Tecnología

Spotify y el arte de molestar para que pagues

·

Tengo una nutrida biblioteca musical que utilizo a menudo para trabajar, pero hasta lo bueno cansa si se repite mucho y uno acaba necesitando explorar otros ámbitos musicales.

Es ahí donde servicios como Spotify son una pequeña maravilla, aunque para mis necesidades utilizo desde el principio una cuenta normal que tiene un único (y lógico) inconveniente: los anuncios. 

A diferencia de la web, donde he adquirido la capacidad —como muchos de vosotros— de no prestar nada de atención a la publicidad visual, en Spotify la cosa es difícil, porque esa publicidad que te colocan tras cierta cantidad de canciones es casi insalvable.

Te la tienes que tragar si quieres seguir escuchando la próxima canción de la lista, aunque yo suelo utilizar el lógico truqui de silenciar el volumen del PC (tengo la tecla del Mute encima del teclado numérico de mi Logitech K800). Pero claro, no siempre me acuerdo de activar el volumen de nuevo a tiempo, e incluso me ha pasado que pasan varios minutos en un involuntario silencio laboral porque acabo centrándome en otra cosa. 

¿Por qué no escuchar la publicidad sin más? Pues porque yo creo que la publicidad de Spotify está diseñada para molestarte. Sin más. Todos y cada uno de los anuncios que ponen son horripilantes a nivel sonoro: si se publicitan ellos mismos suelen hacerlo con mensajes espeluznantes (si habéis oído el del tipo que canta “Whatafeeeelin” me entenderéis), pero es que cuando publicitan éxitos o listas de reproducción alternativas parece que nunca tienen en cuenta mis gustos: el reguetón (ahora me entero de que se escribe así) es por lo visto el único género que interesa a los 6.000 millones de habitantes del planeta. El horror. 

The Million Dollar Homepage se hizo famosa por vender un píxel por dólar. Sigue viva (más o menos)

La práctica de Spotify es, creo yo, un ejemplo magistral de cómo convertir una molestia en un factor convincente para que te suscribas al servicio. Yo ya no pienso en que si me suscribo a Spotify no escucharé publicidad con productos que pueden ser interesantes para mí (que es la idea de muchos otros servicios publicitarios), no. Yo pienso que si me suscribo a Spotify no tendré que soportar esa horrible publicidad. 

Que viva la publicidad inútil y molesta. 

En realidad la técnica no es nueva y yo creo que cada vez más sitios de contenidos adoptan esa técnica de una publicidad que no solo es invasiva, sino que además es especialmente molesta. Si quieres diseñar banners para convencer a tus usuarios de que se suscriban al servicio “sin anuncios” no los hagas limpitos y elegantes. Usa la paleta de colores más chillona que puedas, que haya animaciones, fuegos artificiales e incluso autoplay de vídeos, luz y color. Molesta al usuario, porque puede que al final consigas que paque por tus contenidos solo por no tener que soportar tu maldita, horrible e inútil publicidad.

Cuidado, que igual me apunto la idea para Incognitosis. Tened miedo.

 


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí. Aunque estés en un post “antiguo” las ofertas son de última hora, los Incognichollos los actualizo aparte. Aprovecha, que no suelen durar mucho tiempo:

