Tecnología

Pixel 3 y la Teoría del Fraude Tecnológico™

Llevo una década trabajando en la Teoría del Fraude Tecnológico™. Voy sumando más y más análisis a medida que las grandes de la industria lanzan nuevos productos, y una y otra vez tiemblo al pensar que quizás alguna eche por tierra mi descubrimiento. Que la Apple, la Microsoft, o  la Google de turno  se saquen de la chistera un producto que por fin no sea un fraude. Aquí me vendréis los de siempre con eso de que “oye, que esto son productazos con un diseño, construcción y experiencia de usuario notables, no son un fraude”. Bueno, yo me entiendo. Para mí no son fraudes fraudes. Son fraudes. Fraudes by JaviPas™, ya puestos.

Pero nada. Pasan los años y los lanzamientos de unos y otros no hacen más que confirmar mi teoría. Hoy he decidido descubrir mi hallazgo tras todos estos años de experiencia, tras un trabajo ímprobo que me ha tenido en la cuerda floja durante noches enteras. Durante decenas de eventos en los que aún seguía esperando por algo remotamente parecido a una sorpresa.  La teoría del fraude tecnológico™ llega a la siguiente conclusión:

Si es más nuevo y es más caro, seguro que es mejor

Mola, ¿eh? Ya sé, ya sé. No os parece nada nuevo, pero puede que por esto me den un premio Nobel, porque algún día escribiré el libro con esos hallazgos que muestran que esta perogrullada me convierte en un gurú económico y social. Otros lo han logrado, así que, ¿por qué no iba a hacerlo yo también?

La última demostración de esta teoría me la ha dado el lanzamiento del Pixel 3 y el Pixel 3 XL, a la que se han unido dispositivos ocmo el Pixel Slate o el Google Home Hub, que también se unen a la retaíla de confirmaciones de mi teoría.

Pero empecemos por los Pixel 3 y Pixel 3 XL, dos señores telefonazos que son básicamente un refrito de los Pixel 2 y Pixel 2 XL del año pasado. No puedo juzgarlos aún más que por lo que nos contó Google, pero mi vasta experiencia en este campo me confirma que la empresa ha logrado convertirse en la Apple del mundo Android. Teléfonos con precio desorbitado y con una relación precio/prestaciones horrenda.

De hecho esa relación no era especialmente destacable el año pasado, pero es que los Pixel 3/XL cuestan 150 dólares más que sus predecesores. El Pixel 3 cuesta 799 dólares por los 649 del Pixel 2, y el Pixel 3 XL cuesta 899 dólares por los 749 dólares (en su lanzamiento) de su predecesor. En España el precio de lanzamiento del Pixel 2 XL era altísimo, 959 euros, pero desde hace meses bajó a 859 euros, lo que hace que ahora mismo el Pixel 3 X L (949 euros) sea casi hasta “barato”. El engaño está servido, y me alucina especialmente que Google no haya tenido la decencia de bajar mucho más los precios de sus modelos del año pasado.

Pero oye, estamos en el mundo Appleliano en el que los dispositivos antiguos siguen pudiendo venderse como si fueran nuevos. Y si ellos pueden hacerlo, habrán dicho en Google, nosotros también.

¿Qué te compras con esos 150 dólares de diferencia? Pues es lo que decían algunos: un diseño sin marcos pero que en el caso del Pixel 3 XL llega con un notch horripilantemente grande, mejor pantalla (lo difícil era hacerlas peores tras los problemas del año pasado), un Snapdragon 845, dos cámaras frontales para amantes de los selfies, el chip Titan M de seguridad, algo más de batería en el Pixel 3, diseño en cristal, carga inalámbrica y resistencia al agua y al polvo. Y claro, una cámara (pero solo una) que hace más y lo hace mejor.

Ni tan mal, oye.

