink y otros 25 euros gratis para la suscripción. Está a 39 euros en Amazon.
  • Juegos hasta al 50% de descuento para PS4 y Xbox One: en Amazon tenéis un buen número de títulos con descuentos de hasta el 50%. Yo he visto por ejemplo The Division (PS4, Xbox One) a 14,90 euros. Relacionado: Gears of War 4 (digital, Xbox One/PC) a 4,50 euros en CDKeys.
  • La Abadía del Crimen Extensum: remake en versión extendida del juego original que rompió moldes en los 8 bits. Lo tenéis gratis en Steam.
  • Tablet Chuwi Hi9 Air: una tableta de 10 pulgadas con resolución 2.560×1.600, procesador Helio X20, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara de 13 MP, batería de 8.000 mAh y ranura Dual SIM, basado en Android Oreo. Curiosa sobre todo por estar a 139,80 euros en Banggood con el cupón a0ba42.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

17 comentarios en “O los 144 Hz son un mito, o yo estoy un poco cegato

  1. Antonio Bello dice:

    Me dejas un poco confundido, esta mañana leí tu artículo en Xataka y el titular (acorde con el contenido) es que jugar a 144 Hz era (sic) “otra dimensión”.

    Me lo explique.

    • Me refería más bien a la experiencia completa del monitor: en 4K, con HDR y con 144 Hz la cosa es espectacular, aunque ningún juego llegaba como digo a los 144 FPS, con lo que G-Sync ajustaba frecuencia dinámicamente. La experiencia era estupenda pero más (en mi caso) por los 4K y el HDR (y que no iba a 20 FPS, claro).

  2. Lambda dice:

    Javi. Te voy a contar un secreto, aunque no lo digas muy alto por ahí: Se dice, se cuenta, se comenta, que el tema de los Hz en las pantallas viene por el tema del juego competitivo online, sobre todo carreras y shooters. Es decir… se buscaba coordinar el input lag con la capacidad gráfica proporcionada, así como el refresco de la pantalla. En los viejos tiempos del Quake (no te rías, por favor) eso podía significar la vida o la muerte haciendo “straffing” mientras baleabas a muerte a tus contrarios, con las ridículas conexiones online xD

    Hoy en día sigue siendo importante la tasa de refresco del monitor en el online competitivo a gran distancia (sobre todo si jugamos en un server petado, te interesa una buena conexión, todo suma, claro.)

    En todo caso, algunos lo notan, otros no. Hasta que se demuestre lo contrario, la mayoría de los mortales seguirá buscando cualitá graphica e tutti cuanti… lo de los 60Hz rocosos queda para los pocos que lo aprecien (y tengan el equipo acorde). No deja de ser un ejemplo de que en PC se puede elegir de todo a medida, aunque no nos libremos del márketing. Cést la vie.

      • Lambda dice:

        Yo como tú, los gráficos me entran por los ojos (a lo captain obvious, sí). Lo que quizas se podria hacer es usar alguna herramienta para que las tasas de frames fuesen hiper-estables, con apenas una movida de 1-2 fps arriba y abajo, y muy constante. Así tanto daría jugar a 30, a 28 o a 40 fps, no se sufriría en lo jugable. Hoy por hoy una experiencia así como estándar es un sueño en los juegos, pero me parece más que factible. Hay un grafico que lo explica por la red, si encontrara lo colgaría aquí. Saludos!

    • Es curioso cómo sí que noto el efecto de los 60fps en contenidos de vídeo normales: una película o vídeo a 24/30fps que luego ves a 60 fps por ejemplo en YouTube sí que para mí deja clara la diferencia, pero esa sensación no me la transmiten los juegos. Como apuntaba en el artículo el problema lo tengo yo, porque está claro que si la gente nota la diferencia es porque ésta existe.

  3. Land-of-Mordor dice:

    Pues creo que sin haber probado las mieles tecnológicas que te puedes permitir por tu curruele (eso de jugar a 4K o a 144Hz) voy a estar bastante de acuerdo contigo en tus apreciaciones finales. Más allá de 60 Hz (o más allá de 40-60 Hz si nos ponemos poco exquisitos) sólo los que se dedican profesionalmente al tema del juego creo que serían capaces de notar la diferencia, de la misma forma que los deportistas profesionales necesitan controla el peso de su equipamiento e incluso la distribución del mismo. Los “amateurs” salvo que se acerquen por rendimiento al nivel profesional, tienen complicado obtener alguna mejora real que justifique la diferencia de precio entre el equipamiento “amateur” y el profesional.

    • Yo diría que desde luego los amateurs lo tenemos más complicado, pero precisamente lo que me extraña es que mucha gente amateur parece notar la diferencia. Pero oye, también puede ser mi edad ya medio-avanzada.