  • Huawei P20 Pro: es el móvil que me gustaría tener, sobre todo por esa cámara triple que es la envidia del mercado. Absolutamente insuperable a día de hoy, está a precio especial: 699 euros en TuImeiLibre (más 4,99 de envío) con el cupón dealsp20pro.
  • Aspiradora Dyson V7 Motorhead: una aspiradora súperlujo sin cables con autonomía de hasta 30 minutos, la fama de Dyson está bien ganada, y el precio no es nada malo aunque esto de gastar tanto en una aspiradora a mí me rechina. Pero oye, atentos: 266 euros en Amazon Alemania (os vale vuestra cuenta de España), gastos de envío incluídos.
  • Xiaomi Mi TV Box: la versión internacional del set-top-box para tu convertir tu tele en algo mucho más potente a nivel de opciones. La tenéis a un precio yo creo que estupendo, 47,92 euros en GearBest.
  • Memoria 16 GB DDR4 Samsung: un módulo “cutre” en su aspecto pero que a este precio igual no os importa: está a 115,49 euros en eBay (más 6 de gastos de envío, la reputación del vendedor es buena). A los precios actuales de la memoria, impresionante, la verdad. Otra opción más “nacional”, en Hipercor venden un modelo GoodRAM de 8 GB DDR4 PC-2133 a 474,5 euros. Ole.
  • Monitor AOC 4K 28”: si necesitáis un buen monitor con mucho espacio de trabajo, atentos, porque este monitor con resolución UHD/4K está a 229 euros en Amazon.
  • Galaxy Note 8: el súper telefonazo de Samsung con su S Pen, su doble cámara y todas esas especificaciones de excepción jamás ha estado tan barato que yo recuerde: 569 euros en TuImeiLibre (más 4,99 de envío) con el cupón laroja2018.
  • Samsung Galaxy S9: con su Exynos octa-core súper potente, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad y una cámara excepcional de 12 Mpíxeles, este móvil está de lo más interesante en precio: 575 euros en Amazon.
  • Xbox One S con FIFA 18 + ACO + Rainbow Six Siege: tres juegos y la consola Xbox One blanquita y con nada menos que 1 TB por 199 euros en Amazon es una absoluta pasada. Estamos de mundial 2018 en Rusia, y el FIFA incluye la actualización gratuita para poder disfrutar de estadios y equipos oficiales. Fantástico.
  • Monitor gaming HP Omen 27: un monitor especialmente orientado a jugones. 27 pulgadas, 1440p, respuesta de 1,8 ms y atención, frecuencia de refresco de 165 Hz, y con soporte G-Sync. Un chollo por los 399 euros que cuesta en Amazon, creedme.
  • Xiaomi Redmi 5 Plus: una fantástica opción para quienes buscan un gama de entrada con una gran relación precio/prestaciones. Integra un Snapdragon 625, 3 GB de RAM y 32 GB de capacidad, además de su pantalla de 5,99 pulgadas 1080p y una cámara trasera de 12 MP bastante decente. Todo por 119 euros en GearBest con el cupón YMOESXP5.
  • Xiaomi Air 13: el portátil en su versión “antigua” está a buen precio. Con un Core i5-6200, 8 GB de RAM y 256 GB en su SSD además de su pantalla de 13,3 pulgadas 1080p. Nada de lector de huellas, pero oye, solo cuesta 556,26 euros en GearBest.
  • Módulo RAM DDR4 8 GB: buen módulo de Ballistix Sport para ampliar la memoria de tu PC (o construirte uno nuevo). Está a 76,9 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi A1: atentos que el smartphone chollo de la temporada está a buen precio en Amazon. Es la versión con 4 GB de RAM y 32 GB de capacidad con su doble cámara y su Snapdragon 625. Lo tenéis en AliExpress por 127 euros. Otra opción es la de Amazon, donde lo tenéis a 180 euros.
  • Lenovo Legion: un PC con una buena configuración incluso para sesiones de juego no demasiado ambiciosas. Cuenta con un Intel Core i5-7400, 8 GB de RAM, disco duro de 1 TB (no SSD), una NVIDIA GTX 1050 Ti y eso sí, no incluye sistema operativo. Está a 599 euros en Amazon.
  • OnePlus 6: el nuevo y reluciente telefonazo de OnePlus ya está disponible en varias tiendas. Tenéis la versión en color negro con 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad por 470 euros en GearBest. Mucho mejor ahora mismo en Amazon, donde esa misma unidad está a 519 euros, mientras que la versión con 8 GB de RAM y 128 GB de tiene un precio de 569 euros en Amazon.
  • Xiaomi Mi 8: el nuevo y flamante buque insignia de Xiaomi, que debuta en los Incognichollos a un precio bastante estupendo. Llega con pantalla de 6,21 pulgadas casi sin marcos (pero con notch, argh), Snapdragon 845, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad (no ampliables) y una cámara dual que promete muchísimas alegrías y que en DxOMark ponen por encima de la del iPhone X. Lo tenéis a 475,52 euros en GeekBuying .
  • Lenovo IdeaPad 320: un portátil bastante curioso: 15,6 pulgadas 720p (la pantalla es con diferencia lo peor), Core i5-8250U, 4 GB de RAM, 128 GB SSD, Windows 10 Home. Todo por 449 euros de precio en Amazon. No está mal, sobre todo por su microprocesador.
  • Honor 10: otro candidato en esta gama alta con precios de gama media, muy parecido al Huawei P20 pero más barato. Estupendo con su Kirin 970, pantalla de 5,99 pulgadas sin marcos (y sin notch), 6 GB de RAM, 128 GB de capacidad ampliables, lector de huella en el frontal (¡mola!) y cámara dual con muy buenas maneras (análisis). Está a 409 euros en TuImeiLibre.
  • Xiaomi AmazFit Stratos 2: el nuevo reloj cuantificador de esta firma, que compite por ejemplo con el Garmin Forerunner 645 que cuesta 400 euros, presenta resistencia al agua (nadar sin parar), detección de 11 tipos de deportes, GPS, batería de 280 mAh, pantalla de 1,34 pulgadas y soporte de notificaciones. Pintón por 138,33 euros en GeekBuying con el cupón MIWATCH2.
  • Xiaomi Mi Mix 2S: completamos este póker de telefonazos a buenos precios con este otro prodigio de Xiaomi por su pantalla sin marcos (aunque la cámara frontal está en una posición rara), su Snapdragon 845, 6 GB de RAM y 64 Gb de capacidad. La cámara dual, por cierto, también mola. Está a 419,32 euros en GeekBuying con el cupón XQIPFMEJ.
  • Traductor portátil Xiaomi: este cacharrito es de lo más llamativo. Parece un iPod Shuffle y es un traductor automático en 14 idiomas con tecnología de Microsoft. Está a 42,36 euros en GeekBuying con el cupón PKSVLCQD.
  • Portátil convertible Medion 11,6 pulgadas: muy modesto, pero una buena opción para los peques: Intel Atom x5-Z8350, 4 GB de RAM, 64 GB de capacidad eMMC, pantalla táctil convertible en táctil, Windows 10 incluido. Todo por 199 euros en Amazon (41% dto.)
  • Xiaomi Redmi 2S: recién salido del horno, el nuevo campeón de los móviles baratos: 5,99 pulgadas 720p con formato 18:9, sorprendente ya solo por eso. Además cuenta con un Snapdragon 625, 3 GB de RAM, 32 GB de capacidad y cámara dual (16+5 MP). Lo tenéis a 136,92 euros en GearBest, alucinante.
  • Xiaomi Mi Mix 2: el móvil sin marcos del año pasado de Xiaomi sigue siendo un fantástico smartphone aun teniendo “solo” una cámara. Cuenta con un Snapdragon 835, 6 GB de RAM, 64 GB de capacidad y esa llamativa pantalla sin marcos (aunque la cámara frontal sea rarita por estar en la esquina inferior derecha). Está a 301,91 euros en Banggood con el cupón BGXMix264.
  • Unidades SSD Kingston, SanDisk, y Samsung: 120 GB de capacidad para una buena unidad de Kingston (500 MBps en lectura, 320 MBps en escritura) que cuesta 34,91 euros en Amazon (46% dto), nada mal. La unidad de 240 GB está aun mejor, a 57,90 euros (45% dto.). Si queréis aún más, atentos a la SanDisk Ultra de 500 GB por 121,70 euros en Amazon o la Samsung 850 EVO de 500 GB por 121,70 euros en Amazon. Toshiba también tiene una unidad simpática, la TR200 de 240 GB por 57,90 euros en Amazon. Y yendo a capacidades serias de verdad, el SSD SanDisk Ultra de 1 TB está a 209,99 euros en Amazon (25% dto).