¿Vale todo eso un mínimo de 850 euros? Yo, sorpresa sorpresa, no lo creo. No cuando un PocoPhone F1 armado hasta los dientes se puede conseguir por 273 euros ahora mismo en AliExpress. Es cierto que la cámara no estará a la altura de la de los Pixel 3/XL o no contaremos con carga inalámbrica ni con NFC (lástima), pero es que todo en los Pixel 3/XL huele a filosofía Apple. El detallito de llamar a una de las tonalidades “Not Pink” (en español han traducido como “Casi rosa”) es de traca, pero el precio tanto de estos móviles como de sus accesorios es insostenible. Que una base de carga inalámbica me cueste 80 dólares —lo que cuestan algunos teléfonos modestos— es significativo, pero como digo, si Apple puede hacerlo, otros también.

Es muy probable que el Pixel 3 y el Pixel 3 XL se comporten estupendamente, pero ¿qué teléfono se comporta mal hoy en día con un Snapdragon 845? Lo de recortar memoria a 4 GB y dar opciones de almacenamiento máximo de 128 GB es otro dato singular de estos móviles capados (sin ranura de almacenamiento), aunque hay alguna buena noticia, como la de incluir tanto el adaptador para auriculares con minijack como unos auriculares USB-C para ir tirando.

Todo eso está muy bien, pero está claro que lo que uno paga con los Pixel 3/XL es la cámara, que sigue siendo solo una —sorprendente— y eso parece suficiente para dar sopas con ondas a toda la competencia. Las demos que mostraron con las nuevas funciones eran curiosas, desde luego. Top Shot nos dejará guapos, Night Shift iluminará la noche de repente y los efectos artísticos de enfoque llamaron la atención, y aunque esas dos primeras parecen útiles, hay otras muchas que eran más un gimmick que otra cosa. Y sin embargo, insisto, la cámara —como demuestra con un simple selfie MKBHD— vuelve a postularse como la mejor del mercado.

Todo vuelve a confirmar mi teoría. Todo es nuevo (no) y más caro, así que es mejor. Así que el Pixel 3 es estupendo y maravilloso.

Esa realidad también se confirmó con otros productos como el Pixel Slate. Ya sabéis que no me gustan las tabletas convertibles: el Surface Pro me parece incómodo y caro, y el Surface Go una vergüenza. Pero es que en Google van a machete a copiar a Apple, y aquí tenemos un iPad Pro con el logo de Google. Como han visto que Android no va bien para este formato han tenido el acierto (que lo es) de meter Chrome OS ahora que también acepta aplicaciones Android, pero es que el cacharro es tan caro (o más) que el iPad Pro o el Surface Pro. Y todo porque es delgadito y ligerito, así que si buscáis molar y que el dispositivo no ocupe mucho, perfecto. Si buscáis trabajar de verdad, no tanto, porque este producto vuelve a confimar una de las cuestiones aún no resueltas de mi Teoría del Fraude Tecnológico™ :

¿Cómo puede un teclado costar 200 dólares?

No es un Das Keyboard, ni un Model F, ni un Razer BlackWidow Chroma V2, ni un Corsair K70 RGB MK.2. Es un maldito teclado Bluetooth de m***** para una tableta. Uno con un trackpad, sí, pero que únicamente destaca por ser del tamaño perfecto para el Pixel Slate y que tiene un diseño ultradelgado para que todo mole más. Es lo mismo que hemos visto en las Surface Pro, cuyo teclado sale por 130 euros (una ganga) o en los iPad Pro con ese Smart Keyboard que llega a los 190 euros y cuidado, eso sin trackpad.

¿Sabéis por qué eso es una vergüenza? Porque la tecnología integrada en esos teclados es mínima. Porque estás pagando por tener algo que “conjunta bien” con esas tabletas, que está fabricado por esas marcas (que nunca tienen problemas con los teclados) y sobre todo porque esos productos no son casi nada sin esos teclados. Sin ellos son tabletas. Malas tabletas, en dos de los tres casos citados. Es lamentable. Es, como digo a lo largo del post, un fraude.