      • Land-of-Mordor dice:

        También hay mucho “amateur” que va de “pro” y para creerse “pro” se compra lo mejor de lo mejor, justificando las ínfimas diferencias que dicho equipamiento “pro” le puede proporcionar. Pasa con videojuegos y pasa con los deportes y aficiones.

  4. Trufeitor dice:

    Yo tengo una teoría pero no se basa en nada científico, sino solamente en mi experiencia, por lo que es probable que sea una solemne tontería. Ahí va en cualquier caso:

    Cuando salieron las primeras teles con alta tasa de refresco e interpolado de frames me pareció (y aún me parece) que la diferencia es brutal. Yo tengo una y, aunque no es muy avanzada y a veces produce artefactos me he acostumbrado y me cuesta ver la tele sin ello. Pero la mayor diferencia no es la fluidez, que también, pero a partir de 60-100Hz es muy difícil de apreciar, sino la sensación de profundidad y realismo que le da a la imagen plana (quizá de ahí lo que dices de que notas más la diferencia en vídeos de youtube, Javipas). La cuestión es que los juegos están generados tridimensionalmente en tiempo real lo que ya les da la profundidad y el realismo y no se benefician de esa sensación que produce en la imagen 2D una elevada tasa de refresco, por lo tanto todo se reduce a suavidad y cuanto más subimos de los 60Hz más difícil es apreciar esas diferencias de suavidad, por lo que solo en entornos muy específicos y gente muy profesional podrá apreciarlas.

    Y hasta aquí mi teoría sin base científica alguna y basada en mi propia experiencia. Ya podéis darme para el pelo.

    XD

    • Lambda dice:

      Quizá tu teoría “acierte” por algún lado:

      El ojo humano está diseñado para ver bastante más rapido que la mayoría de las tasas de refresco de las teles comunes, aparte que si la tele tiene una buena gestión del color/contraste (panel VA de plasma, por ejemplo), pues ya directamente flipas. Las teles OLED o IPS actuales no me convencen mucho, pero es lo que hay ahora…

    • Puede ser por costumbre desde luego, como dicen por aquí. Lo que me extraña es precisamente que noto a tope los modos de suavizado de imagen de las teles pero no he notado esto. Es algo extraño, pero oye, como teoría es tan válida como cualquier otra (hasta que nos la desmonten, claro) xD

  5. nahiko dice:

    Yo diría JaviPas, que te tienes que acostumbrar, es fácil, y poco apreciable cuando vas a mejor en algo, pero cuando te acostumbras a eso, ir a peor es muy complicado.
    Estás acostumbrado a 60 Hz, tu cerebro interpreta bien esa información y si de repente le das 120/144 Hz, el cerebro, que no está acostumbrado, digamos que obvia lo que pase de esos 60 Hz a los que le tienes acostumbrado.
    PERO, si un día, y otro y otro y otro y otro le das 120 Hz y durante un buen periodo de tiempo le dejas de dar los 60 Hz, el cerebro se va a acostumbrando y va viendo cada vez más de esos 120 Hz, se afina más.
    En ese momento, le das 60 Hz y dice “tronco, aquí me falta info, pero un montón de info”.
    Algo parecido nos pasó a todos los “carrozas” de los ordenadores, cuando teníamos un ratón de bola y pasamos a uno óptico, decías, bueno, va bien, pero sin más, en cambio… has probado a volver hoy en día a uno de bola? No, no me refiero a que te compres uno de bola de 100 €, y lo estrenes (que en función del óptico que tengas, el de bola será bastante mejor) sino al mismo que tenías y en el estado en el que estaba el de bola cuando lo cambiaste, con la bola llena de porquería y los rodillos también.
    Pues lo mismo con lo monitores y los Hz.

    Jugar y ser mejor? uffff, quizá un 0.5% mejor, no te digo que no, pero notarlo, no lo vas a notar. Como si tienes un ratón decentillo, y te compras un Logitech G502. Vas a mejorar en el juego (una vez acostumbrado al nuevo ratón) ? Ya te digo yo que no, o poquísimo, algo inapreciable

    S2!!

    • Más allá de lo que pueda mejorar uno con estas cosas, lo que a mí me mosquea es no notar nada en la fluidez del juego, es como si mi tope visual fueran los 60 Hz cuando el ojo humano está preparado para más, creo. Sea como fuere, sí, dudo que mejorara mucho en mi forma de jugar aunque lo viese. Al final lo que hay que entrenar es la memoria muscular y seguir todos esos consejos avanzados de los que he hablado alguna vez por aquí. Hay todo un mundo pro que yo ni siquiera atisbo, pero yo contento cargándome de cuando en cuando a alguien en BF1 😀

Comentarios cerrados