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

28 comentarios en “Spotify y el arte de molestar para que pagues

  1. Jorge gosz dice:

    ¿Y que hay de pagar una pequeña cantidad para apoyar el servicio que te permite escuchar casi lo que quieras, cuando quieras? Es una cantidad muy baja, en especial si lo compartes. Netflix te cobra por no ver anuncios, y si se van por la via de spotify? hacerlo gratis con anuncios o pagar mas por no tener anuncios?
    No se, este post tuyo si me hizo raro.
    Yo si trato de pagar por buenos servicios y baratos. Inclusive una infima cantidad a tu patreon.

    • Jose Ruiz dice:

      Estoy de acuerdo, me sorprende el post porque Javi siempre ha sido defensor de pagar por el trabajo y compensar por el servicio prestado. En mi opinión Spotify y Netflix con el ejemplo claro de que por un precio razonable merece la pena quitarte de problemas. En mi caso estoy suscrito a ambos servicios, y creo que realmente merecen que se compense el servicio que ofrecen. Por supuesto tengo acceso a todo el contenido que consumo en ellos por otros medios (Seedbox, Plexus, Kodi, …), pero creo sinceramente que por el precio que tienen, es justo pagarlo. Que incluyan publicidad me parece razonable, realmente no la he escuchado porque me suscribí hace mucho por una promoción que hicieron y he estado suscrito desde entonces, no sé el grado de intrusismo que tiene, pero está claro que tienen que ganar dinero de algún modo, las discográficas y los artistas seguro que no les perdonan las audiciones porque sean de usuarios con servicio gratuito.