Podría seguir rajando del Smart Hub, pero para qué. Chicos, de verdad, no paguéis 150 dólares por esto. Compraos (o reaprovechad) una tableta guarripeich, tapad la webcam con una pegatina, activad el asistente de voz y listo. Qué vergüenza, Google. Qué vergüenza.

Es que es una tras otra. Es que nos la siguen intentando pegar. Que sí, que ya lo sé. Que estos productos no son fraudes fraudes. Que son productos con un gran diseño, construcción y experiencia de usuario. Que la cámara del Pixel 3 probablemente no tenga parangón, ok. Pero es que no hace falta gastar 1.000 euros para obtener productos de este tipo, de verdad. Puede que sacrifiques algo por el camino, cierto, pero dejarse llevar por esta tendencia —más nuevo, más caro, mejor— es absurdo.

Os dejo, que voy a escribir a la Academia de los Oscars. O a la de los Nobel. La que sea, vaya. Algún premio me tendrán que dar por mi teoría.


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Monitor Lenovo 21,5 pulgadas: un monitor 1080p de 21,5 pulgadas con conexión VGA. Básico, pero es que vaya precio: 79 euros en Amazon. Tenéis un modelo algo mejor, el BenQ GW2270H con entrada dual HDMI, por 118 euros en Amazon. Y si queréis ir a un monitor gaming, el BenQ XL2411P ZOWIE con soporte de 144 HZ está a 246 euros en Amazon.
  • Tablet Amazon Fire HD 10: una tableta de 10 pulgadas 1080p con 32 GB de capacidad y un precio estupendo: 113 euros en Amazon Alemania, envío incluido.
  • PlayStation PSVR: las gafas de realidad virtual de la PS4 con la cámara y el juego VR Worlds están a 186 euros en Amazon Italia, envío incluido.
  • Portátil gaming Medion Erazer P6705: con pantalla de 15,6 pulgadas 1080p, un Core i5-8300H, 8 GB de RAM, 1 TB de disco, 128 GB de SSD, una GTX 1050 Ti para darle vida a los juegos y Windows 10. Teclado en español, por cierto. Está a  749 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A2 Lite: el telefonazo chollo por excelencia, 5,84 pulgadas, Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 12+5 MP, batería de 4.000 mAh, sin NFC eso sí pero aún así triunfada. Atentos porque el modelo de 3 GB y 32 GB es impresionante en precio: 142,32 euros en GearBest. Acaba de aparecer la actualización a Android 9.0 Pie para este móvil, lo que lo destaca aún más. Dos años de garantía en España, y recordad que tenéis que desactivar el seguro de envío predefinido.
  • Ratón Logitech G402: para jugones, con 8 botones programables, está a 28,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Crucial BX300: una unidad de 120 GB con prestaciones estupendas y que sale por un precio ridículo: 25,99 euros en Amazon.
  • Unidad SSD Samsung 970 EVO: genial con 250 GB y velocidades de transferencia brutales: está a 72,99 euros en Amazon, nunca la vi tan barata. Es la que tengo en mi PC, y me salió a 95 euros como súper ganga, así que imaginad. La versión de 500 GB está a 119,98 euros, gran precio también.
  • Motorola One: un smartphone basado en Android One con pantalla de 5,9 pulgadas, un Snapdragon 625, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara dual 13+13 MP. Está a 269 euros en Amazon.
  • Monitor LG UltraWide 29 pulgadas: un modelo muy curioso para vuestras sesiones de trabajo y juego. Con resolución 2560×1080, AMD FreeSync, conectores USB-C y HDMI. Está a 219 euros en Amazon.
  • Patinete Eléctrico Ninebot ES1 No. 9: otro patinete similar al anterior pero algo menos potente. Hasta 20 km/h y hasta 25 km de autonomía, muy bien también por su precio, 277 euros en GearBest con el cupón GB12ES1 con dos años de garantía en España. Desactivad el seguro de envío, eso sí.
  • Reloj inteligente Huawei Honor Magic: un reloj curioso con pantalla AMOLED, soporte GPS, autonomía de una semana, NFC (¡pagos móviles!), sensor de ritmo cardiaco, monitorización del sueño, barómetro, brújula y notificaciones. Muy curioso por 101,06 euros en GeekBuying con el cupón EGWQNPDV.
  • Tarjeta gráfica Zotac GeForce GTX 1060 6 GB: una gráfica estupenda para animar vuestras sesiones de gaming. Está a 230 euros en Amazon Alemania, gastos de envío incluidos.
  • Portátil Xiaomi Mi Air: el equipo que rivaliza con los grandes fabricantes del mercado a menor precio vuelve a ponerse interesante. Pantalla de 13,3 pulgadas, Core i5-8250U, 8 GB de RAM, 128 GB de SSD, gráfica NVIDIA GeForce MX 150, lector de huellas, todo por 710 euros en GearBest.
  • Smartwatch Huawei Watch 2: con WiFi y 4G nada menos, este reloj tiene también GPS, Wear OS 2.0 para gobernarlo y un precio fantástico de 199,99 euros en Amazon. Brutal por lo que ofrece, os lo aseguro que lo sé de buena tinta: lo analicé hace tiempo.
  • Auriculares Gaming Sennheiser Game Zero: calidad de sonido a lo bestia, reducción de ruido y un micrófono de calidad para las comunicaciones durante las partidas. De esta marca se puede uno fiar, y el precio es estupendo, 109 euros en Amazon frente a los +140 que cuesta normalmente.
  • Televisión Haier 4K 55 pulgadas: vale que no es una marca top, pero tener una Smart TV de 55 pulgadas con resolución  4K/UHD (sin HDR, parece por lo que he visto) por este precio es de locos. Cuenta con Netflix preinstalado, WiFi y TDT2, además de altavoces con soporte Dolby Digital+. Se envía desde UK con garantía de Haier, y está a 365,32 euros en Banggood EU con el cupón e2bcea.
  • Xiaomi Mi 8 (Global): con dos años de garantía en España, envío inmediato. Pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FHD+, Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad, cámara trasera 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, lector de huellas trasero, batería de 3.400 mAh. Está en color azul a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG2 y en color negro a 328,52 euros en GearBest con el cupón GBMPKBG3. Desactivad el seguro de envío, ya sabéis.
  • PocoPhone F1: telefonazo que Xiaomi se acaba de sacar de la manga. Un Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (ampliables), pantallón de 6,18 pulgadas y dos cámaras de 12+5 Mpíxeles, además de batería de 4.000 mAh y conector de auriculares. Si no os importa que no tenga NFC, compra estrella de la temporada, sobre todo a este precio. La edición de 6 GB y 64 GB de capacidad está a 259,72 euros en AliExpress, uauh.
  • Xiaomi Mi 8 Pro: la versión más brutal del telefonazo de Xiaomi: 6,21 pulgadas, el célebre diseño con la carcasa semitransparente (de pega, pero es curiosa), Snapdragon 845, 8 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara dual de 12+12 MP, cámara frontal de 20 MP, sensor de huella bajo la pantalla, en fin, de todo. Está a 452,83 euros en GearBest.
  • Xiaomi Mi Mix 3: el móvil de gama alta más reciente de esta empresa está ahora a precio llamativo. Con pantalla 6,39 pulgadas casi sin marcos (ni notch), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad, cámara trasera 12+12, cámara frontal 24+2 MP  (deslizable, un sistema curioso para esconderlas), batería de 3.850 mAh, desbloqueo facial, soporte carga inalámbrica. Muy chulo, y está a 497,22  euros en Gearbest con 2 años de garantía en España. Desactivad el nuevo seguro de envío activado por defecto, ya sabéis.
  • Unidad SSD Netac 480 GB: mucho más barata que las que os pongo al final, casi medio terabyte a precio de 200 GB en unidades de marcas reputadas. Difícil no sentirse tentado porque cuesta 48,861 euros en JoyBuy. Para que veáis la diferencia, la Samsung 860 Evo de 250 GB (casi la mitad de capacidad) cuesta más: está a 51,90 euros en Amazon… y este último no es mal precio. El otro es ya la locura, aunque la marca, claro, no es muy conocida.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 comentarios en “Pixel 3 y la Teoría del Fraude Tecnológico™