      También entiendo que haya personas que no les compense, que consideren que el precio no es “justo”, puedo poner otro ejemplo propio, hace unos pagaba la suscripción anual de la app de la F1 cuando costaba 10€/año, lo subieron a 30€/año y me pareció excesivo para una app que sólo te daba datos en tiempo real, cuando muchos ya los tenías por la retransmisión de televisión.

      En definitiva, que entiendo que Netflix use los medios que considere para mejorar su recaudación, y que por supuesto, como usuarios cada uno está en su derecho de aceptarlo o no, así como considerar que el precio es justo o no.

      • No no, como le decía en la respuesta a Jorge, el post no va de eso, y como dices defiendo a tope esa idea. La idea del post era otra, pero veo que ha sonado a “no pienso pagar por esto si puedo disfrutarlo gratis”. Ups, mal por mi lado.

      • Orlando Vergara Salazar dice:

        Yo entiendo el post por el lado de que la publicidad si es mil veces mala es mejor que una publicidad trabajada, de cara a obtener beneficios, creo que esa es la idea, dudo mucho que Javier quisiera hacer este post en el sentido en que lo estas tomando.

      • Jose Ruiz dice:

        Aclarado, efectivamente el mensaje no iba por dónde lo había entendido, lo que me extrañaba mucho conociendo la línea que llevas en el blog. Merece la pena apostar por servicios que realmente ofrezcan un valor diferencial y en que se compense a quien genera contenidos o servicios.

    • Lo he pensado alguna vez, pero es que no lo uso tanto para que me compense, aunque como dices puede que acabe suscribiéndome aunque sea por eso mismo: el servicio es muy bueno aunque su sistema de recomendaciones, como comenté aquella vez, no sea precisamente la pera limonera.

      Aquí la idea iba más allá, y poner a Spotify como ejemplo de esa reflexión del “pon publicidad buena y te ignorarán, ponla mala e igual acaban pagando por tu servicio”. Sigo pensando que es justo pagar por las cosas que te compensan, así que no creo que tarde mucho en acabar suscribiéndome a Spotify o alguna alternativa similar.

      • Jorge gosz dice:

        ok, ok, ya decia yo que la idea del post parecia rara… ahora que lo explicas te entiendo.

        Y o se por qu eno les funciona el sistema de recomendaciones, yo escucho las bandas y genero que quiero, despues de un rato, las recomendaciones si son buenas, pero nunca pongas radio, por que creo que eso es solo lo mas popular que escuchan todos los demas…

        Saludos

  2. SrPerroverde dice:

    No puedo estar más de acuerdo con este post. En mi caso, no utilizo tanto Spotify como para que me compense una cuenta premium, así que utilizo una gratuita. Muchas veces he pensado que los anuncios están puestos para que me decida a pagar por el servicio o bien me canse y deje de usarlo (también el reguetón de los coj… narices). Me resulta curioso que, en lugar de aprovechar todo lo que saben sobre mis gustos musicales, desperdicien esos segundos de publicidad utilizándolos para hacerme la puñeta. No les saldría más a cuenta que me informaran de próximos conciertos de los artistas que sigo, o productos que puedan encajar con mi perfil?

  3. Tomás dice:

    Leer este post me generó lo mismo que dijeron algunas otras personas más arriba. Durante mucho tiempo nos quejamos de los modelos de negocio que no piensan en la experiencia de usuario, que hacen las cosas difíciles o que tienen costos desorbitados.

    De repente aparecen actores en la industria como Spotify o Netflix que realmente hacen las cosas bien, pensando en la facilidad de uso, la distribución, las buenas interfaces, etc; ¿y ni así podemos suscribirnos? Justo Spotify particularmente tiene bastantes problemas a nivel financiero porque no saben cómo monetizar esa masa gruesa de usuarios del plan gratis.

    Creo que es importante apoyar a este tipo de empresas porque son motores del progreso y porque nuestro apoyo (y su éxito) le dan un mensaje importante a la industria. Incluso a otras industrias.

    Abrazo grande!

    • Lo dicho antes: no era la idea del post apuntar al todo gratis ni mucho menos, pero gracias por el comentario Tomás, claro que sí hay que apoyar esas buenas experiencias y servicios.