  1. Raúl B. dice:

    Mi Xiaomi Mi A1 de hace ya mas de 1 año corre que se las pela, hace buenas fotos y la batería me dura mas de un día… Para mi uso diario de whasapp, email, alguna consulta de internet, alguna foto cada 5 días, android auto y poco mas … Tengo movil por lo menos hasta que vuelva a juntar 150€ 😉
    A la mier***a Google, Apple y la madre que los crió!

    Fraude Tecnológico™ TOTAL!!!!

    • Bueno, entiendo que la gente se gasta el dinero en lo que quiere, pero siendo prácticos ese mensaje de que “todo es mucho mejor” con estos dispositivos es un engaño a mi modo de ver. Es mejor en según qué cosas, y para mí esa mejora no compensa por el precio a pagar, pero oye, cada cual que haga lo que quiera.

      • Manuel dice:

        Por supuesto, eso esta claro, cada uno con su dinero hace lo que quiere. Yo voy al periodismo, los que hacen las reviews de las novedades en los grande medios, por regla general no se hace una crítica real a lo que se presenta, sea favorable o no. Por eso generalmente ni las miro, prefiero leer la opinión de los expertos “independientes”.

  2. Land-of-Mordor dice:

    No podría estar más de acuerdo. Son malos tiempos para los que quieren tener algo “top” de algún fabricante reconocido y no sentirse estafados a la hora de comprarlo. Algunos suelen tener una depreciación rápida durante los primeros meses que te ayudan a no quedarte con cara de tonto, pero otros tienen sus artimañas para que el precio se mantenga…y así los que han invertido en esos productos empiezan con las justificaciones que muchas veces rayan la ridiculez y que citas en tu artículo: diseño, experiencia, sensaciones, “premium”, etc. Cautivos de la mercadotecnia.

    • Koji dice:

      Nunca he sido capaz de entender a los que criticáis que se venda la “experiencia”, cuando ese es precísamente el elemento clave, lo más importante y lo que nos relaciona con cualquier tipo de dispositivo.

      El mercado está lleno de todo tipo de dispositivos económicos y también caros, que tienen una espantosa experiencia de uso, como fallos en el diseño o en la complejidad de las interfaces que los hacen incómodos o difíciles de utilizar.

      Y si una marca, sea Apple, Google o la que sea, es capaz de invertir en diseño del producto, y sobre todo en diseño de software para crear una experiencia superior, n veo por qué no habría de cobrarlo.

      El problema no es el que tú dices, el problema es el consumismo exacerbado de querer siempre lo último. Las marcas de tecnología son empresas y se ven obligadas a renovar sus catálogos con mejoras incrementales para estar al día y seguir generando beneficios, nadie te obliga a renovar de móvil cada año y menos a comprar lo último y lo más caro, en casa todavía usamos un iphone 5s con muchos años a sus espaldas y tan contentos.

      Educación para comprar con sentido, eso es lo que hace falta, y no querer siempre lo último y lo más caro, si el pixel 3 o el iphone Xs te parecen una estafa, cómprate un pixel más antíguo o un iphone 7, que en el caso de Apple lo tendrás actualizado muchos años y tendrás una “experiencia” muy superior, que al final es lo realmente importante.