  4. Kheldar dice:

    No me gustan en general los servicios de Streaming ya que no es algo permanente, tanto en Netflix como en Spotify (y en otros) cada mes desaparecen cosas y no me agrada la sensación de que una serie que sigo o un album que me gusta desaparezcan de la noche a la mañana, sigo prefieriendo las cosas offline, además de que en el caso de la música por razones de trabajo viajo mucho y en México no hay precisamente la mejor de las coberturas así que Spotify descartado, sigo usando un viejo Discman y comprando CDs o comprando los album en digital y luego haciendo mix personalizados con CDs virgen. Algo “anticuado” pero al menos tengo la certeza de que mi música favorita no desaparecera, además de no tener que soportar anuncios de ningún tipo 🙂

    • Bueno, no son para todo el mundo pero creo que hemos avanzado bastante gracias a lo que ofrecen ambas empresas. Lo de comprar CDs y álbumes en digital creo que es aún más interesante no para ti, sino para los artistas. Siempre se han quejado de que Spotify no da ni para pipas.

    • Sesaru dice:

      Te podría pasar un APK que me pasó mi sobrino que sacó de XDA Developers que hace lo mismo con la App de Android (quita todas las limitaciones menos la descarga offline de pistas y la publicidad), pero eso ya es “too much” 😉

  5. Vicent dice:

    Javi, paga. Y punto. Pero hoy mismo. Ciertos proyectos hay que apoyarlos.
    Yo coincido contigo. La publicidad está muy estudiada en el servicio gratuito. Es por tocarte las narices, y lo hacen muy, muy bien.
    Así que reinvierte algo de los cafés de tus patrones y suscríbete a cualquier modelo de negocio similar. ¿no sabes que el dinero hay que moverlo y no acumularlo? , jeje
    Bromas aparte, disfruté del servicio Premium en una de esas promociones que sacaban de vez en cuando. Sin haber pasado antes por la versión gratuita. Y cuando terminó, y no renové, se me cayó el mundo a los pies.
    Luego contraté Apple Music, que era por aquel entonces bastante peor, (aunque ha mejorado mucho), porque tenía la suscrición familiar, que Spotify no tenía en ese momento. Ahora que lo tiene volvería gustoso a Spotify. Porque me parece mejor, es una empresa europea, no es un monstruo como Apple, y merece seguir creciendo.
    Problema, ahora somos 5 más en el plan familiar, y no comparten mi opinión sobre el tema. (Se ve que ser el pagador único de la cuenta no es un factor a considerar cuando de esposas, hijas y cuñadas se trata).

    • Supongo que acabaré suscribiéndome en algún momento, tienes razón, hay que reinvertir la riqueza ahora que me estoy forrando 😉 Igual deberías hacerte cuenta familiar con amigos. Si el resto de la familia no paga que tiren del radiocassette, no? 😛

  6. Pablo Olmos de Aguilera C. dice:

    Ya todos te lo ha dicho (y también he visto tus respuestas), pero sigo sin entender como pagar Spotify puede ser un problema. Es más, creo que es una buena estrategia hacerlo de la forma que lo hace. Así como alguien podría reclamarte por hablar de patreon, o que alguien me reclamada por recordar que me traigan un bono de atención por atender un paciente.

    • Yep, ahí tienes tu punto, pero aún no lo uso tanto como para compense, es un uso bastante ocasional. Pero sí, acabaré cayendo en este o alguna alternativa del estilo más temprano que tarde.

      • Pablo Olmos de Aguilera C. dice:

        Si es ocasional, entonces supongo que no debería molestarte :P.

        No, pero en serio. Sólo quería decir que pedir que te paguen por dar un servicio no tiene nada de malo, es lo más natural del mundo. No me parece que Spotify haga algo particularmente negativo o extraño.

      • Para nada, de hecho me parece que es una publicidad súper original y con una orientación perfecta. Muchos deberían aprender de lo que hace Spotify, es algo realmente curioso.

  7. Juan_Chanclas dice:

    Pues yo soy el primero en levantar la mano que pago la suscripción no tanto por el uso (que es un buen servicio pero lo uso poco), lo pago para dejar de oir la bendita publicidad que ponen 🙂

  8. Yo particularmente, y no sé si es porque no veo tanta publicidad por el país donde vivo, pero no me molesta en lo absoluto, inclusive he encontrado anuncios que me interesan.

    Pienso que podría llegar a ser molesta, dependiendo de la persona, yo uso mucho mi Chromebook con Spotify Web música relax y esas cosas, me gusta el reguetón, y soy consumidor de cada cosa que se escuche o casi, también la uso en el Android y el iPhone.

    No pago por ella, no porque no me compense sino más bien porque la publicidad no me molesta en lo absoluto. Y como digo la disfruto vía web, vía mi Android y en el iPhone también. Incluso de vez en cuando en el televisor (con el Nexus Player), y en realidad mi experiencia es excelente con Spotify gratuito.

    dos saludos

Comentarios cerrados