      • Land-of-Mordor dice:

        Puedo estar de acuerdo contigo en mucho de lo que dices, pero en eso que dices de “experiencia muy superior” creo que patinas y bastante. Apenas hay diferencias entre las dos plataformas móviles en los últimos años. Al menos para los que no tenemos todos los “juguetes” de cada fabricante.

  3. Muy de acuerdo en todo lo que dices Javipas.

    También creo que gran parte de este circo es la “obligación” que tienen las marcas de sacar un flagship renovado cada año. Hemos llegado a un punto que ya no hay margen para grandes revoluciones y generar ‘WoWs’ cada 365 días.

    Así que un retoque de diseño por aquí, un mejor procesador por allá y poco más, y sin agotar las ideas tampoco, no vaya a ser que el año que viene tengamos menos aún y las necesitemos. Y por supuesto todo esto lo vendemos más caro porque Stacy Malibu tiene sombrero nuevo.

    Pero a ver quién se atreve a reposar los lanzamientos y sacar un productazo cada 2/3 años que realmente merezca desembolsar 1.000 euros por ser un salto generacional REAL.

    Saludos!

    • Exacto. Hemos entrado en una dinámica que a las empresas las hace más ricas y a los usuarios… ¿más felices? (y pobres, y engañados), pero aunque las mejoras iterativas son importantes porque mejoran lo que ya teníamos, los precios a los que nos venden esas mejoras iterativas son absurdos en mi humilde opinión.

    • Manuel dice:

      Así es. La mejora es muy poca, y lo de “obligado” también tiene culpa el consumidor. Hace poco cambie mi Galaxy SII por un OP5, y este en principio me debe durar años, pero debo ser un bicho raro, pues advierto que mucha gente cambia el móvil incluso antes del año… Normal que si hay demanda las empresas aprovechen.

  4. En mi opinión, esto es cosa del ciclo económico que vivimos. España aparte, USA salió hace mucho de la crisis (una década, casi). De hecho, se dirige hacia otra a toda prisa.

    Históricamente, los grandes absurdos económicos (por parte de particulares, empresas y gobiernos) vienen en esta fase del ciclo. Y lo estamos viendo. Para mí, el caso de precios altísimos para productos con mejoras a nivel cosmético es un caso más.

    El otro día veía los precios del próximo BMW serie 3. De verdad, son absurdos. Una berlina básica “pelada” rozando los 50.000€. No son solo los smartphones, es el mundo en general, que está en plena tontería.

    Pero se nos pasará, como siempre. El mercado siempre acaba poniéndonos en nuestro sitio. Como siempre.

    • Land-of-Mordor dice:

      “…El otro día veía los precios del próximo BMW serie 3. De verdad, son absurdos. Una berlina básica “pelada” rozando los 50.000€…”

      ¿En serio? Pues entonces mi 320 me salió barato por 23.100€ con 9 meses cuando lo compré XD

      Más que salir de la crisis están creyendo que han salido (Europa también) debido a los bajos tipos de interés. Hay financiación barata para grandes capitales y eso da para mucha tontería como préstamos rápidos sin garantía, Bitcoins y compras compulsivas.

  5. Lambda dice:

    Hombre, teniendo en cuenta que casi todo los productos tecnologicos han pasado de ser considerados y usados como meras herramientas (véase: la estética de una Black&Decker) a ser considerados objetos de deseo… Apple fue la primera en dar ese aura a sus cacharros, y ahora todo el mundo se sube a ese carro.

    El caso es que han logrado que deseemos “vestir” esas cosas que antes eran meramente artilugios de trabajo. Y es verdad, lo “bonito” o “fetén” hace mas soportable algunas cosas cotidianas. Objetivamente hablando, “dan poco”… pero al menos dan otras cosas, agrado de uso, estética, etc… a veces lo último deseable es sentirse que lo que estás usando es un “workstation” poco amigable. Vamos, que estás pagando por la experiencia de uso. Aunque luego te la cuelen con obsolescencia premeditada, calculados fallos de diseño y precios estratosféricos.